BLOG DEL VIAJE POR EL NORTE DE ITALIA por Ángel López
 
Directorio:

INTRODUCCIÓN

La noche en Italia

El viaje del verano es algo especial para todos nosotros, este año habíamos decidido planificar una ruta para descubrir uno de los países más al Este y más lejanos al nuestro, pensamos que Rumania podía ser un destino muy atractivo. Durante meses recobramos mucha información para poder hacer la ruta sin muchas sorpresas.

Desgraciadamente unos días antes hemos tenido que suspender el viaje de esas dimensiones para no alejarnos muchos kilómetros de nuestro domicilio. Nos quedaba planificar un viaje por Francia o extenderlo como máximo por Italia.

Viajar a Italia en el mes de agosto en verano a bordo de una autocaravana no es una tarea fácil por culpa de las temperaturas y de las aglomeraciones turísticas que sufren algunas ciudades italianas.

Pensamos que el norte de Italia, evitando las ciudades masificadas, podía ser unas buenas alternativas. Afortunadamente la luz nos la dio Internet, pudimos leer la experiencia de una familia publicada en su blog “Con mi autocaravana”, ellos nos daba las claves necesarias para hacer una buena ruta siguiendo escrupulosamente sus huellas en la parte de la visita a las montañas de los Dolomitas.

El día en Italia

De los Alpes italianos poco sabíamos, aparte de las imágenes que cada año nos transmite la televisión en el Giro de Italia, conocemos de su belleza pero poco más, gracias a esta familia podíamos copiar su experiencia y seguir milimétricamente sus pasos .

Luego solamente nos quedaba poner por delante los días de las etapas para llegar a los Alpes, y por detrás dejar el final del mes de agosto para visitar alguna ciudad situada junto al mar Adriático, ciudades como Grado, Venecia y Rávena , las incorporamos con la esperanza que a finales de agosto puede tener unas temperaturas más agradables.

Tenemos dudas si estaremos preparados físicamente para hacer las actividades en estas montañas tan altas, como será nuestra respuesta en esas altitudes. Nuestra preparación física es nula, nuestra preparación para la montaña es casi nula, nuestra aptitud es plena.

 

Ruta del viaje

EL VIAJE

Día 11 de agosto (viernes)

Ruta: Madrid-Girona; 686 Km; tiempo 7horas 17'

El día no empezó bien y tampoco discurre bien del todo. Para empezar a unos doscientos kilómetros vemos como se enciende la luz roja del aceite, indica según el manual que está contaminado. Ponemos el buscador en marcha y vemos que a unos doce kilómetros hay un taller autorizado Fiat, estamos muy cerca y en pocos minutos llegamos. Las coordenadas GPS del lugar corresponden con: N 41.31104 // W 2.00272.

Área de autocaravanas de Girona (España)

El problema corresponde porque hemos cambiado dos veces el aceite y en los talleres donde han hecho el trabajo o no han actualizado los datos en la centralita. Aparentemente el trabajo es algo sencillo pero el ordenador no consigue hacerlo, esto nos demora casi una hora. Por fin lo consiguen, pago la factura de 40 euros. La lección, es que no volvemos a cambiar el aceite en un lugar que no tenga los dispositivos electrónicos adecuados para indicárselo a la centralita.

Mapa del transporte en Bérgamo (Italia)

De camino paramos a comer y repostar en la estación de Bon Área. Esta parada se está haciendo casi obligada porque tiene uno de los precios de gasóleo más barato del Estado español 0,961 €, qué no volveremos a disfrutar durante todo el viaje. Las coordenadas GPS del lugar corresponden con: N 41.602494// E 1.5399312 .

Seguimos el viaje pero nos damos cuenta que no hemos comprado un medicamento, decidimos no cruzar la frontera española y esperar a mañana para que estén las farmacias abiertas, pensamos que quedarnos en Girona sería una buena solución.

La pernocta la hacemos en la nueva área de autocaravanas en Girona. Las coordenadas GPS del lugar corresponden con: N 41.99020 // E 2.80114 .

El área esta situada en la calle Bullidors, es un descampado en llano que tiene todos los servicios para vaciado y llenado, además de cubos para la eliminación de residuos sólidos. Tiene un solo pero, que está un poco alejado del centro monumental.

Día 12 de agosto (sábado)

Ruta: Girona –Cartuja de Pavía (Italia) Km. 878; tiempo 8 horas 36'

Funicular de Bérgamo (Italia)

Nos levantamos temprano y enseguida compramos el medicamento en la farmacia más cercana, pero desgraciadamente el tiempo que hemos perdido nos obliga a reprogramar el primer día del viaje. Habíamos pensado visitar un monasterio cerca de Narbona pero esto nos impedirá llegar hasta nuestro primer destino en Italia. Dejamos el día para atravesar el sur de Francia y tratar de llegar lo más cerca que podamos de la ciudad de Bérgamo.

La llegada a Francia es el suplicio habitual, nos encontramos varios Km. de retenciones que se repiten en diferentes lugares con distinta intensidad. Al paso por Montpelier decidimos hacer una parada en el Hiper Intermarche para comprar algunos productos y repostar a un precio razonable. Las coordenadas GPS del lugar corresponden con: N43.68316//E4.15276 .

Cruzamos toda Francia de oeste a este con retenciones puntuales en algunos de los tramos de la autopista, lo tomamos con mucha paciencia, pero nos está haciendo perder un tiempo precioso.

Puerta de San Agustín en Bérgamo (Italia)

Nada más cruzar la frontera italiana la noche se nos echa encima y decidimos hacer una parada para cenar en una de las áreas de descanso, es una gasolinera Esso de la autopista E80, a nuestro lado se encuentran tres o cuatro autocaravanas que van a pasar la noche, a su lado un camión español nos indica que es un sitio seguro para pernoctar porque esta bien iluminado y hay cámaras de seguridad. Cenamos y decidimos seguir porque no estamos muy convencidos. Las coordenadas GPS del lugar corresponden con N43.94313 // E 8.11334 .

Vemos en el rutómetro que nos quedan poco más de 100 Km. hasta una de las áreas de autocaravanas que hemos pernoctado en otras ocasiones y decidimos hacer el esfuerzo para llegar.

Para pernoctar llegamos muy cansados al área de autocaravanas en La Cartuja de Pavía (Italia), se encuentra situada justo a la entrada del monumento, en la misma carretera SP-27, es un sitio inmejorable para pasar una noche tranquila. Las coordenadas GPS del lugar corresponden con: N45.25713//E9.14052 .

El área dispone de todos los servicios incluidos, agua, luz, vaciado y eliminación de residuos sólidos. El precio es de 3h 8 euros y 24 h 15 €.

Día 13 de agosto (domingo)

Ruta: Certosa de Pavía-Bergamo-Km 86; tiempo 1 hora 14'

Academia de Carrara en Bérgamo (Italia)

La noche ha sido especialmente tranquila, quizás es que llegamos muertos, pero no hemos escuchado nada y es difícil dormir en una autocaravana toda la noche seguida.

Enseguida hacemos un reset a la autocaravana antes de partir. Para poder salir tienes una máquina que no admite más que monedas, pagamos los 15 euros y a correr.

Nuestro primer destino en Italia es la visita a la ciudad de Bérgamo, hasta llegar a la ciudad el recorrido nos demora poco más de una hora. Antes de entrar vemos el área de autocaravanas privada de Bérgamo, (los datos están un poco más adelante de este relato).

Sus dueños nos ayudan aparcar, enseguida enchufamos y nos damos prisa para salir a descubrir la ciudad. Nos explican en un mapa donde estamos y que visitar. Para llegar hasta el centro, nos venden los billetes de bus 3,5€ por persona, válidos para todos los medios de transporte de la ciudad (bus, funicular, tren, etc.). Nos recomiendan esperar enfrente del área al bus 5A, 5B o 5 C (pasa cada 15 minutos) en dirección de Porta Nuova (GPS N 45.6942871 E 9.6705645 ), una vez allí hay que andar un poco para coger el funicular que te sube hasta el mismo centro.

Interior del Palacio de Carrara en Bérgamo (Italia)

La ciudad de Bérgamo está construida sobre la cima de una montaña, está rodeada de una muralla que la hacía inexpugnable. Con el paso del tiempo la población fue descendiendo hacia las laderas y hacia el llano quedándose únicamente en la parte alta la ciudad medieval.

Llegamos hacia el Funicular Città Alta (GPS N 45.7009439 E 9.6647481), se ha convertido en una de las atracciones turísticas de la ciudad, cada 5 minutos sube un vagón con 50 personas.

Una placa nos anuncia que el Funicular Città Alta fue construido gracias Alessandro Ferretti, era un ingeniero pionero en Italia en la adaptación de las ciudades y de las montañas mediante funiculares y tranvías aplicando las nuevas tecnologías del siglo XIX, patentado muchos modelos.

Esperamos hasta que completamos uno de los vagones, es increíble el desnivel tan pronunciado que salva este vagón pero gracias a este medio de transporte la ciudad alta no sufrió y sirvió para el desarrollo sin perder la unión de la ciudad nueva con la medieval.

Lo primero que queremos visitar es la Academia de Carrara, es uno de los museos de pintura más importantes de Italia. La galería fue fundada en tiempos del Conde Giacomo Carrara, era un mecenas y coleccionista, quien dejó un generoso legado a la ciudad de Bérgamo a finales del siglo XVIII.

Palacio de Carrara de Bérgamo (Italia)

Para llegar al museo desde la parada del funicular vamos por la calle Vialle delle Mura, en dirección a la puerta de San Agostino (GPS N 5.7040745 E9.6716554 ), allí tomamos la calle Vittorio Enmanuelle II y a la izquierda sale un callejón que comunica con la fachada principal del palacio (GPS N 45.7039984 E9.6758633 ).

Una imponente reja anticipa la entrada al edificio neoclásico majestuoso asomándose a una amplia plaza adoquinada acoge la sede de la Accademia Carrara desde hace 1810, fundada en 1794 por el Conde Giacomo Carrara.

La visita al palacio no es muy demandada, apenas hay nadie viendo la colección. El horario de verano es: 10,00-19,00 horas, excepto el martes el museo permanece cerrado. El precio es de 10 euros y los lunes 5 euros. El museo recomienda llevar una prenda de abrigo en verano porque las salas se encuentran a una temperatura de 20ºC.

La Conquista de la Realidad, Academia de Carrara de Bérgamo (Italia)

La sala primera hace referencia a “La Conquista de la Realidad” dentro del un abanico de buenos pintores como Pisanello a Mantegna que son los verdaderos protagonistas de la pintura figurativa de quatrocento del norte de Italia. La presencia de Donatello en Padua supone una novedad en el arte toscano con una ampliación de la perspectiva, con el estudio del modelo clásico y la posibilidad de la representación fielmente de la vida y las emociones del hombre. La imagen de cuento que hasta este momento se representa en el mundo medieval cede el paso a la verdadera revolución del Renacimiento. Antonio Vivarini y Carlo Crivelli en Venecia, Cosme Tura en Ferrara, Vicenzo Foppa en Milán y Pavía son reinterpretados en su extraordinaria visión del arte.

“San Francisco”, obra de Vicenzo Civerchio Academia de Carrara de Bérgamo (Italia)

El primer cuadro que podemos ver es “San Francisco”, obra de Vicenzo Civerchio (1474-1544), datado entre 1490-1500, realizado en temple y óleo sobre tela. Tiene unas medidas de 156,3 x 74,4 cm, está firmado en el lado izquierdo con las iniciales “V CI”, se expone en la sala nº 1.

Vicenzo Civerchio fue un gran pintor y es considerado como un gran maestro de la pintura de su tiempo, era hijo de una familia de nobles, aunque sin título, fue apodado como “El Forner” –el panadero–, es un notable de la escuela veneciana de Lanzi en la ciudad de Milán.

“San Jerónimo”, obra atribuida al Maestro del Retablo Sforzesca Academia de Carrara de Bérgamo (Italia)

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Jerónimo”, obra atribuida al Maestro del Retablo Sforzesca (inicio 1400-finales 1490), datado entre 1480-1490, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de 56,2 x 22.7 cm, se expone en la sala nº 1.

Se denomina el Maestro Sforzesca a un pintor italiano o también El Maestro del Retablo Sforza, fue un pintor anónimo que pinto la Pala Sforza, se ha identificado un pequeño grupo de obras relacionadas con el autor, que muestra un gusto por la decoración suntuosa que aplica una variedad de gótico tardío, una sensibilidad al realismo en la representación de rostros derivados de la similitud del pintor Vincenzo Foppa, y en la adhesión a la fisonomía de los modelos de Leonardo da Vinci.

“Retrato Gian Francesco Gonzaga”, obra del pintor Francesco Bonsignori Academia de Carrara de Bérgamo (Italia)

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato Gian Francesco Gonzaga”, obra del pintor Francesco Bonsignori (1455-1519), datado entre 1475-1480, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de 62.4 x 50.3 cm, se expone en la sala nº 1.

La obra representa la figura de Francesco Gonzaga fue el Hijo de Federico I Gonzaga y Margaretha de Baviera en Munich. Marido de Isabel de Este, marquesa de Mantua.

Francesco Bonsignori fue un pintor italiano renacentista de la escuela de Verona que se traslada a Mantua y aprende de la mano de Mantegna la monumentalidad del arte y de la mano de Leonardo da Vinci la sensibilidad.

Ángel con la cruz y la columna

“Ángel con la Cruz y la Columna en el altar de la Pasión”, obras atribuidas al pintor Maestro de la Cartela Academia de Carrara de Bérgamo (Italia)

Los dos siguientes cuadros que podemos ver son: “Ángel con la Cruz en el altar de la Pasión ”, obras atribuidas al pintor Maestro de la Cartela , datado entre 1445-1455, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de 62.4 x 50.3 cm, se expone en la sala nº 1.

Este cuadro formaba parte de un imaginario retablo, es atribuido junto con dos paneles de la Fundación Cini de Venecia, las tablas eran pertenecientes a un retablo de los cuales no saben la forma general y el destino original, pero para el cual fue propuesto una hipótesis de que pudiera pertenecer al ex convento de San Agustín di Bérgamo. Es uno de los raros ejemplos de un artista aún desconocido, llamado "Maestro de las Cartelas" se llamó así porque tenía por costumbre insertar cartelas explicativas con los nombres que aparecen junto a los Santos representados.

“San Pedro y San Pablo”, obras atribuidas al pintor Maestro de la Cartela Academia de Carrara de Bérgamo (Italia)

Los dos siguientes cuadros que podemos ver es “San Pedro y San Pablo”, obras atribuidas al pintor Maestro de la Cartela, datado entre 1445-1455, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de 62.4 x 50.3 cm, se expone en la sala nº 1.

Estamos ante un artista que emplea la expresividad tradicional gótica con una fuerte inspiración bizantina con el empleo masivo del oro en los atributos de los santos y la aureola que cobren el fondo de ambos cuadros.

“Retrato de Leonello d' Este”, obra del pintor Pisanello Academia de Carrara de Bérgamo (Italia)

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de Leonello d' Este”, obra del pintor Antonio di Puccio Pisano conocido como Pisanello (1394-1455), datado en 1441, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de 28 x 19 cm, se expone en la sala nº 1.

Estamos ante uno de los grandes cuadros del museo. Este retrato muestra al Marqués de Ferrara Lionello d'Este, decían de él que: tenía una manera de hablar muy dulce, la frente serena, los ojos alegres, y siempre se movía con absoluta compostura, era el prototipo de la belleza masculina de la época

Este retrato probablemente fue hecho en una famosa competencia de dos de los grandes pintores del momento : Pisanello y Jacopo Bellini. El perfil del personaje retoma el modelo de las medallas antiguas, pero investiga precisamente los rasgos característicos de la cara, que se destaca contra el fondo oscuro, animado por los colores de un jardín de rosas.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Carlo Crivelli Academia de Carrara de Bérgamo (Italia)

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Carlo Crivelli (1430-1495), datado en 14180-1483, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de 45.9 x 33.6 cm, está firmado OPUS. CAROLI, Crivelli. VENITI, se expone en la sala nº 1.

La obra destaca por la ternura de la imagen, donde predomina el resplandeciente color del oro. El pintor recupera un simbolismo medieval : la manzana que el niño tiene en sus manos es el de pecado original; el pepino depuesto en el alféizar de la ventana se refieren a la resurrección, ya Jonás después de tres días de estancia en el vientre de la ballena despertaron bajo una pérgola de calabazas y pepinos; el clavel y la cereza, de color rojo oscuro, aludiendo en lugar de la sangre de la pasión de Cristo.

“San Bernardino de Siena”, obra del pintor Andrea Mantegna Academia de Carrara de Bérgamo (Italia)

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Bernardino de Siena”, obra del pintor Andrea Mantegna (1431-1506), datado en 1450, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de 29.5 x 21.2 cm, se expone en la sala nº 1.

Este cuadro es una de las principales obras de arte del museo, aunque se ha atribuido al pintor Andrea Mantegna no se sabe con exactitud la autoría pero por probabilidades parece que es la más lógica.

Si admitimos que fue Mantegna quien pinto el cuadro, lo hizo en sus comienzos antes de cumplir los veinte años, es la primera de las tres pinturas existentes del artista. La presencia de una aureola de oro ha llevado a los eruditos a fechar la obra hacia 1450, fecha de la canonización de San Bernardino, que ocurrió pocos años después de su muerte.

En este retrato proyecta al hombre y al santo, además, omite los elementos iconográficos encontrados en retratos posteriores. Esto puede explicarse por el hecho de que San Bernardino fue conocido por el profesor de Mantegna Francesco Squarcione, y casi con toda seguridad al propio Mantegna.

La representación del retrato de perfil identifica y acentúa el ascetismo del santo. El contraste entre los pliegues modelados de su vestido austero y las líneas de su rostro, con las mejillas dibujadas (de la pérdida de sus dientes) y la boca cerrada, se refiere a la lucha continua entre el cuerpo y el espíritu. La cabeza perfilada recuerda a los retratos de las medallas.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Andrea Mantegna, Academia de Carrara de Bérgamo (Italia)

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Andrea Mantegna (1431-1506), datado en 1475, realizado en temple sobre tela. Tiene unas medidas de 43 x 31 cm, se expone en la sala nº 1.

El cuadro es quizás uno de los más importantes del museo y puede considerarse una de las obras maestras, fue terminado por el pintor inmediatamente después de la obra en la Cámara Nupcial en Mantua (1465-1474), la pintura se caracteriza por la fortaleza, casi escultural de las formas y para el refinamiento en su ejecución general , la Virgen del manto combina el color azul lapislázuli con oro que se derrama sobre su vestido. Los tonos son el resultado de la adopción de la técnica del temple, que prefiere Mantegna y para el estiramiento utiliza esmaltes con colores sutiles en un paño de lino fino.

Se representa a la Virgen María que sostiene a su hijo en brazos, vestida con una chaqueta de color azul pálido con reflejos iridiscentes que lo hacen parecer como un mármol moteado. El Niño Jesús con mucha ternura abraza y apoya la cara pequeña a la de su madre, en una unión privada de la familia que viene de esquemas bizantinos

“Virgen con el Niño”, obra del escultor Donatello, Academia de Carrara de Bérgamo (Italia)

El siguiente obra es “Virgen con el Niño”, obra del escultor Donato di Nicolo di Betto Bardi, conocido como Donatello (1386-1466), datado entre 1430-1435, realizado en terracota. Tiene unas medidas de 75,3 x 62,2 cm, se expone en la sala nº 1.

La escultura esta enmarcada y representa una Madonna con el niño encerrado en un marco arquitectónico, la mano de la Virgen María se extiende milagrosamente con una rosa que sobresale del marco.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Jacopo Bellini, Academia de Carrara de Bérgamo (Italia)

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Jacopo Bellini (1395-1471), datado en 1440, realizado en temple sobre tela. Tiene unas medidas de 64,9 x 52,4 cm, se expone en la sala nº 1.

Jacopo Bellini es un pintor italiano padre de otros dos pintores conocidos Gentile y sobretodo el maestro Giovanni Bellini. Fue el protagonista del renacimiento italiano y veneciano . Tiene lazos con el arte bizantino por la influencia turca de Constantinopla en el siglo XV.

“San Jerónimo y San Alexis”, obra del pintor Schiavone, Academia de Carrara de Bérgamo (Italia)

El siguiente cuadro que podemos ver es el políptico “San Jerónimo y San Alexis”, obra del pintor Giorgio Chiulinovich llamado Schiavone (1436-1504), datado entre 1458-1460, realizado en temple sobre tela. Tiene unas medidas de 118,5 x 39,9 cm, se expone en la sala nº 1.

El pintor nació en Croacia fue un discípulo desde 1456 de Francesco Squarcione en la escuela de Padua. De él aprendió la lección de esculturas de Donatello, el amor por la edad, la predilección por líneas nítidas y desencajadas en las formas, colores intensos y un tanto planos. Su estilo, más pacífico y monumental de otros pintores de su época.

“Virgen con el Niño en el trono y Santo Giovanni Battista, Bernardo y un devoto”, obra del pintor Giovanni Ambrogio Bevilacqua, Academia de Carrara de Bérgamo (Italia)

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño en el trono y Santo Giovanni Battista, Bernardo y un devoto”, obra del pintor Giovanni Ambrogio Bevilacqua (1474-1516), datado entre 1485-1490, realizado en temple sobre tela. Tiene unas medidas de 34,1 x 24,7 cm, se expone en la sala nº 1.

Bevilacqua aparentemente nació en Milán, su padre fue un carpintero llamado Pietro. En 1481, llegó a Mantua bajo el patrocinio del duque Francesco Sforza. Firmó en 1485 un fresco que representaba a los santos Roque, Sebastián, y Christopher y tal vez también completó una Virgen y Santos con donantes para la iglesia parroquial de Landriano.

“La Crucifixión”, obra del pintor Vicenzo Foppa, Academia de Carrara de Bérgamo (Italia)

El siguiente cuadro que podemos ver es “La Crucifixión”, obra del pintor Vicenzo Foppa (1427-1516), datado en 1450, realizado en temple sobre tela. Tiene unas medidas de 68,5 x 38,8 cm, se expone en la sala nº 1.

Estamos ante una obra juvenil de uno de los grandes pintores italianos protagonistas del Renacimiento lombardo, la pintura es una imagen devocional del poder extraordinario, que pone la agonía solitaria de Cristo delante de los fieles. El Arco Triunfal actúa como un filtro espaciador para mitigar la afectación emocional y favorecer un enfoque intelectual del significado de la Pasión. Las sugerencias del fabuloso mundo de Gentile da Fabriano y el estilo que recuerda a Jacopo Bellini se entrelazan con la intensa expresividad de la escultura de Donatello, conocida por el pintor durante los años de formación de Padua.

“San Jerónimo penitente”, obra del pintor Vicenzo Foppa, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Jerónimo penitente”, obra del pintor Vicenzo Foppa (1427-1516), datado entre 1485-1490, realizado en temple sobre tela, está firmado en la parte izquierda «OPVS VINCE / NTII:FOPP». Tiene unas medidas de 46,9 x 31.8 cm, se expone en la sala nº 1.

La obra estuvo expuesta en el panel izquierdo de un díptico. La firma del artista se encuentra en la parte inferior izquierda, en un rollo. La iconografía representa el retrato habitual del santo en penitencia ante el crucifijo en el desierto, que está flanqueada por su fiel león y el sombrero tirado al suelo, un símbolo de su rechazo de honores; la mano que está sosteniendo el libro de la Vulgata, su traducción de la Biblia.

La pintura presenta algunos elementos relacionados con el Renacimiento, y en particular el ropaje que parece esculpido. Presta mucha atención a la producción de luz natural, incluso a costa de poner detalles importantes en sombra como el rostro del santo, anticipándose al naturalismo lombardo.

“San Jerónimo”, obra de Bartolomeo Bellano, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente escultura “San Jerónimo”, obra de un escultor de la Italia septentrional, atribuida a Bartolomeo Bellano (1400), esculpida en mármol, está datada en 1460. Tiene unas medidas de 54,5 x 39.5 x 6 cm., se exponen en la sala nº 1.

El escultor era hijo de un orfebre y estudió con Donatello (1437-1497). Sus primeras obras documentadas son cuatro relieves en terracota que representan a unos niños, que le fueron encargados en 1460. Una de estas terracotas se conserva en el Museo de Bellas Artes de Lyon. En 1456 ayudó a Donatello en la realización de los púlpitos de San Lorenzo para la Basílica de San Lorenzo de Florencia. En 1467 se encontraba de nuevo en su ciudad natal, donde hizo una estatua en bronce del papa Pablo II, que fue refundida en el año 1798.

“Asunción de la Virgen María”, obra del pintor Stefano de Fedeli, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Asunción de la Virgen María”, obra del pintor Stefano de Fedeli (1463-1482), datado entre 1470-1475, realizado en temple sobre madera. Tiene unas medidas de 108.3 x 43.1 cm, se expone en la sala nº 1.

Stefano de Fedeli pertenecía a una familia de pintores, su padre Antonio y su hermano Mateo trabajaban en el taller de pintura en Milán. Stefano pronto se independizó para trabajar en obras de gran envergadura en compañía de otros famosos pintores de la época. Tuvo dos hijos y está documentado que se dedicaron a la pintura pero no hay ningún testimonio en nuestros días.

“San Francisco recibe el estigma”, obra del pintor Bonifacio Bembo, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Francisco recibe el estigma”, obra del pintor Bonifacio Bembo (1444-1477), datado en 1460, realizado en temple sobre madera transportado a lienzo. Tiene unas medidas de 64,4 x 32 cm, se expone en la sala nº 1.

Solamente se sabe que el cuadro pertenecía a un políptico desmembrado, además de este, se han identificado las siguientes tablas: San Giuliano (Chaalis, Musée Jacquemert André), San Bernardino de Siena (Universidad de Lund), San Nicolás de Tolentino (Universidad de Lund), de San Vito (Leicester museo de arte), San Lorenzo (museo de arte Leicester).

“San Ambrosio bautiza a San Agustín”, obra del pintor Antonio Vivarini, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Ambrosio bautiza a San Agustín”, obra del pintor Antonio Vivarini (1415-1484), datado entre 1435-1440, realizado en temple sobre madera. Tiene unas medidas de 40.3 x 26.5 cm, se expone en la sala nº 1.

El cuadro pertenecía al retablo de Santa Mónica de la iglesia veneciana de San Esteban, que fue desmembrado, consta de cuatro paneles que representan el “Nacimiento de San Agustín” (Londres, Courtauld Institute), la “Conversión y la muerte del marido de Santa Mónica” (Detroit Institute of Artes), el “matrimonio de Santa Mónica” (Venecia, Galería de la Academia, INV. 237) y “Santa Mónica en la oración” (Milán, colección privada).

“Santa Apolonia la sacan los dientes, Santa Apolonia cegada”, obra de Giovanni d'Alemagna, Academia de Carrara de Bérgamo

Los dos siguientes cuadros “Santa Apolonia la sacan los dientes, Santa Apolonia cegada”, son obras de Giovanni d'Alemagna (activo en Venecia 1441-1450), datados entre 1435-1440, realizado en temple. Tienen unas medidas de 55,6 x 33.8 cm (cada uno), se expone en la sala nº 1.

Las dos pinturas cuentan historias Santa Apolonia, formaban parte de una serie de pequeños relatos con los episodios de la vida legendaria de Santa Apolonia y tal vez completaban un retablo, que se disponía alrededor de una gran imagen del santo y a los lados de las historias de su vida. Además de estos dos cuadros de la Academia Carrara que sólo se conocen otros dos paneles, que se conservan en el Museo Civico de Bassano y la National Gallery de Washington. El tono de cuento de hadas de la narrativa se refiere a los orígenes germánicos del pintor, hermano y colaborador de Antonio Vivarini.

“En el centro: Virgen con el niño y santos Dominicos; en los lados: escenas de la vida de Jesús”, obra del pintor Lorenzo de Venecia, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es un tríptico “En el centro: Virgen con el niño y santos Dominicos; en los lados: escenas de la vida de Jesús”, obra del pintor Lorenzo de Venecia, conocido como Maestro de Ceneda, datado entre 1450-1460, realizado en temple. Tiene unas medidas de 129.4 x 136 cm, se expone en la sala nº 1.

El tríptico representa en la tabla central La Virgen y el Niño con seis pequeños cuadrados alrededor del exterior, expresando eventos bíblicos. En 1864 es leída la inscripción apócrifa en la sección central Iachomello de / Fior F. El trabajo es considerado por unanimidad por Lorenzo di Giacomo, también conocido como Maestro de Ceneda colaborador Jacobello del Fiore.

“San Jerónimo”, obra de un pintor flamenco no identificado, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Jerónimo”, obra de un pintor flamenco no identificado, datado entre 1460-1470, realizado en temple sobre madera. Tiene unas medidas de 53 x 36 cm, se expone en la sala nº 1.

Está magnífica obra no se sabe con exactitud la autoría pero es una novedosa interpretación de la vida de San Jerónimo, se interpreta al santo por los atributos: león, crucifijo, cueva, biblia, pero su vestimenta obedece al tiempo del autor, un pintor flamenco.

“Santa Catalina de Alejandría adorada por una monja”, obra de un pintor Antonio Cicognara, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Santa Catalina de Alejandría adorada por una monja”, obra de un pintor Antonio Cicognara (trabajo en Cremona y Ferrara 1480-1516), datado en 1500, realizado en temple sobre madera. Tiene unas medidas de 29.5 x 21.7 cm, se expone en la sala nº 1.

Este pintor es un gran desconocido porque no hay documentos conocidos donde puedan reconstruir su biografía, de la que tenemos noticia sólo en el lapso de tiempo limitado entre 1480 y 1500. Entre 1482-1483 trabaja junto a Giovanni Gadio en la redacción y la decoración de un libro litúrgico de dos volúmenes y un libro de salmos para la catedral de Cremona, los dos están perdidos. Entre 1486-1487 se encuentra todavía en Cremona trabajando en la iglesia de San Rocco y en el Hospital de la Piedad , perdido.

“Anunciación, en el reverso San Benedicto y Santa Escolástica”, obra de un pintor Civerchio Vincenzo, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es un tabernáculo “Anunciación en el reverso San Benedicto y Santa Escolástica”, obra del pintor Civerchio Vincenzo (1460-1544), datado entre 1490-1500, realizado en temple sobre madera. Tiene unas medidas de 46.2 x 32.5 cm, se expone en la sala nº 1.

De esta obra se conservan las puertas pintadas, las estructuras de la parte central con el encuadre tallado y dorado. Con las puertas cerradas, los dos elementos laterales se combinan para formar la escena sagrada de la Anunciación. Las mismas puertas en el reverso llevan las figuras pintadas de San Benito y Santa Escolástica.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Cosmé Tura, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Cosmé Tura (1433-1495), datado entre 1475-1480, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de 46.4 x 31.7 cm, se expone en la sala nº 1.

El cuadro destaca por el fondo de oro donde la figura está delineada en el estilo escultórico inimitable de Tura. El estilo de la obra se ha definido dentro del gótico-barroco con un color brillante y lleno de plasticidad. Su concepción de la Virgen era imaginarla como una mujer elegante en la corte de Borso D'Este del Duque de Ferrara, viste de manera elegante en terciopelo, con el cuello largo, representa la alta aristocrática. En la cabeza los rizos serpentinos de su pelo, a través del movimiento ondulado de los pliegues de su pañería, hay un juego lineal fuerte. Ella sostiene al Niño Jesús aparentemente con desapego, seguramente pensativa en cuanto a la Pasión de su hijo; mientras nos bendice con la mano derecha en anticipación a su futuro papel.

“San Sebastián”, obra del pintor Pietro de Saliba, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Sebastián”, obra del pintor Pietro de Saliba conocido como Resaliba , datado entre 1490-1500, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de 50.1 x 40.6 cm, se expone en la sala nº 1.

San Sebastián fue un antiguo mártir cristiano asesinado en el año 288 por orden del emperador romano Diocleciano. Su figura se ha representado en innumerables obras de arte que muestran como las tropas le dispararon flechas. Poco se sabe sobre su vida amorosa, por lo que su antigua popularidad entre los varones gay se basa, principalmente, en el aspecto como ha sido tradicionalmente pintado.

A partir del Renacimiento, Sebastián ha sido pintado la mayor parte de las veces como un joven casi desnudo en una mezcla de placer y dolor. El homoerotismo de las personas del mismo sexo ven en este tipo de obras de arte.

“San Sebastián”, obra atribuida al pintor Bartolomeo Cincani , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Sebastián”, obra atribuida al pintor Bartolomeo Cincani conocido como “il Montagna”, datado en 1480, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de 50.1 x 40.6 cm, se expone en la sala nº 1.

Bartolomeo aprende a pintar en Venecia donde tiene una notable influencia de los maestros, aunque poco a poco su obra representa un lenguaje más personal y se hace más original destacando entre los pintores venecianos del siglo XV.

El volumen de las figuras y objetos en primer plano, estrictamente modelados de acuerdo con un solemne sentido del ritmo aplicando una luz tranquila y difusa que se extiende hasta el horizonte, se ve reforzada por un color intenso que estrangula la luz y que afecta a todos los objetos que se colocan en ese espacio.

“Virgen con el Niño”, obra de los pintores Antonello da Messina , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra de los pintores Antonello da Messina (1430-1479) y su hijo Jacobello de Antonello (1455-1488), datado en 1480, realizado en temple y óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de 64.2 x 44.8 cm, se expone en la sala nº 1.

Es la única obra firmada y fechada del hijo de Antonello da Messina, Jacobello, que a la muerte de su padre en 1479 heredó el taller completando trabajos inacabados. Jacobello retoma las ideas paternas en la construcción tridimensional fuerte expresado en las caras, en la última parte de la terminación del cuadro, aplica sobre la mano el virtuosismo para representar el vaso de vidrio y, finalmente, en el paisaje, que se describe con una atención a la pintura flamenca.

“San Jerónimo en Belén”, obra del pintor Bartolomeo Cincani , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Jerónimo en Belén”, obra del pintor Bartolomeo Cincani conocido como “il Montagna”, datado en 1505-1510, realizado en temple sobre tela. Tiene unas medidas de 65.1 x 58 cm, se expone en la sala nº 2.

En esta ocasión Montagna retrata a un San Jerónimo pensativo que viste como un abad a la sombra de un enorme árbol acompañado del león, al fondo se puede ver una iglesia o convento, entre los animales: un oso, un ciervo, una abubilla, un babuino y algunos monjes.

“Virgen con el Niño entronizados con San Sebastián y San Rocco”, obra del pintor Bartolomeo Cincani, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño entronizados con San Sebastián y San Rocco”, obra del pintor Bartolomeo Cincani conocido como “il Montagna”, datado en 1483-1487, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de 62 x 61.7 cm, se expone en la sala nº 2.

El cuadro representa una composición equilibrada llena de luz y color, la virgen está sentada en un sencillo trono , viste su habitual traje rojo con una túnica azul oscura, a su lado esta San Sebastián que está más pendiente de los ojos de la Virgen que de sus propios dolores, aquí está representado menos musculado, en el lado contrario San Roco que con su mano derecha indica la herida en su pierna, en el fondo se puede ver un paisaje.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Giovanni Battista Cima da Conegliano, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Giovanni Battista Cima da Conegliano (1459-1518), datado en 1495-1500, realizado en temple sobre tabla, firmado como: «Joanis / Baptiste Con [...] lanensis». Tiene unas medidas de 54 x 36,7 cm, se expone en la sala nº 2.

Giovanni pinto similares Vírgenes como la que atesora la Pinacoteca de Bolonia, mucho más acabada y con colores más intensos, pero con los mismos modelos.

Aquí la Virgen aparece un tanto ruda, pero esto se fue gradualmente perdiendo esta severidad y ganado en gracia, aunque conservando un cierto estancamiento . Cima fue uno de los primeros pintores italianos en darle importancia al paisaje, así como al tratamiento de luces y sombras que contribuían a crear la atmósfera de la obra.

“Circuncisión de Jesús”, obra del pintor Marco Palmezzano, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Circuncisión de Jesús”, obra del pintor Marco Palmezzano (1459-1539), datado en 1536, realizado en temple y óleo sobre tabla, firmado como: «Marchus Palmezanus / pictor Forliviensis / fatiebat / MCCCCCXXXVI». Tiene unas medidas de 54 x 36,7 cm, se expone en la sala nº 2.

Marco nació en Forli entre los años 1459 y 1463. Su formación se desarrolló en el taller de Melozzo da Forlì, llegando a firmar sus primeras obras como “Marcus de Melotiis”, es decir Marco de Melozzo. De él aprendió la impostación monumental de las figuras. Trabajó junto a él en la decoración de la capilla del Tesoro en el Santuario de la Santa Casa de Loreto. A este primer periodo pertenece la Crucifixión de la Pinacoteca Cívica de Forli. En 1495 se le documenta en Venecia, donde abrió un taller. Allí aprendió el gusto por los paisajes y la luminosidad.

“Coronación de María”, obra del pintor Lazzaro Bastiani, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Coronación de María”, obra del pintor Lazzaro Bastiani (1449-1512), datado en 1490, realizado en temple y óleo sobre tabla, firmado como: «OPUS LAZZARI / SEBASTIANI VENETI 1490»Tiene unas medidas de 88 x 130 cm, se expone en la sala nº 2.

Lazzaro nació en Padua, ciudad donde está documentada su actividad como pintor en 1449. Ya en 1460 marcha a trabajar en Venecia, concretamente en la iglesia de San Samuele.

Parece que se formó como artista en el taller de Antonio Vivarini, aunque es evidente la influencia de Andrea del Castagno en su primer estilo, que comprende una serie de obras realizadas de la década de los sesenta. Bastiani presta gran atención al diseño y a la perspectiva, con gusto por el detalle: el mosaico firmado de San Sergio, en San Marcos de Venecia, el Arcángel Gabriel del Museo Cívico de Padua o la Pietà de la iglesia veneciana de San Antonino serían buenos ejemplos de este período.

“Santo Obispo con San Luis de Toulouse y san Francisco de Asís”, obra del pintor Alvise Vivarini , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Santo Obispo con San Luis de Toulouse y San Francisco de Asís”, obra del pintor Alvise Vivarini (1442-1505), datado en 1470-1475, realizado en temple y óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de 24,8 x 34,6 cm, se expone en la sala nº 2.

Vivarini trabaja en encargos de retablos para iglesias y cofradías y obras para devociones privadas, historias de santos y milagros, antiguos recuerdos y escenas conmovedoras de piedad, aporta a la pintura un toque de modernidad en toda regla, aplicando colores que van del rosa al púrpura iridiscente del turquesa a verde brillante, destacan en todo su poder por acompañar y luego liberarse de los preciosos fondos dorados para competir con la naturaleza y el ambiente en los paisajes sutiles.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Bartolomeo Vivarini, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Bartolomeo Vivarini (1430-1491), datado en 1486, realizado en temple y óleo sobre tabla, firmado como: “1486 / FACTVM Venetiis PARA Bartholo / MEVM VIVARINVM DE MVRIANO”. Tiene unas medidas de 56,6 x 41,7 cm, se expone en la sala nº 2.

