BLOG VIAJE POR GIBRALTAR, CEUTA Y LAS CIUDADES IMPERIALES DE MARRUECOS

PULSE PARA IMPRIMIR EL TEXTO
 
Directorio:
Otros Blogs:

Alberca

Almagro

Arribes del Duero

Baeza

Cataluña

Córdoba

Cáceres

Cuenca la Mancha

Soria

Extremadura y Portugal

Burgos

La Rioja

Campo de Criptana

Granada

Granada

Granátula de Calatrava

Herrera del Duero

Hoces del Duratón

Huesca y Lérida

Ibiza

La Vera

Monfragüe

Plasencia

Polientes

Pueblos de Andalucía

Río Duero

Río Lobos

Sevilla

Teruel

Valencia

Zaragoza

BLOG DEL VIAJE POR GIBRALTAR, CEUTA Y MARRUECOS

Día 2 de abril (jueves)

Paramos para pernoctar en el pueblo Fuensanta (Granada) y en una zona residencial y sin tráfico, es un lugar ideal para pernoctar, cuyas coordenadas corresponden con N 37,18200 ; W 3,90115 .

Día 3 de abril (viernes)

Nos despertamos prontito, aún nos quedan más de 250 Km. para llegar a la primera estación de nuestro viaje, que corresponde con el peñón de Gibraltar. Visitamos este destino para hacer tiempo hasta el día siguiente en que saldrá el barco con destino a Ceuta.

A las 12,00 horas nos presentamos en la Línea de la Concepción y buscamos el parking anunciado en los foros de AC Pasión, pero esta vallado y, se define como zona portuaria, tiene una señal de prohibido aparcar con llamada expresa a la grúa pero algunas autocaravanas ocupan el solar, corresponde con las coordenadas: N 36º 09'21.91''; W 5º 20' 44.84'' . Yo prefiero estacionar en la zona azul y sacar el ticket de 4 euros que nos permite el aparcamiento durante todo el día.

Vista panorámica desde la roca de Gibraltar

Después de comer nos adentramos a visitar una parte de España con pasaporte español, aunque parezca una contradicción pero es así. Ya hace muchos años que visitamos la primera vez Gibraltar, creo recordar que fue con motivo de la reapertura de la verja en el año 1985, en aquella ocasión los controles fronterizos eran kilométricos y para pasar un día en la “Rock” era toda una aventura viajera. En el lado español las autoridades eran súper estrictas, al otro lado de la verja la policía inglesa no era mucho más simpática, nada más se podía regresar con la compra de un cartón de tabaco, una botella de whisky y poco más. En esa ocasión me pareció una población con graves problemas de suministros. Era una época donde nosotros teníamos un gran interés por la música anglosajona en soporte L.P. y poco de ello había en la roca.

La ciudad me pareció es ese tiempo vieja, desvencijada, como si llegase a un pueblo del oeste americano, todo el mundo te miraba con el rabillo del ojo, les costaba hablar en español y se había borrado del mapa cualquier vestigio de nuestro país aunque solo fuese por de la proximidad geográfica o nuestro pasado conjunto.

Después de un día moviéndonos por la pequeña colonia al regresar y cruzar el aeropuerto –que fue lo que verdaderamente nos llamo la atención– llevábamos las manos en los bolsillos y lo que es peor, la sensación de que algo durante muchos años habíamos hecho mal para ver en el ambiente con tanta hostilidad.

Aeropuerto de Gibraltar

Veinticinco años después regreso al mismo escenario, de la parte Española se han completado todas la infraestructuras que antaño ya despuntaban, las carreteras son las mejores de Europa, los servicios de restauración inmaculados, la inmuebles sin comparación a los del otro lado de la verja, las amplias avenidas se han extendido por todo el contorno, las amplias playas dominan en paisaje. Al otro lado, la verja parece haberse extendido, la pista de aterrizaje parece haber crecido, la terminal de pasajeros del aeropuerto también se ha mejorado.

Portamos el pasaporte que no será necesario para la entrada a Maruecos y los entregamos en el puesto fronterizo cuando con el simple D.N.I. es suficiente, al enseñarlo a la policía española lo toman como un subvenir y se entretienen consultando los numerosos sellos de visados de entrada en otros países. Por la parte británica no nos ponen ninguna pega y enseguida cruzamos la frontera.

Nada más salir en la oficina de turismo de Gibraltar nos ofrece la posibilidad de un tour por la roca por un importe de 70 euros con las entradas a los principales monumentos, declinamos el ofrecimiento porque tenemos intención de ver el espectáculo de atravesar la pista de aterrizaje del aeropuerto civil y disfrutar del paseo para las calles de la colonia.

Comenzamos la visita por la avenida de Winston Churchill, cruzamos la pista de aterrizaje del aeropuerto con la esperanza de poder ver interrumpido nuestro caminar por la bajada de la barrera de acceso, que indicará la próxima llegada o salida de un avión, eso no se produce.

Cabina telefónica

El primer souvenir que vemos es la típica cabina telefónica roja al estilo de Londres con el escudo real que dice: “Telephone”, también las nuevas adaptadas al futuro que dice: “Gibtelecom”, buen aquí estamos con el pasado y el futuro.

En dirección al centro urbano llegamos al “Tunnel Landport” un cartel nos anuncia en perfecto inglés la historia: Originally the only way into Gibraltar other than by sea, Landport was rebuilt in 1727, after being the scene of bitter fighting in thirteen sieges. La traducción puede ser: Originalmente, la única manera de entrar en Gibraltar que no sea por mar, Landport fue reconstruido en 1727, después de haber sido el escenario de encarnizados combates en trece sitios.

Al otro lado del túnel vemos las primera señales que nos indica “Casamates Square y Main Street”, además de los carteles de las callejeros, los anuncio de los chiringuitos “British Fish & Chips- Lord Nelson” no hace recordarnos que no estamos oficialmente en España. Además los buzones de correos no dice eso ¡CORREOS!; aquí dice “E II R- Royal Mail- Machan Eng Scotland”.

Llegamos a la calle Main Street y me llama la atención un bonito edificio de estilo neoclásico en que alberga la figura de un tal George Don, la verdad hasta ese momento no había escuchado el nombre pero puesto en Google dice: Es un general, Sir George Don que fue nombrado Teniente General de Gibraltar y Gobernador de la ciudad a su muerte fue enterrado en la Catedral de la city.