Bartolomeo perteneciente a las conocidas familias venecianas de pintores con el apellido de Vivarini (como su hermano mayor Antonio Vivarini y su sobrino Alvise Vivarini), fue activo principalmente en Venecia y Veneto en la provincia de pequeñas ciudades del interior.

Visitó Padua, donde entró en contacto con los trabajos de Andrea Mantegna siguiendo sus nuevos objetivos con gran entusiasmo, pero con sus propios límites .

“Políptico de Scanzo”, obra del pintor Bartolomeo Vivarini , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Políptico de Scanzo”, obra del pintor Bartolomeo Vivarini (1430-1491), datado en 1488, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 78,3 x 131 cm, se expone en la sala nº 2.

El políptico se pintó para la iglesia parroquial de Scanzo, tiene inscrito en la base del panel central “Factum Venetiis per Barth / olomeum Vivarinum de Muriano / Pinxit. 1488” [Hecho en Venecia por Bartolomeo Vivarini de Murano / pintado 1488].

La Virgen se muestra sentada como la Reina del Cielo, el niño está acurrucado en su regazo. Ella está flanqueada por los santos Pedro y Miguel, y encima está la Trinidad –Dios el Padre, el Cristo Crucificado y una paloma que simboliza el Espíritu Santo– con un par de ángeles. San Pedro tiene sus atributos tradicionales, las llaves del Paraíso y un libro que representa sus epístolas del Nuevo Testamento. El Arcángel Miguel se muestra en su doble función de defensor del cielo y árbitro del juicio.

“Tríptico de San Martín”, obra del pintor Bartolomeo Vivarini , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Tríptico de San Martín”, obra del pintor Bartolomeo Vivarini (1430-1491), datado en 1491, realizado en temple sobre tabla, está firmado: «OPUS. FACTUM: VENETIIS / PER. BARTHOLOMEUM. VIVA / RINUM. DE. MURIANO. 1. 491». Tiene unas medidas: 118 x 54 cm, se expone en la sala nº 2.

El cuadro se divide en tres compartimentos donde las figuras se encuentran dentro de un arco de medio punto, en el central está San Martín de Tours en el momento que es asaltado por un pobre, a la derecha san Sebastián y a la Izquierda san Juan Bautista. En la obra predomina el dorado como una característica de este pintor en sus primeros momentos de sus obras.

“Retrato de un Joven”, obra del pintor Giovanni Bellini , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de un Joven”, obra del pintor Giovanni Bellini (1430-1516), datado en 1500-1510, realizado en óleo sobre tabla, está firmado: «IOANNES BELLINVS / P.». Tiene unas medidas: 28.7 x 22.5 cm, se expone en la sala nº 2.

Giovanni Bellini es conocido en el mundo de la pintura con el sobrenombre de Giambellino, nació en el seno de una familia de pintores; su padre, Jacopo, dibujante y discípulo del florentino Gentile da Fabriano, desempeñó un papel importante como introductor de la estética renacentista en Venecia. Su hermano Gentile fue también un buen pintor que colaboró en el taller de la familia.

“Retrato de un Joven”, obra del pintor Giovanni Bellini, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de un Joven”, obra del pintor Giovanni Bellini (1430-1516), datado en 1475-1478, realizado en óleo sobre tabla, está indicado: «JACO[BVS DE]» . Tiene unas medidas 28.7 x 22.5 cm, se expone en la sala nº 2.

El retrato sigue a los modelos estrictos de Andrea Mantegna, pero la perspectiva del busto y la intensidad de la mirada dirigida al público documentan el interés por los retratos de Antonello da Messina, Giovanni estuvo activo en Venecia alrededor de 1475. Un fragmento en la parte posterior indica (“JACOBVS DE”) es la única pista para poder saber la identidad del misterioso protagonista de la pintura.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Giovanni Bellini, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Giovanni Bellini (1430-1516), datado en 1485-1487, realizado en óleo sobre tabla, está firmado: «IOANNES BELLINVS / P.». Tiene unas medidas 84.3 x 65.5 cm, se expone en la sala nº 2.

La obra es conocida como Madonna di Alzano porque hasta el siglo XVII la pintura perteneció a la iglesia del convento de Santa Maria della Pace en Lombard, en la provincia de Bérgamo. Al principio, con la supresión de las órdenes religiosas llevadas a cabo por Napoleón, el cuadro terminó en el mercado de antigüedades, y en 1872 llegó a las manos del historiador de arte y coleccionista Giovanni Morelli, quien a su muerte dejó todo a la Academia de Carrara.

La Virgen está tocando tiernamente al Niño de Jesús mientras lo mantiene sobre su rodilla, está sentada muy probablemente frente a una cortina de terciopelo situada en un paisaje con dos ciudades donde las figuras son ejecutadas en minucioso detalle. Cerca de la lejana ciudad de laguna a la izquierda, los gondoleros navegan; un grupo de caza es conducido por un caballero a caballo; y dos hombres descansan al lado de un árbol, identificados como peregrinos por sus emblemas de la concha de peregrino. La ciudad más cercana a la derecha tiene torres en el perímetro y dos hombres elegantemente envueltos en una conversación fuera de las paredes. La pera colocada en el parapeto es una alusión a la Virgen y su papel como la nueva Eva que, junto con Cristo, redime a la humanidad.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Giovanni Bellini, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Giovanni Bellini (1430-1516), datado en 1476, realizado en óleo sobre tabla, está firmado: «IOANNES BELLINVS / P.». Tiene unas medidas: 47,4 x 33,8 cm, se expone en la sala nº 2.

La Virgen sentada con el Niño Jesús siempre ha sido considerada como de origen bizantino, especialmente en el aislamiento de la Virgen contra un fondo liso y la colocación de la cortina sobre su hombro. El fondo consiste en un paño verde-gris con los pliegues regulares que sugieren que acaba de ser sacado de un cofre. El manto de la Virgen es azul tan brillante que parece piedra de lapislázuli que aún resalta más por las líneas de doradas , su actitud parece tener una presencia pensativa. El fuerte subrayado, visible en parte, mejora la composición dinámica, especialmente en la forma del Niño. Mientras su Hijo se mueve, la Virgen sueña en una pose que significa tristeza y que predice su futura Pasión.

“La Piedad de Cristo entre la Virgen y San Juan Evangelista”, obra del pintor Giovanni Bellini, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “La Piedad de Cristo entre la Virgen y San Juan Evangelista”, obra del pintor Giovanni Bellini (1430-1516), datado en 1460, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas 43.7 x 32.4 cm, se expone en la sala nº 2.

La obra muestra, con cierta amargura, representa a Cristo detrás de una balaustrada sobre la cual el artista firma, a la derecha la Virgen y a la izquierda por San Juan el Evangelista, que sostiene sus brazos con las heridas evidentes sufridas en la cruz. Los nombres de los personajes están escritos encima de ellos en letras doradas y en griego, una prueba más del origen veneciano de la obra, dados los estrechos contactos históricos entre la Serenísima y el mundo bizantino.

“Retrato de un hombre”, obra del pintor Vittore Carpaccio, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de un hombre”, obra del pintor Vittore Carpaccio (1465-1526), datado en 1495, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 20,9 x 14,4 cm, se expone en la sala nº 2.

Estamos ante uno de los maestros de la pintura de Venecia a comienzos del siglo XV y XVI, convirtiéndose tal vez el mejor testimonio de la vida, pintando a unos personajes con unos trajes increíbles y la apariencia que tenía la Serenísima en esos años. Al igual que otros grandes maestros italianos de su generación (Perugino, Luca Signorelli, y el mismo Andrea Mantegna), después de un período de espléndidas éxitos, vivió una crisis poco después del siglo XVI, en su carrera tuvo grandes dificultades para asimilar las contribuciones revolucionarias y modernas de la siguiente generación de pintores : Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Rafael, Giorgione y Tiziano). Pasó los últimos años relegado en la provincia, donde su estilo había sido desde hace tiempo admirado.

“Nacimiento de María”, obra del pintor obra del pintor Vittore Carpaccio, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Nacimiento de María”, obra del pintor Vittore Carpaccio (1465-1526), datado en 1502-1504, realizado en óleo sobre tabla, está firmado: «VICTOR. CARPATIUS. V.s FACEBAT». Tiene unas medidas: 126,8 x 129,1 cm, se expone en la sala nº 2.

El cuadro muestra una cierta desorientación artística, que ya era perceptible en los últimos lienzos para Schiavoni, parecía aún más evidente en el ciclo Historias de la Virgen , pintado entre 1504 y 1508 para la Scuola degli Albanesi, para rivalizar con la de Venecia.

Los cinco lienzos, realizados con la ayuda de su taller, ahora están dispersos entre varios museos: la Presentación de María en el templo y el milagro de la vara florecida en la Pinacoteca de Brera en Milán, la Anunciación , y la muerte de la Virgen de la Ca 'd'Oro en Venecia, la Visitación al Museo Correr, además de este.

La inventiva colorista que emplea en este ciclo son pobres, y esto se debe un tanto por el nivel mediocre de compañeros de trabajo, debido al menor esfuerzo requerido por la hermandad, pero por encima de todas las dificultades del artista para renovar su forma de pintar de las nuevas influencias.

“En el centro: Santiago el Mayor y san Antonio Abad; a la izquierda: san Andrés y san Dominico; a la derecha: San Lorenzo y San Nicolás de Bari”, obra del pintor obra del pintor Paolo Morando, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro forma parte del tríptico “en el centro: Santiago el Mayor y San Antonio Abad; a la izquierda: San Andrés y San Dominico; a la derecha: San Lorenzo y San Nicolás de Bari”, obra del pintor Paolo Morando conocido como Cavazzola (1485-1522), datado en 1510-1512, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas cada uno: 130 x 46,2 cm, se expone en la sala nº 2.

Debido a su temprano fallecimiento, tuvo una breve aunque productiva carrera. Comenzó como discípulo de Francesco Morone. Sus primeras obras revelan la dependencia que todavía sentía hacia el estilo de su maestro.

Fue un pintor eminentemente quattrocentista. De Morone aprendió el uso de brillantes colores, y un interés notable en el tratamiento de la luz. Sus figuras están fina y elegantemente modeladas, pero su estilo mira más hacia la tradición pasada que hacia las innovaciones futuras.

“Anunciación”, obra del pintor obra del pintor Francisco di Simone da Santacroce, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Anunciación”, obra del pintor Francisco di Simone da Santacroce (1470-1508), datado en 1504, realizado en óleo sobre tabla, está firmado: «FRANCISCVS.DE.SANTA / CRVCIS.FECIT.1504».Tiene unas medidas: 187 x 163 cm, se expone en la sala nº 2.

De este pintor no se conoce mucho de su historia, principalmente porque emplea varios nombres. Si se excluye la hipótesis de un viaje a Padua, hay que suponer que el pintor trabajó exclusivamente en Venecia. Las obras que se le pueden atribuir con certeza, y sobre las que se basa la reconstrucción de su personalidad histórico-artística, se refieren a un período de tiempo bastante corto.

El cuadro fue pintado para la parroquia de Spino al Brembo y estuvo colocado en el altar dedicado a la Virgen.

“Retrato del Conde Giacomo Carrara”, obra del pintor obra del pintor Giuseppe Ghislandi, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato del Conde Giacomo Carrara”, obra del pintor Giuseppe Ghislandi conocido como Fra Galgario (1655-1743), datado en 1737, realizado en óleo sobre tela. Tiene unas medidas: 89 x 74 cm, se expone en la sala nº 3.

Fra Galgario se forma en Bérgamo bajo Giacomo Cotta, era un grabador milanés, activo en la ciudad como pintor de temas sagrados, y bajo Bartolomeo Bianchini. Probablemente influenciados por Juan Bautista Moroni en esta primera fase fueron las obras de Carlo Ceresa y las muertes de Evaristo Baschenis.

En 1675 se convirtió en un lego en la Orden de los Padres Mínimos en el convento de San Francisco de Paola en Venecia, tomando el nombre de Víctor, permaneció en la ciudad hasta 1688, se dedicada al estudio de las obras de Tiziano y Paolo Veronese.

“Retrato del Conde Carlo Marenzi”, obra del pintor obra del pintor Giovanni Carnovali, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato del Conde Carlo Marenzi”, obra del pintor Giovanni Carnovali conocido como Piccio (1804-1873), datado en 1826, realizado en óleo sobre tela, está firmado como: GIO. CARNOVALI / F. / MDCCCXXVI. Tiene unas medidas: 40 x 33 cm, se expone en la sala nº 3.

Giovanni Carnovali, conocido como Piccio (el pequeño), nacido en Porto Valtravaglia (VA) de 29 de septiembre de 1804 en una familia de origen humilde, se trasladó a una edad temprana a Albino en la provincia de Bérgamo. Rápidamente reveló los talentos de artista que llevaba dentro.

La familia se dio cuenta de su camino y sólo a los 11 años de edad fue acogido en la Academia Carrara en Bérgamo bajo el protectorado del pintor neoclásico Giuseppe Diotti. Demostró sus habilidades desde el principio, la pintura con colores suaves, creando un estilo de romántico , de una manera totalmente autodidacta.

“Retrato del Conde Guglielmo Lochis”, obra del pintor obra del pintor Giovanni Carnovali, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato del Conde Guglielmo Lochis”, obra del pintor Giovanni Carnovali conocido como Piccio (1804-1873), datado en 1835, realizado en óleo sobre tela, está firmado como: «Gio. Carnovali / 1835». Tiene unas medidas: 49 x 42 cm, se expone en la sala nº 3.

Emprendió una serie de viajes para mejorar en su pintura a la edad de 27 años, dirigió sus estudios hacia los grandes maestros del siglo XVII que le llevaron a Parma y Roma en 1831 y Cremona a partir 1832 a 1835, hasta que finalmente logra establecerse en 1836 en la ciudad de Milán. Otros viajes le llevaron más tarde a París (donde tuvo contactos con Delacroix), en 1845, con su amigo Trécourt y luego de vuelta a Roma y Nápoles.

“Retrato de Giuliano de Medici”, obra del pintor obra del pintor Alessandro di Mariano Feilipepi conocido como Sandro Botticelli, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de Giuliano de Medici”, obra del pintor Alessandro di Mariano Feilipepi conocido como Sandro Botticelli (1445-1510), datado en 1478-1485, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 54 x 36 cm, se expone en la sala nº 4.

Giuliano de Medici era el hermano menor de Lorenzo el Magnífico, que murió durante la conspiración de Pazzi que en 1478 trató de erradicar la dominación de los Medici de Florencia con la ayuda de Papa Sixto IV y otros príncipes italianos, pero falló la gente de Florencia que chocó con su señor.

Botticelli fue llamado inmediatamente después de la conspiración para pintar las efigies de los conspiradores condenados en ausencia como colgados, para colgar en las paredes del Palacio Viejo, puerta lateral de la Aduana. Seguramente Botticelli también pintó un retrato de Giuliano, al menos uno seguramente cuando estaba vivo, y tal vez uno o más después de la muerte, inspirado en la máscara funeraria y otras efigies.

Las tres versiones que se han conservado son todos los autógrafos debatidos sobre lo que el suponía el prototipo, de los demás cuadros, no se ha llegado a conclusiones plenamente compartidas . Esto se debe al estado no óptimo de la superficie pictórica, que no permite una evaluación segura.

El retrato de Bérgamo, generalmente llamado el primero de la serie, por su forma intermitente entre la complejidad de Washington y la simplicidad de la de Berlín, muestra el busto de Giuliano en el fondo de una ventana abierta sobre un cielo azul, más claro hacia la línea del horizonte. Como en los otros, Giuliano es de tres cuartas partes del cuerpo, con la cabeza vuelta a la derecha, haciéndolo casi perfil. La frente está centrada en el centro, la nariz afilada, el pelo rizado, oscuro y grueso, la barbilla menos pronunciada, el labio superior delgado y el labio inferior, los ojos se ven melancólicos. El vestido es el de la rica burguesía de la época, con un abrigo rojo cortado en piel y una camisa verde.

“Historia de Virginia romana”, obra del pintor obra del pintor Alessandro di Mariano Feilipepi conocido como Sandro Botticelli, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Historia de Virginia romana”, obra del pintor Alessandro di Mariano Feilipepi conocido como Sandro Botticelli (1445-1510), datado en 1500-1510, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 86 x 165 cm, se expone en la sala nº 4.

La escena tiene el tema fundamental del honor violado, inspirado en la historia de Tito Livio: Virginia, después de ser secuestrada por Marco Claudio (a la izquierda), es declarado esclavo por Appio Claudio del Decemviri (centro). El padre y el esposo de la mujer, sin embargo, primero piden clemencia, entonces, para preservar el honor de la mujer muerta (a la derecha), lo que provoca la revuelta de los romanos (en el centro del primer plano). Este es un tema que suele ser de uso privado para las mujeres, en los dormitorios.

La escena se desarrolla en una gran arquitectura, ricamente decorada como en la difamación (otra obra de la fase tardía) y probablemente también prefigura la cuestión política de la legalidad del levantamiento contra la dictadura, vinculado a la situación florentina de esos años, con la expulsión de Piero de la Fatuo y el establecimiento de la República de Savonarola.

“Cristo redentor bendiciendo”, obra del pintor obra del pintor Alessandro di Mariano Feilipepi conocido como Sandro Botticelli, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Cristo redentor bendiciendo”, obra del pintor Alessandro di Mariano Feilipepi conocido como Sandro Botticelli (1445-1510), datado en 1495-1500, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 47 x 33 cm, se expone en la sala nº 4.

El cuadro formaba parte de un díptico con el Redentor y Nuestra Señora de los Dolores, este último cuadro se compró a la gran duquesa María de Austria.

Se dice que el pintor cayó en la desgracia, y que habría muerto de hambre si no hubiera sido por la diligente ayuda de sus antiguos patrones. Lo cierto es que seguía produciendo obras, si bien en un tono más dramático y con una consciente regresión estilística hacia modelos antiguos, como puede verse en la serie sobre la Vida de san Cenobio y la Natividad mística (1501), consideradas sus últimas obras.

“Santa Margarita”, obra del pintor Timoteo Viti, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Santa Margarita”, obra del pintor Timoteo Viti (1470-1523), datado en 1505-1510, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 27,7 x 21,8 cm, se expone en la sala nº 4.

El cuadro representa la santa Margarita que recibe varias torturas por negarse a ceder a la tentación del gobernador romano, fue decapitada el 20 de julio 290 a la edad de quince años. El cuerpo fue recogido y llevado a un lugar seguro por los fieles donde fue sometido a gran veneración. Según la tradición, un peregrino llamado Agostino de Pavía, en el siglo X, logró robar, después de muchas vicisitudes, el cuerpo de Santa Margarita y lo transportaron a Italia, en Roma para continuar hacia Pavía.

“Disputa de san Agustín”, obra del pintor Pintoricchio, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Disputa de san Agustín”, obra del pintor Bernardino di Betto y taller conocido como Pintoricchio (1454-1513), datado en 1500-1505, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 37 x 48,3 cm, se expone en la sala nº 4.

El santo sentía profundamente la necesidad de defender la ortodoxia cristiana de las herejías que arrasaban en su siglo. Durante la polémica contra los maniqueos y su universo dualista Agustín tiende a enfatizar la bondad de la creación, la trascendencia de Dios y la superioridad del espíritu sobre la carne. Agustín sostuvo que la Iglesia es un conjunto de fieles visibles, compuestos tanto de santos como de pecadores.

“Natividad”, obra del pintor Perugino, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Natividad”, obra del pintor Pietro Vannucci conocido como Perugino y taller (1450-1523), datado en 1504, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 34,5 x 45,1 cm, se expone en la sala nº 4.

El cuadro representa la Natividad , situada en un campo abierto, con unas pocas figuras dignas y ennoblecido con un edificio renacentista puro, es uno de los temas que Pietro Perugino trabajó a finales del siglo XV y principios del XVI. Para entonces era un pintor famoso y muy demandado. En lo que aparentemente era una práctica común en su taller, las figuras se desarrollaron en dibujos preparatorios y luego se transformaron en pinturas con variaciones mínimas en sus poses, los colores, elementos arquitectónicos o de fondo.

“San Sebastián”, obra del pintor Raffaello Sanzio, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Sebastián”, obra del pintor Raffaello Sanzio (1483-1520), datado entre 1501-1502, realizado en temple y óleo sobre tabla. Tiene unas medidas: 45,1 x 36,5 cm, se expone en la sala nº 4.

La obra fue pintada por Rafael en su adolescencia, pero impone una finura de extraordinaria ejecución y la capacidad casi milagrosa para dar sombra a la luz, que envuelve la figura en una suave y soñadora. Fue diseñado para la devoción privada de un cliente refinado, y esto explica la interpretación aristocrática de la iconografía del santo, que tiene el símbolo de la flecha del martirio. Activa inicialmente en el taller de Perugino, Rafael trabaja en Siena, tal vez como un colaborador de Pinturicchio, y luego se marcha a Florencia a principios del siglo XVI.

“San Juan Evangelista, Santa María Magdalena”, obra del pintor Mariotto Albertinelli, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente díptico que podemos ver es “San Juan Evangelista, Santa María Magdalena”, obra del pintor Mariotto Albertinelli (1474-1515), datado entre 1500-1510, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas cada uno: 18,2 x 37,9 cm, se expone en la sala nº 4.

Los dos cuadros podría ser una parte de un tríptico o quizás de un fragmento de una composición más amplia, que contenía una reliquia u objeto de devoción en el centro, originalmente colocado a la izquierda

“Caín mata Abel”, obra del pintor Mariotto Albertinelli, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Caín mata Abel”, obra del pintor Mariotto Albertinelli (1474-1515), datado entre 1510-1515, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas: 56,2 x 68,2 cm, se expone en la sala nº 4.

El cuadro representa a los hijos de Adán y Eva, Caín y Abel habían hecho ofrendas a Dios. Porque Dios favoreció la ofrenda de Abel, Caín comenzó atacar a su hermano. En la parte delantera de la pintura, el personaje oscuro de Caín está a punto de matar Abel con un golpe brutal. A la derecha, Dios aparece desde los cielos, pregunta a Caín y lo destierra, ordenando que la tierra ya no le corresponda. La imagen de un campesino luchando por mover sus testarudos bueyes puede aludir al destino de Caín. El funeral de Abel se lleva a cabo en el medio de la tierra donde su cuerpo es llevado a un sepulcro cortado en la ladera. La forma en que el funeral está representado sugiere un paralelo con el entierro de Cristo, una comparación tipológica entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Los dos cuervos son augurios de conflicto y la muerte: uno grita a Caín como para protestar por su acción; el otro se adentra en su canasta de víveres.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Lorenzo di Credi y taller, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Lorenzo di Credi y taller (1459-1537), datado entre 1505-1515, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas: 72,2 x 55,6 cm, se expone en la sala nº 4.

Lorenzo di Credi tiene un estilo en la pintura muy depurado y perfeccionista, pero adolece de cierta falta de originalidad que le haga brillar con luz propia. Muchos de sus cuadros se consideran una versión matizada de la obra de Leonardo. Más tarde se impregnó de la monumentalidad y de colorido del pleno renacimiento, produciendo obras sobresalientes.

“Fuga de Clelia”, obra de un pintor anónimo de Siena, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Fuga de Clelia”, obra de un pintor anónimo de Siena, datado en 1510, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas: 78 x 77,5 cm, se expone en la sala nº 4.

El cuadro cuenta la historia de Clelia que fue entregada a Porsenna solo para una promesa de paz. Era una chica rebelde y luego buscó un truco para escapar del campo etrusco. Era ingeniosa y encontró la manera de cruzar el Tíber nadando. Al llegar a Roma, Porsenna llegó a saber que había huido y reclamó su regreso. Fue así que los romanos entregaron a la muchacha, a la que el rey etrusco no sólo protegió, sino honró, permitiéndole elegir a los otros rehenes que debían haberla hecho compañía y que Clelia señaló a algunos adolescentes como ella. Una vez que la paz había terminado, los romanos inmortalizaron el coraje extremo de la muchacha con una estatua ecuestre.

“Virgen con el Niño y ángeles”, obra del pintor Bernardino Fungai, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño y ángeles”, obra del pintor Bernardino Fungai (1460-1516), datado entre 1490-1495, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 60 x 41 cm, se expone en la sala nº 4.

Bernardino Fungai aprendió su oficio alrededor de 1482 de Benvenuto di Giovanni. Tuvo otras influencias de otros pintores como de Matteo di Giovanni, de Stefano di Giovanni Sassetta y de Giovanni di Paolo. Entre sus alumnos estaba Giacomo Pacchiarotti. Fungai apareció por primera vez a principios de la década de 1490 cuando pintó frescos en la cúpula de la catedral de Siena. Francesco di Giorgio, el artista, influirá más tarde en el trabajo artístico Perugino, Pinturicchio y Luca Signorelli.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Neroccio di Bartolomeo de Landi, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Neroccio di Bartolomeo de Landi (1447-1500), datado entre 1447-1500, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 52,7 x 37,1 cm, se expone en la sala nº 4.

Neroccio de Landi era un hábil escultor de madera y un buen pintor. En la obra, sigue la tradición gótica de Siena basado en la influencia bizantina, con su gusto por el oro, el diseño sinuoso, dando sutiles tonalidades de color, coexisten con la reelaboración de algunas de las novedades del Renacimiento florentino. La pose atlética y la anatomía clásica del Niño vienen de Donatello, así como el gusto por detalles realistas como se ver en la sombra proyectada por el niño y los soportes que fijan las losas de piedra del parapeto.

“Virgen con el Niño con San Sebastián, Catila y dos Ángeles”, obra del pintor Matteo di Giovanni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño con San Sebastián, Catila y dos Ángeles”, obra del pintor Matteo di Giovanni (1430-1497), datado en 1480, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 62 x 44 cm, se expone en la sala nº 4.

El cuadro formaba parte una obra más grande que fue cortada de su configuración original. El trabajo es típico de Matteo di Giovanni, cuyo estilo cargado de oro era popular en Siena, donde mantuvo un exitoso taller de venta de pinturas religiosas como esta a las familias nobles ricas de la burguesía. Aunque consciente de las innovaciones florentinas contemporáneas que retrataron figuras bíblicas dentro de escenas cotidianas, el estilo de Matteo permaneció firmemente incrustado en representaciones etéreas idealizadas de Siena.

Se representa a la Virgen adornada en su celeste manto azul, sostiene a un Cristo vestido con una pequeña túnica de color rosa. Presenta al espectador, una sola rosa blanca. Estas flores representan el símbolo de la pureza de la Virgen , también aparecen en la parte superior del panel cerca de la cabeza a uno de los dos ángeles. El Niño lleva un collar y un brazalete de coral, pensados para evitar la enfermedad; uno de los ángeles también lleva un coral.

“San Sebastián y San Roco”, obra del pintor Luca Signorelli y taller, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver el díptico: “San Sebastián y San Roco”, obra del pintor Luca Signorelli y taller (1450-1523), datado entre 1515-1520, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas cada uno: 29.6 x 16.3 cm, se expone en la sala nº 4.

Signorelli ya desde sus obras juveniles presenta un lenguaje original que mezcla la serenidad con el vibrante dinamismo lineal de Pollaiolo y del Verrocchio.

Marcha a Roma en 1482, trabajó en la realización de parte de los frescos de la Capilla Sixtina (particularmente las partes dedicadas al Testamento y a la Muerte de Moisés). Es en esa época es cuando se nota el paso a una madurez en la realización de Signorelli, máxime cuando produce obras que se incluyen entre las mayores exponentes del intelectualismo florentino derivado de la escuela neoplatónica de Marsilio Ficino.

“Lamento sobre Cristo muerto”, obra del pintor Bernardino di Mariotto, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Lamento sobre Cristo muerto”, obra del pintor Bernardino di Mariotto (1478-1566), datado en 1510, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 46,6 x 33,2 cm, se expone en la sala nº 4.

El estilo de Bernardino di Mariotto se ha relacionado con el de Perugino y algunos autores lo asimilan al de Carlo Crivelli y Signorelli. También se ha confundido frecuentemente con el Pinturicchio, a pesar de la diferencia en la técnica y lo inferior de su ejecución. En su pintura, además, a menudo incurre en arcaísmos: sombras duras, contornos rígidos y paisajes poco desarrollados son las características de su estilo.

“San Jerónimo penitente”, obra del pintor Fiorenzo di Lorenzo, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Jerónimo penitente”, obra del pintor Fiorenzo di Lorenzo (1440-1522), datado entre 1480-1485, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 39,6 x 28,7 cm, se expone en la sala nº 4.

La representación del cuadro tiene todavía un aspecto eminentemente medieval, con el círculo dorado alrededor de la cabeza y el león camuflándose entre las rocas.

El San Jerónimo representa un episodio de la vida del santo, donde predomina la vida como los ermitaños y ascetas, que sobre todo en el oriente iba en busca de la perfección espiritual en la soledad del desierto los siglos siguientes, es decir, el menosprecio de la naturaleza de la cual nuestro cuerpo es parte y usted debe cancelar por lo que el alma inmortal tiene que hacer una unión con Dios.

“Corte de caballeros en una ciudad”, obra del pintor Apollonio di Giovanni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Corte de caballeros en una ciudad”, obra del pintor Apollonio di Giovanni (1415-1465) y Marco del Buono Giamberti (1402-1489), datado en 1450, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 39,6 x 28,7 cm, se expone en la sala nº 4.

Marco del Buono Giamberti y Apollonio Giovanni di Tomaso representan el arte del Renacimiento florentino nacional en la historia de este cuadro, la pintura que aparece en el panel frontal de un cassone de madera o un baúl de ceremonias matrimoniales.

“Gualtieri y los ciudadanos de Saluzzo”, obra del pintor Francesco di Stefano, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Gualtieri y los ciudadanos de Saluzzo (episodio de la Historia de Griselda)”, obra del pintor Francesco di Stefano conocido como Pasellino (1422-1457), datado entre 1445-1450, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 42.2 x 47.6 cm, se expone en la sala nº 4.

Este cuadro, junto con el siguiente titulado “Salida para la cazar y la recolección de Gualtieri con Griselda”, fue parte de la decoración de un cassone de boda y representa el punto de partida de la historia de Griselda, una de las novelas más famosas del Decamerón de Giovanni Boccaccio. En este panel, el menor, está representado por Gualtieri, marqués de Saluzzo, quien recibe una delegación de ciudadanos y promete casarse. Entre los caballos más grandes se encuentra Gualtieri para ir a cazar, conoce a Griselda ya la novia en presencia de sus padres. La historia tuvo que continuar en una segunda caja con los terribles ensayos que Gualtieri presentó a Griselda para probar la fidelidad y reconciliación de la pareja.

“Salida para cazar y encuentro de Gualtieri con Griselda”, obra del pintor Francesco di Stefano, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Salida para cazar y encuentro de Gualtieri con Griselda (Episodios de la Historia de Griselda)”, obra del pintor Francesco di Stefano conocido como Pasellino (1422-1457), datado entre 1445-1450, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 42.2 x 47.6 cm, se expone en la sala nº 4.

Este cuadro, junto con el anterior titulado “Gualtieri y los ciudadanos de Saluzzo,” formaba parte de la decoración de un cassone de boda y representa el punto de partida de la historia de Griselda, una de las más famosas historias del “Decameron” de Giovanni Boccaccio. En el panel menor está representado Gualtieri, marqués de Saluzzo.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Giovanni Corradini, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Giovanni Corradini (1416-1484), datado en 1445, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 49,7 x 30.6 cm, se expone en la sala nº 4.

El pintor nos muestra una Virgen de pelo rubio que lleva una trenza en la cabeza agarrando a su niño rubio desnudo, balanceándose sobre una balaustrada inclinada o un parapeto. Ella sostiene firmemente su brazo izquierdo y su pie opuesto, como para detenerlo. El Niño nos mira, mientras que la Virgen mira hacia abajo, prefigurando la tristeza de su destino. Las ropas ricamente coloridas de la Virgen dominan la pintura. Su capa azul real casi cubre un manto verde; su vestido rojo claro realza los tonos rosados de la carne y se aprecia en una estantería a tras la cubierta roja brillante de un libro. Ambas figuras tienen halos planos de oro. El elegante entorno arquitectónico es incompleto; un rincón o nicho en el que la pareja está de pie se acentúa por el primer plano en ángulo agudo y se suma a la sensación de precariedad. Las formas blancas inclinadas debajo del cielo azul son difíciles de leer

“Virgen de la Humildad”, obra del pintor Benozzo di Lese, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño o Virgen de la Humildad”, obra del pintor Benozzo di Lese conocido como Benozzo Gozzoli (1420-1497), datado entre 1449-1450, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 34,7 x 29,4 cm, se expone en la sala nº 4.

El tema de la Virgen de la Humildad emerge a mediados del siglo XIII en Italia y Francia para estar de moda en toda Europa porque representaba la humanidad de Cristo. Hay muchas tradiciones para la representación. El niño de Cristo en el panel de Bérgamo consuela a su Madre colocando su mano sobre su mejilla mientras lo mira tiernamente. La postura de la Virgen sentada en el suelo indica que es una Virgen Humilde. Pero su pose es también triunfante y de celebración, muestra un vestido exuberante; y el suelo está un pavimento de mármol muy coloreado manchado de azules, rojos y negros.

“Tobías y el arcángel san Rafael”, obra del pintor Francesco Botticini , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Tobías y el arcángel san Rafael”, obra del pintor Francesco Botticini (1446-1498), datado entre 1475-1480, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas: 51.8 x 38.6 cm, se expone en la sala nº 4.

Durante su carrera Botticini pintó por lo menos siete versiones de esta historia, que era muy popular entre los comerciantes y los viajeros, particularmente en la ciudad de Florencia a fines del siglo XV. La Confraternità di San Raffaele, en Florencia, fue la encargada más probablemente de esta interpretación del relato para servir como estandarte: una bandera de madera unida a un poste, que fue llevada en procesión. La popularidad de la historia llevó a la idea del renacimiento tardío de los ángeles de la guarda que acompañan a cada creyente. A partir del siglo XVI, las imágenes similares eran comunes, aunque sin el pez o perro representado aquí, y a menudo Tobías es reemplazado por niños mucho más pequeños.

“Ángel Anunciante”, obra del escultor Benedetto di Leonardo, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente escultura que podemos ver es “Ángel Anunciante”, obra del escultor Benedetto di Leonardo conocido como Benedetto da Maiano (1442-1497), datado entre 1470-1480, realizado en terracota. Tiene unas medidas: 69.3 x 44,5 x 23,5 cm, se expone en la sala nº 4.

Benedetto da Maiano comenzó su carrera como compañero de su hermano, el arquitecto Giuliano da Maiano. Cuando llegó a la edad de treinta años comenzó a entrenar con el maestro Antonio Rossellino. Allí aprendió a trabajar con mármol y finalmente se hizo más famoso que Rossellino y uno de los escultores más importantes del siglo XV.

“Cristo porta la Cruz ”, obra de un pintor anónimo flamenco, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Cristo porta la Cruz ”, obra de un pintor anónimo flamenco, datado entre 1500-1515, realizado en temple sobre lienzo. Tiene unas medidas: 106 x 89,5 cm, se expone en la sala nº 5.

La renovación del panorama pictórico europeo del siglo XV y comienzos del siglo XVI, en el que domina el estilo gótico internacional, viene de la mano de Flandes y de Italia. En Italia los artistas se abren al naturalismo y se adentran, hasta dominarla, en la perspectiva matemática. Los flamencos superaron el estilo gótico creando una nueva forma de representar, se interesaron por reproducir con inusitada delicadeza hasta el más ínfimo detalle de la realidad, utilizaron la perspectiva empírica, y supieron aprovechar todas las posibilidades pictóricas que ofrecía el cada vez más utilizado los lienzos al óleo.

“Santa María Magdalena y San José de Arimatea”, obra de un pintor anónimo de Alemania meridional, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver el díptico“Santa María Magdalena y San José de Arimatea”, obra de un pintor anónimo de Alemania meridional, datado entre 1515-1530, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas cada uno de: 49,9 x 32,5 cm, se expone en la sala nº 5.

Las características del arte gótico germánico es la amplia variedad de tipologías de edificación, no sólo en el ámbito de la arquitectura religiosa (con una gran diversidad de mecenazgo en los encargos: majestuosas catedrales de comisión imperial, iglesias más modestas de las órdenes religiosas: cistercienses, franciscanos, dominicos), sino en la arquitectura civil.

“Virgen de la leche”, obra de un pintor anónimo denominado Maestro de la Leyenda de la Magdalena, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Virgen de la leche”, obra de un pintor anónimo denominado Maestro de la Leyenda de la Magdalena, datado entre 1515-1520, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 33.6x 24,2 cm, se expone en la sala nº 5.

En la cristiandad latina la advocación se hizo muy popular, con la denominación Virgo lactans, en los siglos finales de la Edad Media (es habitual usar la expresión Madonna lactans mezclando latín e italiano). Fue particularmente utilizado por la Escuela de Siena del Trecento (siglo XIV), pero se difundió por toda Europa Occidental. Hasta tal punto era demandada esta iconografía, que se incorporaba como elemento central de escenas evangélicas como la Huida a Egipto (representada habitualmente en un entorno natural, donde el grupo familiar se toma un “descanso” para que el Niño se amamante). Su representación se limitó a partir del Concilio de Trento (1563) por razones de pudor era evitar la representación del pecho desnudo.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Joos Van Cleve y taller, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Joos Van Cleve y taller (1485-1540), realizado en óleo sobre tabla, está datada en el siglo XVI. Tiene unas medidas de: 29,5 x 21,5 cm, se expone en la sala nº 5.

Los rasgos estilísticos de Joos Van Cleve en su obra temprana indican que debió pasar un tiempo en Brujas antes de instalarse definitivamente en Amberes en torno a 1510. Allí aparece en los registros del Gremio de Pintores entre 1511-1512. Desde entonces su lenguaje estilístico se va adaptando al manierismo antuerpiense. El hecho de que Van Cleve colaborara en más de una ocasión con el paisajista Joachim Patinir, indica que debió integrarse rápidamente en el círculo de pintores de Amberes. A partir de 1516 acepta a varios aprendices en su taller.

“Retrato de un hombre joven”, obra del pintor que se llamo Maestro de la leyenda de santa Orsola, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Retrato de un hombre joven”, obra del pintor que se llamo Maestro de la leyenda de santa Orsola, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 44,9 x 37,7 cm, se expone en la sala nº 5.

El retrato se atribuye a un pintor anónimo, que toma su nombre de las historias pintadas de un gran retablo de la Groeningemuseum de Brujas. El personaje se representa hasta la cintura, con la cabeza colocada tres cuartas partes y el realismo analítico con el que se describen los detalles de la cara y el paisaje inspirado en las obras de Hans Memling, se puede decir que se trata de un gran artista de origen alemán activo en Brujas.

“Boda mística de Santa Catalina de Alejandría; San Pedro y San Juan Bautista; San Pablo y San Juan Evangelista; la Anunciación ”, obra del pintor Paolo di Giovanni Fei, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Boda mística de Santa Catalina de Alejandría; San Pedro y San Juan Bautista; San Pablo y San Juan Evangelista; la Anunciación ”, obra del pintor Paolo di Giovanni Fei (1340-1411), realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de: 51,5 x 48,9 cm, se expone en la sala nº 5.