Este edificio se trata de la Asamblea o Parlamento de Gibraltar, fue construido por suscripción popular en 1817 por un comité, este fue el embrión que llevo a la declaración de los derechos civiles dentro de la roca. Y paso a ser el Parlamento de Gibraltar en 1969.

Un poco más adelante llegamos a la Cathedral of St Mary The Crowned, se halla en pleno centro comercial de la ciudad, fue construida por orden de los Reyes Católicos sobre la antigua mezquita musulmana en el siglo XV para la devoción de Santa María la Coronada y San Bernardo en estilo gótico.

Interior Catedral Gibraltar

En 1790 fue reconstruida por el Gobernador Militar. En su fachada se levanta una única torre lateral. Al interior del templo se accede por la Capilla de la Virgen del Carmen, en las paredes se encuentran las lápidas mortuorias de la personas enterradas en la Catedral como Catherine Cesta en 1921 o la familia Breciano, además del altar mayor, tenemos numerosas capillas dedicadas a la devoción de: San Bernardo, La virgen de la Soledad. En el interior del templo está enterrado el General Sikorski, el máximo responsable del Gobierno polaco en el exilio durante la Segunda Guerra Mundial.

En la misma plaza de la Catedral se encuentra el monumento de agradecimiento del pueblo de Gibraltar a los soldados del Regimiento Real de Gibraltar, caídos durante la conquista de la ciudad en 1704 y la defensa de la roca en 1772.

En un extremo de la calle Main Street se encuentra uno de los edificio más fotografiados de la roca “El convento” es la residencia del Gobernador de Gibraltar desde 1728, corresponde una adaptación del antiguo convento franciscano en 1531.

La fachada de ladrillo fue remodelada en los siglos XVIII y XIX construyéndose el soportal con arcos neogóticos, también encontramos detalles del estilo barroco ingles o georgiano y renacentista inglés o victoriano.

Al lado del convento se encuentra la iglesia que formaba parte del monasterio y ahora se llama “La Capilla de los Reyes” –Kings Chapel 1560–, cambió su denominación por la capilla de la reina durante el reinado de la reina Victoria, pero la Reina Elizabeth II mando restaurar el título original.

En el interior de la capilla de una sola planta de estilo gótico, posteriormente se ha revocado y decorado con rosas rojas, debajo de las banderas de varios regimientos británicos se encuentran los restos de la esposa del gobernador español con la inscripción “Señora Maria Ana de Moyaarnedo 27 de octubre de 1684”, junto con las de los gobernadores británicos Charles O'Hara y Sir Colin Campbell, que murieron en 1802 y 1813, respectivamente, además de muchos otros personajes de la roca como: Marianne, mujer del capitán Hery Duker Loftus -1811-; William Lowe -1859-; Eleanor mujer del general Richar John -abril de 1849-; además de otros muchos protagonistas de su historia.

Sala de Guardia Gibraltar

Enfrente se halla otro de los inmuebles clásicos de la ciudad “La sala de guardia”, se trata de un pequeño edificio destinado como salón de guardia. En su exterior de estilo victoriano se contemplan dos enormes cañones dorados.

Más adelante pasando la puerta de la muralla “Puerta de Southport”o Puerta de África, donde esta el “Monumento al 25 Regimiento The Kingls Own Scottish Borderers, que reforzó la guarnición en 1782 durante el Gran Asedio. En esta parte de la ciudad estaba situada la Ermita de Nuestra Señora del Rosario y fue destruida en la batalla de Trafalgar.

Aquí la muralla se hace patente y se llamo “South Bastion” de 1540, a sus pies se rinde homenaje mediante una escultura al Almirante Nelson -1805-. Un extremo de la plaza sirvió de cementerio “Cementery Trafalgar” el 21 de octubre de 1805 para dar morada a los numerosos ingleses muertos en la Batalla de Trafalgar, aquí fue enterrado el Almirante Nelson pero luego fue llevado a Londres para celebrar el funeral de Estado. En realidad solamente dos marineros de Trafalgar reposan en este cementerio en las tumbas nº 121 y 101, contienen los restos de William Forster y Norman Thomas , que pertenecían al Real Cuerpo de Infantería de Marina, que servia en el barco de guerra Marte y Lieut y El resto de los marineros que murieron fueron enterrados en alta mar.

Continuamos camino hacia la parte alta de la ciudad donde se encuentra la terminal del teleférico. El recorrido tiene dos paradas una en la parte media para contemplar los monos y en la superior desde donde se ofrece una impresionante panorámica de Gibraltar y la Línea de la Concepción, precio dos adultos y dos niños 33 euros.

Antes de llegar al teleférico se agolpan vehículos autorizados que hacen la ruta turística por 50 euros conseguimos un tour de dos horas incluyendo las entradas a los diferentes monumentos. Por la diferencia de precio preferimos coger uno de estos vehículos antes de pagar el teleférico, no sin antes entablar una importante negociación económica ¡Regateo!, nos sirve de entrenamiento para lo que nos espera en nuestro destino de Marruecos.

Los Pilares de Hércules, Gibraltar

Cogemos una pequeña furgoneta que durante las dos horas siguientes nos descubrirá los secretos escondidos de la Gran Roca de Gibraltar, nada más comenzar el viaje la carretera se hace estrecha y empinada, en breves instantes llegamos a nuestro primer mirador llamado “Los pilares de Hércules” este monumento se alza en uno de los parajes que se describe en el Atlantis con referencias tan precisas y exactas como las que hace Platón de la geografía de la península ibérica en el entorno de Gibraltar.

Continuamos nuestro viaje subiendo hasta llegar a los 300 metros sobre el nivel del mar donde se encuentra “Cueva St. Michaels” , también se la conoce como el Upper Rock

El nombre de la cueva de St Michaels proviene de una gruta semejante que se encuentra en el Monte Gargano, en Apulia, a orillas del Adriático, y que la historia nombra cuando en el 490 el Arcángel Gabriel aparece para informar al obispo de su protección ante los ataques de los bárbaros.

La historia de la cueva corresponde con el periodo del Neolítico pero no fue hasta el año 1974 cuando se termino de explorar en su totalidad aunque se descubrieron los restos de dos cráneos del periodo Neandertal.