Su estilo deriva de artistas como Pietro y Ambrogio Lorenzetti, Bartolo di Fredi o Simone Martini. Las figuras de sus obras se distinguen por su curiosa fisonomía: grandes mejillas y narices en los rostros y dedos terminados de forma bulbosa en las extremidades. Otra característica es su gusto por el color y los detalles anecdóticos, a menudo tomados de los maestros sieneses anteriores a su generación. Sin embargo su habilidad en la creación de espacios es limitada, cayendo frecuentemente en incoherencias entre la arquitectura y sus figuras.

“Cristo en Piedad”, obra del pintor Lorenzo de Monaco, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Cristo en Piedad”, obra del pintor Lorenzo de Monaco (1370-1424), realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de: 34,4 x 22,9 cm, se expone en la sala nº 5.

Lorenzo Monaco es el protagonista de la cultura pintura figurativa tardía en Florencia desde principios del siglo XV. El panel muestra el tema popular de Jesucristo en la Piedad y combina el ritmo de diseño radical simplicidad sinuosa y elegante de la configuración que se inspira en los modelos de finales del siglo XIII.

“Redentor bendiciendo”, obra del pintor Marco Basaiti , Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Redentor bendiciendo”, obra del pintor Marco Basaiti (1470-1530), esta datado en 1517, realizado en óleo sobre tabla, esta firmado: «MDXVII / BAXATI F.». Tiene unas medidas de: 41,6 x 35,9 cm, se expone en la sala nº 6.

Marco Basaiti aunque pudo haber sido originario de los Balcanes, su fecha de nacimiento y llegada a Venecia se desconocen, pero comenzó a pintar activamente alrededor del año 1496. Fue alumno y colaborador de Alvise Vivarini, llegando a completar varios encargos que quedaron inconclusos a la muerte de su maestro. Basaiti trabajó principalmente temas religiosos, pero también hizo retratos. Al contrario de las tendencias de la época, usó colores muy brillantes al representar sus temas religiosos.

“San Jerónimo penitente”, obra del pintor Giovanni Mansueti, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “San Jerónimo penitente”, obra del pintor Giovanni Mansueti (1460-1527), esta datado entre 1515-1520, realizado en óleo sobre lienzo, esta firmado: «IOANNES DE MANSUETIS. P / FACIEBAT». Tiene unas medidas de: 68 x 89,5 cm, se expone en la sala nº 6.

Mansueti se formó en el taller de Gentile Bellini. Siempre estuvo muy cercano al estilo del maestro, pues se especializó en la elaboración de grandes escenas de interior con multitud de personajes. Artista habilidoso y amante del detalle.

En una fase más avanzada de su carrera, Mansueti se alejó un tanto del estilo arcaico de Gentile para dejarse influenciar por otros maestros vénetos algo más avanzados, como Cima da Conegliano o Vittore Carpaccio, aunque fue reacio a las novedades más radicales de los artistas de la siguiente generación, cuyo principal representante era el por entonces emergente Tiziano.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Bartolomeo Veneto, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Bartolomeo Veneto (1480-1531), esta datado en 1505, realizado en óleo sobre tabla, esta firmado: «1505 / BARTHOLAMAEUS / VENETUS FACIE/BAT» Tiene unas medidas de: 47,3 x 38 cm, se expone en la sala nº 6.

El cuadro se realizó cuando el artista acababa de terminar su aprendizaje en el taller de Giovanni Bellini. Las formas que presenta la Virgen y el Niño Jesús y el paisaje en el fondo, tal vez el Castillo de Monselice cerca de Padua, derivan de los modelos del maestro que los alumnos usaron en varias ocasiones. El diseño agudo de los perfiles, la representación muy exacta de la arquitectura y los paisajes inmersos en una luz cristalina, el esplendor cromático son típicos de la pintura de Bartolomeo Veneto.

“Retrato de un hombre con pieles”, obra del pintor Marco Basaiti, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Retrato de un hombre con pieles”, obra del pintor Marco Basaiti (1470-1530), esta datado entre 1515-1516, realizado en óleo sobre tabla, esta firmado: «.M.BAXAITI.F».Tiene unas medidas de: 56,1 x 47,5 cm, se expone en la sala nº 6.

El trabajo de Basaiti comenzó a alcanzar un estilo más maduro y este período representa el momento más cohesivo estilísticamente para sus pinturas como sus primeras piezas parecían disjuntas debido a la experimentación desde el principio de su carrera. Además, este fue uno de los tiempos más prósperos para Basaiti

“Retrato de un hombre”, obra del pintor Marco Basaiti, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Retrato de un hombre”, obra del pintor Marco Basaiti (1470-1530), esta datado en 1521, realizado en óleo sobre tabla, esta firmado: «.M.BAXAITI.F».Tiene unas medidas de: 84 x 68,8 cm, se expone en la sala nº 6.

Una de las últimas obras fechadas por el artista veneciano Marco Basaiti es su retrato de un caballero no identificado. Con la figura de la mitad-longitud, Basaiti adopta un estilo popular del siglo XVI dominado por Titian, demostrando también las variaciones entonces en boga en la región de Veneto. Se aferra estrictamente a una actitud dinámica de Tiziano, con gestos y expresiones reveladoras que imparten la naturaleza de su tema.

“Juicio de Paris”, obra del pintor Vittore Carpaccio, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Juicio de Paris”, obra del pintor Vittore Carpaccio (1465-1526), esta datado entre 1495-1500, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 13,2 x 27,6 cm, se expone en la sala nº 6.

El tema del Juicio de Paris es uno de los más representados de la historia del arte, con ejemplos de pintores de épocas tan variadas como el Renacimiento, el Barroco o pintores del siglo XX.

Paris, era hijo de los reyes de Troya. Durante una disputa entre Afrodita, Atenea y Hera (Durante una boda, apareció una manzana que ponía “Para la más bella de las diosas”), sobre cuál era más hermosa; y teniendo Zeus miedo del resultado de su respuesta; pidió que un mortal, el príncipe Paris, diera solución a este dilema. Cada una de las diosas le ofreció un obsequio: Afrodita le ofreció a la mujer más hermosa sobre la tierra; Atenea, invencible sobre el campo de batalla y Hera le ofreció el reino más grande de la tierra. Paris eligió a Afrodita, con el consecuente rapto de Helena de Esparta, iniciándose así la guerra de Troya

“Virgen con el niño acompañada san Sebastián y Vicente Ferrer”, obra del pintor Andrea Previtali, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Virgen con el niño acompañada san Sebastián y Vicente Ferrer”, obra del pintor Andrea Previtali (1475-1528), esta datado en 1506, realizado en óleo sobre tabla, esta firmado: «YHS / .M.CCCCC.VI. / .ANDREAS. BERGOMEN / SIS. DISSIPVLVS. IOVA. / BELINI. PI [N] XIT».Tiene unas medidas de: 76 x 60,2 cm, se expone en la sala nº 7.

Andrea Previtali se formó junto a Giovanni Bellini, en cuyo taller trabajó. En su estilo se aprecian influencias de artistas como Carpaccio, Giorgione y Palma il Vecchio, pintores todos ellos a los que Previtali frecuentó durante su estancia en la Serenísima.

Hacia 1511 Previtali regresó a Bérgamo, su ciudad natal, donde comenzó a pintar obras que denotaban la influencia artística de Lorenzo Lotto. Sus abundantes obras se enmarcan sobre todo en el ámbito devocional y en el género del retrato, destacando estos últimos por su estilo, altamente realista, y por la luminosidad, fruto del refinamiento y pericia con que elaboraba los cuadros.

“Virgen con el niño acompañada de los santos Jerónimo y Ana (Madonna Baglioni)”, obra del pintor Andrea Previtali, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Virgen con el niño acompañada de los santos Jerónimo y Ana (Madonna Baglioni)”, obra del pintor Andrea Previtali (1475-1528), esta datado entre 1511-1513, realizado en óleo sobre tabla, esta firmado: « ANDREAS.BER.PIN».Tiene unas medidas de: 87,5 x 119,6 cm, se expone en la sala nº 7.

La pintura es una de las primeras obras realizadas tras regresar a casa y entre las obras maestras del artista. Presenta el tema renacentista de la “Conversación Sagrada”, con la Virgen en el centro rodeada de santos. Las referencias a Bellini son explícitas en el esquema compositivo de las figuras inmersas en el paisaje y en la escritura precisa y brillante.

“Virgen con el niño acompañada de Francisco de Asís y Santa Clara”, obra del pintor Marco Basaiti, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Virgen con el niño acompañada de Francisco de Asís y Santa Clara”, obra del pintor Marco Basaiti (1470-1530), esta datado entre 1500-1510, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 61,1 x 77,3 cm., se expone en la sala nº 7.

Sus obras consistieron principalmente en retratos y muchas veces enfocadas en temas religiosos. De hecho, no hay pintura conocida atribuida a Marco Basaiti con un tema mitológico. Si bien su estilo se reproduce entrado el quattrocento, aunque la carrera de Basaiti se produce justo al comienzo del estilo del cinquecento, que le obliga a tratar de adaptar su método para competir con los tiempos que cambian rápidamente.

“Devoto delante Crucifijo”, obra del pintor Vittore Belliniano, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Devoto delante Crucifijo”, obra del pintor Vittore Belliniano (Vittore di Matteo) (1456-1529), esta datado en 1518, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado: «Victor Bellinianus f.». Tiene unas medidas de: 135,7 x 90,7 cm., se expone en la sala nº 7.

Vittore Belliniano se formó en el taller de Giambellino, fue el discípulo más cercano al maestro. Por recomendación de éste (1507), obtuvo junto a Vittore Carpaccio el encargo de acabar los lienzos para el Palazzo Ducale de Venecia, que Alvise Vivarini había dejado sin finalizar. En 1508 formó parte de la comisión de tasación de los frescos de Giorgione en el Fondaco dei Tedeschi.

A la muerte de Bellini asumió su legado artístico y se hizo cargo del Martirio de San Marcos para la Scuola Grande di San Marco, encargado al maestro en 1515. Vittore lo concluyó en 1526. Aunque siempre fue muy fiel al estilo de su maestro, con el tiempo aceptó influencias de otros pintores, como las tonalidades románticas de Giorgione o la grandiosidad de las figuras típica de Tiziano. Algunas obras nos sugieren su habilidad como retratista.

“Cristo crucificado con Nuestra Señora y San Juan Evangelista”, obra de un pintor anónimo de Rimini, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Cristo crucificado con Nuestra Señora y San Juan Evangelista”, obra de un pintor anónimo de Rimini, esta datado en 1518, realizado en temple sobre madera. Tiene unas medidas de: 135,7 x 90,7 cm., se expone en la sala nº 7.

El éxito de la escuela de Rímini está ligado a la presencia en Rimini de Giotto, llamado en la ciudad por Malatesta. El único testimonio sobreviviente de la actividad de Rimin del famoso pintor es el Crucifijo del Templo Malatestiano. Además de la influencia de Giotto, los pintores de Rimini (Julian, Juan, Pedro, y el Miniaturista Baronzio) se compararon con las experiencias artísticas de Siena y Florencia; se resentía de las raíces bizantinas y desarrollaba su propia creatividad artística.

“Escena de la corte”, obra de un pintor anónimo Lombardo, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Escena de la corte”, obra de un pintor anónimo Lombardo, esta datado en 1460, realizado en temple sobre madera. Tiene unas medidas de: 40,1 x 55,9 cm., se expone en la sala nº 7.

La característica más evidente de la pintura gótica de la escuela Lombarda es su naturalismo. Tal como sucedió con la escultura, la pintura gótica tiende al realismo y al gusto por la naturaleza. Las figuras se humanizan y expresan sentimientos, dejan de ser hieráticas para adoptar poses más normales y habituales. Los cuerpos se adivinan fácilmente debajo de los ropajes.

“Santa Úrsula y las diez mil vírgenes”, obra del pintor Andrea Previtali, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Santa Úrsula y las diez mil vírgenes”, obra del pintor Andrea Previtali (1475-1528), esta datado entre 1520-1525, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 263 x 223 cm, se expone en la sala nº 7.

Según una leyenda muy extendida en la Edad Media, una joven llamada Úrsula se convirtió al cristianismo prometiendo guardar su virginidad. Como fue pretendida por un príncipe bretón de nombre Ereo (el mismísimo Conan Meriadec) decidió realizar una peregrinación a Roma y así lograr la consagración de sus votos.

En Roma, fue recibida por el papa Siricio que la bendijo y consagró sus votos de virginidad perpetua para dedicarse a la predicación del evangelio de Cristo.

“Autorretrato”, obra del pintor Alessio Baldovinetti, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Autorretrato”, obra del pintor Alessio Baldovinetti (1425-1499), esta datado entre 1497-1497, realizado en pintura al fresco. Tiene unas medidas diámetro 23 cm, se expone en la sala nº 7.

Alessio Baldovinetti tenia un estilo poco innovador, ejemplifica el cuidadoso modelado de la forma y la precisa representación de la luz, una característica general del estilo progresivo de la pintura florentina durante la última mitad del siglo XV. También diseñó la decoración del mosaico colocada sobre las puertas de bronce que Lorenzo Ghiberti hizo para el Baptisterio de San Juan entre 1453 y 1455, además de crear vitrales y taraceas. Empezó con un niño que no obedecía a su madre pero luego triunfo en la vida

“Virgen con el Niño y Santos José, Antonio de Padua, Ana y San Francisco de Asís”, obra del pintor Francesco Moorone , Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente pintura que podemos ver es “Virgen con el Niño y Santos José, Antonio de Padua, Ana y San Francisco de Asís”, obra del pintor Francesco Moorone (1471-1529), esta datado entre 1520-1525, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado: «franciscus Moronus / Vero [nensis]: A [nn] o 1520 pinxit». Tiene unas medidas de: 67,2 x 80,4 cm, se expone en la sala nº 7.

Francesco Moorone era hijo y alumno de Domenico Morone, aparte de su padre, recibió la influencia del estilo de Giovanni Bellini, Antonello da Messina y Andrea Mantegna, como es evidente en la Crucifixión (1498) de la iglesia de San Bernardino en Verona. En los años del cambio de siglo su estilo se fue haciendo más dulce, adquiriendo un vago aire leonardesco al estilo de Francesco Bonsignori.

“Natividad de María (altar de Nuestra Señora en San Bernardino en Verona)”, obra del pintor Giovan Francesco Caroto, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Natividad de María (altar de Nuestra Señora en San Bernardino en Verona)”, obra del pintor Giovan Francesco Caroto (1478-1555), datado en 1526, realizado en óleo sobre tela, está firmado: « F. KROTO / 1527». Tiene unas medidas: 31.7 x 64,6 cm, se expone en la sala nº 8.

Las tres tablas (Adoración de los Magos, la Natividad de María; matanza de los inocentes y la huida a Egipto, corresponden al altar dedicado a la Virgen en San Bernardino Verona) adornaba la predela, la base de un políptico o un retablo. Documentan el estilo ecléctico de Caroto. Los colores intensos, típicos de la tradición Veronesa, se mezclan con referencias a Rafael, conocido a través de las impresiones y recuerdos de larga permanencia fuera de casa en la ciudad de Mantua, Mantegna y los jóvenes Correggio, en Milán, Leonardo y Bramantino y en el tribunal del Marqués de Monferrato, en el Piamonte.

“Adoración de los Magos (altar de Nuestra Señora en San Bernardino en Verona)”, obra del pintor Giovan Francesco Caroto, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Adoración de los Magos (altar de Nuestra Señora en San Bernardino en Verona)”, obra del pintor Giovan Francesco Caroto (1478-1555), datado en 1526, realizado en óleo sobre tela. Tiene unas medidas: 32,2 x 63,1 cm, se expone en la sala nº 8.

Giovan Francesco Caroto vivió hasta la edad de setenta y cinco años, viajó sin cesar y parece no haber encontrado ninguna dificultad en la obtención de patrocinio. Después de haber trabajado para el coleccionista Anton Maria Visconti en Milán, donde conoció a los seguidores de Leonardo, Guglielmo IX Paleologo, Marqués de Monferrato le pidió que visitara Casale Monferrato en Piamonte, un pueblo a unos 60 kilómetros al este de Turín.

“Masacre de los Inocentes (altar de Nuestra Señora en San Bernardino en Verona)”, obra del pintor Giovan Francesco Caroto, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Masacre de los Inocentes (altar de Nuestra Señora en San Bernardino en Verona)”, obra del pintor Giovan Francesco Caroto (1478-1555), datado en 1526, realizado en óleo sobre tela. Tiene unas medidas: 32,2 x 63,1 cm, se expone en la sala nº 8.

La Masacre de los Inocentes es una interpretación poco común de un horrible asunto del Nuevo Testamento (Mateo 2: 13-18). Tres sabios de Oriente habían predicho el nacimiento de Jesús, a quien le llamaban el “Rey de los judíos”, y hablaron de esto a Herodes, rey de Judea. La respuesta de Herodes fue ordenar la masacre de todos los niños menores de dos años en y alrededor de Belén para asegurar que el recién nacido “Rey de los Judíos” sería asesinado. Advertido por un ángel, la Sagrada Familia , José, María y Jesús, escaparon huyendo a Egipto. Para algunos, los Inocentes son los primeros mártires cristianos.

“Virgen con el Niño y San Juanito”, obra del pintor Francesco di Simone da Santacroce, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño y San Juanito”, obra del pintor Francesco di Simone da Santacroce (1470-1508), datado en 1524, realizado en óleo sobre tela. Tiene unas medidas: 57 x 82 cm, se expone en la sala nº 8.

Francesco di Simone da Santacroce constituyó un taller floreciente que se utiliza para indicar cómo el primer taller de Santacroce, heredó de su muerte por Francesco Rizzo y aprendió el oficio en el que Palma Vecchio, Previtali A. Rizzo y el mismo; Esto se debe distinguir de un segundo taller dirigido por Gerolamo da Santacroce. La convivencia en el mismo taller de dos pintores del mismo nombre y del mismo país de origen ha sido durante mucho tiempo una confusión: el profesor y el estudiante se identificaron de hecho en una sola persona.

“Resurrección de Cristo”, obra del pintor Giovanni Boconsiglio, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Resurrección de Cristo”, obra del pintor Giovanni Boconsiglio (1465-1537), datado entre 1525-1530, realizado en óleo sobre tela. Tiene unas medidas: 140.9 x 100,7 cm, se expone en la sala nº 8.

Buonconsiglio fue probablemente aprendiz en Vicenza de Bartolomeo Montagna en 1484. Él adaptó enseguida el estilo de Giovanni Bellini, pero después se convirtió en un alumno de Antonello da Messina.

“Transfiguración de Cristo”, obra del pintor Vittore Belliniano, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Transfiguración de Cristo”, obra del pintor Vittore Belliniano (Vittore di Matteo) (1505-1529), datado en 1530, realizado en óleo sobre tela. Tiene unas medidas: 140.7 x 100 cm, se expone en la sala nº 8.

Vittore Belliniano fue formado en el taller de Giambellino, fue el discípulo más cercano al maestro. Por recomendación de éste (1507), obtuvo junto a Vittore Carpaccio el encargo de acabar los lienzos para el Palazzo Ducale de Venecia, que Alvise Vivarini había dejado sin finalizar. En 1508 formó parte de la comisión de tasación de los frescos de Giorgione en el Fondaco dei Tedeschi.

A la muerte de Bellini asumió su legado artístico y se hizo cargo del Martirio de San Marcos para la Scuola Grande di San Marco, encargado al maestro en 1515. Vittore lo concluyó en 1526. Aunque siempre fue muy fiel al estilo de su maestro, con el tiempo aceptó influencias de otros pintores, como las tonalidades románticas de Giorgione o la grandiosidad de las figuras típica de Tiziano. Algunas obras nos sugieren su habilidad como retratista.

“Tríptico Lepreno”, obra del pintor Francesco di Simone da Santacroce, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Tríptico Lepreno”, obra del pintor Francesco di Simone da Santacroce (1470-1508), datado en 1506, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 122 x 49 cm, se expone en la sala nº 8.

El tríptico proviene de la parroquia de Lepreno, en el Bérgamo Val Serina, donde se representa a San Juan Bautista, Santiago el Mayor y San Alejandro. La inscripción en la parte donde se representa a Santiago peregrino indica el nombre de los clientes: Alessandro Antonio, Alessandro dijo Siervo, Giovanni di Bartolomeo y Poncio Jerome. Fueron ellos los se ponen contacto con Francesco da Santacroce en Venecia y el pintor, estudiante de Giovanni Bellini, se inspiró en la obra de su maestro, como el tríptico de San Cristoforo della Pace en Venecia, destruido en Berlín durante la Segunda Guerra Mundial.

“San Nicolás y San Francisco de Asís”, obra del pintor Antonio Marinori y taller, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Nicolás y San Francisco de Asís”, obra del pintor Antonio Marinori y taller conocido como Maestro del Romacolo (1494-1541), datado entre 1510-1520, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 118 x 54,5 cm, se expone en la sala nº 8.

La tabla proviene de un retablo, que antes se encontraba en la iglesia del monasterio franciscano de Romacolo, cerca de Endenna en Val Brembana. El retablo estaba organizado en dos registros que albergaban las figuras de los Santos, mientras que los Apóstoles, junto con una tablilla con el Cristo en la Piedad y los santos Pedro y Andrea están en una colección privada, son lo que queda de la predela. El taller de Marinoni era un verdadero negocio familiar y estaba activo en el territorio de Bérgamo tanto para pinturas sobre tablas como para frescos.

“San Ludovico de Tolosa y San Antonio Abad”, obra del pintor Antonio Marinori, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Ludovico de Tolosa y San Antonio Abad”, obra del pintor Antonio Marinori y taller conocido como Maestro del Romacolo (1494-1541), datado entre 1510-1520, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 118 x 54,5 cm, se expone en la sala nº 8.

El taller del Maestro Romacolo era muy activo en pinturas en todo el territorio de Bérgamo a principios del siglo XVI. Se trata de un trabajo característico de gusto tradicional, como lo demuestra el fondo dorado, pero de ejecución refinada desde el punto de la materia y cromática, en la línea veneciana del taller Vivarini.

“San Bernardino y San Agustín”, obra del pintor Antonio Marinori y taller, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Bernardino y San Agustín”, obra del pintor Antonio Marinori y taller conocido como Maestro del Romacolo (1494-1541), datado entre 1510-1520, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 118 x 54,5 cm, se expone en la sala nº 8.

“Santo Tomás, San Juan Evangelista, San Bartolomeo”, obra del pintor Antonio Marinori y taller, Academia de Carrara de Bérgamo

Los siguientes cuadros que podemos ver es “Santo Tomás, San Juan Evangelista, San Bartolomeo”, obra del pintor Antonio Marinori y taller conocido como Maestro del Romacolo (1494-1541), datados entre 1510-1520, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 118 x 54,5 cm, se expone en la sala nº 8.

“San Marcos”, obra del pintor Antonio Marinori y taller, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Marcos”, obra del pintor Antonio Marinori y taller conocido como Maestro del Romacolo (1494-1541), datado en 1510-1520, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 118 x 54,5 cm, se expone en la sala nº 8.

“San Lorenzo acompañado de San Juan Bautista y Bernabé”, obra del pintor Antonio Boselli, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Lorenzo acompañado de San Juan Bautista y Bernabé”, obra del pintor Antonio Boselli (1490-1527), datado en 1517, realizado en temple sobre tabla, está firmado: «ANTONIUS BOSELLUS / PINXIT: MDXVII». Tiene unas medidas de: 186 x 146 cm, se expone en la sala nº 9.

Antonio Boselli era hijo de Pedro, pintor, originario de San Juan Blanco en el valle de Brembana, trabajó principalmente en Bérgamo como pintor y escultor en madera. Incluso su hermano, Lorenzo, fue registrado en 1502 como un pintor.

“San Andrés, Virgen con el Niño, San José, San Sebastián”, obra del pintor Antonio Boselli , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente retablo que podemos ver es “San Andrés, Virgen con el Niño, San José, San Sebastián”, obra del pintor Antonio Boselli (1490-1527), datado en 1515, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de: 186 x 146 cm, se expone en la sala nº 9.

 

“Encuentro entre San Ambrosio y el emperador Teodosio”, obra del pintor Antonio da Fossano, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Encuentro entre San Ambrosio y el emperador Teodosio”, obra del pintor Antonio da Fossano conocido como Bergognone (1453-1523), datado en 1490, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 186 x 146 cm, se expone en la sala nº 9.

El drama se hace inherente a la escena donde se puede ver como un obispo reprende a un emperador. Dos escenas están más o menos en línea al frente de la pintura, el obispo-santo con mitra y halo entre sus prelados; el emperador con sus cortesanos a la derecha. Es una discreta confrontación entre el poder de la Iglesia y el poder del Estado. Ambrosio se muestra de perfil, con las manos extendidas; mientras Teodosio se vuelve hacia él y gesticula con la palma abierta de su mano derecha. Su cuerpo de oro con orbe proporciona una fuerte verticalidad.

“Circuncisión de Jesús”, obra del pintor Bernardino Butinone , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Circuncisión de Jesús”, obra del pintor Bernardino Butinone (1438-1510), datado en 1475, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de: 25 x 20 cm, se expone en la sala nº 9.

La pintura es parte de una serie que consta de dieciséis tablas que representan historias de la vida de Cristo, ahora dispersas entre los diferentes museos y colecciones privadas. Las tablas estaban unidas por un panel móvil de formato horizontal llamado paliotto o dossale que se usaba como adorno frontal y trasero de un altar.

“Políptico de la Virgen de la Rosa ”, obra del pintor Antonio da Fossano, Academia de Carrara de Bérgamo

Los siguientes cuadros que podemos ver es “Políptico de la Virgen de la Rosa”, obra del pintor Antonio da Fossano conocido como Bergognone (1453-1523), datado en 1515, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 186 x 146 cm, se expone en la sala nº 9.

Los cuadros representan a San Juan Evangelista, Santa Marta y San Jerónimo, formaban una parte del Políptico de la Virgen de la Rosa en la iglesia de Santi Stefano e Domenico, Bérgamo

Mientras que los santos se muestran con sus símbolos iconográficos individuales, todos tienen el mismo halo de rico oro , los bordes de los cuales están discretamente decorados con un patrón festoneado. Otro elemento que une los paneles es el azul brillante del cielo que aparece en cada arco redondeado.

“San Ambrosio”, obra del pintor Maestro de la Pala Sforzesca, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Ambrosio”, obra del pintor Maestro de la Pala Sforzesca (1400-1500), datado en 1485, realizado en temple y óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 73,5 x 62,8 cm, se expone en la sala nº 10.

El cuadro es atribuido a un pintor anónimo que se le denomino Maestro del Retablo Sforzesca. En su pintura domina la opulencia, empleando muchos elementos decorativos para representar a San Ambrosio patrón de Milán.

“Virgen de la leche”, obra del pintor Antonio da Fossano, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen de la leche”, obra del pintor Antonio da Fossano conocido como Bergognone (1453-1523), datado entre 1488-1490, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 61,6 x 44,6 cm, se expone en la sala nº 10.

La Virgen de la Leche refiere a una imagen de la Virgen María que amamanta al Niño Jesús. Este es un tipo popular de imagen de Virgen hecho para la devoción privada, producida especialmente por los artistas toscanos y lombardos, que caracterizada por un alto nivel de informalidad y naturalismo. Muchos ejemplos representan gestos e incidentes que son familiares a una madre lactante: la concentración tranquila y las mejillas llenas de un niño lactante, un brazo pequeño que llega a un corpiño, el tirón de la boca sobre el pezón, un pecho exprimido, incluso la leche goteante. La Madonna de Ambrogio Bergognone combina un nivel de intimidad con el glorioso detalle casi topográfico de un entorno rural lombardo. Minucias tales como los patos en el agua en primer plano y, a lo lejos, los pollos picoteando fuera de la puerta, el perro y las figuras bajo el arco, se observan maravillosamente. Las rosas enrejadas forman una cortina detrás de la figura, los colores otoñales de la vegetación se fusionan con los reflejos dorados de su cabello.

“Bajada de Cristo con las tres Marías”, obra del pintor Antonio da Fossano, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Bajada de Cristo con las tres Marías”, obra del pintor Antonio da Fossano conocido como Bergognone (1453-1523), datado entre 1515-1525, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 85 x 80 cm, se expone en la sala nº 10.

El cuadro se le conoce como una parte del políptico de la iglesia de san Bartolomeo en Bérgamo El pintor emplea un realismo y el uso del detalle que caracteriza a Bergognone se cita a menudo como ejemplo de la influencia del arte del norte. A veces las pinceladas más bien secas de Bergognone tienen el efecto del aceite sobre lienzo que sobre panel, y el fino efecto “raspado” de la pintura y la inmediatez incompleta de sus viñetas parecen muy modernos

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Bernardino Zenale, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Bernardino Zenale (1460-1526), datado entre 1505-1510, realizado en óleo sobre tabla, esta firmado: «BERNARDVS. P». Tiene unas medidas de: 25 x 17 cm, se expone en la sala nº 10.

A inicios del siglo XVI comenzó a hacerse notar en la obra de Zenale el notorio influjo de Leonardo da Vinci (influjo que, entre otros, también sería determinante en quien hasta entonces había sido un discípulo de Zenale: Boltraffio); aunque en Zenale los influjos leonardescos son reelaborados con una personalísima versión pictórica, tal como se hace evidente en el políptico que pintó para la Confraternità dell'Immacolata Concezione de la población de Cantù (actualmente en poder del Getty Museum). También es memorable la presencia de Zenale en Brescia a fin de realizar el retablo del Sacramento en la iglesia de San Giovanni Vangelista, obra que resultó importantísima para el desarrollo de la pintura bresciana posterior.

“Virgen de la leche”, obra del pintor Bernardino Zenale, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen de la leche”, obra del pintor Bernardino Zenale (1460-1526), datado entre 1500-1505, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 43,2 x 33,2 cm, se expone en la sala nº 10.

El patrón iconográfico proviene de modelos extendidos entre los seguidores de Leonardo, mientras que la mirada de la Virgen , que se dobla afectuosamente hacia el Niño, se refiere a la investigación espacial realizada en los mismos años por Bramantino. La ternura maternal de la madre con su hijo es suya en lugar de aplicar la tradición figurativa lombarda.

“Virgen de la leche”, obra del pintor Antonio da Fossano, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen de la leche”, obra del pintor Antonio da Fossano conocido como Bergognone (1453-1523), datado entre 1488-1490, realizado en óleo sobre tabla, está firmado: «BERNARD. ZINALA». Tiene unas medidas de: 61.6 x 44.6 cm, se expone en la sala nº 10.

La Virgen de la Leche también incorpora la iconografía devocional específica. El collar de coral del Niño Jesús con una pequeña cruz es un signo de su destino; pero debido a que el coral se consideraba encantado, se evocaba para una buena salud y, especialmente, para la protección de los niños. Las rosas se refieren a María, conocida como la “Rosa Mística”, y su estado puro se sugiere por su pelo largo desgastado suelto sobre sus hombros. En caso de que nos falte alguna de estas sutiles referencias, el artista ha anotado una inscripción en el halo: “BEATUS VENTER QUI TE PORTAVIT & UBERA”, una versión abreviada de las palabras pronunciadas a Jesús por una mujer en la multitud: “Beatus venter qui te portavit, y ubera quæ suxisti” [Bendito sea el vientre que te ha dado, y los pechos que has succionado].

“San Agustín bautiza a catecumenales”, obra del pintor Girolamo Genga, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Agustín bautiza a catecumenales”, obra del pintor Girolamo Genga (1476-1551), datado en 1516-1518, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 61.6 x 44.6 cm, se expone en la sala nº 13.

Formaba parte de un conjunto de dos cuadros, uno de ellos, se exponen en una colección privada en el Museo de Arte de Columbia, ambos, formaban una parte del retablo encargado por los Agustinos de Cesena en 1513 y ahora en Milán, la Pinacoteca de Brera. Es una obra maestra del artista, la pintura fue ejecutado entre 1516 y 1518, supone una reelaboración de los diferentes experimentos llevados a cabo en el centro de Italia: Luca Signorelli, primer maestro de Genga, hasta que Rafael y Miguel Ángel, que inspiró particularmente cuerpos musculosos .

“Caín mata Abel”, obra del pintor Boccaccio Boccaccino, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Caín mata Abel”, obra del pintor Boccaccio Boccaccino (1466-1525), datado entre 1500-1505, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 117,2 x 75,6 cm, se expone en la sala nº 13.

Boccaccio Boccaccino aprende el oficio probablemente bajo Domenico Panetti. Encontramos atestiguado su presencia en Génova hacia 1493, donde fue contratado para pintar una tabla de altar (perdida) para la iglesia de Santa Maria della Consolazione. En 1497 fue liberado de prisión en que se encontraba en Milán por un agente de Hércules I de Este, duque de Ferrara, para quien trabajó hasta 1500. Probablemente a causa de un asesinato tuvo que marchar a Venecia, donde residía en 1505. Después se trasladó a Cremona, donde se conserva un ciclo de frescos de su mano en la catedral.

“Presentación de Jesús en el templo”, obra del pintor Tommaso Aleni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Presentación de Jesús en el templo”, obra del pintor Tommaso Aleni conocido como Fadino (1505-1526), datado entre 1510-1515, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 49.3 x 33.2 cm, se expone en la sala nº 13.

Tommaso Aleni fue alumno de Galeazzo Campi. También estuvo influido por las obras de Perugino. Junto a Campi realizó obras al fresco para la iglesia de San Domenico de Cremona, a veces no es posible la distinción entre las obras de estos dos autores.

“Virgen con el Niño entre San Nicola de Bari y San Antonio Abad”, obra del pintor Giovanni Maria Chiodarolo, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño entre San Nicola de Bari y San Antonio Abad”, obra del pintor Giovanni Maria Chiodarolo (1415-1515), datado entre 1505-1510, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 170 x 162 cm, se expone en la sala nº 13.

Hay pocas noticias biográficas sobre el pintor, se conoce que fue un seguidor de Lorenzo Costa, colaboró con su profesor para las decoraciones del Oratorio de Santa Cecilia, pintado alrededor 1507. En esta ocasión Chiodarolo salió al frente con el fresco Santi Cecilia y Valeriano coronado por el Ángel.

“Anunciación y san Antonio de Padua”, obra de un pintor emiliano, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Anunciación y san Antonio de Padua”, obra de un pintor anónimo emiliano (sobre 1500), datado entre 1505-1510, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 170 x 162 cm, se expone en la sala nº 13.

La pintura del Renacimiento Emiliano o Padano se desarrolla principalmente en los talleres de Ferrara durante el siglo XV bajo el corte del Este, allí se reunió las más diversas personalidades artísticas, desde Pisanello a Leon Battista Alberti, Jacopo Bellini a Piero della Francesca, el joven Andrea Mantegna y algunos extranjeros como Rogier van der Weyden y Jean Fouquet. Se convirtió en un estilo peculiar, especialmente en la pintura, caracterizada por la tensión lineal, exasperación expresiva, desde la preciosidad extrema combinada con una expresión fuerte.

“Escenario de una batalla”, obra del pintor Jacopo Ripanda, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Escenario de una batalla”, obra del pintor Jacopo Ripanda (1484-1530), datado entre 1495-1500, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 170 x 162 cm, se expone en la sala nº 13.

La pintura adornaba la parte frontal de un cassone (baúl para las bodas) y probablemente representa la batalla, narrado en el libro XI de la Eneida de Virgilio, en el que perdió la vida Camilla, valiente guerrero aliado de los latinos y Ronda contra los troyanos de Eneas. Es conocido principalmente por su conocimiento en profundidad de los relieves de la Columna de Trajano en Roma, Ripanda representa la escena usando algunas citas tomadas del famoso monumento y un sarcófago romano en los museos del Vaticano.

“Martirio de San Bartolomeo”, obra del pintor Bartolomeo Remenghi, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Martirio de San Bartolomeo”, obra del pintor Bartolomeo Remenghi conocido como Bagnacavallo il Vecchio (1484-1542), datado entre 1510-1515, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 14 x 15.4 cm, cada tabla, se expone en la sala nº 13.

Las cuatro tablas representan el martirio de cuatro santos católicos, San Bartolomeo, Biagio, Erasmo y Juan. La obra más antigua del pintor fue producida en la ciudad de Bolonia es una Crucifixión datada en 1522, para la Capilla Boncompagni en San Pietro. Realizó un viaje a Roma, acompañado por su colega Biagio Pupini, que colaboró con él en una serie de frescos en San Pietro in Vincoli (destruidos). Parece que durante esta estancia en la Ciudad de los Papas mantuvo algún tipo de contacto con Rafael, pero no se sabe si efectivamente trabajó como ayudante suyo en la decoración de las Loggie vaticanas. Lo que sí es cierto es que Bagnacavallo sufrió una influencia decisiva en su estilo por parte del pintor de Urbino.

“Sagrada Familia”, obra del pintor Bernardino Zaganelli, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Sagrada Familia”, obra del pintor Bernardino Zaganelli (1460-1512), datado en 1509, realizado en óleo sobre tabla, está firmado: «Franciscus et Bernardinus / Frat. Cotignolenses 1509 F.». Tiene unas medidas de: 53.9 x 41.5 cm, se expone en la sala nº 13.

No se sabe mucho sobre la vida de Bernardino Zaganelli excepto a través de sus obras. Nació en Cotignola y trabajó en Parma y Ravenna. Su hermano Francesco da Cotignola también fue pintor, y posiblemente también está relacionado con Girolamo Marchesi. Primariamente pintó pinturas de temática religiosa para comisiones de la iglesia, a veces trabajando con su hermano Francesco.

“Adoración de los Pastores”, obra del pintor Ludovico Mazzolino, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Adoración de los Pastores”, obra del pintor Ludovico Mazzolino (1480-1528), datado entre 1515-1520, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 32.8 x 27.6 cm, se expone en la sala nº 13.

Ludovico Mazzolino fue influenciado por Giorgione, conocido a través de su compatriota Dosso Dossi, y por la experiencia de las obras de Rafael en Emilia. Estos estímulos fueron re-leídos a la luz de un sentimiento inquieto, como en esta pintura donde también se muestra. En el fondo se puede ver un paisaje fantástico, donde están los protagonistas de la escena: destaca la figura particular del pastor a la izquierda y el grito del Niño.

“Santa María Magdalena”, obra del pintor Lorenzo Costa, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Santa María Magdalena”, obra del pintor Lorenzo Costa (1460-1535), datado entre 1505-1510, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 43,2 x 33,2 cm, se expone en la sala nº 13.

La primera fase de su carrera está apenas documentada, y solo en el siglo XX han sido identificadas varias de sus obras de juventud. Su primera obra documentada es la Virgen con el Niño adorada por la familia de Giovanni Bentivoglio (San Giacomo Maggiore, 1488), además de varias series de frescos realizados en la Capilla Bentivoglio de la misma iglesia. En ellos se observa todavía una fuerte influencia del estilo de su maestro Roberti, junto a un creciente interés por la antigüedad clásica.

“San Juan Evangelista”, obra del pintor Lorenzo Costa, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Juan Evangelista”, obra del pintor Lorenzo Costa (1460-1535), datado entre 1480-1485, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 81,3 x 54,8 cm, se expone en la sala nº 13.