Al interior de la cueva se llega por una sala con cinco pasadizos de 12 , 2 m y 45 , 7 m que conectan esta sala con una más pequeña. Bajo ésta, una serie de estrechas salas dan paso a una sucesión de galerías que alcanzan profundidades de hasta 62,5 metros bajo el nivel de la entrada. La cueva más grande se llama cueva baja o catedral es una sala de gran belleza con columnas que se ha habilitado como auditorio.

Subimos hasta la parte más alta de la Roca donde se halla el mirador, es el espacio donde lo monos han echado sus raíces y donde es más fácil su contemplación.

Macaco Barbería Gibraltar

Este tipo de mono es el macaco de Barbería, la historia indica que fueron integrados en la roca en la época musulmana procedente de Marruecos para tener una función de divertimento. Otra leyenda dice que el túnel de la roca discurre por debajo del mar Mediterráneo y de esta forma cruzaron el continente de África.

Siempre se ha tenido la creencia que fueron introducidos por los ingleses en el momento de la conquista, pero ya hay testimonio escritos por los españoles en 1610 que hablaban de la existencia de este primate.

Actualmente se estima que en la colonia viven 250 monos divididos en cinco colonias, cada una de ellas dependen del mono dominante y, que habitan en la parte más alta que se denomina “Upper Rock”. Su control por parte de las autoridades es absoluto, con una vigilancia veterinaria y con una alimentación diaria mediante una dieta adecuada para evitar los últimos desmanes que estos antropoides producían en la ciudad.

Los macacos son considerados como la mayor atracción de Gibraltar y su custodia ha variado desde que el ejército fue relevado en esas tareas. Anteriormente la custodia recaía en la Army, y después se asigno al Regimiento de Gibraltar que duro desde 1915 hasta 1991. La supervisión militar se encargaba de controlar su población, y nombró a un militar para que supervisara su bienestar, incluidos la alimentación a base de frutas, hortalizas y frutos secos, tenía un presupuesto específico destinado al cuidado de los monos.

!Chulo! El jefe de la Manada

Durante el periodo militar se registraron los nacimientos de los macacos, cada recién nacido fue nombrado con el nombre de un gobernador, un general de brigada o de un oficial de rango superior. Cuando tenían que ser atendidos médicamente eran trasladados al Royal Hospital Naval y recibían un tratamiento igual al de cualquier otro soldado de tropa.

Nada más llegar el conductor se dirige al primate jefe de la manada ¡Chulo! ¡Chulo! pero parece estar cansado y no atienda sus llamadas, pero este simple hecho de no desaprobación hace que la manada se interese por nosotros, enseguida se acerca la hembra favorita que por el tamaño de sus pechos nos indica hace poco que ha parido, se nos sube pidiendo comida, sus hijos reconocen al guía y enseguida toman partido y se produce un intercambio de amistad sin tener nada para premiarles. Los monos que viven en Gibraltar son muy mansos y permiten que las personas se acerquen a ellos, con carácter excepcional suelen subirse en las cabezas de los turistas. Hay que acercarse con mucho cuidado y bajo la supervisión de una persona que verdaderamente los conozca porque son animales salvajes y pueden morder o arañar si tienen miedo o son molestados.

Seguimos nuestro recorrido hasta “Los Túneles de Gran Asedio” o The Grant Siege Tunnels, fueron excavados por la armada entre 1779 y 1783 durante el asedio a la colonia por parte española. Posteriormente durante la Guerra de Independencia, Francia y España se unieron para echar de la Roca a los británicos en lo que fue el decimocuarto asedio a la roca y se le dio el nombre del Gran Asedio.

El propósito de la excavación era poder garantizar la seguridad de la cara norte de la roca y se propuso hacer un túnel para disponer de cañones y poder defender esa parte. Una vez concluido el túnel central se excavaron ventanas a lo largo de la parte que comunica con el continente para la colocación de cañones debidamente ventilados para evitar la acumulación de gases.

Túnel de Gran Asedio en Gibraltar

El interior del túnel es un verdadero museo y se han instalado los cañones originales así como figuras animadas que otorgan al lugar el mismo aspecto trágico que debió de sufrir en los momentos de resistir los ataques. Sobre los cañones se ve que habían colocado una barra encima de ellos y un paño húmedo colgado de ella, para evitar que las chispas de los cañones al hacer el retroceso del disparo pudiera incendiar la pólvora. Se construyeron dos cámaras para el almacenamiento de pólvora que se llamaba “magazine” en ella se llego almacenar durante el gran asedio 8.000 Kg. de pólvora y más de 200.000 balas de cañón.

A la salida sobre un promontorio se alza el cañón Koehler que no deja de mirar desde este lugar tan estratégico lo que sucede a la otra parte del aeropuerto, desde su localizador se llega a ver una panorámica de España de varias decenas de kilómetros y, consecuentemente, ha servido para mantener a raya las pretensiones unionistas de los distintos Gobiernos españoles.

De regreso pasamos por el Castillo Morisco, su construcción obedece a la primera invasión musulmana en la península ibérica durante el siglo VIII, lo que se conoció como la fortaleza de Jebel Tarik, la ocupación musulmana duro hasta 1460.

De retorno a la ciudad me doy cuenta de la cantidad de edificios nuevos y la extensión de tierra que en los últimos años se han ganado al mar con la ayuda de los sedimentos que los españoles les suministramos.

City Hall Gibraltar

Llegamos hasta la el edificio “City Hall” o Ayuntamiento, fue construido en 1815 es un antiguo edificio que perteneció como mansión privada de un judío de origen portugués Aaron Cardozo en 1819, a la muerte del constructor paso a ser el Gibraltar Club, un lugar de reuniones y bailes, posteriormente, en 1924 fue comprado por el Gobierno por 39.500 libras y se dedico a su actual uso.

Enfrente encontramos el “Gibraltar War Memorial” , se halla situado en la Línea de Muro Boulevard. Se monto en ese lugar gracias al apoyo del antiguo Gobernador en 1923 Hay dos armas de fuego traídas de Rusia, que fueron llevados a Gibraltar en 1858, después de haber sido capturados durante la guerra de Crimea.

En el camino vemos un curioso edificio ocupado actualmente por la “Police Office”, fue construido en 1864 y fue usado por el General Sir William John Codrington K.C.B. y, tuvo el cargo de Gobernador de la plaza entre 1859 y 1865. Se trata de un edificio de una traza curiosa en ladrillo con reminiscencias de la arquitectura palatina andalusí, destaca las arcadas de neogóticas con columnas clásicas.