La tabla de San Juan Evangelista se ejecuta de una manera solemne y monumental que recuerda los grandes formas simplificadas y colores puros de Piero della Francesca, con la figura del santo recortada contra un fondo arquitectónico creando un contraste de colores y formas. El Santo tiene una dulce expresión humana y se mantiene lánguidamente con los atributos en sus manos. El gran escritor italiano Roberto Longhi inventó el término “proto-clasicismo” para definir este estilo clásico italiano de la zona central , entre Bolonia y Ferrara. La pintura de Costa data de la época en que se trasladó desde Ferrara a Bolonia, donde sacó el máximo provecho de su carrera.

“Ángel llorando”, obra del pintor anónimo de Ferrara , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Ángel llorando”, obra del pintor anónimo de Ferrara (mediados del siglo XV), datado en 1480, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas de: 23,7 x 17,8 cm, se expone en la sala nº 13.

Escuela de Ferrara es el nombre que la historiografía utiliza para designar a una de las escuelas italianas de pintura durante el Renacimiento, cuyo foco fueron los talleres pictóricos de la ciudad de Ferrara, estrechamente vinculados a la casa de Este, que con su mecenazgo concentró la mayor parte de los encargos artísticos desde el siglo XV.

“Lamento sobre Cristo muerto”, obra del pintor anónimo de la región Emiliano-Venecia , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Lamento sobre Cristo muerto”, obra del pintor anónimo de la región Emiliano-Venecia (primeros del siglo XVI), datado entre 1515-1525, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 201 x 230 cm, se expone en la sala nº 13.

El cuadro representa un tema del arte sagrado cristiano, que se ha vuelto popular desde el siglo XIV y especialmente en el Renacimiento. Está representado en Jesús por su expiración, rodeado de varios personajes que lloran la muerte.

En la historia de la Pasión de Cristo, la escena de la Caída está entre Deposición de la Cruz y Deposición en el Sepulcro.

Los personajes son aquellos que, según los Evangelios, fueron testigos de la muerte de Jesús en la cruz y dedicados a su entierro: María, el Apóstol Juan, la Magdalena y las mujeres piadosas, José de Arimatea y Nicodemo.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Benvenuto Tisi, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Benvenuto Tisi llamado Garofalo (1476-1559), datado entre 1525-1530, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 38,2 x 25,1 cm, se expone en la sala nº 13.

Garofalo fue un artista muy viajero. En 1495 trabajaba en Cremona bajo la dirección de Boccaccio Boccaccino, quien le familiarizó con el colorido de los pintores venecianos. En 1500 viajó a Roma por primera vez, si bien fue una estancia corta pues en 1501 se trasladó a Bolonia, donde trabajó durante dos años en el taller de Lorenzo Costa el Viejo. En 1504 regresó a Ferrara, donde trabajó con Dosso y Battista Dossi. En 1506 se trasladó a Mantua, y posiblemente a Venecia dos años después.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Benvenuto Tisi, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Benvenuto Tisi llamado Garofalo (1476-1559), datado entre 1530-1535, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 12,8 x 10,3 cm, se expone en la sala nº 13.

Hacia 1512, Garofalo estaba nuevamente en Roma, invitado por Girolamo Sacrati, un miembro de la corte del papa Julio II. Así conoció Garofalo a Rafael Sanzio, una relación que explicaría su evolución hacia un clasicismo estilizado que recuerda a Giulio Romano. También esta estancia fue breve, porque hacia el mismo año ya debía de estar de vuelta en Ferrara, donde realizó numerosas obras para el duque Alfonso de Este y para las iglesias de la ciudad. Hacia 1529-30 se casó, con Caterina Scoperti.

“Virgen con Niño entre San Sebastián y San Rocco”, obra del pintor Benvenuto Tisi, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con Niño entre San Sebastián y San Rocco”, obra del pintor Benvenuto Tisi llamado Garofalo (1476-1559), datado entre 1530-1535, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 51,8 x 34,8 cm, se expone en la sala nº 13.

Estamos ante un cuadro de tamaño pequeño, pudiera ser pintado para la devoción privada, que está estructurado como un gran retablo y en la composición se hace eco del famoso retablo de Giorgione Castelfranco Veneto. Siendo adolescente ya era un pintor hecho tuvo un encuentro directo con el compañero de Dosso Dossi y está involucrado en la moda de los modelos de Giorgione que se disemina en el valle del Po después de la muerte del gran pintor veneciano.

“Sagrada Familia”, obra del pintor Benvenuto Tisi, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Sagrada Familia”, obra del pintor Benvenuto Tisi llamado Garofalo (1476-1559), datado entre 1525-1530, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 36,7 x 29,2 cm, se expone en la sala nº 13.

El cuadro se representa ante las columnas de un templo, la Sagrada Familia se reunió alrededor del niño Jesús, que se encuentra bajo las manos de María como un bebé real. José se inclina y se lleva la mano al corazón, mientras que la Virgen está sentada en un banco de piedra.

“Sagrada Familia”, obra del pintor Giovanni Battista Luteri, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Sagrada Familia”, obra del pintor Giovanni Battista Luteri llamado Battista Dossi (1497-1548), datado entre 1520-1530, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 30,8 x 27,3 cm, se expone en la sala nº 13.

El cuadro se representa la Sagrada Familia se reunió alrededor del niño Jesús donde se incorpora San Juanito, que se encuentra bajo las manos de María como un hermoso bebé. José mira la escena sentado en un segundo plano, en una de las ventanas se puede ver un paisaje brumoso.

“Virgen con el niño, san Jorge y un Obispo Santo”, obra del pintor Giovanni Battista Luteri, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el niño, san Jorge y un Obispo Santo”, obra del pintor Giovanni Battista Luteri llamado Battista Dossi (1497-1548), datado entre 1530-1540, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 39,5 x 47,7 cm, se expone en la sala nº 13.

El cuadro representa a la Virgen Maria como bendice a un Obispo Santo no identificado mientras Jesús mira atentamente a su madre, es acompañado por san Jorge que termina de derrotar al dragón que representa las fuerzas del mal.

“Virgen con el niño y un paisaje”, obra del pintor Giovanni Battista Luteri, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el niño y un paisaje”, obra del pintor Giovanni Battista Luteri llamado Battista Dossi (1497-1548), datado entre 1525-1535, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 30,8 x 27,3 cm, se expone en la sala nº 13.

Los artistas italianos fueron dedicándose al diseño de nuevos tipos de la iconografía la tradicional. Por ejemplo, en vez de poner la Madonna en un trono, rodeado de santos, comenzó a tener con frecuencia su ubicación en el paisaje, como en el presente cuadro. El pequeño tamaño sugeriría pudiera tener un destino privado de la obra, para una devoción diaria.

“Presentación de Jesús en el templo”, obra del pintor Michele Coltellini, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Presentación de Jesús en el templo”, obra del pintor Michele Coltellini (1480-1545), datado entre 1500-1502, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 60,5 x 82,9 cm, se expone en la sala nº 13.

Michele Coltellini su formación se produjo muy probablemente en el círculo de Ercole de'Roberti. Sus primeros trabajos se caracterizan por un estilo duro y arcaico que revelan la influencia del arte nórdico. En obras posteriores, iniciará una tímida evolución hacia modelos cercanos al estilo de Lorenzo Costa el Viejo. Sin embargo, estos esfuerzos por actualizar su estilo no se prolongarán en el tiempo. Trabajos posteriores le acercan a maestros claramente involucionistas como Domenico Panetti. Sus últimas obras vuelven al naturalismo de matriz nórdica, con gusto por el detalle descriptivo.

“San Buenaventura docente y en el estudio”, obra del pintor llamado Giovenone, Academia de Carrara de Bérgamo

Los siguientes dos cuadros que podemos ver es “San Buenaventura docente y en el estudio”, obra del pintor llamado Giovenone datados en 1530, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 27,1 x 31,4 cm, se expone en la sala nº 12.

Buenaventura era un hijo ilustre de San Francisco de Asís, a quien la historia debía conocer con el nombre de “el doctor seráfico”, enseñó teología y Sagrada Escritura en la Universidad de París, de 1248 a 1257. A su genio penetrante unía un juicio muy equilibrado, que le permitía ir al fondo de las cuestiones y dejar de lado todo lo superfluo para discernir todo lo esencial y poner al descubierto los sofismas de las opiniones erróneas.

“Adoración de los pastores”, obra del pintor seguidor de Ferrari, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Adoración de los pastores”, obra de un pintor anónimo , datado en 1530, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 63 x 43 cm, se expone en la sala nº 12.

Es un tema que forma parte del ciclo de la Natividad , se sitúa inmediatamente después del nacimiento de Jesús y de la anunciación a los pastores. Tras recibir el mensaje angélico de que el Mesías ha nacido, los pastores acuden a su lugar del nacimiento, típicamente descrito como un pesebre, cobertizo o portal de Belén. Se basa en el relato del Evangelio de Lucas, que no aparece en ningún otro de los canónicos. La escena se presenta muy a menudo en contraposición con la de la adoración de los Reyes Magos.

“Flagelación de Cristo y Cristo en meditación”, obra del pintor seguidor de Ferrari, Academia de Carrara de Bérgamo

Los siguientes cuadros que podemos ver es “Flagelación de Cristo y Cristo en meditación”, obra del pintor seguidor de Ferrari, datado en 1520, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 46,8 x 30,2 cm, se expone en la sala nº 12.

Los dos cuadros formaban parte de la decoración del Palacio de Madama de Torino, siguen la tradición de la escuela nórdica en el tratamiento de la iconografía católica de la época.

“Retablo Virgen con el Niño santos y donante”, obra del pintor Gerolamo Giovenone, Academia de Carrara de Bérgamo

Los siguientes cuadros que podemos ver es “Retablo Virgen con el Niño santos y donante”, obra del pintor Gerolamo Giovenone (1490-1555), datado en 1527, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas cada uno de: 97 x 47 cm, se expone en la sala nº 12.

El tríptico de Gerolamo Giovenone, posiblemente parte de un retablo más grande, muestra la Madonna y el Niño flanqueados por un par de donantes arrodillados y cuatro santos. La Virgen , sentada en una silla de madera adornada, lleva una túnica roja tradicional y un manto azul oscuro adornado con los cuadrados rayados con oro. Como todos los bebés, el Niño Jesús parece luchar para escapar de la mano de su Madre. Su cuerpo está en una postura exagerada, piernas separadas, su pierna derecha doblada contra la diagonal fuerte del torso y la pierna izquierda. Para enfatizar esta enérgica posición armónica, la cabeza del Niño se inclina hacia el otro lado.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Gaudenzio Ferrari, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño”, obra del pintor Gaudenzio Ferrari (1475-1546), datado entre 1535-1540, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas cada uno de: 164 x 78,2 cm, se expone en la sala nº 12.

Estamos ante un fragmento central del retablo hecho para la Iglesia de la Clarisas en Milán, donde Santa Clara y San Antonio de Padua también fueron representados. Tras la supresión del convento, en 1785, el palacio fue desmantelado del altar y dividido en varias pinturas. La obra pertenece a la madurez del artista se aprecia en rostros regulares de la Virgen con el Niño, sus intrincadas expresiones pertenecen a esa dulce y afectuosa humanidad que puebla las obras de Gaudenzio.

“Lamentación de Cristo muerto”, obra del pintor Giovan Stefano Scotti, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Lamentación de Cristo muerto”, obra del pintor Giovan Stefano Scotti (1485-1520), datado entre 1515-1520, realizado en pintura al fresco. Tiene unas medidas cada uno de: 117 x 180 cm, se expone en la sala nº 12.

El fresco proviene de la iglesia de Santa Marta, en Monza y se eliminó con la técnica de lágrima por Giovanni Secco Suardo, restaurador de Bérgamo, autor de la restauración manual de pintura italiana de finales del siglo XIX. En el momento de la pintura fue atribuida a Bramantino, pero ahora se refiere a Giovan Stefano Scotto, artista lombardo del perfil incierto, dueño con su hermano Bernardino de un taller de pintura, en el que tal vez formó parte Gaudenzio Ferrari.

“Lamentación de Cristo muerto”, obra del pintor Fra Simone da Carnoli, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Lamentación de Cristo muerto”, obra del pintor Fra Simone da Carnoli conocido como Simone Dondo (1519-1560), datado en 1535, realizado en óleo sobre tabla, está firmado como: «[OPUS] F.RIS SIMONIS DE/ CARNULO VULT[INESI]S. E [...] ORDI / NIS [FRATRU.] MINORUM [...] / SERVANTIA AD 153[...] / DIE SEPTIMA». Tiene unas medidas cada uno de: 80,1 x 61,4 cm, se expone en la sala nº 11.

Esta pintura, tiene la siguiente inscripción en la parte inferior, a petición de un cierto “Gregorius filius quondam Demetrii de Nigroponte”, fue colocada originalmente en el coro de Santa María de la iglesia Ángeles en Voltri.

“Virgen de la Leche ”, obra del pintor Bernardino di Conti, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen de la Leche ”, obra del pintor Bernardino di Conti (1470-1523), datado en 1501, realizado en óleo sobre tabla, esta firmado: «BERNARDINUS / DE COMITE / PINXIT / .1501.». Tiene unas medidas cada uno de: 62,1 x 45,3 cm, se expone en la sala nº 11.

La obra se presenta la cara de la Virgen representada en anteriores ocasiones por Leonardo da Vinci. En la posición del niño de la Virgen de las rocas también fue interpretado por Leonardo.

“Boda mística de santa Catalina de Alejandría”, obra del pintor seguidor de Leonardo, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Boda mística de santa Catalina de Alejandría”, obra del pintor seguidor de Leonardo, datado entre 1505-1505, realizado en temple sobre tabla. Tiene unas medidas cada uno de: 83,5 x 49,9 cm, se expone en la sala nº 11.

El centro de la composición está el niño Jesús que impone el anillo a Catalina de Alejandría, ricamente vestida y alhajada como corresponde a su linaje. Al fundo se puede ver un paisaje italiano. Se hizo famosa por su belleza, sabiduría, elocuencia y castidad.

“Magdalena en meditación”, obra del pintor Giovan Pietro Rizzoli, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Magdalena en meditación”, obra del pintor Giovan Pietro Rizzoli llamado Giampietrino (1495-1549), datado entre 1515-1530, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas cada uno de: 64 x 49 cm, se expone en la sala nº 11.

Su estilo artístico esta influenciados por Leonardo combina los fondos oscuros y difuminados del maestro con una paleta de colores mucho más brillantes, con amplio uso del rosado, sobre todo en las carnaciones y los drapeados. Fue un artista muy activo, que produjo gran cantidad de obras de todo tipo, tablas de altar, figuras alegóricas de medio cuerpo, etc. De la mayoría de ellas se conservan diversas versiones y variantes.

“Redentor bendiciente”, obra del pintor Giovan Antonio Boltraffio, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Redentor bendiciente”, obra del pintor Giovan Antonio Boltraffio (1467-1516), datado en 1510, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 26,7 x 22,1 cm, se expone en la sala nº 11.

Las primeras obras de Boltraffio se encuentran influidas por los pintores: Bernardino Zenale, Ambrogio da Bergognone y Vincenzo Foppa, aunque tras la llegada de Leonardo a Milán en 1482, Boltraffio se transformó en un ferviente admirador de la pintura leonardesca convirtiéndose luego en un discípulo de Leonardo da Vinci .

Es así que la obra de Boltraffio está fuertemente influenciada por la de su maestro Leonardo; por tal razón es que las pinturas de Boltraffio se destacan en el diseño, la calidad del dibujo, el modelado merced al claroscuro y las difuminaciones o el esfumato, así como por sugestivos coloridos.

“Virgen de la leche”, obra del pintor Giovan Antonio Boltraffio, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen de la leche”, obra del pintor Giovan Antonio Boltraffio (1467-1516), datado en 1508, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de : 57,3 cm de diámetro, se expone en la sala nº 11.

Una representación tan hermosa de la Virgen y el Niño puede haber sido un encargo para un patrón privado, no para una capilla prominente en alguna catedral, por lo tanto Boltraffio es capaz de representar a la Madonna a punto de dar leche a su Hijo Divino. Mirando hacia abajo de una manera aturdida se prepara para que el Niño mame de su pecho, mostrando su pezón erecto entre dos dedos de su mano derecha. Ella está vestida con una capa negra glamorosa sujeta con exquisitos ganchos florales, con un suave tocado informal y un ligero velo sobre su frente. El Niño descansa su fondo desnudo en un libro elaboradamente encuadernado, que puede ser una indicación lúdica sobre el aprendizaje.

“Retrato de un hombre”, obra del pintor Giovanni Ambrogio de Predis, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de un hombre”, obra del pintor Giovanni Ambrogio de Predis (1455-1508), datado en 1500, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 44,8 x 33,2 cm de diámetro, se expone en la sala nº 11.

De Predis colaboró con el taller de Leonardo da Vinci, haciendo los paneles laterales del retablo de la Virgen de las Rocas hoy en la Galería Nacional de Londres. El retrato proviene de la colección de Giovanni Morelli, uno de los padres fundadores de la historia del arte en Italia, que la consideró una de las piezas fundamentales para reconstruir la vida del artista.

“Ecce Homo”, obra del pintor Andrea Solario, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Ecce Homo”, obra del pintor Andrea Solario (1465-1524), datado entre 1503-1505, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 39,3 x 31,5 cm de diámetro, se expone en la sala nº 11.

Las pinturas devocionales esta realizadas a pequeña escala como el Ecce Homo de Solario fueron interpretadas para ser experimentadas por el espectador. La empatía con el Cristo sufriente ocupó un lugar prominente en la vida religiosa de finales de la Edad Media. Con la invención de la imprenta en el siglo XV, estos textos, abreviados y traducidos, se hicieron enormemente populares como manuales para la devoción privada. La imagen devocional en el arte tomó generalmente la forma de la sola figura de Cristo vista de cerca contra un fondo oscuro. Aislado de un contexto narrativo, el primer plano dramático se centró en la interacción entre la obra de arte y el adorador. El objetivo era despertar compasión para que el espectador experimentara directamente el sufrimiento de Cristo.

“Matrimonio místico de santa Catalina con san Juanito”, obra del pintor Alberto Piazza, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Matrimonio místico de santa Catalina con san Juanito”, obra del pintor Alberto Piazza (1490-1529), datado entre 1515-1520, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de : 42,2 x 33 cm de diámetro, se expone en la sala nº 11.

El cuadro representa el matrimonio místico de santa Catalina, está arrodilla mientras le pone el anillo en el dedo, la Virgen lleva un voluptuoso ropaje, a su lado esta san Juanito reclamado su atención.

“Adoración al Niño” obra del pintor Bernardino de Scapis, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Adoración al Niño” obra del pintor Bernardino de Scapis conocido como Bernardino Luini (1481-1532), datado en 1524, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 42,9 x 38,9 cm de diámetro, se expone en la sala nº 11.

Bernardino Luini toma su nombre de Luino, una ciudad en el lago Maggiore cerca de su lugar de nacimiento Dumenza en las montañas sobre el lago. Adoptó un estilo que lo proclamó heredero de Leonardo da Vinci en Italia del norte; poseía manuscritos y dibujos de Leonardo y citaba con frecuencia motivos y figuras de su obra. Luini también fue elogiado como el Raphael lombardo. En sus estilos estilísticos hay una pronunciada combinación de características derivadas de estos dos famosos artistas que representan los valores del clasicismo.

“San Rocco” obra del pintor Marco d'Oggiono, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Rocco” obra del pintor Marco d'Oggiono (1477-1529), datado en 1520, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 42,9 x 38,9 cm, se expone en la sala nº 11.

Marco d'Oggiono fue un artista muy trabajador, pero a sus pinturas les falta vivacidad de sentimiento y pureza de dibujo, mientras que en su composición, bien se ha dicho que “la intensidad del color hace las veces de la intensidad de sentimiento”. Copió La última Cena repetidas veces, y una de sus mejores copias se encuentra en la Royal Academy of Arts en Inglaterra.

“Virgen en el trono con el Niño, san Erasmo, san Juanito y María Magdalena” obra del pintor Girolamo Colleoni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen en el trono con el Niño, san Erasmo, san Juanito y María Magdalena” obra del pintor Girolamo Colleoni (1498-1573), datado entre 1538-1543, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de : 285 x 195 cm, se expone en la sala nº 11.

Era el hijo de Gian Galeazzo nativo de Calusco d'Adda y que pertenece a una rama de la familia Colleoni, está viviendo en Bérgamo en el cercano entre Viter y Santa Grata en 1527. Poco se sabe acerca de este artista, que comenzó a trabajar en la segunda y tercera década del siglo XVI, como se muestra mediante una escritura elaborada por un notario Zaccaria Colleoni en 1526 donde se documenta su colaboración con Jacopino Scipioni para la realización de los frescos de la iglesia de San Juan en Civitatula.

“Retrato de Louis de Cléves” obra del pintor Jean Clouet, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de Louis de Cléves” obra del pintor Jean Clouet (1480-1541), datado entre 1533-1535, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 24 x 20,7 cm, se expone en la sala nº 14.

Jean Clouet estaba al servicio del rey de Francia, Francisco I, distinguiéndose especialmente en la realización de retratos de damas y caballeros de la corte. La pintura representa a Louis de Clèves, señor de Nevers, conde de Auxerre y exponente de una de las primeras familias en Francia. Los rasgos faciales del personaje se toman con un realismo extraordinario, típicamente flamenca, y permanece inolvidable extraordinariamente alto detalle de las manos apoyadas en la barandilla.

“Retrato con la figura San Sebastián” obra del pintor Albrecht Durer, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato con la figura San Sebastián ” obra del pintor Albrecht Durer y taller (1471-1528), datado en 1505, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas cada uno de: 52,5 x 41,3 cm, se expone en la sala nº 14.

El joven Albrecht Durero se educó en la escuela durante unos años y, revelando ser un gran dotado para la pintura durante su infancia, entró como aprendiz en el taller de su padre, como lo había hecho el mayor hermano Enders continuó la tradición de la orfebrería de trabajo familiar. En ese momento Dürer estaba familiarizado con las técnicas de grabado de metal, que posteriormente desarrolló en su famosa obra de grabado. Además, el padre tuvo que seguir la influencia de los grandes maestros flamencos como Jan van Eyck y Rogier van der Weyden.

“Subida al Calvario” obra del pintor Albrecht Durer, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Subida al Calvario” obra del pintor Albrecht Durer (1471-1528), datado en 1527, realizado en óleo sobre tabla, está firmado: “Albertus Durer Tabulam súper Hanc cinericii coloris et citra ullam / a veris imaginibus delineationem fatiebat años salutis MDXXVII aetatis su verdadero LVI. Majestad. Imp”. Tiene unas medidas de : 22,7 x 47,9 cm, se expone en la sala nº 14.

En la primavera de 1490, el joven Dürer comenzó a girar el mundo para profundizar sus conocimientos. La primera obra conservada pictórica del joven artista (quizás incluso su ensayo para el examen final de aprendizaje) son las dos pinturas sobre la mesa con los retratos de los padres, tal vez comenzados antes de salir. El retrato de su padre está en Uffizi hoy, y su madre fue redescubierta en 1979 en Nuremberg.

“Retrato de Andreas Canter” obra del pintor Jan Van Scorel, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de Andreas Canter” obra del pintor Jan Van Scorel y taller (1471-1528), datado en 1535-1545, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de : 39,4 x 29,1 cm, se expone en la sala nº 14.

Jan Van Scorel comenzó sus estudios con Jan Gossaert en Utrecht o con Jacob Cornelisz van Oostsanen en Ámsterdam, pero fueron los grandes maestros que conocieron posteriormente los que tendrían una mayor influencia en su técnica. Comenzó a viajar por Europa cuando tenía poco más de veinte años, primero dirigiéndose a Núremberg en busca de Durero y luego a Austria. Pasó por Venecia, donde recibió la influencia de Giorgione, y luego por Roma antes de iniciar una peregrinación a Tierra Santa. Sus experiencias en Jerusalén están representadas en muchas de sus obras de madurez.

“Retrato de un joven” obra del pintor Lorenzo Lotto, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de un joven” obra del pintor Lorenzo Lotto (1480-1557), datado en 1500, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de : 34,2 x 27,9 cm, se expone en la sala nº 14.

Es una de las obras de Lotto menos famosa de todas las que pinto el maestro, es probablemente debido a una sutil cualidad cerebral que la obra posee. Es bastante difícil de ver, con una desconcertante sencillez y pureza de líneas que se traducen en una pintura de notable poder formal, casi perfecta en la representación escrupulosa de cada detalle, logrando sin embargo una síntesis luminosa en general.

“Cristo y la adúltera” obra de un pintor anónimo Lombardo, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Cristo y la adúltera” obra de un pintor anónimo Lombardo, datado en 1625, realizado en óleo sobre tabla, está firmado: “BRUEGHEL MDLXV”. Tiene unas medidas de : 26,4 x 34,8 cm, se expone en la sala nº 14.

El cuadro es una copia da Pieter Brueghel il Vecchio, donde representa a la mujer como una de las pocas figuras con gracia en la escena. Se la presenta como una forma idealizada, algo atípico en las figuras femeninas de Brueghel, normalmente terrenales y caseras; aunque el esquema básico de la composición es neerlandés, “la austera composición y las figuras monumentales son quizás las más italianizadas de todas las pinturas de Brueghel”.

“Deposición de Cristo en el sepulcro” obra de Pieter de Kempeneer, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Deposición de Cristo en el sepulcro” obra de Pieter de Kempeneer conocido como Pedro de Campaña (1503-1580), datado en 1535-1537, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de : 38,1 x 49,2 cm, se expone en la sala nº 14.

Se trata de una pintura destinada a uso privado. Las historias representadas en un bajorrelieve en la parte frontal del sarcófago deben representar a Jonás tragado por la ballena, un episodio que prefigura la muerte y resurrección de Cristo.

“Redentor en la Cruz ” obra de Cariani, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Redentor en la Cruz” obra de Cariani conocido como Giovanni Busi (1485-1547), datado en 1510-1515, realizado en óleo sobre tabla, está firmado: «JOANES / CARIANI». Tiene unas medidas de: 48,6 x 38 cm, se expone en la sala nº 15.

El pintor Giovanni Busi firmó sus pinturas como: I. Carianus, Ioanes cariani, Io. Carianus de Busis, etc., añadiendo a menudo “Bergomeus”, y como tal aparece en los documentos y fuentes, que a veces también se llaman Zuan de Bergamasco y Busi Zuan Cariano Bergamasco.

“Fuga de Egipto” obra de Cariani, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Fuga de Egipto” obra de Cariani conocido como Giovanni Busi (1485-1547), datado en 1519, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de: 22,5 x 61,6 cm, se expone en la sala nº 15.

La tabla era el panel central del retablo con la “Virgen y los Santos”, ahora en Brera, pintado en 1517 por Giovanni Cariani, fue encargado por Francesco Albani para la iglesia de San Gottardo en Bérgamo. Esta pequeña pintura parece haber sido pintada más tarde, en 1519, cuando el artista ya había regresado a Venecia.

“Madonna con el Niño y los Santos Alejandro, Elena, María Magdalena, Ana, José, Juan Bautista, Francisco de Asís, Juan Evangelista” obra de Cariani, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Madonna con el Niño y los Santos Alejandro, Elena, María Magdalena, Ana, José, Juan Bautista, Francisco de Asís, Juan Evangelista” obra de Cariani conocido como Giovanni Busi (1485-1547), datado entre 1528-1531, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de : 163 x 182 cm, se expone en la sala nº 15.

En esta composición aglomerada y dinámica la Virgen se coloca a la derecha, en una posición que rompe las reglas usuales de la Conversación Sagrada. Detrás de los ojos de María están sus padres Joaquín y Ana, mientras Juan Evangelista se arrodilla a los pies de la Virgen. María Magdalena, reconocible por el pelo flotante y dorado, está al lado de Santa Helena, aferrada a la Cruz. A la izquierda se ve un guerrero santo, o identificado con San Alexander Constantine, San Francisco de Asís, mostrando los estigmas, y San Giovanni Battista, que está sentado en el suelo golpeándose el pecho.

“Retrato de una mujer La Schiavona” obra de Cariani, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de una mujer La Schiavona” obra de Cariani conocido como Giovanni Busi (1485-1547), datado entre 1528-1531, realizado en óleo sobre tabla. Tiene unas medidas de : 83 x 70 cm, se expone en la sala nº 15.

Envuelta en vestido de color verde, la mujer de aspecto joven y reflexiva apoya su mano sobre una losa de mármol tallada donde se ve un bajorrelieve que representa a un caballero desnudo, seguido por un hombre a pie, con el caballo atropella a un hombre tendido en el suelo. La identidad es desconocida; se suponía que era un miembro de la familia Albani. Sin embargo, no hay evidencia para confirmar esta teoría; También la posibilidad de identificar a la joven con una benefactora de la Congregación de la Caridad.

“Retrato de Giovanni Benedetto Caravaggi” obra de Cariani, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de Giovanni Benedetto Caravaggi” obra de Cariani conocido como Giovanni Busi (1485-1547), datado en 1520, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas es de: 83 x 70 cm, se expone en la sala nº 15.

El personaje representado era nativo de Crema, pero se graduó de la Universidad de Padua en medicina y la filosofía, Caravaggi se presenta bajo la forma de un humanista, mientras navega por un gran manuscrito delante de un paisaje bañado por la luz rosada del atardecer. El estilo recuerda los retratos de Giorgione y Tiziano, pero el realismo blando de la cara y las manos es típico de los carios (antigua región histórica).

“Santo Domingo resucita a Napoleone Orsini” obra de Lorenzo Lotto, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Santo Domingo resucita a Napoleone Orsini” obra de Lorenzo Lotto (1480-1557), datado entre 1513-1516, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 51,8 x 97,5 cm, se expone en la sala nº 15.

La representación está compuesta por tres paneles que formaron una predela para la iglesia de los Santos Stefano y Domenico en Bérgamo. El edificio fue demolido en 1561 y después de varias vicisitudes la obra encontró refugio en San Bartolomeo. El episodio de la vida de San Domenico representa la historia del joven caballero de la familia Orsini que, después de una caída de los caballos, fue resucitado por el Santo.

“Deposición de Cristo en el sepulcro” obra de Lorenzo Lotto, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Deposición de Cristo en el sepulcro” obra de Lorenzo Lotto (1480-1557), datado entre 1513-1516, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 51,8 x 97,5 cm, se expone en la sala nº 15.

La representación está compuesta por tres paneles que formaron una predela para la iglesia de los Santos Stefano y Domenico en Bérgamo. El edificio fue demolido en 1561 y después de varias vicisitudes la obra encontró refugio en San Bartolomeo. El panel central de la predela representa a Cristo depositado en el sepulcro; la escena se establece inusualmente en un paisaje montañoso. Los colores son brillantes, gestos y caras cargadas de tensión y drama.

“Lapidación de san Esteban” obra de Lorenzo Lotto, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Lapidación de san Esteban” obra de Lorenzo Lotto (1480-1557), datado entre 1513-1516, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 51,2 x 97,1 cm, se expone en la sala nº 15.

La representación está compuesta por tres paneles que formaron una predela para la iglesia de los Santos Stefano y Domenico en Bérgamo. El edificio fue demolido en 1561 y después de varias vicisitudes la obra encontró refugio en San Bartolomeo. El panel, que representa la lapidación de San Esteban, está claramente influenciado tanto por los cambios introducidos en Venecia por artistas alemanes y flamencos tanto de la pintura de Giorgione. Esta apertura al arte del norte contrasta con la presencia de ruinas antiguas, un recordatorio de la experiencia romana del artista.

“El místico matrimonio de santa Catalina de Alejandría” obra de Lorenzo Lotto, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “El místico matrimonio de santa Catalina de Alejandría” obra de Lorenzo Lotto (1480-1557), datado en 1523, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 189,3 x 134,3 cm, se expone en la sala nº 15.

Lotto ha fijado el matrimonio místico de Santa Catalina dentro de un interior doméstico, con el retrato de su propietario, entonces de unos sesenta años, está cerca de la Virgen sentada donde suele estar San José. Colocan un donante en tal posición es una innovación radical. Mirando directamente al espectador y sosteniendo su mano izquierda en su corazón, Bonghi da la señal de bendición con su mano derecha.

“Retrato de Lucina Brembati” obra de Lorenzo Lotto, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de Lucina Brembati” obra de Lorenzo Lotto (1480-1557), datado entre 1521-1523, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 52.6 x 44.8 cm, se expone en la sala nº 15.

El protagonista es retratado en la mitad-figura, con el busto delantero y la cara levemente tres-cuartos. La ropa es apropiada a su alto estatus social, con un vestido de las extensas y abombadas mangas, de corte bajo en el pecho y cintas de oro y bordados cáscara, así como un buen número de joyas, incluyendo un collar de perlas hechas de trenzado multi-hilo y una cadena con un colgante en forma de un croissant de oro, que era un palillo de dientes en uso en el momento. Lleva un casco voluminoso bermellón con cintas y perlas, la “capigliara”, de acuerdo a una moda lanzada por Isabel de Este.

“Sagrada familia con Santa Catalina de Alejandría” obra de Lorenzo Lotto, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Sagrada familia con Santa Catalina de Alejandría” obra de Lorenzo Lotto (1480-1557), datado en 1533, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 81.5 x 115.3 cm, se expone en la sala nº 15.

La imagen de la Sagrada Familia se mueve hacia la izquierda, con una de las asimetrías que las obras habituales de Lotto. En el centro de San José plantea un velo para mostrar al bebé dormido en un paño colocado sobre una piedra (una alusión a la tumba de Cristo) con Catalina de Alejandría, que está arrodillado en oración a la derecha, ligeramente inferior al permitido. El gesto es el de “revelación”, y alude al descubrimiento del sudario: el mismo sueño fue una prefiguración de la muerte.

Al fondo, un higo, con sus hojas y frutos que recuerdan al pecado original, parece ser reconocible y da la clave para leer el sacrificio de Cristo prefigurado en primer plano. María también está leyendo las Sagradas Escrituras y parece confirmar las tristes profecías sobre su hijo, haciendo un gesto de sorpresa, algunas también interpretadas como un deseo de proteger la paz de su hijo, como una nota de la vida cotidiana. Destaca, sin embargo, el entrelazamiento de miradas y gestos.

Detrás de José de repente se abre para enmarcar un paisaje lejano de un valle con un río sinuoso que termina en el mar.

“Retrato de un hombre” obra de Francesco Prata, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de un hombre” obra de Francesco Prata conocido como Caravaggio, datado entre 1515-1518, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 46,8 x 41.6 cm, se expone en la sala nº 16.

El cuadro representa la figura de un joven elegante, retratado en una actitud meditativa acentuada por varios rasgos, como el violeta sostenido con gracia en una mano, la cinta mostrando el cuello de su camisa y los ojos mirando a lo lejos, lo que podría aludir a un amor lejano Una vieja inscripción en la parte posterior del panel indica que el hombre retratado es Giovanni Battista Vannucci (o Vannini, o un apellido similar), un aristócrata de Brescia.

“Retrato de una mujer” obra del pintor Bernardino Licinio, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de una mujer” obra del pintor Bernardino Licinio (1485-1560), datado entre 1525-1530, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 65,3 x 64,2 cm, se expone en la sala nº 16.

Bernardino y su hermano Henry, documentado entre 1511 y 1515, pertenecían a una familia de ascendencia de Bérgamo, con origen en la ciudad de Poscante (ahora Zogno), se estableció en Venecia siguiendo una tradición que llevo a generaciones de un grupo consolidado de artistas de Bérgamo para trabajar en la laguna.

“Retrato de una mujer” obra del pintor Paolo Morando, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de una mujer” obra del pintor Paolo Morando conocido como Cavazzole (1485-1522), datado en 1520, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 96.4 x 74.2 cm, se expone en la sala nº 16.

Cavazzole fue un pintor eminentemente quattrocentista. De Morone aprendió el uso de brillantes colores, y un interés notable en el tratamiento de la luz. Sus figuras están fina y elegantemente modeladas, pero su estilo mira más hacia la tradición pasada que hacia las innovaciones futuras. Tal vez todo su estilo se halle resumido y sublimado en la que fue su última obra: la Pala Sacco , con su enérgica y brillante luz, pero con unas figuras de una rigidez absoluta, de un realismo vigoroso pero en el fondo, totalmente estático. Morando es probablemente el último talento notable de un arte que ya no representaba solución alguna para los nuevos retos que en Venecia o Umbría se planteaban artistas como Giovanni Bellini, Andrea Mantegna, Giorgione o Rafael Sanzio.

“San Rocco y el perro” obra del pintor Giovani Antonio de Sacchis, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Rocco y el perro” obra del pintor Giovani Antonio de Sacchis conocido como Perdonone (1483-1539), datado entre 1525-1526, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 60.3 x 92.4 cm, se expone en la sala nº 16.

La pintura se trasladó sobre lienzo original de un soporte de madera, por Giuseppe Steffanoni en 1894. Teodoro Lechi compró la obra en 1824 y Guglielmo Lochis lo compró en 1845. El retablo pertenecía originalmente “San Gottardo entre los santos Sebastián y Rocco, y fue encargada por los hermanos de la Sociedad de San Gotardo, San Sebastián y San Rocco para la iglesia de los capuchinos, dedicada a San Gottardo, en Pordenone.

“Adoración de los pastores” obra del pintor Giovani de Asola, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Adoración de los pastores” obra del pintor Giovani de Asola (1480-1531), datado entre 1525-1530, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 67.6 x 68.5 cm, se expone en la sala nº 16.

La composición se organiza en tres historias: la escena en primer plano representa la adoración de los pastores, con la presencia de los propios pastores, mientras que en el fondo se puede ver a los magos, en la parte superior los ángeles y como fondo la imagen de una ruina.

“Matrimonio místico de Santa Catalina de Alejandría” obra del pintor Andrea Previtali, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Matrimonio místico de Santa Catalina de Alejandría” obra del pintor Andrea Previtali (1475-1528), datado en 1525, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 160 x 305 cm, se expone en la sala nº 16.

El cuadro camina hacia los grandes formatos gracias a la pintura sobre lienzo, dispone una imagen con forma de media luna, donde se sitúan en el centro la escena de la Virgen y San José, alrededor de ellos se sitúan los actores, el niño Jesús, santa Catalina de Alejandría, san Rocco, san Juan evangelista y san Francisco de Asís.

“San Quirino y San Lorenzo” obra del pintor Andrea Previtali, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver el díptico “San Quirino y San Lorenzo” obra del pintor Andrea Previtali (1475-1528), datado entre 1510-1515, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 130 x 51.9 cm, cada uno, se expone en la sala nº 16.

Los cuadros formaban parte del políptico de Berbenn, estaba formado en el centro por un gran cuadro que representa a San Antonio, rodeado por varios paneles con los santos con instrumentos, en la parte superior central hay una imagen de Cristo yaciente .

“Cristo y la Samaritana” obra del pintor Alessandro Bonvicino, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Cristo y la Samaritana” obra del pintor Alessandro Bonvicino conocido como Moretto (1498-1554), datado entre 1520-1525, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 38.8 x 31.2 cm, se expone en la sala nº 16.