De regreso nos acercamos hasta la plaza Casamate Square, es una pujante lugar al gusto andaluz, donde la gente toma el sol, charla amigablemente de sus cosas cotidianas y, todo ello, al amparo de la cerveza inglesa y las tapas sevillanas. Tomamos un refrigerio que nos sorprende por ser incluso barato, pero me sorprende más al no poder pagar en libras esterlinas me dicen directamente en el ticket el cambio de moneda a 1,50€ cuando en estos momentos no llega a 1,10€. ¡Vaya esto es vida!.

Oficina de Policía en Gibraltar

Nos marchamos en dirección al puerto de Algeciras, lugar encuentro de la expedición con destino a Marruecos. Después de las formalidades para el canjee de los billetes decidimos no pernoctar en el puerto por el peligro de robos y dirigirnos hacia las afueras donde se encuentra el supermercado Lidl. A la llegada son numerosas autocaravanas las que ocupan el mencionado aparcamiento, siendo descrito como un lugar mucho más seguro que pudiera tomarse como un área de autocaravanas situada en ‹‹El Barrio›› muy próximo a la ciudad de Algeciras. La verdad es que lo vamos a ocupar poco tiempo pues mañana tenemos que madrugar mucho.

Día 4 de abril (sábado)

Es el día señalado para salir con destino a Marruecos hemos quedado levantarnos a las 5 am., la noche ha sido tranquila y sin sobresaltos en el aparcamiento del Lidl cuyas coordenadas corresponden con: N 36.18129 ; W 5.43951 . Partimos con destino al puerto para el embarque y dejamos a nuestra pequeña tripulación dormir para que puedan descansar del viaje. Tenemos todos los billetes del barco confirmados y no esperamos sorpresas, enseguida estamos en el puerto donde ordenadamente hacemos la oportuna fila, somos muy pocas AC, los demás vehículos en un 95% son vehículos todo terrenos 4x4 camino del desierto, nos llama la atención la cantidad de cachivaches que portan, llevas utensilios de todo tipo, por un momento nos damos cuenta que algo esta empezando a suceder pues nos dejan atascados y no paran de subir estos todo terreno, son las 7,20 de la mañana y la hora de salida prevista era las 7,00, esperamos un rato más y vemos que solamente subimos uno de nosotros y enseguida sale humo del barco y vemos como suben el puente, inmediatamente saltamos de la AC para pedir explicaciones, nuestra protesta hace que intervenga la autoridad, Gracias a esta medida de presión la compañía nos acopla inmediatamente en otro barco perteneciente a una compañía marítima de la competencia que sale una hora más tarde; son las 8,00 en punto salimos con destino a Ceuta.

Parking en el Puerto Deportivo de Ceuta

Nada más llegar nos dirigimos al aparcamiento de pago situado en el puerto deportivo cuyas coordenadas son: N 35.88979; W 51.31311 .

Nos damos una tregua de dos horas para hacer una pequeña aproximación a la ciudad de Ceuta y poder desayunar más copiosamente. Durante este ratito nos da tiempo para departir con el propietario de la cafetería que amablemente me indica donde puedo cambiar dirhams y el cambio del lugar hoy 11,20 por 1 euro.

Nada más salir nos topamos sin quererlo con la estatua de Antonio López Sánchez-Prado, fue médico y alcalde de Ceuta, la obra es de los hermanos Francisco Javier y Alejandro Pedrajes del Molino, situada en la calle del Almirante Sánchez Prado.

Proseguimos hasta la Plaza de África, donde está la zona monumental de la ciudad y, dentro de ella visitamos:

-La Iglesia Catedral actual obedece a la remodelación total efectuada en el siglo XVII durante el asedio marroquí a la ciudad de Ceuta que dura nada menos que treinta años. La portada es de estilo neoclásico de mármol negro, en el interior, la planta esta dividida en tres naves que desembocan en una gran girola. Dispone de gran luminosidad debido a su gran cúpula de linterna con los frescos donde se representa a los apóstoles.

Dentro de las obras de arte de la iglesia, la estrella es la imagen de la Virgen del Vallo o también llamada ‹‹Virgen Conquistadora››, llego a Ceuta de la mano de los portugueses que la desembarcaron en la nave capitana en 1415.

Nuestra Señora de África en Ceuta

-El Santuario de Nuestra Señora de África donde el estilo de la portada es neoclásica con columnas renacentistas con la leyenda “Mater et Patrona”, fue construido en el siglo XVIII. El interior, con una planta de tres naves, destaca sus grandes y desproporcionadas columnas. El retablo mayor es de estilo barroco y dorado, tiene en su interior la imagen de la Virgen de África, patrona de Ceuta –al extinguirse una epidemia que azotaba la ciudad en 1651–, fue llevada a la ciudad por Enrique el Navegante el siglo XV. La imagen corresponde a la tradición de las ‹‹Vírgenes negras››.

La Virgen de África ostenta el bastón de mando ‹‹Bastón de Avó››, donado por don Pedro Meneses, primer gobernador de la ciudad.

Continuamos nuestro camino hasta la plaza de Teniente Ruiz, donde se encuentra la estatua de Jacinto Ruiz Mendoza, fue uno de los protagonistas de la hazaña del 2 de mayo de 1808 conmemorando el alzamiento de los franceses y la defensa de Madrid. La estatua es un busto bastante simbólico que recuerda el nacimiento de este ilustre ceutí. En Madrid existe una gran estatua que conmemora los hechos, puede verse en:

Monumento Jacinto Ruiz

Continuamos hasta la plaza del Capitán Ramos donde se encuentra la Delegación de Gobierno, allí sendas estatuas representan a un penitente y al aguador en la puerta de la Iglesia de San Francisco.

Uno de los edificio más bonitos de Ceuta es la Casa de los Dragones, situado en la calle Camones, con un estilo historicista, donde se pretende rememorar antiguos estilos arquitectónicos creando una mezcla única, obra del arquitecto valenciano José María Cortina Pérez, las esculturas que coronaban el antiguo Casino Africano fueron expoliadas durante la II República y representaban animales mitológicos, que la población identifico con dragones. En el año 2006 fue totalmente rehabilitada y se colocaron en sus emplazamientos originales una replicas de los dragones.