La pintura representa un pasaje del evangelio de Juan, donde Jesús cruza Samaria y se detiene en el viejo pozo del patriarca Jacob, no lejos de la ciudad de Sicar, reconocible en la arquitectura imaginativa en el fondo.

“Cristo porta la cruz ante un devoto” obra del pintor Alessandro Bonvicino, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Cristo porta la cruz ante un devoto” obra del pintor Alessandro Bonvicino conocido como Moretto (1498-1554), datado en 1518, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 78,3 x 61.9 cm, se expone en la sala nº 16.

El cuadro representa a un devoto que ha dejado en el suelo una Biblia, que ve sobre su persona la figura del Redentor. La visión mística es provocada por las palabras del Salmo 30, que leyó el libro al revés, un paso en el que se alude a la salvación del hombre a través del sacrificio de Jesucristo en el modelo de la cruz, que también se refiere a la inscripción en la base de la columna, es de un pasaje de la carta de San Pablo a Timoteo.

“Soldados en el santo Sepulcro” obra del pintor Alessandro Bonvicino, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Soldados en el santo Sepulcro” obra del pintor Alessandro Bonvicino conocido como Moretto (1498-1554), datado en 1518, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 21.8 x 39.2 cm, se expone en la sala nº 16.

La tabla se representa una escena donde tres soldados duermen delante del santo sepulcro, un camino nos lleva hasta el fondo donde se puede ver un bonito paisaje con las murallas de una ciudad.

“Virgen con el Niño con un devoto” obra del pintor Marco Marziale, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño con un devoto” obra del pintor Marco Marziale (1492-1507), datado en 1504, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado como: «MARCVS MARTIALIS / VENETVS PINGEBAT / .M D IIII». Tiene unas medidas de: 68,6 x 52,2 cm, se expone en la sala nº 16.

Marco Marziale era un veneciano pintor, conocido por haber sido activo desde 1492/1493 a 1507. Fue alumno de Giovanni Bellini, como se ha dicho en algunas de sus inscripciones que firman las obras, y también fue influenciado por el hermano de Giovanni Gentile , además, posiblemente también copia algunos elementos del estilo de Perugino . A partir de enero de 1493 (el antiguo calendario juliano), cuando debió haber completado al menos su formación, fue empleado por la República de Venecia como ayudante de Giovanni Bellini en la Gran Sala del Consejo en el Palacio Ducal con un sueldo modesto. Estas pinturas se perdieron en el gran incendio de 1574. En 1493 se unió a la confraternidad de la Scuola di San Marco.

“Virgen con el Niño y san Juanito” obra del pintor Altobello Melone, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño y san Juanito” obra del pintor Altobello Melone (1470-1510), datado en 1508, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 66,4 x 53,8 cm, se expone en la sala nº 16.

La pintura a comienzo del siglo XVI los artistas experimentaron unos modos de representación que se acercan a un medio más naturalista de la pintura al óleo. La representación como los halos cambian: mientras los rayos de luz dorada emanan de la cabeza de Cristo, ni María ni San Juan tiene un halo. La Virgen no se muestra en su totalidad ni tampoco entronizada, sino que es de tres cuartos de vista como un retrato contemporáneo. Giovanni Bellini, en particular, establece nuevas vías de representación como la inserción de acontecimientos históricos y religiosos en el paisaje contemporáneo del Renacimiento italiano. Melone incluye una visión idealizada a un lado: dos personas y un perro se encuentran en un camino rocoso que serpentea entre un pueblo y un fragmento de arquitectura clásica, con un castillo fortificado en lo alto de la colina. Una cortina de seda amarilla pálida tejida con los ángeles se drapea en la derecha. Melone hace que los pliegues modelados estén correctamente en perspectiva, su maestría técnica se usa muy ligeramente.

“Virgen con el Niño” obra del pintor Altobello Melone, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño” obra del pintor Altobello Melone (1470-1510), datado en 1520, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 77,8 x 64,1 cm, se expone en la sala nº 16.

El cuadro muestra una Virgen más humana y acercada a la realidad, abandona su trono y Jesús también aparece más niño, en un lateral se deja un pequeño margen para que de entrada a la luz y se puede adivinar un paisaje.

“Virgen con el Niño” obra del pintor Nicolo Giolfino, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño” obra del pintor Nicolo Giolfino (1476-1555), datado entre 1520-1530, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 77,8 x 64,1 cm, se expone en la sala nº 16.

Madonna y el Niño es una obra completamente típica de Nicola Giolfino. Los tonos bronceados de la piel en ambas figuras son inconfundibles, al igual que la forma moderna de pintura desarrollada de una manera ligeramente casual, en algún lugar entre el brillo veneciano y una expresividad tensa más típica de los pintores lombardos. Los antecedentes de Giolfino –su familia eran escultores que se instalaron en Verona– se consideran un factor importante en su formación artística: esa tradición le habría dado gusto por la sólida plasticidad de figuras bien formadas. En esta etapa, aunque Giolfino había movido un largo camino desde el enfoque decidido del dibujo empleado por Liberale da Verona, su principal maestro, la enseñanza de Liberale se manifiesta todavía en la armonía general de la imagen, su rigor en el diseño y en los pliegues luminosos y distintos de la cortina.

“Virgen con el Niño leyendo” obra del pintor Andrea Cordegliaghi, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente de cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño leyendo” obra del pintor Andrea Cordegliaghi conocido como Andrea Previtali (1475-1528), datado en 1514, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 77,8 x 64,1 cm, se expone en la sala nº 16.

El cuadro muestra a una Virgen humanizada pero todavía repite distintos signos de sus antecesores, sobre todo el halo dorado, Jesús convertido en un bebe coge un libro como una persona más mayor. La representación de la pintura es un ejemplo del virtuosismo del pintor plasmando unas figuras llenas de sutilezas en los detalles.

“Virgen con el Niño con san Pablo, Santa Ana y los donantes Cassotti” obra del pintor Andrea Cordegliaghi, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño con san Pablo, Santa Ana y los donantes Cassotti” obra del pintor Andrea Cordegliaghi conocido como Andrea Previtali (1475-1528), datado en 1520, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 95,1 x 121 cm, se expone en la sala nº 16.

El cuadro nos presenta una suntuosa masa de colores brillantes y tejidos glamurosos. La pintura está estructurada por una serie de ecos y simetrías, con la Virgen María y su Hijo formando el vértice de un triángulo con los santos abajo. El Niño Jesús está rodeado y enmarcado por otras figuras; pero sólo los santos son presentados sin atributos que lo miran directamente. La suave inclinación de la cabeza de la Virgen es repetida por el Niño cuando bendice a San Pablo y se hace eco en el ángulo del brazo de Santa Ana. La cabeza de la patrona femenina también esta inclinada, en contraste con su cónyuge que mira directamente al espectador. El oro de su capigliara (un peinado elaboradamente decorado) se reprime en bordes bordados, el dobladillo de los velos diáfanos de la Virgen , el cojín y los halos. El vestido sombrío de los donantes acentúa la riqueza en otros lugares. No es ninguna sorpresa, entonces, descubrir que el negocio de Cassotti estaba en los textiles.

“Virgen con el Niño y un paisaje” obra del pintor Tiziano Vecellio, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño y un paisaje” obra del pintor Tiziano Vecellio (1480-1576), datado en 1507, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 95,1 x 121 cm, se expone en la sala nº 16.

Estamos ante una de las primeras pinturas realizadas por Tiziano y muestra cómo el joven artista desarrolla la investigación de Bellini y Giorgione sobre la fuerza expresiva del color. El lienzo está inmerso en un vasto paisaje natural y presenta una sorprendente nueva monumentalidad, mientras que una estética representada es caliente y fundida define las formas no a través del dibujo sino a través de un gran color cromático.

“Orfeo y Euridice” obra del pintor Tiziano Vecellio, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Orfeo y Euridice” obra del pintor Tiziano Vecellio (1480-1576), datado en 1520, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 39,6 x 53 cm, se expone en la sala nº 16.

En una zona de pastoreo suave se cuenta en dos fases del mito de Orfeo: en la izquierda en primer plano la muerte de Eurídice, mordido por una serpiente mientras Orpheus, derecha, fuera del Inframundo con su esposa en el remolque, pero volviéndose a mirar lo pierde para siempre .

El sentimiento de la naturaleza es el verdadero protagonista de la escena, proviene de Giorgione que posteriormente se adapta a los sentimientos de los personajes, de hecho, a la izquierda es tranquila y pacífica, mientras que a la derecha parpadea la furia de las llamas del infierno.

La atribución a Tiziano se basa en similitudes en la disposición de las figuras, con otros trabajos tempranos, tales como especialmente los frescos del Fondaco dei Tedeschi y los de la Escuela del Santo en Padua.

El cuadro ha perdido parte de su fuerza con que Tiziano lo pinto porque la vegetación verde se ha oxidado con el tiempo para convertirse en marrón.

“Virgen y el Niño entre los santos Juan Bautista y María Magdalena” obra del pintor Jacopo Negretti , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen y el Niño entre los santos Juan Bautista y María Magdalena” obra del pintor Jacopo Negretti conocido como Palama il Vecchio (1480-1528), datado entre 1516-1520, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 73,9 x 99,2 cm, se expone en la sala nº 16.

La composición refleja el esquema de la Sagrada Conversación , con la Virgen en el centro y la Santa dispuestos en los lados. Las cifras, sin embargo, no están aislados sino que se hablan animadamente: lo festivo de la pose del niño, la tensión hacia el tarro de ungüentos, desencadena un movimiento que inunda las consecuencias entre las personas, están vinculándolos estrechamente. La exuberante belleza de la Virgen y María Magdalena recuerda las figuras floridas protagonistas de numerosas otras obras de arte.

“Retrato de Isotta Brembati Grumelli” obra del pintor Giovan Battista Moroni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de Isotta Brembati Grumelli” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado entre 1550-1555, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 55 x 47 cm, se expone en la sala nº 17.

Isotta Brembati Grumelli, poeta perteneciente a una ilustre familia de Bergamo, es retratada por Moroni a una edad temprana. Posteriormente de Isotta hay un segundo retrato, siempre realizado por el pintor, en el que la mujer es retratada en plena madurez.

En esta pintura lleva un traje de terciopelo púrpura con decoraciones de oro, mientras que el escote de sus hombros es de tela transparente, probablemente encaje, con cuello.

“Retrato de Giovan Grisostomo Zanchi” obra del pintor Giovan Battista Moroni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de Giovan Grisostomo Zanchi” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado en 1559, realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala nº 17.

Morini pinto a un personaje de Berjamo, era el hijo del abogado Paul, era un canónigo literato y cultivaba intereses epigráficos y anticuarios. Era el general de la orden Santo Spirito en Bérgamo en 1559; era un erudito y un experto de historia antigua. El cuadro destaca por su realismo al pintar al protagonista tal como reflejaba.

“Retrato de un anciano con boina” obra del pintor Giovan Battista Moroni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de un anciano con boina” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado entre 1575-1579, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 93,5 x 76,5 cm, se expone en la sala nº 17.

Giovan Battista Moroni su estilo en estas pinturas muestra la influencia de su maestro, Lorenzo Lotto, y Jerónimo Savoldo. El pintor no tuvo discípulos destacados; se dice que su perspicaz técnica retratística influyó en artistas de generaciones posteriores como Fra' Galgario y Pietro Longhi.

Mientras sus cuadros religiosos son arcaicos y muestran santos poco conmovedores, sus retratos son notables por su admirable poder de captación psicológica de la personalidad del retratado, aire digno, y exquisita tonalidad plateada. Se pregunta por qué en un tipo de obra era tan límpido y en el otro tan expresivo. Una explicación es que las demandas de cada género fueron diferentes. Los patrones de arte religioso no estaban interesados en una "Madonna" individualizada y expresiva; deseaban numerosos santos arquetípicos. Por otro lado, los mecenas estaban interesados en un retrato animado.

“Retrato Vidoni Cedrelli” obra del pintor Giovan Battista Moroni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato Vidoni Cedrelli” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado en 1576, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado: «M.D.LXXVI.». Tiene unas medidas de: 54,5 x 46,4 cm, se expone en la sala nº 17.

El pintor Moroni siempre permanecerá fiel a esta convicción de miembros naturalista, pero no limitado a la caracterización del individuo que busca una verdad más profunda y humana, para transmitir la verdad moral y social del personaje representado. Los ricos exhiben sus ropas y joyas que se une firmemente a una mirada que no es interpretable sólo como un aborrecimiento de un alto estatus social, pero también como una certeza de un consciente valor intelectual.

“Retrato de un anciano sentado” obra del pintor Giovan Battista Moroni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de un anciano sentado” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado entre 1575-1579, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 97,5 x 81,2 cm, se expone en la sala nº 17.

El viejo caballero es tal vez el historiador y maestro Pietro Spino, originalmente nacido en Albino como el propio pintor Moroni. Viste un abrigo de piel forrada y se encoge de hombros el brazo de Dante con su mano derecha mientras sostiene un pequeño libro a su izquierda. Él acaba de dejar de leer y pone un signo de interrogación, como si estuviéramos perturbados. El amplio telón de fondo aumenta la intensidad psicológica del retrato, jugado en una selección de gris, marrón y negro.

“Retrato de un joven con veintidós años” obra del pintor Giovan Battista, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de un joven con veintidós años” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado en 1567, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado: « AÑO. AETATIS. XXIX. M D. LXVII. ». Tiene unas medidas de: 56,9 x 44,4 cm, se expone en la sala nº 17.

La década es muy convulsa para Moroni y su popularidad declina abruptamente durante estos años, hay una serie de hechos delictivos y las nuevas tendencias en el campo del arte sagrado que pide la curia local, cuya hostilidad ha prohibido el acceso a los patronos de la nobleza de la ciudad, aunque Moroni es el pintor más válido de toda la provincia de Bérgamo pero los grandes encargos se hacen a pintores más modestos, casi olvidados hoy en día, como Gerolamo Colleoni o Lupi Troilo, y así Moroni debe limitarse a retratar a los personajes en la provincia de Bérgamo de malas condiciones sociales, tales como Mario Benvenuti, capitán de los ejércitos mercenarios, Simone Moroni, Bernardo Spini, un sastre, el comerciante albinese Paolo Vidoni Cedrelli o un agricultor Albino, y para ejecutar retablos para la pequeña parroquia de pueblos pequeños.

“Retrato de un anciano de rojo” obra del pintor Giovan Battista Moroni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de un anciano de rojo” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado en 1567, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 56,9 x 44,4 cm, se expone en la sala nº 17.

El personaje aparece sentado firmemente en una silla con los apoyabrazos, el carácter muestra una cara orgullosa rodeada por una barba blanca gruesa. Bajo un manto negro sin mangas que llevaba una chaqueta roja abotonada que le asfixia el cuello y los puños por su camisa blanca. Tanto el vestido como el anillo de oro en el dedo índice de la mano izquierda indican que es una persona pública, identificado por Cristina Rodeschini.

“Retrato Giulio Boccamaggiore” obra del pintor Vicenzo Campi, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato Giulio Boccamaggiore” obra del pintor Vicenzo Campi (1536-1591), datado en 1569, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado: «1569 / DI 18 GIUGNIO / VICENTIUS / CAMPVS / CREM / F». Tiene unas medidas de: 85 x 67 cm, se expone en la sala nº 17.

Estamos ante una obra juvenil del artista donde representa al exponente de una importante familia de Mantua. La pintura se establece de manera muy sencilla y ejecutada con una áspera franqueza, como lo demuestra el aspecto del personaje y sus manos, agarrando con nerviosismo los guantes. El comportamiento pictórico animado se confía a la fuerza del color, de acuerdo con un claro sabor de origen veneciano, mientras que la elección de una representación sincera y directa de la realidad tiene sus raíces en la tradición figurativa Lombarda.

“Retrato de una dama con libro” obra del pintor Giovan Paolo Cavagna, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de una dama con libro” obra del pintor Giovan Paolo Cavagna (1550-1627), datado entre 1595-1600, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 74 x 57 cm, se expone en la sala nº 17.

En muchas de las obras del pintor se detectan las influencias de Tintoretto, Jacopo Bassano y el Veronés, especialmente en sus obras maestras en las que el gusto veneciano es evidente, como en La Trinidad y los disciplinantes blancos en la iglesia de San Pedro Mártir de Alzano Lombardo.

“Retrato de un anciano” obra del pintor Giovan Battista Moroni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de un anciano” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado entre 1570-1575, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 73,5 x 59,8 cm, se expone en la sala nº 17.

Este cuadro no está muy claro si el pintor fue Morini, esta atribuido por su parecido con el típico retrato del maestro. Se ignora quien es el personaje representado pero parece una persona acomodada por su abrigo de piel, la pose tampoco es muy normal pues parece un poco forzada.

“Retrato de Francesco Colleoni” obra de un pintor Lombardo, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de Francesco Colleoni” obra de un pintor Lombardo, datado en 1584, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 62 x 55 cm, se expone en la sala nº 17.

Estamos ante un retrato de un joven de 34 años y fue pintado en 1584 por el propio Moroni. Las inscripciones de la obra, que ya no son legibles, son atestiguadas por la Academia de Carrara.

“Retrato de Sacerdote” obra del pintor Giovan Battista Moroni , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de Sacerdote” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado en 1570, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 87,5 x 70,2 cm, se expone en la sala nº 17.

El cuadro representa a un personaje que con el dedo índice marcando el lugar en su libro, un sacerdote con barba nos mira. Se apoya en un bloque de mármol simplemente tallado, tal vez parte de una pared: no es nuevo ni grandioso, sino dañado o desgastado. En lugar de una referencia directa a la arquitectura clásica como era habitual en el pasado, Moroni puede recordarnos el paso del tiempo y la brevedad de la vida humana, o del estado de la Iglesia y la necesidad de su conservación y renovación. Tales alusiones eran parte del arte de la Contrarreforma antes de las declaraciones barrocas de la teatralidad y confianza que seguirían en el siglo XVII. El sacerdote, de tres cuartos de largo, está vestido convencionalmente con una sencilla camisa blanca, traje negro y no lleva joyas como corresponde a sus votos de pobreza. Su camisa tiene un borde decorativo diminuto en lugar de encajes. El libro hace hincapié en la importancia puesta en el aprendizaje en el Renacimiento tardío, ya que ya no es un artefacto extraordinario de alta cultura, sino más bien una característica esperada de un clérigo que debe guiar a su rebaño.

“Retrato de mujer con libro” obra del pintor Giovan Battista Moroni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de mujer con libro” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado en 1570, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 98,5 x 80 cm, se expone en la sala nº 17.

El pintor representa a una mujer de clase alta sentada en una silla, en el vestuario aparecen elementos que comienzan a estar de moda en aquella época como la gola y los puños engolados. En España se llamaba lechuguilla se confeccionaba, con lienzo o tela de Holanda, formando unas ondas que la asemejaban a las hojas de las lechugas rizadas, se azulaban con unos polvos.

“Retrato de mujer con treinta años” obra del pintor Giovan Battista Moroni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de mujer con treinta años” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado entre 1570-1575, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 59 x 50 cm, se expone en la sala nº 17.

Giovanni Battista Moroni, puede decirse, que el retrato adquiere una nueva dimensión social –una democratización para todos– pues, con él se inaugura el retrato de otras clases sociales más alejadas de los nobles. Al contrario de Tiziano y otros pintores de la época, que se compararon con príncipes, Moroni se identifica con los humildes artesanos y trabajadores. Así, Moroni retrata desde monjes y abadesas, hasta sastres, médicos, maestros de escuela, todo esto es un proceso no bien visto por todos.

“Retrato Bernardo Spini y Pace Rivola Spini” obra del pintor Giovan Battista Moroni, Academia de Carrara de Bérgamo

Los siguientes cuadros que podemos ver es “Retrato Bernardo Spini y Pace Rivola Spini” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado entre 1573-1575, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 197,6 x 98,5 cm, se expone en la sala nº 17.

Moroni llego a optar por utilizar el formato largo, típica del retrato aristocrático, para representar a dos miembros de esa pequeña aristocracia provincial, que basa su riqueza en el comercio y en el alquiler de las viviendas, con el prestigio de su propio escudo de armas. Bernardo se viste de acuerdo con los dictados de la moda española y hace alarde de una actitud orgullosa, mientras que la mujer se presenta con menos afectación en el papel de guardián del carácter fuerte de la vida familiar.

“Retrato de una niña de la casa Redetti” obra del pintor Giovan Battista Moroni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de una niña de la casa Redetti” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado entre 1570-1573, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 197,6 x 98,5 cm, se expone en la sala nº 17.

Con el escote de esta mujer destacado por la pose en sí, Moroni enfatiza la pureza de la niña. Es posible que estemos ante un retrato póstumo, sin embargo, la presencia discreta de la pulsera de coral, amuleto de niño parece presentarlo en necesidad de protección para el futuro y por lo tanto se podía considerar que está viva. El segundo es que el retrato, encargado por un prestigioso pintor como Moroni, sirvió para otorgar a un hipotético novio noble. La rica vestimenta y el precioso collar son traicionados por la ambición de una familia rica que aspiraba a dar a la pequeña princesa un destino.

“Retrato de Giovanni Battista Benvenuti” obra de un pintor anónimo denominado Maestro del 1633, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de Giovanni Battista Benvenuti” obra de un pintor anónimo denominado Maestro del 1633, datado en 1633, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado: «1633 Età de anni 49». Tiene unas medidas de: 108 x 88 cm, se expone en la sala nº 17.

Algunos críticos de arte relacionan la autoría del cuadro con Daniel van den Dyck se formó en Amberes con Peter Verhaecht. Fue admitido en el gremio de San Lucas de Amberes alrededor de 1631- 632 y se convirtió en un profesor cualificado hacia 1633-1634.

A finales de septiembre de 1633 fue a Bérgamo en Italia y en 1634 se trasladó a Venecia, donde se casó con Lucrecia, la hija del pintor Nicolas Regnier. Hacia 1658 trabajó en la corte ducal de Mantua.

“Retrato de Chiara Ceni Benvenuti” obra de un pintor anónimo denominado Maestro del 1633, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de Chiara Ceni Benvenuti” obra de un pintor anónimo denominado Maestro del 1633, datado en 1633, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado: «1633 Età de anni 33». Tiene unas medidas de: 108 x 88 cm, se expone en la sala nº 17.

El cuadro representa la mujer embarazada de Giovanni Battista Benvenuti, lleva el típico vestido de negro con enormes puños y cuello blanco almidonado, en su mano izquierda nos enseña un pequeño misal.

“Santa Cristina distribuye fragmento de los ídolos a los pobres” obra del pintor Paolo Veronese y taller, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Santa Cristina distribuye fragmento de los ídolos a los pobres” obra del pintor Paolo Veronese y taller (1528-1588), datado entre 1586-1587, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 120 x 137 cm, se expone en la sala nº 18.

El cuadro representa la historia de Santa Cristina, fue pintado para la iglesia destruida de San Antonio en Torcello.

Es la historia del episodio inicial de la leyenda de la mártir, cuando, es encarcelada por su padre en una torre para que no volviera a los antiguos cultos y abandonar la religión cristiana, se rompió las estatuas de los dioses paganos, y se distribuyen las piezas para los pobres.

“San Jerónimo en un paisaje” obra de un pintor del veneto, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Jerónimo en un paisaje” obra de un pintor anónimo del veneto, datado entre 1530-1540, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 29,3 x 50,4 cm, se expone en la sala nº 18.

El cuadro fue pintado por un artista veneciano no identificado, se representa los atributos generales de San Jerónimo, el león, el crucifijo, la biblia, como novedad se representa ante un enorme paisaje.

“Éxtasis de Santa Catalina de Siena presentada a la Virgen y al Salvador” obra del pintor Paris Bordon, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Éxtasis de Santa Catalina de Siena presentada a la Virgen y al Salvador” obra del pintor Paris Bordon (1500-1571), datado en 1558, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado: «PARIS / BORDON». Tiene unas medidas de: 80,3 x 79,8 cm, se expone en la sala nº 18.

Bordone pintó el cuadro de grandes dimensiones para el altar mayor de la Scuola di San Marco titulado El pescador devuelve el anillo al dux, en la actualidad expuesto en la Galería de la Academia de Venecia. Sin embargo, cuando esta última obra es comparada con las de sus contemporáneos, como por ejemplo, la Presentación de la Virgen en el Templo de Tiziano, a la que se asemeja por su estructura similar, comienzan a apreciarse las limitaciones del pintor. Utiliza una perspectiva superior que produce un efecto empequeñecedor por las distancias y su paleta de colores , es más limitada que el cromatismo brillante de Tiziano.

Bordone se especializó en obras de tamaño más pequeño, a menudo figuras de medio cuerpo, con semidesnudos siguiendo una temática mitológica o religiosa, y con una característica interacción muscular a pesar del abigarrado espacio.

“El Redentor” obra del pintor Paris Bordon, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “El Redentor” obra del pintor Paris Bordon (1500-1571), datado entre 1540-1550, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 88 x 70 cm, se expone en la sala nº 18.

Paris Bordon es un pintor muy fino, pero no es considerado un maestro de primera línea en comparación de Tiziano, Tintoretto y Veronese, todos imitando simultáneamente a Bordon, es sin lugar a duda un pintor que está en segundo plano. Es un pintor que se dio cuenta de sus límites y no apreció la vibrante atmósfera competitiva de la vida artística veneciana.

“La República de Venecia recibe regalos de Bergamo” obra del pintor Francesco del Pote il Giovane, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “La República de Venecia recibe regalos de Bergamo” obra del pintor Francesco del Pote il Giovane conocido como Francisco Bassano (1549-1592), datado en 1585, realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala nº 18.

El cuadro es de gran formato realizado en media luna. Donde se plasma hechos históricos de la fuerza económica y política que tenía la Serenísima de Venecia.

Francisco Bassano se inició colaborando con su padre y sus primeras obras conocidas pueden fecharse alrededor de 1568. Su estilo se distingue ligeramente del de Jacopo por su toque más enérgico, un tono más descuidado y un cierto manierismo en el tratamiento de los ropajes.

“Sagrada Familia con Santa Teresa de Ávila” obra del pintor Jacopo Negretti , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Sagrada Familia con Santa Teresa de Ávila” obra del pintor Jacopo Negretti conocido como Palma el Joven (1548-1628), datado entre 1615-1620, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas 95 x 110 cm, se expone en la sala nº 18.

Palma el Joven comenzó de su producción artística datada de 1565 con su padre Antonio Negretti, en Venecia. Absorbió influencias de Rafael y Tiziano, y después de otros artistas, lo que le permitió fusionar la riqueza de colorido típicamente veneciana con figuras más sólidas al modo florentino y romano.

“Virgen con el niño con San Juan Bautista” obra del pintor Jacopo Negretti, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Virgen con el niño con San Juan Bautista” obra del pintor Jacopo Negretti conocido como Palma el Joven (1548-1628), datado en 1542, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas 71,5 x 55 cm, se expone en la sala nº 18.

La Virgen de Jacopo Bassano rodea a su Hijo junto con el infante San Juan Bautista con mucho cuidado, sus manos protectoras sosteniendo a ambos niños. Un velo cubre tanto la cabeza del Niño Jesús como la suya; la cortina verde se curva alrededor de ella, fusionándose en su manto azul. Estas tonalidades oscuras contrastan con áreas centrales de tonos de piel pálida y tela blanca y rosa, mientras que el rojo púrpura de la túnica de San Juan conduce al marrón rojizo de sus rizos, hasta el vestido de María y luego hasta su cabello cobrizo y el pelo de bebé de Jesús.

Jesús bendice a san Juan con su mano izquierda. El papel bíblico del santo se prefigura la llegada del Mesías, y más tarde reconocerá a Jesús al bautizarlo. Juan ofrece al Niño una cruz, un signo de traición futura y muerte. Su vestido está hecho de pieles de animales que él también usaría en la edad adulta. A diferencia de otras representaciones del tema, Bassano omite el símbolo común de un cordero inocente, aunque en una versión casi idéntica, creada por él al mismo tiempo, un cordero blanco asoma su cabeza y cuello en la parte inferior izquierda del lienzo.

“San Francisco recibe los estigmas” obra del pintor Dominikos Theotokopoulos, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Francisco recibe los estigmas” obra del pintor Dominikos Theotokopoulos conocido como el Greco (1541-1614), datado en 1567-1570, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas 40,9 x 53,3 cm, se expone en la sala nº 18.

El Greco vivió en Creta hasta las 26 años, donde fue un apreciado como un maestro de iconos en el estilo posbizantino vigente en la isla. Después residió diez años en Italia, donde se transformó en un pintor renacentista, primero en Venecia, asumiendo plenamente el estilo de Tiziano y Tintoretto, y después en Roma, estudiando el manierismo de Miguel Ángel. En 1577 se estableció en Toledo (España), donde vivió y trabajó el resto de su vida.

“San Nicolás de Tolentino” obra del pintor Giovan Battista Moroni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “San Nicolás de Tolentino” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado entre 1555-1557, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 55 x 50 cm, se expone en la sala nº 18.

Como podemos ver Moroni pinta de forma muy distinta los personajes de la vida religiosa que los retratos en directo quizás renuncia a la imaginación que supone dar forma estética lo que la iglesia le gustaba ver plasmado en un lienzo.

San Nicolás de Tolentino lleva una vida de asceta dentro de la orden y algunas de sus costumbres personales como su renuncia a lo material, la dieta hipocalórica, la oración constante y su sueño irregular lo acercan a la de otros místicos cristianos a los que también se atribuye contacto con la divinidad. Permaneció treinta años en el convento de Tolentino dedicado a visitar a los enfermos, consolar a los afligidos y socorrer a los pobres.

“Deposición de Cristo en el Sepulcro” obra del pintor Giovan Battista Moroni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Deposición de Cristo en el Sepulcro” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado en 1566, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado: «IO. BAPT. / MORONUS P. / 1566». Tiene unas medidas de: 215 x 185 cm, se expone en la sala nº 18.

El cuadro es de gran formato y se supone que estuvo colgado en alguna iglesia de Italia. Representa los encargos de la comunidad religiosa a uno de los pintores señalados. Estamos ante una obra que no profundiza en el dramatismo religioso por las caras de los personajes parecen ser representadas estáticas como viviendo un hecho histórico, todo esto el barroco y el Concilio de Trento borro de la pintura.

“Virgen con el Niño en gloria” obra del pintor Giovan Battista Moroni, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente de cuadro que podemos ver es “Virgen con el Niño en gloria” obra del pintor Giovan Battista Moroni (1520-1579), datado en 1565-1570, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 83,8 x 64,8 cm, se expone en la sala nº 18.

El cuadro esta atribuido a Morini aunque no se puede certificar la completa autoría, se representa la Madonna con el Niño en gloria acompañados de Santa Bárbara y Santa Catalina. La pintura se encuentra en tres niveles, lo que confirma una estructura jerárquica estricta diseñada y que luego fue interpretada en la Contrarreforma , el pintor, ha querido expresar una transparencia y la gravedad de su fe.

“La Virgen en plegaria” obra del pintor Giovan Battista Salvi, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “La Virgen en plegaria” obra del pintor Giovan Battista Salvi (1609-1685), datado entre 1640-1650, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 47 x 37 cm, se expone en la sala nº 19.

Sassoferrato ha realizado incontables versiones de la imagen de María, una de las favoritas de la devoción del siglo XVI. Sus madonas se distinguen por la elegancia purista de las formas, los diseños esmaltados y la impecable calidad de ejecución. En la dulzura de la expresión, en el anhelo de un retorno a un ideal de la belleza y atemporal inspirado Sassoferrato intencionadamente a la pintura de Perugino y Rafael, que propone una pronta recuperación de clave devotos.

“Hombre con la vela encendida y la jarra del vino con la vela y la botella” obra del pintor Matthias Stomer, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Hombre con la vela encendida y la jarra del vino con la vela y la botella” obra del pintor Matthias Stomer (1600-1650), datado entre 1640-1650, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 72 x 58 cm, se expone en la sala nº 19.

Se conocen pocos datos seguros de la vida Matthias Stomer. Se cree que se inició en la pintura con Abraham Bloemaert en Utrecht. Luego viajó a Roma, donde en 1620-23 fue discípulo del pintor caravaggista Gerrit van Honthorst. De ahí pasó a Nápoles, y en 1640 se instaló en Sicilia. La fecha de su muerte no se conoce, aunque su última mención es de 1650.

“Joven enciende una vela” obra del pintor Matthias Stomer, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Joven enciende una vela” obra del pintor Matutinas Stomer (1600-1650), datado entre 1640-1650, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 72 x 58 cm, se expone en la sala nº 19.

Matthias Stomer se cuenta entre los caravaggistas nórdicos más importantes, junto con Honthorst. Se diferencia de éste por sus coloridos más cálidos y limitados, por lo general en gamas terrosas, y por el predominio de los temas religiosos en su producción, frente a las escenas de género o cotidianos que Honthorst y otros tenebristas solían realizar.

“Descendimiento de Cristo muerto” obra del pintor Antoon van Dyck, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Descendimiento de Cristo muerto” obra del pintor Antoon van Dyck (1599-1641), datado entre 1628-1632, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 124 x 240 cm, se expone en la sala nº 19.

El cuadro representa la figura de Cristo en el primer plano y se extiende a lo largo de toda la longitud del formato horizontal inusual del lienzo. Crea un hemi-círculo alrededor de las figuras llorosas, en las cuales esta María Magdalena, la Virgen María , un querubín y los otros dos ángeles convergen en una dolorosa, casi protectora atracción hacia el cuerpo martirizado. La rápida y torrencial pintura es sublime, a veces terminada a la perfección, mientras que en otras casi incompletas, intensificando el desesperado remolino de emociones.

“Joven fumando” obra del pintor Jan Miense Molenaer, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Joven fumando” obra del pintor Jan Miense Molenaer (1610-1668), datado en 1635, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 71,5 x 55 cm, se expone en la sala nº 19.

El pintor Molenaer se dedica principalmente a los géneros, que representan escenas de la vida cotidiana. Estas pinturas no son sólo una crónica minuciosa de la sociedad holandesa de la época, pero a veces esconden un significado más profundo. El fumador era un tema muy popular y su representación significaba ser una advertencia para no caer en placeres desalentadores. El joven Molenaer viendo con ojos profundos, estirando las piernas para el calor de la chimenea: el ascenso del humo de su pipa que se evaporan en el aire, mientras que en su mano izquierda cuelga un vaso vacío.

“Retrato de un sacerdote” obra de un pintor anónimo de Bergamo, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de un sacerdote” obra de un pintor anónimo de Bérgamo, datado entre 1680-1690, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 110 x 88 cm, se expone en la sala nº 21.

El cuadro es de un pintor anónimo pero se ha atribuido a un pintor denominado Maestro del prelado.

El cuadro es un claro ejemplo del barroco con un enfoque realista de la figura humana, pintada directamente del natural e iluminada dramáticamente contra un fondo oscuro, sorprendió a sus contemporáneos y abrió un nuevo capítulo en la historia de la pintura. La pintura barroca a menudo dramatiza las escenas usando los efectos lumínicos del claroscuro.

“Retrato de muchacha con abanico” obra del pintor Giacomo Ceruti , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de muchacha con abanico” obra del pintor Giacomo Ceruti llamado il Pitocchetto (1698-1767), datado en 1740, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 65,5 x 54,0 cm, se expone en la sala nº 21.

El representa una muchacha con los grandes ojos melancólicos y los labios lamidos por el pintor, es una de las pinturas más famosas del artista y una de las interpretaciones más llamativas de la adolescencia. El joven lleva puesta una prenda de color turquesa y sostiene un gran abanico púrpura, observándonos con una gran simplicidad. Gracias a retratos y lienzos con mendigos mal representados, Ceruti ha ganado una posición de liderazgo entre los pintores de la realidad en Lombardía.

“Fiesta privada” obra del pintor Pietro Longhi, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Fiesta privada” obra del pintor Pietro Longhi llamdo Pietro Falca (1702-1785), datado en 1760, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 49 x 61 cm, se expone en la sala nº 21.

La escena tiene lugar en el vestíbulo del palacio Ca 'Giustinian en San Marcos, este tipo de fiestas se daban en el único casino autorizado por el gobierno veneciano y estaba abierto a ciudadanos de la república y extranjeros sólo durante el carnaval. La escena propia de la imaginación de Longhi que reproduce en muchas versiones, la primera y más importante de las cuales está perdida, aunque fue grabada en 1760 por Alessandro Longhi.

“El canal grande del palacio de Baldi” obra del pintor Antonio Canal, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “El canal grande del palacio de Baldi” obra del pintor Antonio Canal llamado Canaletto (1697-1768), datado en 1728, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 61 x 90 cm, se expone en la sala nº 23.

Canaletto toma el Gran Canal para pintarlo utilizando en la tradición del vedutismo. En el primer plano a la izquierda se encuentra la fachada el Palazzo Balbi, a la derecha se reconoce los palacios Erizzo y Contarini Mocenigo, mientras que el puente de Rialto solo vislumbrado en la distancia. El registro exacto de la realidad topográfica de la ciudad y la observación cuidadosa de la luz se combinan para dar la imagen impecable y eterna de Venecia del siglo XVIII.

“Plaza de San Marcos” obra del pintor Francesco Guardi, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Plaza de San Marcos” obra del pintor Francesco Guardi (1712-1793), datado entre 1760-1770, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 62 x 96 cm, se expone en la sala nº 23.

La pintura representa el centro político y religioso de la vida veneciana, pero las figuras y arquitecturas tienen una gran consistencia. El estilo nos da una imagen palpitante y evocadora de Venecia, lejos de la ciudad diseñada a partir de la geometría de la perspectiva y la luz clara de Canaletto. El lienzo se coloca en los años de madurez del artista que viene a través de la ruptura de las formas de color, casi a negar las raíces arquitectónicas y la vista en perspectiva.

“El río de los Mendicantes” obra del pintor Francesco Guardi, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “El río de los Mendicantes” obra del pintor Francesco Guardi (1712-1793), datado entre 1785-1790, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 19 x 15 cm, se expone en la sala nº 23.

En esta obra tardía del pintor Francesco Guardi se ve la iglesia san Lazaro de los Mendicantes utilizada como leprosería.

El diseño pictórico indica la colorista típica de la época: el crepúsculo –en una dirección diagonal, desde la izquierda hacia el horizonte– da a la escena una armonía de vibraciones mágicas.

“Instrumentos musicales y estatua” obra del pintor Evaristo Baschenis, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Instrumentos musicales y estatua” obra del pintor Evaristo Baschenis (1617-1677), datado en 1670, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado: «EVARISTUS BASCHENIS P. BERGOMI». Tiene unas medidas de: 75 x 108 cm, se expone en la sala nº 23.

Evaristo Baschenis nació en una familia de artistas. Es un gran pintor más conocido por naturalezas muertas, más comúnmente de instrumentos musicales. Esto podría explicar su amistad con una familia con destacados fabricantes de violín de Cremona. La representación de la naturaleza muerta era poco común como una temática entre los pintores italianos antes del siglo XVII. Baschenis, junto con el más excéntrico pintor del siglo XVI Milanese Arcimboldo, representa resultados provinciales con tendencias idiosincrásicas que parecen apelar al discernimiento de formas y formas en lugar de grandes temas de manera de eventos religiosos o mitológicos

“Instrumentos musicales” obra del pintor Evaristo Baschenis, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Instrumentos musicales” obra del pintor Evaristo Baschenis (1617-1677), datado en 1670, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado: «EVARISTUS BASCHENIS P. BERGOMI». Tiene unas medidas de: 75 x 108 cm, se expone en la sala nº 23.