Parque Marítimo del Mediterráneo en Ceuta

Ya de camino de vuelta vemos la fachada exterior de Parque Marítimo del Mediterráneo, se trata de una obra póstuma de “César Manrique”. Su construcción es de 1994 y tiene características similares a las del lago Martiánez del Puerto de la Cruz. Se trata de un parque de ocio con una superficie de unos 56.000 m2 y alberga lagos de agua salada, solariums, jardines e instalaciones de servicios y el casino. El diseño es semejante a un castillo portugués inspirado en las murallas de Ceuta.

A las 11,30 horas partimos con dirección a la frontera del Tarajal, previamente paramos para llenar de combustible 0,60 euros litro. Nada más salir de la gasolinera la cola de coches es de más de 2 kilómetros para la entrada a la aduana marroquí. El panorama es indescriptible, la gente se agolpa delante de las ventanillas para conseguir el sello de entrada al país, previamente llevamos todos los impresos cumplimentados pero ni por esas, en el primer envite tardamos más de dos horas en conseguir el sello de inmigración, después la cola para sellar el documento de ‹‹importación temporal›› del vehículo, después otro buen rato para la inspección de la aduana, luego otro control más de pasaportes y finalmente último control del vehículo, en total más de tres horas en pasar la frontera, con un stress y nervios, !jamás vi una cosa igual!. Durante este tiempo perdido, a nuestro lado teníamos un catalán que nos dio un sabio consejo: “desde ahora hasta que salgas de Marruecos el tiempo no existe y todo puede pasar”.

Pronto nos agrupamos las autocaravanas para marchar ordenadamente por el país, los primeros controles de carreteras no se hacen esperar. El tiempo se nos ha echado encima y paramos en un arcén para comer.

Panorámica de la ciudad Xauen (Marruecos)

Salimos escopetados para nuestro primer destino la villa de Chefchaouean, han sido 109 Km. duros pues la carretera estaba limitada a 60 Km. por hora pero esta velocidad era difícil de mantener por nuestros vehículos. Nada más llegar no dirigimos al aparcamiento de la ciudad y nos damos cuenta que esta lleno, un poco más adelante, damos con otro aparcamiento que lo máximo que sacamos es poder estacionarnos el tiempo necesario para hacer la visita a la ciudad por la módica cifra de 20 dirhams (el precio del parking normal 5 dirhams) estos son lentejas, si quieres las comes y si no las dejas.

Plaza Outa Xauen (Marruecos)

Nos encaramamos a la ciudad y el traductor comisionista del aparcamiento nos acompaña con la intención de participar del futuro botín, enseguida le digo que no le necesitamos como guía para ver esta ciudad y que se puede marchar.

Estamos ante una ciudad que tiene un gran parecido con muchos de los pueblos de Andalucía, muchos de los musulmanes expulsados en la conquista de Granada fueron los que se refugiaron en esta ciudad y levantaron su arquitectura muy semejante al arte andalusí. La ciudad se formo anteriormente en 1471 por el Mulay Ali Ben Rachid, como una zona segura y con la intención de hostigar a las ciudades portuguesas del norte de África.

El mayor interés es su medina con sus calles enjalbegadas con una mezcla de blanco andaluz y azul griego, dentro de la cual esta la Kasba del siglo XV y su Alcazaba del siglo XVII. Una muralla de adobe rodea completamente toda la ciudad con sus siete puertas de entrada que delimitan el perímetro de esta fortaleza casi inexpugnable.

La ciudad es también conocida con el nombre de Xauen, ciudad santa del Islam, estuvo cerrada a los extranjeros hasta 1920, aún sigue conservando esa atmósfera de un pueblo de media montaña, sus calles empedradas con grandes desniveles, sus vías trazan zig-zag para deslizarse por el borde de la montaña como si se tratase de un meandro de un río.

El punto neurálgico es la plaza de Outa, es una zona llena de cafés donde la gente se detiene para ver y ser visto, o simplemente para dejar pasar el tiempo, esta Semana Santa se convierte en temporada alta y la mayoría de los turistas imitan a los lugareños; contemplan como los vecinos suben y bajan en busca de un preciado descanso, una bocanada de aire frescos de sus sierras, o quizás se conformen con la compra de un recuerdo de su hermosa artesanía entre sus manos.

El Hamman Xauen

En la misma plaza se alza “El Hamman” —la entrada el conjunto 10 dirham— se trata de una alcazaba donde en su interior se levanta el palacio. Sus paredes son de adobe color ocre, como una gran copia de los palacios andaluces, sus muros son altos y almenados. Las diferentes torres desembocan en un jardín central donde en su interior albergan el cuerpo de guardia, las mazmorras y la antigua residencia oficial del caid, es el lugar que en la actualidad se habilita como museo etnográfico. Visitamos una importante cisterna que servio para acumular el agua durante largos periodos de tiempo y su imponente cárcel donde aún en las paredes se leen los enormes sufrimientos que pasaron los internados en esta endemoniada estancia.

En la misma plaza principal contemplamos la Mezquita de Chauen su aspecto exterior de una arquitectural rural con sus paredes de adobe encalada de blanco y ocre, destaca su torre octogonal como rareza constructiva que data del siglo XV, fue mandada construir por Ali Ben Rachid. En estos momentos un creyente vestido con su ruinosa chilaba negra se lava para dar cuenta de su fe diaria. Desgraciadamente no podemos visitarla en su interior por no ser musulmanes.

Continuamos la visita por las intrincadas calles que alternan cafés, tiendas, edificios con una construcción típica rifeña, ventanales de madera labrada, rejas intrincadas, calles empinadas y la estrechez hace del conjunto uno de los pueblos más bonitos de la provincia. La entrada a la medina se realiza por la puerta principal Bab el Ain donde esta repleta de pequeños vendedores de diferentes tipos de artesanías.

A la vuelta intentamos negociar con nuestro traductor comisionista para que nos permita pasar la noche en el aparcamiento, previo pago de una pequeña cantidad, pero las negociaciones no llevan a buen puerto pues el director del negocio tiene todo apalabrado para los conductores de la zona.

Son las 19,30 y la noche es cerrada y, nos planteamos varias alternativas como planes especiales ante cualquier contingencia. La primera opción pasa por subir hasta el camping Azliane, situado en la rue Sidi Abdelhamid, cuyas coordenadas son N 35º10'50 ; W 05º16'00 , se encuentra situado en la parte más alta de la montaña en la entrada al Parque Nacional de Talassentane – subir hasta aquí es ya una aventura por las empinadas calles de la ciudad de Chauen– , nuestro primer presagio es una realidad, esta todo lleno de autocaravanas hasta la bandera, pero esto no parece ser un impedimento para los propietarios de que podamos pasar la noche en la calle como si estuviéramos en un camping, ¿alguien se puede imaginar no estar en un camping, pagar como si lo estuviera? y además sentirte que no lo estas, bueno, pues todo puede pasar en Marruecos. Nada más llegar a la puerta del camping se produce un amplio despliegue de medios humanos y nos sitúan de tal forma que no nos queda nada más que agradecer a Ála que nos haya permitido subir hasta aquí sin novedad y que no bajemos por el mismo camino sin haber pasado la noche. Ahora viene lo más difícil ¿cual es el justiprecio de todo esto?, en principio hacemos caso a nuestro amigo de Barcelona que conocimos durante el ataque de estrés en la frontera, este hombre nos recomendado regatear a muerte hasta en el cementerio. Se entablan las negociaciones con el empleado del camping que debe de consultar al jefe, bueno en principio son 40 dirhams (autocaravana) más las personas, total 86 dirhams (cada uno de nosotros), por nuestra parte con el fin de reducir el precio proponemos que nos hagan un tarifa de grupo, más teniendo en cuenta, que estamos fuera de la valla del camping que nos hace más vulnerables ante un posible ataque de alimañas y robos inesperados, iniciamos las negociaciones que duran casi media hora, después de engañarles con la totalidad de adultos, después de amenazar con irnos (boca pequeña), después de bla, bla, bla, bla, nos hacen la cuenta y la factura, suman 86 dirhams, ha pues muy bien que contentos estamos todos, al final hemos conseguido el mismo precio que…….!como 86 dirhams! vaya nos han vencido, nos quedamos ¡messieurs!.

El primer día en Marruecos y nos ganan ya por goleada 2-0, uno en la frontera y dos en el camping, pero prometemos venganza el balón esta aún en juego, ¡esto continuará….!.

Domingo 5 de abril (domingo)

Festival Música Andalusí en Xauen

Durante la primera noche he escuchado a las 4,00 de la mañana la llamada del muecín a los fieles y, es la primera de las cinco veces que lo hace a lo largo del día. A las 7,00 me levanto y la primera sorpresa es que es completamente de día, la montaña del cuerno domina nuestro entorno y enfrente se encuentra el Gran Hotel Atlas Chauen, hasta el me dirijo para contemplar las visitas sobre la ciudad. Sorpresa en el aparcamiento del hotel están los vehículos de los chicos que nos acompañaron en la larga espera del paso de la frontera marroquí, ellos parecían más adaptados a una vida sencilla y surge la paradoja de la vida, nosotros hemos dormido en la calle y ellos en un lujoso hotel.

¡Bueno! lo importante es lo que a continuación voy a ver y que seguramente estos amigos no verán pues estarán atrapados por su confortables camas. La luz es aún tenue pero suficiente para iluminar las paredes ocres de la gran muralla que rodea la escarpada ciudad, en su interior las casas blancas son iluminadas por el color celeste de las puertas y ventanas de las casas, las montañas verdes oscuras acompañan esta imagen haciendo un conjunto que roza lo sublime, una vista idílica de un pueblo medieval que le empuja los arrabales en la pobreza de los suburbios.

Hemos quedado prontito, imagino pensando en bajar la cuesta del pueblo y que tengamos suerte en no coincidir con algún coche. Son las 7,30 y salimos en ruta hasta nuestro segundo día en Maroc, la bajada se hace tranquila y en 10 minutos nos plantamos en la carretera general. El paisaje rifeño es hermoso en esta época del año, montañas graníticas muy altas con un unos tonos verdes intensos solamente desdibujados por alguna pequeña terraza escavada en la montaña.

Bajo Riff en Marruecos

La carretera N-2 es serpenteante donde hay tramos de más de 25 kilómetros cuyo el límite de velocidad es de 60 Km. hora, el firme en este tramo es medianamente bueno, poco a poco las montañas se hacen más bajas y la tierra se hace más verde. Tomamos la N-3 y el viaje dura 106 Km. que discurre por una altitudes que van desde los 1.500, pasamos por los 1.000, hasta los 800 metros en un santiamén. Los inconvenientes de la carretera empiezan aparecer, niños que nos piden de comer, familias en burro por la mitad de la calzada, vacas que quieren escapar en sentido contrario al de la marcha, niños que saltan a la espera de saber si pararemos. En cada pueblo o aldea en que paseamos nos encontramos el trío calatrava, digo trío (formado por los dos guardias y un árbol) cuando deberían de ser dos policías que se encuentran en la mejor sombra situada en la entrada a cada pueblo y, el tercero en discordia, es otro policía que les guarda las espaldas a los dos anteriores, imagino que se debe a que su graduación es mayor. Tanto despliegue de medios policiales viene dado porque los “rifeños”, se dice que es el pueblo bereber más combativo de Marruecos, fue el lugar donde en los años 20 del siglo pasado empezaron las rebeliones contra la dominación española, que luchaban por la creación de la República Confederada del Rif.

Ciudad romana de Volúbilis (Marruecos)

Enseguida llegamos a la ciudad de Volúbilis se halla a unos pocos kilómetros de la ciudad Moulay-Idriss, su nombre “adelfas rosas” viene de la flor de las campanillas moradas que adornan los prados de la región en primavera, fue la capital del imperio romano en esta parte del mundo en el siglo I d.C. hasta el siglo III cuando alcanzo el máximo esplendor.

La entrada al yacimiento arqueológico es de 20 dirhams, nada más acercarnos pagamos en el aparcamiento 20 dh. por vehículo para que este debidamente custodiado, se nos acerca un guía para enseñarnos la ciudad romana por el módico precio de 120 dh, después de regatear lo dejamos en 100 dh. Su nombre es Ahmenet hombre con semblante bonachón y buena cultura, seguramente pueda estar jubilado de la administración o tal vez fue maestro y ayuda a su pensión con un sobresueldo.