La pintura fue parte de una serie de seis cuadros, tres con tres instrumentos musicales en el interior de la cocina, probablemente a Baschenis fueron encargados por la familia noble de Bérgamo y ahora dispersos en museos y colecciones privadas. Los objetos están dispuestos con aparente aleatoriedad sobre una mesa cubierta con un paño verde y la imagen está dominada por un silencio absoluto y de una inmovilidad magia, donde el paso del tiempo inevitable está marcado sólo por el polvo que se deposita en los objetos.

“Joven con una canasta llena de pan y dulces” obra del pintor Evaristo Baschenis, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Joven con una canasta llena de pan y dulces” obra del pintor Evaristo Baschenis (1617-1677), datado entres 1650-1660, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado: «EVARISTUS BASCHENIS P. BERGOMI».

Es obra maestra del pintor lombardo del siglo XVII, todavía despierta la admiración por la pureza y la verdad de la imagen. La escena se desarrolla en el interior de la cocina suntuosa, y es considerado el tratamiento con la misma dignidad de una naturaleza muerta.

“Instrumentos musicales y cortina verde” obra del pintor Evaristo Baschenis, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Instrumentos musicales y cortina verde” obra del pintor Evaristo Baschenis (1617-1677), datado en 1670, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado: «EVARISTUS BASCHENIS P. BERGOMI». Tiene unas medidas de: 110 x 160 cm, se expone en la sala nº 23.

Baschenis pinta los artículos, instrumentos musicales artificiales, tienen un propósito y una belleza incluso en su geometría silenciosa. Una fuente para su estilo fotográfico de la naturaleza inmóvil podría ser la pintura temprana de Caravaggio de melocotones, o alternativamente, lo reflejado en las pinturas holandesas.

“Alcoba de Ganimede” obra del escultor Grazioso Fantoni il Giovane, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente obra de arte que podemos ver es “Alcoba de Ganimede” obra del escultor Grazioso Fantoni il Giovane y el taller , datado en 1774-1775, realizado en madera. Tiene unas medidas de 435 x 470 x 70 cm. Se expone en la sala nº 24.

La familia tenía un taller productivo en Rovetta, que dio vida a las obras artísticas de madera y mármol, todavía visibles en la actualidad. Desde entonces, durante aproximadamente un siglo, los Fantoni diseñaron y construyeron un número significativo de obras destinadas a enriquecer el aparato litúrgico y devocional de los edificios de culto. Con frecuencias, también crearon mobiliario de los hogares lombardos burgueses, nobles y ricos. Gracias a la fama obtenida con las obras de la catedral de Bérgamo.

“Andrómeda” obra del escultor Pietro Bernini, Academia de Carrara de Bérgamo

La siguiente obra de arte que podemos ver es “Andrómeda” obra del escultor Pietro Bernini (1562-1629), datado en 1610-1615, realizado en mármol. Tiene unas medidas de 105 x 52.5 x 40 cm. Se expone en la sala nº 24.

Pietro Bernini es el protagonista de la escultura romana tardo manierista. La obra representa Andrómeda y la historia de cómo su madre, Casiopea, habiendo presumido de ser tan bella como las Nereidas, provocó la furia de Poseidón, que decidió inundar la tierra y enviar a un monstruo marino (Ceto según algunos autores) para que acabase con los hombres y el ganado. Cefeo, padre de Andrómeda, sabía por el oráculo de Amón cuál era la única solución: entregar a su hija al monstruo. Para ello, la dejó vestida únicamente con unas joyas y encadenada a una roca.

“Retrato de la Condesa Anastasi Spini” obra del pintor Giovanni Carnovali , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de la Condesa Anastasi Spini” obra del pintor Giovanni Carnovali conocido como Piccio (1804-1873), datado en 1840, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 136 x 89.5 cm, se expone en la sala nº 26.

La pintura es una de las obras maestras de Piccio y una de las imágenes inolvidables del siglo XIX. La condesa Anastasia Spini, perteneciente a una familia de la pequeña nobleza de la provincia, se sienta cómodamente en un sillón de cuero y tiene entre los dedos una pizca de tabaco; Parece haber abandonado la lectura del libro de oraciones en la mesa y mirando a nosotros con una mirada resignada y suave que el artista retrata con el desarme de imprudencia.

“Retrato de Beatriz Presti Tasca” obra del pintor Giacomo Trecourt, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de Beatriz Presti Tasca” obra del pintor Giacomo Trecourt (1812-1882), datado en 1845, realizado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de: 133 x 95 cm, se expone en la sala nº 26.

Beatriz era hija del conde Ottavio Tasca, poeta y patriota de Bérgamo, y en el momento en el retrato era hace unos meses la esposa de Giovanni Presti, otro ferviente partidario de la causa italiana. La mujer joven que llevaba un vestido verde esmeralda que pone de manifiesto la tez de porcelana y el elegante perfil de su figura parece estar a la altura del jarrón oriental sinuoso colocado encima de la consola. La imagen marca el momentáneo apego de Trécourt a un refinado purismo formal.

“Retrato de María Gallavresi y su madre” obra del pintor Cesare Tallone, Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Retrato de María Gallavresi y su madre” obra del pintor Cesare Tallone (1853-1919), datado en 1889, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado: «Tallone Bergamo 1889». Tiene unas medidas de: 241 x 145 cm, se expone en la sala nº 26.

El retrato retrata a la esposa e hija de Emilio Gallavresi, abogado y político, diputado del Partido Socialista en el Parlamento italiano. Hecho de la verdad, el estudio del artista, la pintura presenta un formato monumental y se hace con una pintura de intensa fuerza expresiva y vitalidad, en una especie de desafío éxito all'incalzante de la fotografía en el campo del retrato. El lienzo se encuentra en el corazón de la temporada de Bérgamo de Tallone, un profesor durante varios años en la Academia de Pintura de Carrara.

“Paolo y Francesca” obra del pintor Gaetano Previati , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Paolo y Francesca” obra del pintor Gaetano Previati (1852-1920), datado en 1887, realizado en óleo sobre lienzo, está firmado: «Previati». Tiene unas medidas de: 100 x 231 cm, se expone en la sala nº 27.

El cuadro muestra la historia de los dos desafortunados amantes, inmortalizada por Dante en una canción famosa del Infierno, es uno de los temas más utilizados en la pintura del siglo XIX. Previata le da una interpretación vigorosa y audaz, que se distingue por el naturalismo exasperado y el énfasis melodramático. La escena presenta un formato horizontal claustrofóbico y las figuras de Paolo y Francesca se perfilan en el primer plano tumbados en su lecho de muerte, atravesado por la misma espada.

“Las últimas horas de Gaetano Donizetti” obra del pintor Ponziano Loverini , Academia de Carrara de Bérgamo

El siguiente cuadro que podemos ver es “Las últimas horas de Gaetano Donizetti” obra del pintor Ponziano Loverini (1845-1929), datado en 1891, realizado en óleo sobre lienzo. Se expone en la sala nº 27.

El cuadro muestra el drama de los últimos momentos del músico Gaetano Donizetti, qué moría en abril de 1848 en la casa del barón Rota Basoni Scotti pintado por Ponziano Loverini que fue nombrado como nuevo director de la Academia de Carrara.

Murallas de Bérgamo (Italia)

Aquí damos por finalizada la visita al Museo de la Academia de Carrara de Bérgamo. Nos ha sorprendido muy gratamente el museo por la calidad de las obras que expone, sobretodo el museo está formado por obras de una gran importancia en el siglo XV y XVI, son importantes los numerosos retratos de Morini y también dedica un espacio para la pintura veneciana.

Quizás hemos tenido mucha suerte porque cuando hemos llegado al museo eran cerca de las 12,00 horas, ese horario en Italia es justo el momento en que la gente piensa en comer, mientras que nosotros estamos casi desayunando. Hemos podido ver el museo sin nadie, aunque en las calles están llenas de turistas, la afluencia al museo en más bien escasa. Ya he referido que quizás ha sido el horario pero también puede ser que no esté muy bien promocionado, incluso está en una zona alejada de la ciudad del centro histórico, como en un rincón sin fácil acceso.

El museo está muy bien iluminado en salas pequeñas donde el recorrido se hace de una forma intuitiva desde los primeros pintores italianos hasta la pintura contemporánea. Consideramos que es una pinacoteca imprescindible para disfrutar de la cuna del arte italiano.

Plaza Via Gombito de Bérgamo (Italia)

Son las 14,30 horas cuando abandonamos el Museo de Carrara, caminamos hasta la Porta de San Agostino ( N 45.704116 E 9.672145 ). Una de las posibilidades que tenemos es acudir a la iglesia del ex convento de San Agustín ( N 45.7049928 E 9.670863 ) aunque en este momento no está abierto.

Pero optamos de ir hacia el centro por la calle Viale delle Mura donde habíamos visto un pérgola donde ponían comida, desgraciadamente cuando llegamos ya no quedan ni postres.

Continuamos por la calle Vicolo Sant'Andrea hasta la Piazza del Mercado delle Scarpe, allí encontramos numerosos restaurantes que todavía están sirviendo comidas, pero vemos en la esquina de la calle Via Gombito, una panadería donde venden porciones de pizzas se llama Nessi y dice que llevan allí desde 1946 ( N45.7033435 E 9.665036 ). La verdad es que nos convence la presentación y el surtido de la cantidad y variedad de pizzas que tienen el local, además tienes un pequeño espacio “in situ” donde poder degustarlas.

Al final optamos por pedir: Quatro formagio, Speck e porcini, Vegetaliane y una muy buena con que llevaba berenjenas asadas, junto con la bebida pagamos 20,80 euros, realmente la comida es buena y salimos satisfechos.

Piazza Vecchia de Bérgamo (Italia)

El postre lo dejamos para la contigua tienda de helados naturales se llama Stekko “Il gusto del Gelato” (GPS N 45.7032772 E 9.6651684). La novedad de este lugar es que además de los tradicionales helados italianos, cremosos y servidos en cucuruchos o en tarrinas, aquí venden uno polos fabricados con frutas naturales, tiene la posibilidad de añadir un baño de fruta, los hay con bases de licores, cada uno pide el sabor que cree pueda ser más exclusivo, precio 9,80 euros.

Continuamos por la Via Gombito , un poco más adelante hace forma de plaza donde hay una fuente medieval diseñada en el 1549 por Leonardo Isabello, en la esquina esta la iglesia de San Pancracio, en estos momentos está cerrada, nos presenta un portal con arco apuntado que pertenece al antiguo frente medieval

Solamente hay que seguir donde va la gente para llegar donde verdaderamente tu quieres llegar a la Piazza Vecchia (GPS N45.7042727 E9.6631682), es el conjunto monumental más importante de Bérgamo. Dicen las malas lenguas que es la plaza más bonita de toda Italia, la verdad es que no les falta parte de razón, decir la más bonita es muy exagerado pero que es preciosa si es acertado.

Palazzo de la Regione de Bérgamo (Italia)

La parte alta de la ciudad es verdaderamente turística, pero es un turismo especial, son de parejas y familias, un importante turismo de carácter nacional. Afortunadamente no encontraras guías con paraguas que le siguen decenas de personas, aquí todo es mucho más natural.

Piazza Vecchia es el corazón renacentista de la ciudad medieval, en el centro se levanta la fuente de los leones y las esfinges de piedra de los que mana agua que procede de las montañas y desde ahí hacemos un recorrido visual 360 grados de la plaza que un día maravillo a Le Corbusier e hizo dos citas durante su visita a Bérgamo: “Ni siquiera puedes tocar una piedra, sería un crimen” y “Todos los escalofríos, todos los accidentes automovilísticos deben ser prohibidos como profanaciones penetrantes.”

Efectivamente le Corbusier visito la ciudad alta de Bérgamo acompañado por el alcalde Tino Simoncini, dibujo una ciudad sin coches y en ese momento estableció la prohibición de detenerse en Old Square. Luego con los años se instalaron señales y cámaras para eliminar los vehículos de la ciudad alta. La última intervención en el tiempo es la del gobierno de Giorgio Gori que impuso una prohibición a la Plaza Mascheroni. En pocas palabras, esa postal que dibujo Le Corbusier en un papel casi cien años antes como una visión de futuro, se ha cumplido: “Aquí no hay coches”.

Fontana de Alvise Contarini de Bérgamo (Italia)

La fuente de los leones se denomina Fontana de Alvise Contarini, nombre del gobernador del Véneto que la regalo a la ciudad en 1780. Es el típico ejemplo de fuente barroca, donde se decora con bellos tritones y leones desde sus bocas salen chorros de agua potable.

En el lado sur se levanta el Palazzo de la Regione , fue levantado en 1100. La fachada principal era la que se levanta en el sur pero, con el siguiente desarrollo de la plaza y sobretodo de algunos incendios que sufre y lo destruye parcialmente, hacia la mitad del siglo XV, la fachada principal se desplaza hacia el norte abriéndose los arcos en la planta baja y las triforas en el piso superior. Más adelante, al inicio del siglo XVI, otro incendio destroza el primer piso por lo que durante su rehabilitación el arquitecto Pietro Isabello sostiene la bóveda con las cuatro columnas existentes.

Atravesando en Palazzo de la Regione , a la derecha, en el lado Oeste, se encuentra el Baptisterio de Bérgamo (GPS N 45.7035948 E 9.6619839 ). Es un edificio pequeño que se encuentra cerca de la catedral.

Baptisterio de Bérgamo (Italia)

El antiguo Baptisterio del siglo V no quedan restos, el edificio actual es de 1340 construido por Giovanni da Campione con forma octogonal. En el exterior por encima de la cornisa hay una bóveda piramidal (en su origen algo más baja), con los bordes marcados por ocho estatuas que representan las Bienaventuranzas, esta coronada con la figura de ángel.

El edificio es muy pequeño aunque encierra entre otros elementos artísticos dos ciclos escultóricos importantes tallados por Giovanni da Campione, ocho relieves que representan los episodios más sobresalientes en la vida de Jesucristo (Anunciación, el Nacimiento, la Adoración de los Magos, Presentación (Fe, esperanza, caridad), virtudes cardinales (justicia, prudencia, fortaleza, templanza) ), más la virtud de la Paciencia para completar el bronce. Los elementos arquitectónicos originales, oficialmente góticos, se completaron durante la reubicación. Hay un nicho gótico que contiene la figura de San Juan Bautista.

A la izquierda del Baptisterio se levanta la Cappella Colleoni (GPS N 45.7034555 E 9.6621893 ), fue construida con la intención de servir de mausoleo de la familia Colleoni, un hombre de poder que fue nombra Capitán General de Venecia..

Cappella Colleoni de Bérgamo (Italia)

Su interior está dedicado a la evocación de los santos Bartolomé, Marcos y Juan el Bautista y fue construida entre 1472 y 1476 como mausoleo propio por Bartolomeo Colleoni, miembro de una de las familias más importantes de la ciudad, y también como mausoleo de su hija, Medea. El lugar escogido fue la sacristía de la cercana iglesia de Santa María la Mayor , demolida por los soldados de Colleoni.

El diseño fue encargado a Giovanni Antonio Amadeo cuyos planos respetaban el estilo de la iglesia, algo que puede verse en el tambor octogonal de la cúpula así como en los mármoles policromados.

La fachada principal se caracteriza por el uso de decoraciones en forma de rombo realizadas en mármol policromado de color blanco, rojo y negro. Sobre el portal principal se levanta un amplio rosetón, flaqueado por dos medallones con retratos de Julio César y Trajano.

La parte más alta de la base tiene nueve filas de relieves con historias bíblicas y cuatro bajorrelieves representando la vida de Hércules. Las cuatro pilastras de las ventanas que flanquea el portal están coronadas por estatuas que representan a las cuatro virtudes. La parte más alta de la fachada tiene una logia de estilo románico.

El interior de la capilla tiene una sala cuadrada y una pequeña habitación en la que se encuentra el altar principal. La tumba de Bartolomeo Colleoni (que murió el 2 de noviembre de 1475) está en la pared frente a la entrada. Está decorada con relieves de la historia de Jesús, estatuas, cabezas de leones y una estatua ecuestre del condotiero en madera dorada, realizada por un maestro alemán de Núremberg en 1501. Todo el recinto está rodeado por un arco de triunfo.

Tumba de Bartolomeo en la Cappella Colleoni de Bérgamo (Italia)

Amadeo fue también el encargado de realizar el monumento funerario de Medea Colleoni (fallecida el 6 de marzo de 1470). Está situado en la pared izquierda y tiene una estatua de la Piedad en un altorrelieve. La tumba se encontraba en Urgnano hasta que en 1892 se trasladó a esta ubicación.

Basílica de Santa María la Mayor de Bérgamo (Italia)

El presbiterio tiene un altar mayor esculpido por Bartolomeo Manni en 1676 con estatuas de los tres santos titulares del templo.

Son destacables los frescos de las pechinas de la cúpula, que relatan episodios de la vida de san Marcos, san Juan Bautista y san Bartolomé, realizados por Giovanni Battista Tiepolo entre 1732 y 1733.

Seguimos en la Piazza del Duomo, fue durante la época medieval el centro político, y comercial de la ciudad. También, el centro religioso de la ciudad de Bérgamo.

Pegada a la capilla Colleoni, a la izquierda, se encuentra la Basílica de Santa María la Mayor (GPS N 45.7032947 E 9.6622819 ).

La iglesia se abre en la piazza del Duomo por su parte izquierda. La fachada principal no tiene entrada y estuvo en origen unida con el palacio episcopal. El exterior de la basílica conserva la estructura arquitectónica original de estilo lombardo-románico. Se puede acceder al templo por dos entradas: la de Giovanni da Campione (1353) y la porta della Fontana de Isabello.

Capillas de la Basílica de Santa María la Mayor de Bérgamo (Italia)

El ábside principal está coronado por una loggia cubierta con bóveda de cañón. La loggia está delimitada por dos frisos con dibujos geométricos y de vegetales. Tiene arcos ciegos con semi columnas. Los capiteles tienen también motivos vegetales con la excepción de uno que está decorado con ángeles con las trompetas del Juicio Final.

Destaca el nártex del transepto izquierdo, obra de Giovanni de Campione, soportado por columnas que se encuentran sobre unos leones de mármol de Verona. El arco tiene un friso con escenas de caza mientras que la bóveda está decorada con escudos policromados. En el pórtico se pueden ver estatuas de santa Bárbara, san Vicente y san Alejandro. Dentro de un nicho de estilo gótico se encuentra la Madonna col Bambino, obra de Andreolo de Bianchi (1398). El nártex del transepto de la derecha es también de Campione y tiene una estructura muy similar. Las columnas están soportadas por leones de mármol blanco. Tiene relieves de Cristo coronado y de pájaros en el baptisterio.

El interior conserva la planta original de cruz griega, con una nave y dos pasillos divididos por pilastras y que culmina en un ábside. La decoración, sin embargo, es fruto de la renovación barroca realizada en el siglo XVII.

Fresco San Eligio de la Basílica de Santa María la Mayor de Bérgamo (Italia)

La primera obra de arte que podemos contemplar es el extraordinario fresco del siglo XIV que representan diferentes escenas: en parte superior se personifica la última cena; en la parte baja, a la izquierda, que muestra una escena de la vida de San Eligio, el patrón de los herreros. En esta escena, San Eligio se representa en el momento de herrar un caballo blanco con la ayuda de unas figuras. A la derecha, está San Antonio Abad acompañado de Santo Apóstol. El resto de las pinturas podemos ver a María y el Niño con los Santos y la escena del matrimonio de Santa Catalina, son frescos votivas pintados por diferentes manos y encargados durante diferentes años.

Tapiz la Anunciación en la Basílica de Santa María la Mayor de Bérgamo (Italia)

A lo largo de las naves podemos ver una importante colección de veinticinco tapices de diferentes tamaños que durante siglos han enriquecido el interior de la iglesia. Se pueden dividir en dos categorías: sagrados y profanos. De los doce tapices que representan escenas religiosas de origen florentino (1583-1586), y tres tapices cuentan historias de la Virgen y el Niño Jesús de origen flamenco. Aunque no eran los más antiguos, fueron los primeros en llegar a la Basílica. Uno de los más bonitos es la Anunciación , este tapiz 7,7 x 4,85 metros. Fue diseñado por el pintor florentino Alessandro Allori. Pero la realización de esta y otras muchas obras eran realizadas gracias de dos colaboradores cercanos Allori como: Giovanni Maria Butteri y Alessandro Pieroni. El tapiz representa dos episodios distintos: a la izquierda, la escena de la tentación de la serpiente en el Paraíso Terrenal ; A la derecha en un campo más grande se desarrolla el episodio conocido de la Anunciación.

Tapiz La Vida de María en la Basílica de Santa María la Mayor de Bérgamo (Italia)

En las paredes podemos ver el destacado tapiz de origen flamenco, como el que representa la vida de María. También en de la Crucifixión (hecho en Amberes en 1698, se encuentra una pintura de Luca Giordano, el paso del mar Rojo, de 1691.

Confesionario del Fantoni en la Basílica de Santa María la Mayor de Bérgamo (Italia)

Delante de uno de los tapices podemos ver aislada el Confesionario del Fantoni hecho en 1704. Es el trabajo de un escultor del siglo XVIII: Andrea Fantoni. El contrato para su realización fue muy preciso: definió el tipo de madera a utilizar, el nogal debía de predominar, así como la compensación acordada en cien monedas de plata, la moneda de Milán acuñada en el siglo XVI por Felipe II de España.

El confesionario se realizó con tres tipos de madera: madera de nogal para todas las partes visibles, boj para los paneles en alto relieve y la madera de coníferas para las piezas estructurales. Tiene unas medidas de 3 x 0,95 x 2.40 metros. Su estructura sigue el tipo tradicional con un compartimiento central reservada al cura, y dos laterales para los fieles. En toda la estructura hay esculturas y relieves.

Todas las estatuas y escenas talladas tienen un valor simbólico diseñado para mejorar el sacramento de la confesión. En la parte superior, central, dominada por la figura de Dios Padre Todopoderoso en las nubes mundo. Las cuatro estatuas inferiores representan las virtudes del confesor: a la izquierda la Misericordia , el Conocimiento, el Tacto y finalmente el Secreto de Confesión.

Bóveda de la Basílica de Santa María la Mayor de Bérgamo (Italia)

Si miramos hacia la bóveda que cubre la nave podemos ver los trabajos realizados en 1694, correspondiente al enriquecimiento, con estuco y oro, en el interior de la basílica. Nicolò Malinconico, entre 1693 y 1694, pintó las doce pinturas al óleo de la época de este pasillo, la elección de los temas de una lista de treinta temas bíblicos elaborados por el abad Giovan Battista Mazzoleni Calusco. Eran cuestiones que necesariamente tenía que tener conexiones con las virtudes de la Virgen María , a quien esta basílica está dedicada. Nicolò eligió una sombría coloración totalmente nueva para su tiempo, más y más brillante. Los personajes retratados son héroes por voluntad divina; son los “débiles” que realizan grandes obras al servicio de Dios.

Mausoleo Cardenal Guglielmo Longhi de la Basílica de Santa María la Mayor de Bérgamo (Italia)

En la pared contraria podemos ver el mausoleo Cardenal Guglielmo Longhi, se levanta bajo un arco apuntado gótico, fue encargado por el cardenal que murió en Aviñón, Francia, en 1319. El sarcófago descansa sobre dos leones tumbados y está decorado con relieves de Agnus Dei, Cordero de Dios, flanqueado por dos leones rampantes que representan el escudo de los Longhi. La extensión de la figura del cardenal está custodiada por dos ángeles y por un par de diáconos. Ideado por Ugo da Campione alrededor de 1330, este mausoleo fue agrandado en un momento posterior, con la incorporación de la decoración de los plintos cuadrados, leones y columnas, cuando se transporta desde la iglesia de San Francisco y se vuelve a montar en la basílica en 1839.

La coronación de la Virgen de la Basílica de Santa María la Mayor de Bérgamo (Italia)

Caminamos hasta el centro de la cruz bajo la cúpula de la linterna octogonal. Fue renovada en 1615 por el arquitecto Francesco Maria Richini, la cúpula muestra un rico plafón con estuco y pinturas. En el centro de la cúpula hay un fresco de Giovan Paolo Cavagna, “La coronación de la Virgen” de 1615. En todo enmarcado por una serie de pequeños cuadros con los “Ángeles musicales” y “Diez profetas”, estos trabajos son de Giovan Paolo Cavagna y, por Francesco Zucco y Aeneas Salmeggia.

Los apóstoles en la tumba de la Virgen de la Basílica de Santa María la Mayor de Bérgamo (Italia)

El altar mayor de Santa Maria Maggiore se eleva tres peldaños y está encerrado por una balaustrada. En el interior del ábside central, en 1833 se hizo el altar principal, una mesa diseñada enteramente en mármol blanco por Leopoldo Pollack Detrás del altar, se puede ver, el lienzo: “Los apóstoles en la tumba de la Virgen ”, la pintura imponente Camillo Procaccini datada en 1594. La pintura sigue la forma cóncava de la pared del ábside y pone de relieve la experiencia romana Procaccini y sus estudios sobre el arte de Miguel Ángel. En este trabajo, Procaccini creó una visión monumental donde las estatuas con la reunión de los Apóstoles alrededor del sepulcro vacío de María. La escena se desarrolla bajo una luz nocturna, y se armoniza con árboles y casas rurales en un fondo natural pintado con suave delicadeza.

Historias de Lorenzo Lotto de la Basílica de Santa María la Mayor de Bérgamo (Italia)

Delante del coro se puede ver unos paneles de madera levantados en 1522, por encargo de la Comunión de Gobernadores de la Misericordia decidió equipar la Basílica con un nuevo coro de madera dentro del ábside central. Entre 1524 y 1532, el pintor veneciano Lorenzo Lotto dibujó las historietas de las incrustaciones del coro formado por Giovan Francesco Bergamo Capoferri. El cliente encargó un franciscano de la orden de los Frailes Menores con el papel de consultor teológico para combinar con Lotto, para preparar un proyecto conjunto en el que se desarrollaron episodios del Antiguo Testamento, con el objetivo de ofrecer ejemplos de virtud y el vicio, para que sirviera de imitación de las virtudes y del abandono o simplemente de los vicios. Lotto creo así una serie de incrustaciones llenos de imágenes simbólicas cuyo significado enigmático cumplía con las historias bíblicas.

Cruzando el Mar Rojo de la Basílica de Santa María la Mayor de Bérgamo (Italia)

En la parte superior podemos ver el lienzo de Luca Giordano, “Cruzando el Mar Rojo”, está datado entre 1681-1682.

Estamos ante un pintor napolitano de los más grandes intérpretes de la escuela barroca, en esta obra dio un lugar prominente a Miriam, era la hermana de Moisés. Miriam se representa en el acto de oración, mientras que las mujeres y los niños a su alrededor juegan, cantan y bailan para celebrar la liberación. El nombre hebreo de Miriam es la correspondencia de María, la profetisa, es considerada por los comentaristas cristianos de la Biblia como una prefiguración de la Virgen María.

Fresco Árbol de la vida de la Basílica de Santa María la Mayor de Bérgamo (Italia)

Sobre la pared sur del crucero podemos ver un importante fresco, fue ejecutado en 1342 por un pintor de la extracción artística Lombardia-emiliano cuyo nombre se desconoce, y que es recordado como el “Maestro del árbol de la vida.”

El árbol de la vida es un gran árbol del cual el tronco deja doce ramas, seis por lado. De las ramas cuelgan cuatro rondas, con escenas de Infancia, Pasión y Glorificación de Cristo. A los pies del árbol, a la izquierda, están las figuras de San Francisco y María, a la derecha San Juan, San Luis y San Antonio. En las rodillas y en una escala menor que las figuras de los santos.

“El Diluvio Universal”, obra del pintor Pietro Liberi de la Basílica de Santa María la Mayor de Bérgamo (Italia)

Hemos tenido la ocasión de poder ver una de las obras de arte más importantes que contiene la Basílica. Han descolgado de la pared el enorme lienzo “El Diluvio Universal”, obra del pintor Pietro Liberi, fue realizado en Venecia en 1661.

El tamaño es descomunal tiene 34 metros cuadrados de superficie con aproximadamente 450 Kg. Se ha descolgado de la pared sur del crucero de la basílica para su restauración. La operación de limpieza ha permitido eliminar los gruesos depósitos de polvo de la superficie del cuadro y la pintura protectora amarillenta que ha alterado la obra original. Se ha devuelto los tonos de color originales y tonos de claroscuro pero por encima de las profundidades vertiginosas que Liberi había creado con gran maestría.

La pintura cuenta el famoso episodio de la inundación, tomada del libro del Génesis (7, 8, 1-19), se presenta con una elección inusual, el momento en que el viento le obligó a retirarse de las nubes amenazantes de la tormenta para hacer sitio al regreso del mundo a la luz y a la vida. En los cuerpos de los supervivientes, que ahora han llegado a la parte continental, hay una claridad son muy robustos.

Crucifijo de la Basílica de Santa María la Mayor de Bérgamo (Italia)

En el altar mayor podemos ver un enorme crucifijo del siglo XIV que corona la balaustrada del presbiterio. Tiene unas características no completamente armónicas, no clásicas, de Jesús en la Cruz. Es un Jesús tenso, demasiado grueso, con un rostro fuerte y arcaico. Inspira devoción profunda Ahora sabemos quién promovió la creación de esa escultura de madera hace muchos siglos.

Nave de la Catedral de Bérgamo (Italia)

Era la primavera de 1350 y una señora de Bérgamo, una viuda sin hijos, ya era joven, que iba a peregrinación a Roma. Solamente poder llegar a la Ciudad Eterna fue un gran desafío lleno de trampas. Por esta razón, como muchos otros peregrinos, hizo un testamento. Se llamaba Belfiore. En su testamento Belfiore escribió que una gran suma debía de servir para esculpir y sustituir al gran crucifijo que estaba pintando, debía de ser colocado en el altar de Santa Maria Maggiore, para engrandecer la iglesia más bella de la ciudad.

Salimos a la calle para seguir la visita al conjunto de la Plaza de Duomo, en la parte izquierda se encuentra el mayor templo de Bérgamo, la Catedral ( N 45.7035638 E 9.6625405 ). Entrada gratuita. Tiene el horario: 07:30 a 12:00 y de 15:00 a 18:30 horas.

La visita es una guía inesperada sobre el arte y esplendor de su barroco lineal que es como un sueño del paraíso. Su interior está lleno de obras de arte pero también se respira paz.

El actual edificio de la catedral de San Alejandro fue construido sobre una iglesia más antigua dedicada a San Vicente. Un epígrafe en el lado derecho del edificio lo muestra claramente. La hipótesis de una construcción longobarda, que luego fue reconstruida en el siglo XII, en el siglo XVI y al final del siglo XVII, fue demolida parece lo más lógico.

Capillas de la Catedral de Bérgamo (Italia)

El interior de la catedral actual, del siglo XVII, en su totalidad en estilo barroco. La planta se dispone sobre una sola nave con forma de cruz latina (que todavía contiene obras de artistas como Tiepolo, el Previstali y Moroni) con un magnífico mármol policromado. Una pequeña escalera debajo del altar conduce a la llamada “cripta de obispos”, un ambiente aséptico y moderno que conserva los restos de varios obispos.

La catedral está dedicada a la veneración de San Alejandro, fue un mártir que vivió en Bérgamo y en el año 303 DC cuando se produjo su martirio. Algunas fuentes le otorgan el cargo de comandante de la legión tebana como centurión (legión romana comandada por Saint-Maurice y se dirigió a la ciudad de Tebas), también conocido como Maximiana Thebaeorum, a continuación, pasa a depender del emperador Maximiliano. que promulga un edicto en el año 300 por Diocleciano (Emperador de Oriente), para buscar a los cristianos contra quienes ya se está llevando a cabo una persecución. San Alejandro, junto con sus otros compañeros, impide con mucho coraje ejecutar la ordenanza.

Su iconografía artística siempre lo ha representado con dos atributos: el uniforme militar y el estandarte que contiene un lirio. Está vestido con una armadura obviamente ligada a ser legionario, siempre en el personaje se han destacado virtudes como el coraje, el valor, la fuerza y la audacia. La pancarta, por otro lado, es un signo peculiar de la acción de la legión. Siempre muestra un lirio (símbolo de pureza juvenil de elección, así como una clara señal de su martirio) y en la historia del arte se representa en la versión heráldica.

“La Crucifixión”, obra de Giovanni Paolo Cavagna en la Catedral de Bérgamo (Italia)

El recorrido lo empezamos por la derecha y en la segunda de las capillas podemos ver el retablo presidido por “La Crucifixión ”, obra de Giovanni Paolo Cavagna, está datado en 1610.

En el lienzo se puede ver acompañando a Jesús en la Cruz con la Virgen, a San Juan, acompañado por Santi Carlo Borromeo y Ambrosio.

“Santísima Trinidad y San Gregorio Barbarigo” obra del pintor Nicola Lapiccola en la Catedral de Bérgamo (Italia)

La tercera capilla está presidida por “Santísima Trinidad y San Gregorio Barbarigo” obra del pintor Nicola Lapiccola, está datado en 1750.

La escena se divide en dos cielos diferentes, el cielo superior reservado para la Trinidad Divina rodeado de un círculo de oro, mientras que el cielo inferior está destinado a la santidad terrenal donde domina el color azul y los cromados, se introduce una línea diagonal para la vida de los humanos.

Siguiendo el crucero a la derecha, se accede a la capilla dedicada a San Vicente, el diácono y primer poseedor de la Catedral hasta 1689.

“San Vicente de la gloria que protege a la ciudad” de Carlo Ceresa en la Catedral de Bérgamo (Italia)

Para esta ocasión se reutiliza el retablo que había llegado a esa fecha “San Vicente de la Gloria que protege a la ciudad” de Carlo Ceresa, que data de mediados del siglo XVII. La pintura es muy sugerente ya que nos devuelve al paisaje de Bérgamo de aquellos años. Se puede vislumbrar los monumentos antiguos, algunos de los cuales ya no existen o han cambiado: la nave y el campanario de Santa Maria Mayor, San Virgilio, el campanario de San Vicente y la Torre de Gombito.

Capilla San Juan XXIII en la Catedral de Bérgamo (Italia)

Desde el año 2000, la capilla también está dedicada al Papa San Juan XXIII. En el interior se insertó una urna que contiene las reliquias del pontífice nacido en Bérgamo: la caja que sirvió para enterrar su cuerpo, tiara y otros objetos de joyería pertenecientes a los Bienaventurados. En memoria del Papa hay una escultura de bronce (1988) fue realizada por el artista Alessandro Verdi de Valbrembo. La idea nació con motivo del 30 aniversario de la elección de Juan XXIII al trono papal y 25 años después de su muerte.

Altar Mayor de la Catedral de Bérgamo (Italia)

En el centro de la nave se halla el Altar Mayor y el Coro, está presidido por siete lienzos: “ La Consagración Episcopal de San Francisco” obra de Narno Polazzo; “La predicación de San Viatore” obra de Francesco Monti; “Martirio de San Giovanni Vescovo” obra de Giambattista Tiepolo; “Martirio de San Proiettizio”, obra de Gian Bettino Cignaroli; “Martirio de Sant'Esteria”, obra de Giovanni Battista Pittoni; “Martirio de Santiago” obra de Silvestro Mainago; el lienzo central es: “Martirio di Sant'Alessandro” obra de Nicola Malinconico.

Crucifijo de Rosate de la Catedral de Bérgamo (Italia)

La segunda capilla de la izquierda está presidida por el famoso “Crucifijo de Rosate”, desde 1810 en la Catedral. Con respecto a esta cruz hay una devoción muy fuerte debido a los eventos que ocurrieron desde 1509 y 1512 en el monasterio de Rosate.

San Pedro y San Pablo de la Catedral de Bérgamo (Italia)

La tercera capilla de la izquierda está dedicada a San Pedro y San Pablo con un lienzo en el centro del retablo. Las estatuas de mármol de Carrara de los Apóstoles “Juan Evangelista y Judas” son moldeadas por las manos expertas del artista Giovanni Sanz.

Capella di Santa Croce de Bérgamo (Italia)

Terminamos la visita a la catedral y continuamos dando toda la vuelta al edificio para poder ver la entrada a la iglesia de Santa María la Mayor. En la misma plaza del Padre Reginaldo Giuliani vemos un pequeño templo corresponde con la Capella di Santa Croce (GPS N 45.7032258 E 9.6611271 ), es un edificio románico del siglo XI. Desgraciadamente no tenemos oportunidad de verlo, al parecer es difícil visitarla.

El exterior fue construido con dos partes superpuestas con pequeñas rocas de arenisca marrón, la parte inferior cuadrada está dividida por pilastras que interceptan cada una con tres arcos. La parte superior en forma octogonal, tiene ventanas rectangulares, que reemplazan los armarios preexistentes. Es una planta baja, ahora inaccesible, corresponde a lo que fue la sala original de la Curia , este testigo indica que la basílica, el palacio del obispo y las capillas de los obispos estaban en el mismo plano y eran parte de un único gran complejo.

El interior, cuadrangular, presenta en los ábsides unos frescos son obra de Cristoforo Baschenis el joven: La deposición, El descubrimiento de Santa Elena, El milagro que certifique la autenticidad de la cruz del emperador Constantino que lleva a cruzar Roma.

En la parte superior, hay cuatro bajorrelieves que representan los símbolos de los evangelistas, y los cuatro ancianos con la mitra del obispo, que debe representar: Ambrosio, Agustín, Jerónimo y Gregorio Magno; en la cúpula, el fresco que representa al Padre eterno, ambas obras atribuidas a Francesco Coghetti.

Palazzo del Podestà de Bérgamo (Italia)

Desde aquí marchamos nuevamente hacia la Plaza Vecchia donde se halla el Palazzo del Podestà (GPS N 45.7037878 E 9.662444 ). Es una oportunidad única de poder contemplar el interior de una casa noble medieval de Bérgamo. La entrada conjunta con el campanone son 5 euros.

El Palazzo del Podestà fue construido a finales del siglo XII por la poderosa familia Suardi, que lo puso a disposición de la ciudad, el edificio se ha convertido en el lugar de la residencia Podesta (potestatis Hospitium), para albergar al gobernador, en el cargo durante seis meses, llamado a dirigir con justicia de la comuna, teniendo a su disposición la necesidad de disponer de celdas, ubicadas debajo de la torre.

Los Podestas Comunales mantuvieron su residencia en continuidad hasta el comienzo de la dominación veneciana, excepto por un período entre 1360 y 1372, después de un incendio que dañó la parte interior. Cuando Bérgamo se convirtió en Tierra de San Marcos en 1428, los lugares de las instituciones cambiaron. A continuación, se produce el cambio gradual e imparable de las funciones públicas desde la Piazza del Duomo y de su entorno con nuevos edificios que surgen al rededor a lo que ahora llamamos Plaza Vieja (pero luego se llamó Plaza Nueva). Un cambio importante se produce por la construcción de una nueva escalera de acceso al Palacio de la Razón y la inversión de su fachada principal, en el pasado orientado hacia la plaza de San Vincenzo, ahora decorada con el relieve del león de oro de San Marcos.

Panorámica desde el Palazzo del Podestà de Bérgamo (Italia)

Incluso el edificio que alberga el museo estaba involucrado en este proceso de transformación y que de hecho se convirtió en uno de los principales testigos, cambiando su función como residencia del Podesta en la administración del centro de justicia, después de haber sido ampliado y renovado, con el fin de justificar el nombre de “Palacio de Jurisdicción” con el cual todavía se encuentra el edificio al sur de la torre cívica.

Campanone de Bérgamo (Italia)

Al lado del palacio se construyó el Campanone o la Torre Cívica. La torre fue construida en el período comprendido entre el siglo XI y XII, y fue utilizado originalmente como una torre de propiedad de la casa de la familia Suardi, una de las familias más poderosas de la época, que pertenece a las filas de los gibelinos.

Inicialmente la torre tenía 37 metros de altura, fue sometido a pequeñas pero continuas medidas de expansión ya en la Edad Media, lo que le permitió alcanzar los actuales 56 metros de altura por lo que es la torre más alta de la ciudad.

Desde la cima se puede disfrutar de un panorama de la ciudad alta y de la ciudad baja, las estribaciones y de las montañas de los alrededores de la cadena de los Alpes. Sus características típicamente medievales lo convierten en uno de los principales monumentos de la ciudad, por lo que se puede ver claramente en el horizonte de la ciudad alta.

Más adelante, seguimos la visita a la ciudad por la vía Bartolomeo Calleoni, es la calle más concurrida de Bérgamo, me parece un poco provinciana porque la gente de la ciudad de Bérgamo pasea para hablar con sus conocidos, o para dejarse ver y ser vistos. El ambiente es muy parecido al de ciudades españolas como: Murcia, Palencia o Zamora.

Iglesia Santa Agata de Bérgamo (Italia)

En la parte más alta de la calle vemos la iglesia de Santa Ágata del Carmel (GPS N 45.7051293 E 9.6605418), del exterior destaca por la austeridad.

La fachada de la iglesia está dividida en la parte baja por sillares de granito, marcada por la simplicidad de las formas. El nivel inferior tiene una cornisa de piedra. El segundo nivel está dividido por cuatro pilastras con capiteles corintios, donde se adivina un tímpano triangular, con una gran ventana central. La fachada tiene tres entradas, una central con arco de piedra y el bisel, y dos laterales de menor importancia siempre con contornos de piedra.

El interior tiene una planta de una sola nave con cinco grandes ventanas laterales que ofrecen luz al interior de la iglesia. En los laterales se levantan cinco capillas a cada lado. En la primera a la izquierda hay un Retablo de la Inmaculada , obra de Jacopino Scipioni, procedente del convento de San Francisco.

Las capillas laterales contienen retablos y pinturas de los mejores artistas de Bérgamo de los siglos XVI y XVII, entre otros, podemos contemplar el retablo llamado “El martirio de Santa Águeda y su hija”, obra de Chiara Salmeggia; el retablo “Santa María con dos ángeles” de fecha 1625 obra de Zucco. El más importante es el llamado Capilla Juvarra por el nombre del arquitecto que lo diseñó. Los medallones de la bóveda fueron ejecutados por Vincenzo Angelo Orelli mientras que las pinturas son por Giuseppe Brina mientras que la pintura encima de la puerta es el único que queda de Giuseppe Assonica.

Retablo de la Inmaculada en la iglesia de Santa Agata de Bérgamo (Italia)

Quizás la obra más importante de la iglesia de Santa Agata es el retablo de la Inmaculada, se atribuye a Jacopino Scipioni y data de la primera década del siglo XVI.

La historia del retablo se relaciona con la historia del culto a la Inmaculada Concepción. Su devoción se originó en el siglo XII en Inglaterra por los monjes benedictinos, se desarrolla gradualmente por todo el continente hasta llegar a Italia en la mitad del mismo siglo, donde Buenaventura de Bagnoregio en 1262 someta la cuestión a Capítulo general en Pisa, aunque la opinión para los teólogos se dividieron en el tema de la Inmaculada Concepción entre maculistas e inmaculistas. Fraile Franciscano, John Duns Scotusel teólogo y el filósofo promovieron esta verdad y el orden franciscano siguió su teología. Fue entonces el consejo de Basilea de 1439 para emitir un decreto a favor de la Inmaculada , el director de tesis fue el franciscano Juan de Segovia teólogo de Toledo. Con la elección al pontificado del Papa Sixto IV, un franciscano e immacolista en 1471 y su bula Cum Praecelsa Meritorum, el debate sobre el tema fue prohibido con la amenaza de excomunión por herejía.

Torturas de santa Agata en la Iglesia Santa Agata de Bérgamo

El retablo de la Inmaculada, se coloca en la capilla del baptisterio, en el lado izquierdo de la iglesia. Las sucesivas restauraciones han sacado a la luz el dorado que era su característica original. En el centro de un óvalo brillante, aparece la imagen de la Virgen que muestra en el pecho a un bebé por encima hay pequeños ángeles con cartelas donde está escrito: “O Reina Inmaculada celorum y para que [re] celorum gina”. A su izquierda, está la figura de los padres Ana y Joaquín, abajo pensando: Tomas de Aquino y San Agustín, a su derecha, el obispo de San Anselmo de Aosta, que muestra el texto de su carta donde el recomendó la celebración de la fiesta; junto a él, San. Jerónimo que sujeta un modelo de iglesia, tal vez el que tenía que ser la iglesia original de San Francisco, lo que indica su papel en la defensa de la iglesia en contra de la herejía.

En la predela están representados: Papa Sixto IV, el Beato Francesco Sansone de Brescia, Enrique de Freiman, Pietro Aureolo, Juan Duns Scoto, Giovanni Baconthorpe, Alejandro de Hales, representado con textos y pergaminos, monjes y teólogos que llevan a cabo la macolisti immacolarità de la Virgen.

Funicular de San Vigilio de Bérgamo

Seguimos el recorrido hacia la parte más alta hasta llegar a la plaza de la Ciudadela , para entrar hay que atravesar la puerta, la llaman Torre de la Campana , en el frente tiene un enorme reloj y esta coronada por un campanario. Salimos del conjunto por la Torre de Adalberto que nos devuelve a la Plaza de Lorenzo Mascheroni.

Nuestra intención es llegar hasta el funicular de San Vigilio (GPS N 45.7064494 E 9.6573125 ), para ello, atravesamos la Porta de San Alessandro, enseguida vemos el edificio de salida del funicular, es muy parecido al que hemos utilizado esta mañana. Enseguida entramos en la cabina y en pocos minutos estamos en la parte más alta de toda la ciudad. Es un barrio residencial construido con casas bajas y palacetes que disfrutan de una bonita panorámica de la ciudad de Bérgamo y sus edificios emblemáticos que se asoman a sus pies.

Llegar hasta aquí es para conocer el Castillo de San Vigilio (GPS N 45.7093505 E 9.651870 ) accedemos por la via del Castello hasta una enorme zona ajardinada que lo denominan Parco Castelo San Vigilio. Aquí simplemente damos una vuelta viendo la zona amurallada y hacemos un descanso contemplando el paisaje.

Castillo de San Vigilio de Bérgamo

Hacemos el recorrido a la inversa, primero cogemos el funicular hasta la parte más baja de la colina de San Vigilio andamos hasta la Plaza de Lorenzo Mascheroni, allí cogemos el autobús número 2 en dirección al aeropuerto, pero nos bajamos en la Piazzale Guglielmo Marconi (GPS N 45.6912224 E 9.6748566 ) es fácil identificarlo porque queda enfrente de la estación de tren de Bérgamo. Buscamos la estación de cercanías (GPS N 45.6916274 E 9.6758663 ) y cogemos el primer tren dirección Albino con destino al área de autocaravanas. Son solamente hay seis paradas: Borgo Palazzo-San Fermo-Bianzane-Redone-Negrisoli-Martinella.

Una vez que llegamos al área nos duchamos en sus baños, aunque están dispuestos en una casa móvil pero podemos darnos una buena ducha reparadora, descansamos un rato y cenemos de picoteo de las sobras que llevamos, un poco de fiambre y un vaso de leche.

La cama nos espera porque es el primer día de andar y nuestro cuerpo nos exige el merecido descanso. Antes de acostarnos pensamos en la cercanía de la estación de tren pero no sabemos si ha sido por el cansancio o porque por la noche no circulan los trenes pero hemos dormido plácidamente.

Panorámica desde el Castillo de San Vigilio de Bérgamo

Las indicaciones de donde pernoctamos en el área de autocaravanas privada de Bérgamo (Italia). Se encuentra situada en la vía F. Corridoni, a unos 4 Km. del centro urbano. Las coordenadas GPS del lugar corresponden con: N 45.71317 // E9.70217.

El área dispone de todos los servicios incluidos: duchas, baños agua, luz, vaciado y eliminación de residuos sólidos. El precio es de 3h 8 euros y 24 h 15 €.

Día 14 de agosto (lunes)

Ruta: Bérgamo -Peschiera di Garda – Sirmione –Peschiera di Garda

Por la mañana temprano hacemos el reset a la autocaravana y partimos de Bérgamo con destino al lago de Garda, donde llegamos después de una hora, justo a la salida de la autopista nos vemos en el interior de un importante atasco.

Panorámica desde Peschiera de Garda (italia)

Cuando llegamos a Peschiera de Garda vamos directamente al área, allí enchufamos a la y red y poco más, salimos en dirección al puerto para hacer en barco el recorrido por los pueblos del lago.

Murallas de Peschiera de Garda (italia)

Peschiera di Garda es una ciudad muy bulliciosa y turística, les encanta a los italianos porque está en el sur del lago Garda y es un lugar fresco para pasar la tórridas temperaturas del ferragosto italiano.

El lago de Garda es muy turístico por sus condiciones naturales, se encuentra a 65 metros sobre el nivel del mar. Tiene una superficie de 370 km cuadrados, 17 km de ancho y 51 km de largo. Su perímetro es de 158 km y la profundidad máxima es de 346 metros.

Empezamos a descubrir el lago y marchamos hasta la estación del Navigarda (GPS: N 45.4397707 E10.691685 ) tratamos de sacar un billete del ferry que une la zona baja del lago de Garda. Desgraciadamente los barcos no tienen muchas frecuencias y hemos llegado muy tarde y perdido la oportunidad de hacer una ruta por algunos pueblos del lago. Si queréis más información y sobre todo actualizada podéis consultar la página: http://www.navigazionelaghi.it/eng/g_illago.html

Tenemos otra alternativa y es alquilar un barco pequeño sin necesidad de titulación: Alquiler de barcos en el Lago de Garda Desenzano Sirmione Lazise Bardolino (GPS N 45.439764 E 10.691417 ) el precio de los barcos más pequeños es de 90€ para 4 horas y 140€ para 8 horas, a parte del gasto de combustible. Nos parece un precio razonable pero descubrimos que están todos alquilados para hoy y se están alquilando con varios días de anticipación.

Iglesia San Martino Vescovo en Peschiera (Italia)

Como son las 12,00 horas decidimos sumarnos a las costumbres italianas y buscar un lugar donde poder comer. Vamos hasta el centro por la vía Fontana y vemos Gustosa Bar Risto Peschiera (GPS N 45.4385372 E 10.694083 ), pedimos unos mejillones y una selección de pastas a diferentes gustos con la bebida pagamos 69€, el postre lo tomamos enfrente gracias a unos estupendos helados italianos.

Después vamos a darnos una vuelta por el centro histórico. Vemos en una enorme plaza con la iglesia San Martino Vescovo en Peschiera, aunque la iglesia data del siglo XI pero tiene numerosas obras y reformas, como la de 1822 que configura el edificio actual pero las guerras dieron la necesidad de numerosas reformas, la última data del siglo XX.

En el interior se pueden ver los frescos pintados en 1937 obra de Pino Saoncella ejecuta el conjunto de frescos que decoran el interior de la iglesia, el fresco del ábside representa el descenso del Espíritu Santo en el Cenáculo. En la fachada del presbiterio, los símbolos de los cuatro evangelistas que coronan al Cordero de la Inmaculada Concepción. En la nave central que representa episodios de la vida del Beato Andrea da Peschiera; el fresco representa a la futura Beata Andrea mientras saluda a los hermanos para ir al convento.

Pequeño puerto de Peschiera de Garda (italia)

Las capillas laterales destaca el altar de la Beata Andrea, sobre la cual se coloca la urna con la eminente reliquia de la Mano Bendita entregada a Peschiera en 1641.

Seguimos andando por la zona del interior de la zona amurallada y salimos por la Porta Brescia conocida como Stadtzugang (GPS N 45.4381382 E 10.6921576 ), es una de las dos que te permite acceder a la fortaleza.

En 1797, tras el Tratado de Campoformio y después de cuatro siglos de dominación de la República de la Serenísima de Venecia, la fortaleza cayó bajo el dominio del Imperio de Austriaco. Teniendo en cuenta el momento histórico, Austria hizo importantes inversiones para fortalecer las defensas y añadir las obras importantes de forma rápida a lo largo del camino a Brescia, a pesar de esto la fortaleza cayó bajo el control de Napoleón después de la Campaña de Italia. A su vez, los franceses perfeccionaron las obras al este, posteriormente volvió bajo el dominio austriaco que construyeron otras dos fortificaciones militares cercanas, y para esto llamaron a Mandella Nuova y Salvi Nuova; después de estos trabajos, Peschiera se convirtió en una obra maestra robusta de las fortificaciones, junto con Legnago, Mantova y Verona.

Playa de Peschiera de Garda (italia)

Para aprovechar el día decidimos ir hasta la playa para pasar el resto del día, paseamos por la principal calle que bordea el lago la via Lungolago Mazzini, el paseo es muy refrescante porque se hace por la orilla del lago Garda, al otro lado de la calle hay numerosas villas de planta baja construidas para disfrute de los veranos de la gente más pudiente de Italia donde destacan sus cuidado jardines. Las casas se alternan con pequeños hotelitos de lujo y de restaurantes que aprovechan las maravillosas vistas al lago.

Llegamos a un pequeño espigón que se ha convertido en un puerto deportivo, se le denomina Porto Cappuccini (GPS N 45.4442873 E 10.6841455 ), donde se pueden ver pequeñas embarcaciones, además de una empresa de alquiler de barcas, por supuesto no quedan ninguna para el resto de la jornada.

Por fin llegamos a la zona de playa más accesible del lago, se llama Beach Of Capuccini (GPS N 45.445207 E 10.682807 ), la zona de playa es estrecha pero está muy bien para pasar un día refrescándose en las frías aguas del lago Garda.

Castillo Sirmione (Italia)

Pese al gran ambiente que reina en la playa decidimos volver hasta Pecheira para coger un autobús que nos lleve a la vecina Sirmione. Encontramos la parada del bus en el mismo puerto (GPS N 45.4393625 E 10.6920309 ) y cogemos el bus LN026 en dirección a Brescia, nos indican que los billetes son más baratos en el estanco pero pagamos al conductor 12€. En poco menos de media hora llegamos a Sirmione, el bus nos deja en una zona de las afueras (GPS N 45.469169 E 10.6079828 ) y allí cogemos una navette gratuita que nos traslada hasta el casco histórico. Aprovechando que hay una oficina de información turística, nos dan un plano y las explicaciones para pasar la tarde.

En pocos minutos llega un pequeño bus que nos traslada hasta la puerta del centro histórico de Sirmione (GPS N 45.490689 E 10.6080496 ) nos bajamos en la calle de Colombare.

Sirmione es una de las principales localidades turística del lago de Garda, es frecuentada principalmente por alemanes, holandeses, austriacos e italianos de todo el país. En su territorio hay muchísimos hoteles, sobre todo en el casco antiguo, en Lugana y Colombare. En verano, en las aguas del lago es posible tomar un baño refrescante. Hay servicio de barcos para la navegación turística por el lago que une las principales poblaciones.

Puerto del Castillo Sirmione (Italia)

Para llegar a la parte más antigua de Sirmione hay que atravesar en pequeña península, en que se abre hacia el lago Guarda, las orillas están llenas de gente que pasa el día en la orilla del lago disfrutando de sus azules y refrescantes aguas.

A la entrada a la parte antigua de Sirmione vemos un gran parking con una parte dedicada como área camper (GPS N 45.4869906 E 10.6105886 ) está pintado en azul es zona de pago. El precio es de 21€ para 24 horas.

Marchamos andando hasta la Piazza del Castello donde atravesamos un arco que desemboca en El castillo de Sirmione, llamado Rocca scaligera, se encuentra al final de la estrecha península, aproximadamente de 2,5 Km., que permite unir el casco antiguo a la tierra firme y para entrar en el casco antiguo hay que pasar por su puente levadizo. El castillo está rodeado de un canal y tiene en el interior una dársena. Para entrar hay que pasar a través de un puente con arcos. Mastino I della Scala hizo construir ese castillo en el siglo XIII.

Torre del Castillo Sirmione (Italia)

El horario de visita al castillo es 8.30 a 19.00 horas, el precio tarifa familiar 2 adultos y dos niños es de 10 euros (GPS N 45.4922476 E10.6080782 ).

La construcción de la fortaleza se inició en la segunda mitad del siglo XIII, probablemente sobre las ruinas de una antigua fortaleza romana. De hecho, la zona de la península y la isla de Sirmione comenzó a ser habitada de la antigua Edad de Bronce (II milenio antes de Cristo), mientras que entre los siglos IV y I aC también asistieron Galli cenomanos. Sin embargo, las huellas más importantes se remontan a la época romana, cuando la importancia de Sirmione, así como el llamado “Grotte di Catullo” (una villa romana del siglo I dC), queda justificada por la presencia en el momento de una mansión, es decir, una posada construida en una calle principal del Imperio romano, una especie de motel antes de tiempo.

La construcción del propio castillo fue ordenada por el alcalde de Verona Leonardino della Scala –el líder Ghibellino conocido como Mastino I della Scala– con el fin de aumentar los fines estratégicos y de defensa, dada la ubicación en la frontera de la ciudad de Sirmione, expuestos a peligros externos.

Ventana del Castillo Sirmione (Italia)

Después de los siglos, el castillo ha sufrido varias transformaciones, a través de la adición de otros elementos, incluyendo dos patios y una fortificación por separado, pero la planta principal permanecido casi completamente intacta gracias a la restauración específica, en su esplendor original ha llegado a nuestros días .

Atravesando el puente levadizo y subiendo a las torres se puede ver el muelle propio que tenía el castillo que probablemente fue el construido por la República de Venecia, en el modelo del Arsenal de Venecia, reemplazando el viejo muelle de madera.

Un pórtico interno alberga un lapidarium romano y medieval; una escalera de la segunda valla, a la que se accede por un puente levadizo, se eleva hasta las laderas de las paredes donde se admira el encantador muelle, el antiguo refugio de la flota Scaliger.

Como todos los castillos que se precien tienen su propia leyenda aquí también tiene su fantasma paseando por los pasillos del castillo en las noches de tormenta.

Centro histórico de Sirmione (Italia)

La leyenda dice que Ebengardo, que vivió tranquilamente en el castillo con su novia Arice, en una noche lluviosa y ventosa recibiera a un caballero presentado como Elaberto, Marchese del Feltrino.

El invitado, se enamora de Arice, y decidió poseerla a toda costa durante la noche, entró en su habitación usando medios violentos.

Los gritos de la mujer despiertan a Ebengardo que corre hacia la habitación de Arice, pero cuando llega a la habitación, encuentra a su amada muerta asesinada por la daga del malvado Elaberto.

Después de una pelea violenta Elaberto muere atravesado por su propia daga, y Ebengardo, desesperado por no haber protegido a la persona amada está condenado a permanecer entre los vivos como un fantasma para siempre separado de ella

A la salida nos vamos a visitar el centro histórico de Sirmione por la una de las calles principales la vía Vittorio Emanuele, en seguida encontramos una heladería para bajar la temperatura de nuestro cuerpo porque el día es caluroso (GPS N 45.4925863 E 10.607640 ) es difícil poder elegir porque la carta de helados es casi infinita.

Iglesia de Santa María la Maggiore de Sirmione (Italia)

Seguimos andando hasta la iglesia de Santa María la Maggiore, afortunadamente nos encontramos la puerta abierta (GPS N 45.4931248 E10.6079892 ) la encontramos en el número 18 de la misma calle.

La actual iglesia fue construida siglo XV, tiene la planta de una sola nave que desemboca en un ábside poligonal. El espacio interior está marcado por pilares en los muros exteriores y sostienen la bóveda del techo.

Las indicaciones sobre los pilares, de fecha anterior al 1510, llevan a la conclusión de que la fábrica se completó a principios del siglo XVI. Dentro de la parroquia, en la pared norte, se conservan una serie de pinturas murales que pertenecen al siglo XIV, que salieron a la luz durante los trabajos de restauración llevado a cabo entre 1923 y 1943, que no corresponde al complejo arquitectónico restante. Se planteó la hipótesis de que esta pared puede ser parte de la antigua fortificación medieval, que estaba apoyada en la antigua iglesia parroquial de San Martín y, por tanto, que los frescos restantes son los que pertenecen a la iglesia antigua, que se incorpora al edificio del siglo XV. El lado norte de la línea defensiva tenía una torre que aún se conserva en el borde noreste, más allá del ábside, y se unía a la iglesia misma por la pared norte, y luego ir al lado de la torre y terminaba en el otro extremo de la península.

Frescos de la Iglesia de Santa María la Maggiore de Sirmione (Italia)

La iglesia de San Martín ya fue mencionada en un documento importante del año 765, y después en una bula papal de 1145, que enumera las parroquias bajo la jurisdicción del obispo de Verona.

Virgen con el niño de la Iglesia de Santa María la Maggiore de Sirmione (Italia)

La única acta encontrada hasta ahora en relación con la construcción de la iglesia es la que indica que fue durante la época del sacerdote Giovanni de Bissi, fechado en 1450, con la que el cura se comprometió con sus herederos a pagar una suma de dinero para la construcción de la iglesia. Esto no aclara si ese año, la iglesia de San Martín fue demolida y si Santa Maria Maggiore se encontraba en construcción o ya terminada. Otros estudiosos, sin embargo, creen que la iglesia ya está presente en el mapa topográfico, conocido como papel dell'Almagià, conservado en el Archivo de Estado de Venecia, que data de los años 1439-1441.

San Sebastián en la Iglesia de Santa María la Maggiore de Sirmione (Italia)

Marchamos hacia la orilla del lago, es una zona abierta donde la gente toma el sol como si fuese una playa pese a que está formado por grandes rocas pero se puede ver tumbonas y sombrillas.

Seguimos caminando por el centro pero en dirección hacia el castillo, vemos una capilla abierta es Sant'Anna della Rocca.

Iglesia de Santa Ana de Sirmione (Italia)

La parte más antigua de la iglesia es el ábside, que data de mediados del año 1300, cuando servía como capilla para el servicio religioso de la guarnición del castillo. En ese momento la iglesia se llamaba “Santa María en Castro” y luego “Virgen Bendita en el Puente”; pero los lugareños siempre la han conocido como “Santa Ana”, Madre de Nuestra Señora, identificando incorrectamente la efigie en el altar. De hecho, la Virgen está pintada con el Niño y junto con el escudo de armas Scaligero.

El interior de la iglesia parece un precioso cofre del tesoro: en el siglo XV la decoración del presbiterio se remonta con una rueda de crucero de piedra de asombrosa ligereza; mientras que la nave, ahora cubierta con una bóveda de cañón, y con el ciclo de frescos que fueron ejecutados en el siglo XVII y tienen estucos ornamentales en estilo barroco.

Aquí damos por finalizada la visita a Sirmione, marchamos hasta la parada de bus (GPS N45.490689 E 10.608049 ) para coger el autobús que nos acompañe hacia las afueras de la ciudad y podamos hacer el trasbordo al bus (GPS N 45.490689 E 10.6080496 ) de regreso hacia Peschiera.

Cuando llegamos a Pescheira acudimos a tomarnos unas patatas fritas estilo belga (GPS N 45.4395933 E 10.6922253), la verdad es que eran patatas fritas pero el estilo en lugar de belga son congeladas y de las malas, al menos, nos sirve para descansar un rato y coger fuerzas.

Puerto de Sirmione (Italia)

Pernoctamos en el área de autocaravanas Pecheira di Garda (Italia). Se encuentra en la Via Milano. Las coordenadas GPS del lugar corresponden con: N45.43952 // E 10.68456 .

El área dispone de todos los servicios incluidos: duchas, baños agua, luz, vaciado y eliminación de residuos sólidos. El precio es de 24 h es de 18 €.

Paisaje Lago di Garda (Italia)

Día 15 de agosto (martes)

Ruta: Peschiera di Garda-Trento Km. 44; tiempo estimado 1,08'

Por la mañana temprano hacemos un reset a la autocaravana y salimos lo antes posible hacia el norte del lago Garda. Queremos visitar Cascate del Varone. Es un salto de agua precioso que está en la ciudad de Tenno, en Trentino. Cuando llegamos al parking marcado (GPS N 45.9118165 E 10.8377979 ) es muy estrecho y no hay sitio para nosotros, el lugar es muy montañoso y es complicado meter nuestra autocaravana en otro lugar cercano. La verdad que no tenemos paciencia y decidimos continuar el viaje hasta Trento.

Viñedos del Lago di Garda (Italia)

Llegamos a Trento y vamos directamente al parking situado más cercano al centro histórico (GPS N 46.0662406 E 11.1145721 ) tiene reservado cuatro plazas para autocaravanas. En principio aparcamos ocupando dos plazas pero vemos como se queda una plaza libre, hacemos el cambio y nos situamos dentro de la legalidad. El parking es gratuito y tiene limitado a 48 horas.

Son las 14,00 horas y decidimos antes de visitar la ciudad de Trento comer en la autocaravana. Tenemos a mano de primer plato un pica-pica de quesos, salmón y patés acompañados con tostadas de pan del Mercadona; de segundo plato tenemos pollo en salsa y de postre llevamos varios melones de Cantelup comprados en el Carrefour de Francia, tres melones cinco euros que nos aromatiza todo el garaje de la autocaravana.

Llegada a Trento (Italia)

Trento, es conocida en el mundo por el nombre de un Concilio o, mejor dicho, un Concilio ligado para siempre al nombre de una ciudad, y qué cambio la concepción del mundo.

El Concilio de Trento fue impulsado por el Papa Pablo III para frenar el importante avance del protestantismo que lideraba Martin Lutero a mitad del siglo XVI.

Los primero que hacemos es marchar hacia el Castillo del Buonconsiglio, se encuentra situado en la parte alta, via Bernardo Clesio, 5. Horario de 10 a 18,00 horas, tarifa para visitar el castillo 10 €, tarifa para visitar la Torre del Águila 2€, esta última solamente se puede visitar dentro de un horario previamente acordado con visitas guiadas y limitadas.

El castillo de Buonconsiglio es uno de los edificios más importantes de Trento y de toda la región de Trentino-Alto Adige. Desde el siglo XIII hasta finales del XVIII fue residencia oficial de los obispos de Trento. En su interior se dispone de diferentes edificios históricos, rodeados por una muralla en una posición ligeramente elevada por encima de la ciudad. Castelvecchio es el núcleo más antiguo, destaca una poderosa torre cilíndrica; en el extremo sur del complejo es Torre del Águila, que conserva el famoso fresco con los Ciclos de los meses , uno de los más notables con una serie de pinturas de temática profana de la Edad Media tardía italiana . El gran palacio presenta la ampliación que se hizo en el siglo XVI en las formas del Renacimiento italiano, querida por el Príncipe Obispo y el Cardenal Bernardo Cles (1485-1539); conserva un importante ciclo pictórico manierista en excelente estado de conservación. A fines del siglo XVII se construyó la Junta barroca de Albertiana.

Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

Su estructura actual es el resultado de la unión durante su historia de varios edificios : de hecho, es posible distinguir diferentes secciones y estructuras que datan de diferentes siglos. El castillo de Buonconsiglio representa uno de los complejos fortificados más grandes de los Alpes.

Interior del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La parte más antigua es la zona románica , representada por el núcleo construido en el siglo XIII de Castelvecchio (que luego fue reconstruido en 1440) y la gran torre circular (llamado torre Augusto). En una etapa posterior, a finales del XIV y principios del siglo XV, la estructura fue profundamente modificada por el Príncipe Obispos George de Liechtenstein y Juan IV Hinderbach. La primera vinculada a la Castelvecchio torre de Águila, en su interior se localizan los magníficos frescos con el ciclo de los meses, un ejemplo extraordinario del gótico internacional John IV Hiderbachél construyó las grandes almenas y la galería al gusto gótico-veneciano.

En 1500 el cardenal Bernardo Clesio, inicia un proyecto de reestructuración y desarrollo urbano en la ciudad, se construyó un complejo de edificios al sur de estilo renancentista, la Gran Sala, el nuevo hogar de los Príncipes Obispos, pintados por Dosso Dossi y Girolamo Romanino.

Más adelante, en el período barroco, el Obispo Francis Alberto Poia construyó la estructura Albertiana que permite la comunicación directa entre la sección medieval y el Gran Palacio.

Detalle Concilio en Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

En 1796 la ciudad fue invadida por las tropas de Napoleón y el último príncipe obispo Pietro Vigilio Thun, dejó el castillo y se refugió en la fortaleza de la familia Val di Non. Con la secularización del obispado de Trento y su anexión a la provincia de Tirol, el Buonconsiglio se reduce en la medida que fue dedicada como cuarteles militares y la sede de la representación.

Antes del estallido de la Gran Guerra, el castillo se convirtió en parte de la Fortaleza de Trento (Festung Trient). Durante la Primera Guerra Mundial, la sala de la corte (XVI Stua de Famea) era el sitio donde se celebra el proceso (1916) a los unionistas italianos Cesare Battisti (el objetivo principal de Battisti era unificar a todos los italianos) y Fabio Filzi. Después de la sentencia, que condenó a muerte por alta traición, los tres independentistas fueron llevados a las celdas de la logia. La sentencia se ejecutó en el prado entre el castillo y la pared este (la Fuente de los Mártires). Los dos fueron rápidamente declarados culpables de traición y condenados a una forma de ahorcamiento similar al estrangulamiento. Battisti protestó porque habían sido capturados con uniforme en el campo de batalla y, por lo tanto, deberían considerarse prisioneros de guerra. Esta defensa fue rechazada de inmediato. Luego pidió que le dispararan para no deshonrar su uniforme. Esta solicitud fue permitida; Battisti se quitó el uniforme y lo reemplazó con ropa desechada de una tienda de ropa usada. Fabio Filzi fue sentenciado a la misma suerte.

Detalle Concilio en Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

En 1918, el Estado italiano se convirtió en el propietario del castillo, que pasó a la provincia autónoma de Trento en 1974. El castillo es una casa solariega de honor de la Orden de Vittorio Veneto, en la esquina superior izquierda con el diploma de Caballero.

En Trento, en torno a 1400 el príncipe obispo de Trento George de Liechtenstein encargó a un artista extranjero, probablemente Bohemia (por algunos conoce como el señor Wenceslao de Bohemia, cuya presencia en Trento está documentado en 1397), el ciclo de los meses en la Torre del Águila, uno de los mejores ejemplos de gótico tardío a nivel internacional.

El ciclo se articula en once cuadrados diferentes, estando el que corresponde con el mes de marzo perdido durante un incendio. Cada cuadrado, está bordeado por columnas retorcidas, y muestra la representación de la vida de la nobleza en una absoluta armonía con el lenguaje apropiado, además muestra las tareas mensuales en la agricultura y la población rural, según las estaciones del año.

Las escenas, son ricas en detalles tomados de la observación de la vida real (tal vez filtrada por las ilustraciones de Tacuina Sanitatis), que muestra la vida de los nobles, las actividades de la agricultura y el pastoreo, con un entrelazamiento continuo y pacífico del mundo caballeresco y el mundo cotidiano. Pocas son las concesiones a lo grotesco y lo macabro, en lugar caracterizar otras regiones italianas y europeas.

Frescos del Ciclo en el Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

El Ciclo presta mucha atención a las estaciones del año: el paisaje de invierno desnudo y blanco de nieve se convierte en una exuberante vegetación en la primavera, los cultivos de verano marcan la culminación de la agricultura, mientras que los árboles en noviembre están rodeadas de hojas secas caídas de suelo. La atención al detalle en la descripción de la ropa, la vestimenta hace que sea posible el reconocimiento de las características típicas de la moda de la época: para los nobles, que participan en actividades de ocio y torneos, la ropa es rica en colores, mientras que es simple y fácilmente reconocible en las clases humildes, siempre representadas en el trabajo. Puedes ver el detalle meticuloso incluso en los cambios de estaciones.

Capilla del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

En cada fresco aparece la figura del sol junto al signo zodiacal correspondiente a cada mes.

Modelos iconográficos de ciclo son, además de la ya mencionada sanitatis Tacuin, del Livre de la chasse de Gaston Phoebus y el Muy Ricas Horas del duque de Berry.

El castillo alberga numerosas colecciones de arte y arqueología cuyo primer núcleo se formó a mediados del siglo XIX en el Museo Cívico de Trento; incluyen objetos que cubren un gran arco cronológico desde la prehistoria hasta la primera mitad del siglo XIX y documentan los eventos históricos y artísticos de la ciudad de Trento y su territorio.

El museo también tiene una rica colección de pinturas, frescos separados, esculturas de madera, cofres, grabados, medallas, bronces, vidrios, mayólica y personajes etnográficos.

El castillo tiene una impresionante colección Lapidario, se inició en la segunda mitad del siglo XVI, el príncipe Vescovo Cristoforo Madruzzo recogido en el castillo de Buonconsiglio y la villa de los epígrafes Albere y mármoles antiguos, admirado por los distinguidos participantes en el Concilio de Trento.

Lapidario en el Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

Tres siglos más tarde, en 1824, el alcalde de Trento Benedetto Giovanelli, se reunieron en el ayuntamiento todos los trabajos en piedra medieval y moderna, todo considerado, aunque en un estado fragmentario, monumentos patri.

En 1856 fue inaugurado finalmente el museo de la ciudad, y finalmente, en 1924, estableció el nuevo Museo Nacional, en el castillo de Buonconsiglio: el lapidario se muestra en el patio en el jardín, un tiempo dedicado al juego Pallacorda.

Ahora la colección se exhibe dentro de Castelvecchio. Los dos salones medievales, los más impresionantes del castillo, emergen directamente de la roca, donde se cavan los pisos.

Las obras, que van desde la Edad Media y el final del siglo XVIII, provienen de las principales iglesias y edificios de la provincia de Trentino: una página emocionante de la historia del arte y el fascinante testimonio de la transformación de la ciudad y sus alrededores en mil años de historia.

Fragmento arquitectónico en el lapidario del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

Entre los mejores objetos expuestos está este “Fragmento arquitectónico”, datado en la segunda mitad del siglo VIII, procede del baptisterio Santa María Maggiore de Trento.

Es un trozo del relieve de una celosía donde se aprecian unas grecas en la parte superior e inferior y en el centro hay figuras vegetales como una palmera.

Capitel románico en el lapidario del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

El siguiente corresponde “Capitel románico”, datado en el siglo XII dentro del periodo 1124-1141, procede de la catedral de San Vigilio de Trento.

Los relieves del capitel muestra pájaros con uvas y hojas de vid, es uno de los dibujos recurrentes dentro del arte románico en iglesias y claustros.

Capitel románico con símbolo del Evangelista Marco en el lapidario del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

El siguiente corresponde “Capitel románico con símbolo del Evangelista Marco”, datado en el siglo XII dentro del periodo 1124-1141, procede de la catedral de San Vigilio de Trento.

El relieve nos presenta el León de San Marcos, León Alado o León Marciano es la representación simbólica del evangelista San Marcos, posee la forma de un león alado con una aureola o nimbo. Suele representarse con un libro y una espada, sujetos con sus patas delanteras como elementos complementarios.

Capitel románico con símbolo del Evangelista Mateo en el lapidario del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

El siguiente corresponde “Capitel románico con símbolo del Evangelista Mateo”, datado en el siglo XII dentro del periodo 1124-1141, procede de la catedral de San Vigilio de Trento.

Mateo se simbolizó con un ángel (un hombre con alas) porque su evangelio comienza con la lista de los antepasados de Jesús.

Capitel románico con símbolo de paloma en el lapidario del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

El siguiente corresponde “Capitel románico con símbolo de paloma”, datado entre el siglo VIII y IX, procede del convento de san Lorenzo de Trento.

Relieve con la figura de un profeta en el lapidario del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

El siguiente corresponde “Relieve con la figura de un profeta”, datado entre el siglo XIII, procede de Trento.

Relieve con la figura de una sirena y figura fantástica en el lapidario del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

El siguiente corresponde “Relieve con la figura de una sirena y figura fantástica”, datado en la segunda mitad del siglo XIV, procede de Trento.

Madonna del Carmine en el lapidario del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

El siguiente corresponde “Madonna del Carmine”, obra del escultor Francesco Oradini (1699-1754), datado en el siglo XVIII, procede de la demolición de la iglesia de Santa María del Carmine en Trento.

Escudo príncipe episcopal Giorgio Hack en el lapidario del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

El siguiente corresponde “Escudo príncipe episcopal Giorgio Hack”, esta datado en 1455, procede de la demolición de la puerta de San Martino de Trento.

Otra de las sección del museo es la que presenta la colección egipcia se compone de la colección de Taddeo Tonelli, se trataba de un funcionario del imperio de los Habsburgo, que recogió estos hallazgos en la primera mitad del siglo XIX y más tarde donó al municipio de Trento en 1858. El ejército estaba involucrado en la atmósfera de bienes la egiptomanía que se extendió en Europa después de la expedición de Napoleón a Egipto. Su colección destacaba por numerosos amuletos, joyas elegantes de pasta de vidrio de color, dos estelas grabadas, cientos de modelos de estatuas que se depositaban en las tumbas funerarias, una preciosa pieza fúnebre, la momia de un gato además de los restos de momias humanas. Dentro de la sección egipcia de las reconstrucciones están presentes lo que permite establecer los descubrimientos, realizados por el artista Gigi Giovanazzi, tales como la reconstrucción de la cámara funeraria egipcia llamada “casa de oro”.

Mascara funeraria en el Museo egipcio del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

Entre los objetos más importantes podemos ver “ Máscara funeraria”, esta datada entre finales de la época tardía 664-332 a.c. y la dinastía Tolemaica 332-30 a.c. Realizada en cartón pintado y dorado.

Realizada con una capa de oro, forma parte de un material incorruptible que era utilizado como un símbolo del esplendor de Egipto, y aparece profusamente en el ajuar y la decoración de las tumbas reales.

Gata embalsamada en el Museo egipcio del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

También destaca “Gata embalsamada” esta datada entre finales de la época tardía 664-332 a.c. y la dinastía Tolemaica 332-30 a.c.