La ciudad fue descubierta en la época musulmana y rescatada del olvido durante la ocupación francesa en el siglo XIX, un estudioso de la historia y el arte descubrió los primeros vestigios y hizo los primeros trabajos arqueológicos.

Mosaico Volúbilis Marruecos

La visita a la ciudad comienza por el cementerio y un poco más adelante llegamos a la fábrica de aceite. La característica principal de la ciudad es de tratarse de una suma de grandes palacios y una avenida principal (Decumanus Maximus) donde se situaría el gran mercado que abarca desde la Puerta de Tánger hasta la Puerta de Tres Cuerpos pasando por el Arco del Triunfo. La casa de Orfeo le da su nombre el magnifico mosaico con aquel personaje de la mitología griega junto a nueve delfines, un poco más adelante están las termas de Galiano, un lugar publico donde la gente tenia una calidad de vida que se tardaron más de 10 siglos en recuperar. Otro palacio importante es la casa de los Efebos con su mosaico donde se representa el Efebo coronado por hidra y seguidamente pasamos a la casa más importante de la ciudad es la del “Cortejo de Venus” contiene ricos mosaicos donde entre otros personajes se presenta a Catón el Uteciense y a Juba II. La casa del acróbata (“Desultor”), su nombre vine porque en el mosaico de su patio se representan acrobacias sobre un caballo, pasamos por la casa del perro hasta llegar al Arco del Triunfo construido en el año 217 en honor de Caracalla y constituye la parte más espectacular de estas ruinas. .

Mosaico Volúbilis Marruecos

Entre los edificios de uso civil encontramos la basílica, antigua sede del tribunal y, lugar destinado a la toma de decisiones de las autoridades: el capitolio, templo dedicado a las tres divinidades principales; el foro, es el lugar donde se representan los principales acontecimientos con la asistencia de las autoridades públicas.

La casa de los Trabajos de Hércules, en la que se conservan un buen grupo de mosaicos con decoraciones geométricas y medallones que muestran al héroe mitológico que da nombre a la casa.

Terminamos la visita a la ciudad y continuamos nuestro camino hasta Meknes, la distancia son 26 km. y tardamos poco más de media hora en llegar. Nada más adivinar la silueta de la ciudad paro en un bar y pido a un joven marroquí que se suba a mi vehículo (20 dh.) nos acompañe y nos acerque hasta el Camping Agdal, se encuentra en la rue Jnane Ben Hlima Agdal, cuyas coordenadas son N 33º51'87'' ; W 5º 33'37'' , es muy básico pero se encuentra bien situado a dos minutos de la plaza del Palacio Real.

Por la tarde salimos para hacer una incursión por la ciudad, nos informan que podemos visitar la Gran Mezquita y nos adentramos por los suburbios de la mediana, en seguida perdemos la orientación y tenemos que recurrir a unos niños para que nos sacaran del lugar hasta un lugar sitio próximo a la mezquita en la puerta Bab Manssur es una de las más bonitas de Marruecos, se realizó en estilo almohade y zellij, se apoya en dos bastiones en los que se emplearon las columnas extraídas de Volúbilis. Se termino durante el reinado de Moulay Abdallah, hijo de Moulay Ismail. Un poco más adelante atravesamos la gran plaza aquí se llama “Plaza El Jedim” tiene cierto parecido con la plaza tan famosa de el-Fna (Marrakech) esta llena de gente que parece esperar un medio de transporte.

Muralla de Meknès (Marruecos)

Primeramente visitamos la madrasa Bou Inania (10 dh.) se trata de un edificio próximo a la gran mezquita, fue construida en el siglo XIV por el sultán Abou Inan. Esta compuesta de un patio central que esta rodeado en un primer nivel de las celdas de los estudiantes del Corán. La cúpula de cordoncillo en el vestíbulo de la entrada nos asciende hasta el tejado desde donde se contempla una buena vista de la medina y de la Gran Mezquita Verde. La decoración del conjunto corresponde con la herencia árabe de los artesanos que trabajaron en la península ibérica, trabajando la madera, los estucos, en la sala principal destacan los mocárabes. Este era en lugar donde los pobres enviaban a sus hijos para recibir una formación teológica y disminuir la presión económica familiar.

Día 6 de abril, (lunes)