Las momias de animales no recibían el mismo tratamiento que las momias humanas porque en muchas de ellas no se retiraban los órganos internos, sólo se desecaban con natrón y se vendaban con lino. En otros casos se inyectaba en el animal ciertos diluyentes con el objetivo de destruir los órganos internos sin tener que extraerlos. Después del vendaje se adornaba la momia animal para su enterramiento. En este caso se emplea un recubrimiento vegetal que da un aspecto de objeto decorativo.

Casa del Oro en el Museo egipcio del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La parte más importante “Casa del Oro” esta datada entre finales de la época tardía 664-332 a.c. y la dinastía Tolemaica 332-30 a.c

El difunto era colocado en el sarcófago y custodiado en la cámara funeraria acondicionada en la época egipcia, era el lugar donde se recrea el ambiente para el paso a la eternidad.

Museo de escultura en el Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

Otra de las secciones del museo es la dedicada a la Escultura, están reunidas una serie de obras en lo que fuera la Antigua Capilla del tercer piso de Castelvecchioo, donde se presentan la preciosa colección que es el testimonio insustituible de un arte que alcanza su esplendor con las peculiaridades propias de la región de los Alpes.

Los artistas de diferentes orígenes revelan de vez en cuando el encanto del Norte con las influencias de Lombardía y Veneto, interpretando las dos almas que siempre han vivido juntas en esta región, en la frontera entre Italia y el imperio.

La exposición incluye obras de los siglos XIV al XVII, y se remonta a un hilo cronológico y temático.

Se presta especial atención a la pequeña Virgen románica, una de las esculturas de madera más antiguas que existen en los territorios de Trentino y Alto Adige; las elegantes influencias del gótico tardío, belgas y bohemias de “Belle Madonne”; la emocionante Anunciación de Brescia Maffeo Olivieri; Los regalos femeninos de Jorg Atz; las narrativas cautivantes de Narciso de Bolzano y su brillante y prolífica escuela.

La anunciación de la Virgen en el Museo de escultura del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

Entre las esculturas más destacadas está el retablo “La anunciación de la Virgen”, obra del escultor Narciso de Bolzano, ha sido datado en 1486.

Su presencia fue reportada en Bolzano fue a partir de 1474, con la apertura de un taller para la talla de madera. Entre 1486 y 1487, que está a cargo de la restauración del retablo en el que Hans von Judenburg había trabajado en 1421 para el altar mayor de la catedral de Bolzano. Entre 1488 y 1489 realizó algunas intervenciones, probablemente para la reconstrucción, en el palacio y en el órgano de la catedral.

La anunciación de la Virgen en el Museo de escultura del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente de las esculturas “La anunciación de la Virgen”, obra de un escultor anónimo de Trento, esta datado en el siglo XV.

La obra formaba parte del retablo llamado Madonna del Canton y narra una parte de la historia perteneciente al pasaje de la Anunciación de la Virgen.

La Virgen acompañada de santos en el Museo de escultura del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente de las esculturas “La Virgen acompañada de santos”, obra de un escultor anónimo del Trentino, esta datado a finales del siglo XV, construido en madera de pino.

La obra formaba parte de la predela de una iglesia, se ignora su procedencia, en ella se puede ver a la Virgen como es acompañada a la izquierda por Santa Dorotea y a la derecha por San Apolonio.

La Virgen acompañada de santos en el Museo de escultura del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente de las esculturas “La Virgen acompañada de santos”, obra de un escultor anónimo del Trentino, esta datado en 1539, construido en madera de tilo policromada y dorada.

La obra formaba parte de una escribanía de madera donde se puede ver a la Virgen que está acompañada por San Nicolás y San Gregorio Magno, procede de la iglesia de San Nicolo de Termenago (Italia).

Adoración del niño en el Museo de escultura del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente de las esculturas “Adoración del niño”, obra del taller escultor Hans Klocker, esta datado entre 1480-1490, construido en madera de pino policromada y dorada.

La obra formaba parte de un fragmento de alto-relieve de un altar en Fiera di Primiero, del que se ignora la composición y su posible ubicación.

Coronación de la Virgen en el Museo de escultura del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente de las esculturas “Coronación de la Virgen”, obra del taller escultor Hans Klocker, esta datado entre 1480-1490, construido en madera de pino policromada y dorada.

La obra formaba parte de un altar donde en el centro se ve la escultura de la Coronación de la Virgen; en los extremos podemos ver una representación de la Anunciación, Adoración de los pastores, Representación de Jesús en el templo y Muerte de la Virgen.

Madonna con el niño en el Museo de escultura del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente de las esculturas “Madonna con el niño”, obra de un escultor anónimo, esta datado en la segunda mitad del siglo XV, construido en madera de tilo policromada y dorada.

La obra formaba parte de un altar y se puede ver en la predela a Cristo como una representación de las caras de varios apóstoles.

Madonna en el trono en el Museo de escultura del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente de las esculturas “Madonna en el trono”, obra de un escultor anónimo, esta datado en la primera mitad del siglo XIV, construido en madera policromada y dorada.

La obra forma parte de una de las Vírgenes románicas más antiguas de la región, procede de la iglesia de San Stefano de Fornace (Italia).

Madonna con el Niño en el trono en el Museo de escultura del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente de las esculturas “Madonna con el Niño en el trono”, obra de un escultor anónimo, esta datado en la primera mitad del siglo XIV, construido en madera policromada y dorada.

Es una de las Vírgenes románicas con los niños más antiguos, se ignora su procedencia, aunque evidencia un rudo escultor, pero denota la influencia más próxima gótica con una policromía muy viva.

Madonna con el Niño en el Museo de escultura del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente de las esculturas “Virgen con el Niño”, obra de un escultor anónimo alemán, esta datado en el siglo XV, construido en madera de tilo policromada y dorada.

La escultura alemana del siglo XV viene marcada por el uso de madera del tilo como material para la realización de las obras escultóricas. La escultura pasa del retablo a la estatuilla y a la medalla, despegándose el arte de la religión de forma que emprende un nuevo rumbo.

Virgen con el Niño en el Museo de escultura del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente de las esculturas “Virgen con el Niño”, obra de un escultor anónimo de la provincia italiana de Alto Reno, esta datado en la primera mitad del siglo XVI, construido en madera de tilo policromada y dorada.

Pasamos a otra sección del Museo dedicada como Pinacoteca. La exposición abarca un amplio periodo cronológico, desde la mitad del siglo XV hasta mediados del siglo XIX y documenta los acontecimientos artísticos de la región, con especial atención a los artistas locales y de Véneto y Lombardía, que trabajaron aquí.

“Virgen embarazada”, obra del pintor Marcello Fogolino Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La primera de las obras “Virgen embarazada”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado entre 1503-1504, pintado al óleo sobre madera.

La Virgen se muestra embarazada y sobre el vientre se representa al niño Jesús ya como un niño, está acompañada a la izquierda de san Pedro que exhibe sus atributos: el libro y las llaves y a la derecha por san José.

“San Francisco recibe las estigmas”, obra del pintor Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “San Francisco recibe las estigmas”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado en 1507, pintado al óleo sobre madera. Tiene unas medidas de 48,3 x 234 cm.

La obra se representa a San Francisco acompañado de Santa Clara, Pedro, Bartolomeo de Breganza, Paolo y Bernardino, procede del Palacio Chiericati de Vicenza.

En el fondo del evento milagroso, se abre una amplia vista de la ciudad Vicenza en la segunda década del siglo XVI. Se reconoce la llanura de Campo Marzio y el curso del río Retrone que atraviese el puente dentro de la ciudad. Vicenza, desde el sur, que está encerrado dentro de los muros de la ciudad en la que se encuentra la torre de Porta Castello y está dominada por una torre cuadrada, que se eleva detrás de la basílica, en la imagen se representa antes de la construcción de las galerías de Palladio. Fogolino añade otros detalles: el santuario y el convento de Nuestra Señora de Monte Berico, donde aparecen unas ruinas que recuerdan el antiguo teatro romano de Berga y la abadía benedictina de San Félix. Es un paisaje de campo tranquilo, rodeado de luz, poblado por figuras realistas de aquella época: un caballero, dos monjas, un viajero, un soldado y el propio artista, atrapados mientras se acercaban a las murallas de la ciudad

“Adoración de los magos”, obra del pintor Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Adoración de los Magos; en la prelada: Anunciación, Natividad, Escape a Egipto”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado entre 1508-1509, fue pintado en temple sobre madera. Tiene unas medidas de 213,8 x 171,4; prelada 11,4 x 152.5 cm.

El cuadro fue pintado y colocado originalmente en la tercera capilla a la izquierda de la iglesia de San Bartolomé en Vicenza, donde se representa a los tres Reyes Magos que rinden homenaje a la Sagrada Familia.

Aun el auténtico protagonista de la obra es, sin embargo, la gran procesión, que, descendiendo lentamente por un acantilado espectacular y escarpado, se mueve hacia el primer plano, tomando el relevo del acontecimiento sagrado para transformarla en una especie de juicio de toda la representación. Es una multitud de caballeros y damas, páginas y cetreros, enanos de la corte y animales exóticos (elefantes, camellos y monos) se mezclaban con los pastores, cazadores y pequeños animales domésticos, prestados con meticuloso detalle y la atención en la definición de los detalles y colores brillantes. Lo que el artista nos ofrece es un universo realista y fantástico, al mismo tiempo, expresión de un lujo, incluso un estilo gótico tardío, típico del mundo cortesano.

El colorido grupo de personajes colocados dentro de un paisaje con las antiguas ruinas y castillos medievales, acantilados rocosos y escarpados senderos, el resultado forma parte de la imaginación del pintor, en la otra parte hecha de referencias precisas a la topografía de la ciudad de Vicenza. Podemos distinguir el tipo de arquitectura militar en el centro de la pintura, el perfil del puerto de Santa Cruz y la construcción de una plaza central adornada con estatuas, en la Vicenza romana que entonces permanecen visibles. El acantilado de la izquierda ha sido identificado como la “piedra de Berta Mujer”, a los pies de las montañas Béricas.

Un detalle significativo de la pintura está representado por el dibujo de un pequeño personaje en la base del templo, en el que es posible reconocer al autor mismo de la obra.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Giovanni Bonconsiglio, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Virgen con el Niño”, obra del pintor Giovanni Bonconsiglio, también conocido como Il Marescalco (1465-1538), esta datado en 1497, pintado en óleo sobre tabla de madera. Tiene unas medidas de 58,8 x 45,5 cm.

Estamos ante un fragmento de un retablo para la iglesia de San Cosme. Fue la primera obra pública que realizó el artista. En esta obra el pintor revela su afinidad con otros retablos pintados por Antonello de Messina para la iglesia de San Carsiano que correspondían con el modelo a seguir por los artistas del véneto de aquella época.

“San Jerónimo”, obra del pintor Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “San Jerónimo”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado en 1517-1518, pintado en temple sobre tabla de madera. Tiene unas medidas de 47,5 X 53.3 cm.

El cuadro representa al santo con el tradicional traje cardenalicio que nos presenta en sus manos el prototipo de una iglesia no identificada. La figura es sólida de gran compostura construía a través de colores cálidos, donde se evidencia la fineza que alcanzo la obra del pintor.

“Virgen con el Niño en el trono entre santos”, obra del pintor Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Virgen con el Niño en el trono entre santos”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado entre 1508-1509, pintado en temple sobre tabla de madera. Tiene unas medidas de 266 x 195 cm.

La obra pertenece al retablo pintado para el santuario de Camposampiero, propone una construcción simétrica de la escena sacra entre: Catalina, Francisco, Juan Bautista, María Magdalena, Antonio de Padua y Juan Evangelista. Todos ellos dispuestos ante la imagen de una gran arquitectura pero con un estilo naturalista, inconfundible de la pintura veneciana.

“Virgen de las estrellas”, obra del pintor Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Virgen de las estrellas”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado en 1519, pintado en óleo sobre tabla de madera. Tiene unas medidas de 399 x 217 cm.

La obra fue pintada para la iglesia de Santa Corona, también es conocida como la Madonna de la Humildad de Vicenza.

El pintor hace un avance en el tiempo al pintar a la Virgen de forma moderna y actual, desplegando una atmósfera limpia y luminosa, dotando a la imagen de una pureza inusual y una trasparencia del cromatismo, imponiendo a los personajes que vuelan alrededor de la Virgen: querubines, serafines y ángeles musicantes de un vedutismo que sería copiado por otros muchos artistas de estilo distintos.

“Matrimonio místico de Santa Catalina”, obra del pintor Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Matrimonio místico de Santa Catalina”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado en el tercer decenio del siglo XVI, pintado en óleo sobre tabla de madera.

La obra originalmente fue colocada en la iglesia de San Marcos de Trento. El cuadro además de la santa, está acompañada de Miguel Arcángel, Clara, Dorotea de Thun y Francisco como donantes.

El pintor hace una obra de gran destreza técnica y fineza con un gran rigor descriptivo sobretodo en la elaboración de los retratos de los donantes, también en la minuciosidad de los detalles representados en la báscula que sujeta el Arcángel y en el león que lo acompaña.

“Base de candelabro”, obra de escultor griego, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La sala nos presenta algunas bellas esculturas “Base de Candelabro”, obra de un escultor griego anónimo, esta datada en la primera mitad del siglo I a.C. realizada en mármol.

Es una obra escultórica de estilo neoático –se refiere a los talleres que realizaban copias inspiradas en los modelos de la antigua Grecia – para los romanos seguramente para ser expuesta en algún cementerio. En cada cara por medio de relieves se representan tres diferentes escenas de la mitología griega.

“El mito de Teofane” obra de un escultor romano, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente escultura “El mito de Teofane” obra de un escultor romano anónimo, esta datado en el II siglo d.C. realizado en mármol.

El relieve parece hacer referencia a Teofane, era una heroína originaria de la región de Tracia hija de Bisaltes que, por su gran belleza, tenía numerosos pretendientes. Poseidón, al enamorarse de ella, la trasladó a la isla de Crumisa, una isla desconocida para los geógrafos. Sin embargo los pretendientes averiguaron que se encontraba en la mencionada isla y se dirigieron allí en barco. Poseidón entonces transformó a Teófane en una hermosa oveja, se transfiguró a sí mismo en carnero y convirtió a los habitantes de la isla en un rebaño. Los pretendientes llegaron a la isla, pero al ver solo ganado empezaron a matar ovejas para comer y Poseidón, tras observar lo que ocurría, decidió convertirlos en lobos como castigo.

“San Francisco acompañado de San Juan Bautista y Daniel”, obra del pintor Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “San Francisco acompañado de San Juan Bautista y Daniel”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado en 1523, pintado en óleo sobre tabla de madera.

El pintor en esta obra supera la tradicional y rigurosa pintura simétrica de la escena poniendo dos figuras al lado del protagonista de la escena subiéndolo en una columna de piedra de mármol consiguiendo una airosa escena.

Se aprecia como el personaje de San Daniel emerge de la penumbra con un bajo relieve como un tributo del artista hacia es estilo clásico.

“La Virgen con el Niño acompañados de San Juanito”, obra del pintor Giovanni Demio, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “La Virgen con el Niño acompañados de San Juanito”, obra del pintor Giovanni Demio (1510-1570), esta datado en 1525, pintado en óleo sobre lienzo.

Giovanni Gualtieri, conocido como Demio fue un pintor que se dedicó principalmente al mosaico italiano. Es uno de los primeros artistas en la región de Lombardía-Venecia en expresarse a través de la nueva corriente que se llamó manierismo.

Fue un pintor ecléctico que tomo la influencias del norte como los pintores italianos Ramanino y Moretto. Desde muy joven estudio el arte de la pintura en Vivenza de la mano de Marcello Fogolino.

“Adoración al Niño”, obra del pintor Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Adoración al Niño”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado en 1523, pintado en óleo sobre tela.

El pintor nos presenta una atmósfera intimista pero a la vez con un tempo solemne donde aparece la Virgen y san José haciendo una referencia al niño Jesús, bajo una arquitectura iluminada con luz tenue. El pintor nos deja un trozo para presentarnos un espacio naturalista con la llegada al alba de los reyes magos.

“La Virgen en el trono con el Niño acompañados de los santos: Santiago, Felipe y Sebastián”, obra del pintor Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “La Virgen en el trono con el Niño acompañados de los santos: Santiago, Felipe y Sebastián”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado en 1523, pintado en óleo sobre tela. Tiene unas medidas de 178 x 177 cm.

El pintor es un artista con problemas legales que huye de la República de Venecia, que encuentra refugio y fama en la ciudad de Trento, donde en la segunda década del siglo XVI estaba experimentando una temporada cultural floreciente bajo el obispo Bernardo Cles.

“Sesión del Concilio de Trento”, obra de un pintor anónimo, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Sesión del Concilio de Trento”, obra de un pintor anónimo, esta datado en la primera mitad del siglo XVII, pintado en óleo sobre tela.

El cuadro esta inspirado en una primitiva pintura de Elia Naurizio, representa la sesión del Concilio de Trento que se llevo a cabo en la iglesia de Santa María Maggiore, detalla con mucho detalle y con la distancia del tiempo el evento celebrado en la iglesia.

“La Magdalena”, obra del pintor Giovan Pietro Rizzoli, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “La Magdalena”, obra del pintor Giovan Pietro Rizzoli conocido como Giampietrino (1495-1549), esta datado en 1515, pintado en óleo sobre tabla.

Este cuadro es atribuido a Giampietrino, un gran exponente de la escuela de pintura lombarda, es un gran seguidor de Leonardo da Vinci. En este caso se trata con una pintura que otorga a la Magdalena una gran sensualidad y gracia, pintada para ser expuesta en un ambiente privado.

“Beato Simón de Trento”, obra del pintor Altobello Melone, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Beato Simón de Trento”, obra del pintor Altobello Melone (1480-1523), esta datado en 1521, pintado en óleo sobre tabla.

Simón era un niño que murió durante la Pascua de 1475, su figura fue venerada como Bendito por la Iglesia Católica hasta 1965. La historia ligada a su nombre es un testimonio de la persecución sufrida por las comunidades judías con acusaciones, unas veces eran instrumentales y falsas de “asesinato ritual” (los llamados libelos de sangre) que se distribuyó ampliamente, especialmente en Europa central contra los Judíos.

“Episodio de la vida de Lorenzo de Marostica”, obra del pintor Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Episodio de la vida de Lorenzo de Marostica”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado en el cuarto decenio del siglo XVI, pintado en óleo sobre tabla.

La historia milagrosa del Beato Lorenzino. El Beato Lorenzino Sossio nació en el distrito Valrovina (aldea de Bassano del Grappa) en 1480. Su padre, un soldado de la Serenísima, después de una sola noche de matrimonio, se vio obligado a ir a la guerra; Regresó nueve meses después y encontró a su esposa con el bebé recién nacido de diez días en sus brazos. Creyéndose traicionado y capturado por los celos de repente, sacó la espada y amenazó con matar a su esposa, que, invocó a la Virgen la protección del peligro. Y aquí está el primer milagro: el niño de sólo diez días, agarró con sus manos la espada de su padre, y dijó: “Pare, mi padre, yo soy tu hijo”.

“Virgen y el Niño”, obra del pintor Tommaso Bragadin, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Virgen y el Niño”, obra del pintor Tommaso Bragadin (1450?-1524), esta datado en 1521, pintado en óleo sobre tabla.

El cuadro está pintado en la balaustrada de mármol como “Tomaxo Bragadin”, describe una obra madura y refinada propia de la escuela de pintores de Venecia, sigue las tendencias de Giovani Bellini como máximo exponente de aquel periodo. La Virgen abandona la figura representada en el arte tardo gótico para representar una mujer más natural.

“Virgen y el Niño”, obra de un pintor anónimo norte-europeo, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Virgen y el Niño”, obra de un pintor anónimo norte-europeo, esta datado entre 1510-1530, pintado en óleo sobre tabla.

El cuadro proviene de una histórica galería de arte de Vicenza. La tabla es una copia de la obra de Rafael la Madonna de Bridgwater. María sostiene al Niño deslizándose hacia la izquierda. Las dos figuras son excepcionalmente armoniosas, se caracterizan por un movimiento opuesto y divergentes, con una concatenación de gestos (brazos del niño toma el velo de su madre, las manos de María que rozan el cuerpo de su hijo) que genera el movimiento.

“Virgen y el Niño, San Nicolás de Tolentino, San Antonio Abad”, obra del pintor Paolo Farinati , Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Virgen y el Niño, San Nicolás de Tolentino, San Antonio Abad”, obra del pintor Paolo Farinati (1524-1606), esta datado en 1591, pintado en óleo sobre lienzo.

Paolo Farinati era hijo de un pintor semidesconocido, Giambattista, su primera formación como artista la recibió en el taller de Niccolo Giolfino, según atestigua Vasari. Es bastante posible que Domenico Brusasorci y Antonio Badile fueran también sus maestros en algún momento.

Su primera obra documentada es un San Martín y el mendigo (Catedral de Mantua, 1552), que le fue encargado por el cardenal Ercole Gonzaga junto a otras obras de Battista dell'Angolo del Moro, Domenico Brusasorci y Paolo Veronese. La influencia en estos primeros trabajos de Giulio Romano es evidente. Hay que tener en cuenta que este artista era el principal pintor y arquitecto al servicio de los Gonzaga en aquel tiempo.

“Partida de Abram para Canaán”, obra del pintor seguidor de Jacopo Bassano , Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Partida de Abram para Canaán”, obra del pintor seguidor de Jacopo Bassano, esta datado a finales del siglo XVI y inicios del siglo XVII, pintado en óleo sobre lienzo.

La pintura muestra el momento en que Abram salió de Harán tal como el Señor se lo había ordenado. Tenía setenta y cinco años cuando salió de allá para ir a la tierra de Canaán donde vivían los cananeos. Con él se llevó a su esposa Sarai y a su sobrino Lot, y también todas las cosas que tenían y a la gente que había adquirido en Harán. Allí el Señor se le apareció y le dijo: Esta tierra se la voy a dar a tu descendencia. Entonces, Abram construyó un altar en honor del Señor, porque allí se le había aparecido.

“Martirio de santa Inés”, obra del pintor Alessandro Turchi , Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Martirio de santa Inés”, obra del pintor Alessandro Turchi, conocido como L'Orbetto (1578-1649), esta datado en 1620, pintado en óleo sobre lienzo.

La obra muestra el episodio principal de la vida de santa Inés, una de las primeras mártires de la historia Cristiana, pertenece a la producción romana de un pintor veneciano.

La narración se hace muy teatralizada siguiendo la tradición clásica y que es transmitida en algunas de las obras de Caravaggio.

“Virgen con el Niño”, obra del pintor Girolamo Romanino , Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Virgen con el Niño”, obra del pintor Girolamo Romanino (1484-1560), esta datado en 1545, pintado en óleo sobre lienzo.

La obra transmite intimidad y recogimiento silencioso, un dialogo medido para presentar esta particular “Sacra Conversación”, en la parte inferior del lienzo se halla la presencia de un eclesiástico que fue el donante de la obra. El lienzo fue realizado por Romanino en una década de una pintura desafiante mientras trabajaba en el Magno Palazzo.

“Cabeza masculina”, obra del pintor Girolamo Romanino , Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Cabeza masculina”, obra del pintor Girolamo Romanino (1484-1560), esta datado en 1535-1536, pintado en óleo sobre lienzo.

Estamos ante un trozo del cuadro de la Visitación de Maria y Elisabet, este gran fragmento que estaba colgado en el ante órgano de la iglesia de Santa Maria la Mayor de Trento y que se pudo salvar del incendio de 1819.

“Anunciación”, obra del pintor Giovanni Battista Moroni, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Anunciación”, obra del pintor Giovanni Battista Moroni (1520-1578), esta datado en 1548, pintado en óleo sobre lienzo.

Es una de las obras de juventud del gran artista lombardo y una de las primeras del arte sacro. La obra se realiza en un tono sobrio muy típico de la religiosidad íntima y profunda. El pintor sobresalió mucho más por sus cuadros como retratista que en las obras religiosas.

“Retrato de Teresa Gezzi” y “Retrato de Niccolo Gezzi”, obra del pintor Giovanni Battista Lampi, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

Las siguientes pinturas “Retrato de Teresa Gezzi” y “Retrato de Niccolo Gezzi”, obra del pintor Giovanni Battista Lampi (1751-1830), esta datado en 1779, pintado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de 86 x 64 cm.

Los dos lienzos son dos retratos nobiliarios, originarios de Sarnonico como un exponente de la vida de los nobles de aquella época.

El pintor emplea una técnica de realismo directo fruto de una introspectiva psicológica muy delicada, fueron realizados para simbolizar la condición matrimonial de los personajes.

“Retrato de Giuseppe Antonio Ciurletti di Belfonte”, obra del pintor Giovanni Battista Lampi, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Retrato de Giuseppe Antonio Ciurletti di Belfonte”, obra del pintor Giovanni Battista Lampi (1751-1830), esta datado en 1777, pintado en óleo sobre lienzo.

Giovanni Battista Lampi fue hijo de Matthias Lamp, también pintor, aprendió los rudimentos de la pintura de su padre y de su primo Pietro Antonio Lorenzini. Después de estudiar en varios lugares y en particular en Verona (donde estudió con Francesco Lorenzi), pintó retratos y retablos en Trento.

“Retrato de Josefina Amalia Potocka”, obra del pintor Giovanni Battista Lampi, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Retrato de Josefina Amalia Potocka”, obra del pintor Giovanni Battista Lampi (1751-1830), esta datado en 1789-1791, pintado en óleo sobre lienzo.

El cuadro fue realizado en el periodo de enorme intensidad del pintor Giovanni Battista Lampi. El delicado retrato de la dama esta vestida de Diana con una cicatriz, fue la mujer de un famoso conde palatino de Rusia Potocki.

“Retrato del obispo Girolamo Luigi Crivelli”, obra del pintor Giovanni Battista Lampi, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Retrato del obispo Girolamo Luigi Crivelli”, obra del pintor Giovanni Battista Lampi (1751-1830), esta datado en 1779, pintado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de 104 x 75 cm.

El pintor hace un retrato al obispo minucioso casi como si fuese una fotografía de una grandeza inmediata expresiva para representar la alta dignidad del personaje, se puede ver la fuerza intelectual y su mirada penetrante.

“Virgen en Gloria con San Pedro, Lorenzo Giustini y Giovanni Nepomuceno”, obra del pintor Francesco Fontebasso, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Virgen en Gloria con San Pedro, Lorenzo Giustini y Giovanni Nepomuceno”, obra del pintor Francesco Fontebasso (1707-1769), esta datado entre 1736-1740, pintado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de 158 x 78 cm.

Francesco Fontebasso fue un pintor italiano del período tardío barroco o rococó de Venecia. Primero fue aprendiz de Sebastiano Ricci, pero fue fuertemente influenciado por su contemporáneo, Giovanni Battista Tiepolo. En 1761, Fontebasso visitó San Petersburgo y pinto frescos en el techo y decoraciones para el Palacio de Invierno. Fontebasso regresó a Venecia en 1768. Ayudó a decorar una capilla en San Francesco della Vigna.

“Susana con los ancianos”, obra del pintor Giambettino Cignaroli, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Susana con los ancianos”, obra del pintor Giambettino Cignaroli (1706-1770), esta datado en 1735, pintado en óleo sobre lienzo.

Susana, una bella mujer, esposa de Joaquín, un rico e influyente judío en el Exilio Babilónico, es vista y deseada por dos ancianos que habían sido nombrados jueces entre los judíos en el exilio en Babilonia. Los dos viejecillos se ponen de acuerdo para sorprender a solas a Susana y así abusar de ella.

En su versión tardía de este documento, el judío Teodoción agrega unos detalles que indican que Susana se estaba preparando a recibir un baño con aceites y esencias aromáticas en el justo momento de ser interceptada por los dos viejecillos. Los detalles del “baño de Susana”, que enuncia Teodoción en su Versión tardía, causaron gran impacto a través de los Siglos en la mentalidad de múltiples artistas, músicos y escritores del Mundo Occidental, que siguieron de cerca la saga del relato de acuerdo con la tardía versión de Teodoción.

Loggia de Romanino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

Bajamos a la parte baja del castillo donde podemos visitar la Loggia de Romanino, su nombre se debe a que en su bóveda fueron pintados los frescos por el pintor Girolamo Romanino de Brescia que, entre 1531 y 1532, los frescos de este importante lugar de conexión entre los edificios del Gran Palacio, se pueden considerar una de sus obras maestras.

Loggia de Romanino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

Gerolamo Romanino llegó a Buonconsiglio probablemente en la primavera de 1531 comenzó a pintar los frescos y terminó en octubre de ese mismo año.

Las obras de Romanino están influenciadas por los grandes pintores de su tiempo como Miguel Ángel y Rafael, fueron encargadas durante el mandato del cardenal Bernardo Clesio, príncipe obispo de Trento.

Fetonte en el vagón del Sol obra de Girolamo Romanino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

En el centro del techo, un gran marco representa a Fetonte en el vagón del Sol, atraído por caballos ardientes en una vertiginosa carrera por el cielo, las tres bestias se deslizaron diagonalmente en el espacio azul intenso, surcado por amplias nubes blancas. A los lados, hay alegorías de las estaciones la primavera y el verano están representadas por las figuras de dos mujeres desnudas coronadas de flores y hojas; las figuras del otoño y el invierno se representan con la figura de Baco que tiene coronada la cabeza de hojas de vid. En los laterales de las bóvedas se representan diez gorriones junto con la Luna que está enfrentada al Sol; en las plumas, grandes hombres desnudos sobresalen de los estantes falsos con un efecto ilusionista.

Desnudos obra de Girolamo Romanino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

En la luneta alternan escenas bíblicas, profanas, mitológicas y románticas . Comenzando desde el muro de la escalera: Judith y Holofernes; un cuarteto de flautas dulces; Virgen que mata a su hija; el suicidio de Lucrezia; las gracias; la muerte de Cleopatra; un concierto; Dalila y Samson; un episodio de cortejo al aire libre; Venus y Cupido.

Patio de los Leones, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La Loggia se abre al Patio de los Leones, está cerrado por tres lados por paredes de mampostería y en el cuarto por la Loggia del Romanino, es un agradable espacio verde dentro del Palacio Magno. El nombre proviene de una fuente del siglo XVI de la que hoy sólo quedan dos leones de piedra tallada, en alusión obvia a los Cles –el emblema de Alessio Longhi–, un escultor que ocupó un papel importante en la construcción del castillo.

Terracota de Zaccaria Zacchi,, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

El lado oriental, que sigue el trazado de los muros de la ciudad, se enriquece con la decoración de terracota de Zaccaria Zacchi, representando cabezas de personajes ilustres de la antigüedad. En la pared sur, sin embargo, por encima de los arcos de la logia, podemos ver bellos medallones de piedra esculpidos por Alessio Longhi retratan los perfiles de Maximiliano I, Felipe el Hermoso, rey de España, Carlos V y Fernando I de Austria.

Sala Circular obra de Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

Desde el Patio de los Leones accedemos a la Sala circular, tiene la particularidad que fue decorada entre 1532 y 1533 por el pintor vicentino Marcello Fogolino, quien aquí hizo su obra maestra. El centro de la bóveda está ocupada por el gran escudo de armas cardenal de Bernardo Clesio. En las magníficas decoraciones de estuco se establece con cuatro ovales episodios de la vida de Julio Cesar: mientras que Tolomeo presenta la cabeza de Pompeyo, el Triunvirato, César y el Senado y un triunfo de la noche de una gran belleza. En los lunetos están representados catorce emperadores romanos sobre hermosos paisajes. Los pequeños óvalos entre las lunetas encierran figuras masculinas y femeninas de deliciosa presencia , mientras que los sátiros y los animales fantásticos se representan en los lados.

Virgen en el trono con el Niño acompañada de San Andrés y San Pedro obra de Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Virgen en el trono con el Niño acompañada de San Andrés y San Pedro”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado en 1531, pintado en óleo sobre lienzo.

Fogolino representa a una virgen con cierta gracia, es una mujer muy joven con gran parecido a las mujeres del campo, lleva en sus manos a Jesús regordete, a su izquierda San Pedro con llave del cielo, a su derecha San Andrés con su enorme cruz. Procede de la iglesia Chiesa Parrocchiale SS. Pietro e Andrea, Povo.

Santa Ana Metterza con la Virgen con el Niño acompañada de San Nicolás y San Virgilio, obra de Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Santa Ana Metterza con la Virgen con el Niño acompañada de San Nicolás y San Vigilio”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado en 1538, pintado en óleo sobre lienzo. Tiene unas medidas de 149 x 105 cm.

Otra de las variaciones de las Madonnas de Fogolino que se diferencia con la presencia de Santa Ana. El detalle de la arquitectura es la representación de una nube que se puede ver a través de la ventana redonda.

La Virgen en el trono con el Niño acompañada de San Nicolás, San Juan Bautista, San José y Dorotea, obra de Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “La Virgen en el trono con el Niño acompañada de San Nicolás, San Juan Bautista, San José y Dorotea”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado en 1547, pintado en óleo sobre lienzo.

La obra procede de la iglesia de Santa Maria de Assunta, Calavino y fue pintada para la capilla sepulcral de la familia Madruzzo. El retablo realizado en gran formato se inspira en el icono romano de la Madonna Popolo.

La Virgen de la leche acompañada de San Agustín y Bernardo de Siena, obra de Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “La Virgen de la leche acompañada de San Agustín y Bernardo de Siena”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado en 1539, pintado en óleo sobre lienzo.

Una imagen poco usual, dos ángeles sujetan la corona mientras la Virgen amanta al niño, a su izquierda la figura de Bernardino de Siena, a su derecha la imagen de San Agustín.

“Triunfo del amor”, obra dentro del círculo del pintor Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Triunfo del amor”, obra dentro del círculo del pintor Fogolino (1483-1550), esta datado en el quinto decenio del siglo XVI, pintado en óleo sobre lienzo.

La obra es la tapadera de un “Apricordo” instrumento musical, fue pintado por un colaborador cercano de Marcello Fogolino, donde se representa de forma alegórica el Triunfo de Cupido, inspirada en la imagen pública de la obra “Triunfo de Petrarca” de 1544.

“Adoración de los Magos”, obra del pintor Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Adoración de los Magos”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado entre 1530-1540, pintado en óleo sobre lienzo.

Esta obra es el preludio de la madurez pictórica de Marcello Fogolino donde nos sorprende con una Epifanía fascinante por su tono espirituoso, sacada de una escena de un episodio sacro. También denota la influencia del pintor Romanino que se caracteriza por la descripción de los personajes dentro de una confusa armonía.

Entramos en la habitación llamada “Camin Nero”, donde se muestra una rica decoración de estuco que hace las veces de pinturas, los marcos para los frescos de Dosso Dossi, ejecutados en 1532. En el centro, una ronda con querubines; a los lados, las alegorías de las cuatro virtudes cardinales (justicia, fortaleza, prudencia, templanza), y los escudos de armas de Carlos V y papa Clemente VII Medici. A continuación se muestran dos escudos de armas de Bernardo Clesio como obispo y cardenal.

En los lunetos están pintadas las siete artes liberales, acompañadas de personajes de la antigüedad que difieren en esas disciplinas. La chimenea de mármol negro del siglo XVI, por la cual a la habitación se llama el salón, la original se perdió; la que está en estos momentos fue reconstruida en 1927

“Conversión de Saúl”, obra del pintor Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura es la representación de la clásica “Conversión de Saúl”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado entre 1530-1540, pintado en óleo sobre lienzo.

De repente, una luz del cielo brilla alrededor de Saúl y cae al suelo, como vemos aquí. Entonces una voz dice, “Saúl, Saúl, ¿por qué me lastimas?” Los hombres que acompañan a Saúl ven la luz y oyen el sonido de la voz, pero no pueden entender las palabras.“¿Quién eres tú, Señor?”, Pregunta Saúl.

“Yo soy Jesús, a quien hieres”, dice la voz. Jesús dice esto porque cuando Saúl hirió a los seguidores del maestro , Jesús lo aflige como si el mal se hubiera hecho a sí mismo.

“Altar Capilla Flügelaltar Castillo de Riffembergo” obra del pintor Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

Los siguientes cuadros forman parte de un altar incompleto “Altar Capilla Flügelaltar Castillo de Riffembergo” obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado entre 1548, pintado en óleo sobre madera.

Las cuatro tablas de madera (dos de las cuales fueron pintadas por ambas caras), que representan escenas del Antiguo y Nuevo Testamento, están fechadas en 1548.

Las obras pertenecían a la baronesa Lantieri Gorizia, formaron parte de un altar incompleto de la Capilla Flügelaltar del Castillo de Riffembergo. Este tipo de altar era bien conocido por Fogolino por sus relaciones con Tirol del Sur y la cultura alemana.

Otras dos representaciones El sacrificio de Isaac a la Crucifixión pertenece a los Museos Provinciales de Gorizia y es probable que procedan del mismo altar.

Durante su estancia en la provincia de Trentino, el maestro tuvo un gran taller en el que colaboraron pintores italianos y alemanes; común entre ellos era el uso de modelos de los grabados para la composición de las pinturas. Según estudios recientes, las numerosas diferencias estilísticas técnicas como es evidente en las obras confirman que durante su ejecución, la participación activa de otro pintor, tal vez alemán, en el taller de Fogolino.

“Friso”, obra del pintor anónimo colaborador de Francesco Verla, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Friso”, obra del pintor anónimo colaborador de Francesco Verla, esta datado entre 1514, pintado con temple al fresco.

El fragmento de la decoración del siglo XVI que procede del Palacio de Bero. El pequeño fresco es de estilo grotesco, donde se ve la mano de un colaborador directo de Francesco Verla, émula con una potente plasticidad la elaboración un bajorrelieve clásico.

“Friso báquico”, obra del pintor Francesco Verla, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Friso báquico”, obra del pintor anónimo Francesco Verla (1470-1521), esta datado entre 1504-1509, pintado con temple al fresco. Tiene unas medidas 106 x 31 cm.

“Friso”, obra del pintor Marcello Fogolino, Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

La siguiente pintura “Friso”, obra del pintor Marcello Fogolino (1483-1550), esta datado en el quinto decenio del siglo XVI, pintado con temple al fresco .

El fresco fue realizado para la casa nobiliaria de la familia Firmian de la ciudad de Trento. Es un elegante friso de los más elaborados por Fogolino en la zona de Trentino, se trata de una decoración fantástica donde aparecen grifos y leopardo que acompañan a los atlas olímpicos y les convierten en divinidades.

Capilla del Castillo de Buonconsiglio en Trento (Italia)

Pasamos a la siguiente estancia, se trata de la Capilla del Castillo. Sobresale por la bóveda decorada en terracota, es obra del escultor Zaccaria Zacchi de Volterra, que, hacia 1532, modeló las figuras (no todos conservados) de los Apóstoles, los Evangelistas y Doctores de la Iglesia , así como el panel central con Dios el Padre en medio de los ángeles.

Después de vemos las habitaciones dedicadas como celdas de la cárcel con una exposición fotográfica de los internos de la Primera Guerra Mundial, terminamos la visita al castillo.

 

Este blog continua en los siguientes enlaces:

© Fotografías y textos son propiedad:

Ángel López

© Bajo el soporte de:

www.viajeuniversal.com

   
Subir arriba