Azulejería de la Madrasa de Meknès

Por la mañana nada más salir del camping cogemos una calesa tirada por un simple caballo, un poco esquelético, no imaginamos que pueda llevar a dos familias por un precio de 200.000 dh. –sin tiempo fijo para regresar –. Damos una vuelta por los arrabales para tener una buena panorámica de la gran muralla de adobe que serpentea toda la ciudad, pasamos por la puerta Bab Manssur, después visitamos el mercado que se encuentra en el interior de la Medina, solamente esta visita merece la pena por si solo el viaje, ya solo las imágenes del exterior nos aventura como puede ser el interior, lo primero que vemos en la calle es la imagen de numerosas patas de vaca tiradas en el suelo cubriendo una gran mancha de sangre, una pequeña furgoneta esta cargando los despojos del mercado para seguramente tratarlo como pienso para el ganado o ¡quien sabe qué!, la siguiente imagen, es el colorido aguador, por un módico precio ofrece agua fresca procedente de una especie de gaita sobre un mismo recipiente de bronce muy reluciente, donde deposita la ración de agua que nadie tiene escrúpulos en beber. Nada más pasar el umbral del mercado se nos abre un nuevo mundo de aromas y sabores mezclados con una gran cantidad de imágenes contradictorias. Un panel nos informa de los precios oficiales del mercado, aquí no se regatea todo el mundo antes de entrar sabe el precio del Kg. de carne de vacuno o el kg. de tomates, todo una ventaja para sus clientes, en nuestro caso, es difícil entender el panel indicativo. Iniciamos la visita por la calle de los animales vivos, aquí en cestas y jaulas se hallan los pollos, los gallos, los conejos esperan al comprador y a su vez la muerte antes de pagarlos. Pasamos a la zona dedicada a animales de mayor envergadura, aquí el suelo esta lleno de estómagos negros de vaca, como los que nosotros empleamos como ingrediente para nuestro ‹‹ plato de callos ›› –en nuestro mundo una gran virtud es que sean blancos–, los chuletones de vaca dicen cómprame, la verdad si hubiera tenido una buena barbacoa no hubiera tenido inconveniente en comprar cuatro, ¡el fuego todo lo mata!. Los vendedores están en plena faena separando una especie de entresijos gigantes que tienen muy buen aspecto. Un poco más adelante pasamos a la zona de las especias, los aromas embriagadores se apoderan de nuestros sentidos, la fragancia de la canela molida aquí llamada karfa es muy empleada en la cocina local sobre todo en la elaboración de los tajines y en polvo para muchos de los dulces; el comino aquí llamado kamoun, utilizado en muchos de los platos de pollo y pescado; el pimiento rojo aquí llamado felfla hioua, el que tiene un sabor más intenso de la variedad llamada felfa harra y el más picante es el que aquí le llaman como felfa soudania; la pimienta de cayena es también muy utilizada en los principales platos y la pimienta negra llamada ibzar ; la páprika se utiliza como condimento principal de ensaladas y el tajin; el aroma del jengibre con su sabor picante que se emplea para atenuar los sabores dulzones aquí es conocido como chkinjbir; la reina de las especias que como en España es el azafrán aquí la variedad beldi es la más apreciada y el colorante para el arroz que aquí se le conoce con el nombre de roumi, cuando el precio es desorbitado para los bolsillos de los marroquíes se sustituye por el azafrán de la India aquí conocido como querkoub ; el cardamomo conocido con el nombre de qâqulla es empleado para postres por su sabor a fresco; el aroma intenso y el color anaranjado nos indica que estamos ante la nuez moscada aquí conocida como guzt ettib; extraída de la cáscara de la nuez moscada es la macia que se emplea en diferentes platos tanto dulces como salados aquí se le conoce con el nombre de bsisba ; la semilla molida elaborada del fruto de fresno aquí se le conoce como lissan ettir ; y por último mencionar las propiedades de una sustancia extraída de insectos “el cantaride” que encontramos para despertar los instintos mas ocultos del ser humano. Todos estos ingredientes y especias son la primera lección que las madres transmiten a sus hijas para crear unas grandes alquimistas capaces de crear platos especiales que posteriormente serán apreciados por sus esposos. Gracias a toda esta experiencia se han creado unas mezclas de especias que incluso llegan a sumar 52 variedades distintas, siendo esta mezcla la preferida para algunos platos típicos. Un poco más adelante pasamos por el callejón donde se venden los famosos pasteles marroquíes, los colores y sabores primarios es una especialidad en el mercado, principalmente la base es la leche, la miel, la esencia de azahar, el agua de rosas, las almendras y la harina , son muy conocido “Kaab Ghzal” (cuernos de gacela), los crujientes “aloua dial jeljlane” con sus ingrediente base compuesto de sésamo y miel, los “Feqqas” elaborados con almendras, uvas pasas, “Ghoriba” se emplea como ingrediente principal las almendras. Otro de los ingredientes empleado en la mayoría de los pasteles tienen el sabor a pistachos o también a dátiles. Nos da cosa comprarlos porque están expuestos sin ninguna protección, hasta que descubrimos una tienda que los vende envueltos en una practica bandeja dorada, a gusto de ellos, su precio es baratísimo 40 dh y la verdad no nos decepcionan.

Mercado de Meknès

El mercado es aromatizado por las tiendas que venden el te a la menta –bebida nacional– y el te mil flores con detalles de pistilos extraídos de las altas tierras del Rif, todos estos contrastes nos hace sentirnos haber sido transportados mil años a tras en un mercado de ensueño a bordo de una alfombra mágica.

Salimos a la cruda realidad de las calles de Meknes donde se enfrentan los vendedoras de mil y una baratija, con los que ofrecen estupendas obras de artesanía; los ciegos piden una limosna por la calles, también lo hacen las mujeres –creo que son viudas, mala condición en este país– y hombres con poca suerte en su condición física.

Corremos para buscar a nuestro particular hombre que nos debería de esperar en su calesa en la avenida de Mohamed VI. Digo debería porque no estaba pero si su caballo, pregunto a otros hombres que esperan a los turistas por “Hamet” y les indico el conductor del caballo esquelético de color blanco y pelo gris que le da un mayor aspecto de viejo aunque en mi parecer es muy noble y aplicado. Enseguida aparece Hamet que nos pide disculpas pero no se libra de un rapapolvos de su patrón que se encontraba en las inmediaciones, al parece le esta echando en cara que el lugar donde deposita los excrementos del caballo, se encuentra roto y el patrón le dice que eso puede ser un problema ante la policía. Nos marchamos apresuradamente ante la discusión apasionada que siempre se produce entre dos marroquíes.

El caballo nos lleva lentamente hasta llegar a la zona de los laneros, aquí los hombres se encuentran separando con cierta parsimonia las lanas en montones para la posterior elaboración industrial o muchas veces en la simple artesanía.

Aguador Meknès

Pasamos por la puerta Bab Sidi Amar con sus centrales y dobles grandes puertas de herradura para vehículos y sus cuatro puertas pequeñas con las mismas formas para peatones, destaca su colorido azul oscuro de sus decoraciones florales.

Llegamos a la zona monumental donde visitamos el Pabellón de los embajadores construido por el sultán Moulay Ismail a finales del siglo XVII, es una edificio aislado para la recepción de las personalidades que debían de presentar credenciales a su llegada a la ciudad. Se accede al interior por una doble puerta de herradura de madera de cedro, en las paredes destaca el friso con incrustaciones cerámicas en verde y ámbar, sobre el que se coloca una cenefa de yesería con inscripciones del Corán, esta despojada de todo tipo de mobiliario pero las paredes desprenden un aire de solemnidad, los arcos de medio punto dividen las sala principal en varias alas.

A su lado encontramos las mazmorras del sultán, se encuentran situadas en los subsuelos del conjunto monumental, en estos momentos se encuentran en proceso de rehabilitación, pero su imagen no deja de ser desgarradora. Construida con amplios muros y arcos que sujetan mediante bóvedas de cañón el edificio exterior, en cada arco si situaban tres presos que no serán liberados durante el total de su condena, si eran árabes, no verían el sol, no serian descolgados de sus manos y pies a medio metro del suelo, sus necesidades fisiológicas eran echas sobre el preso, esta situación se mantendría hasta su muerte o hasta el cumplimiento del total de la condena, el 100 por 100 de la población reclusa no llegaba a finalizar la condena; con respecto a los extranjeros, portugueses, franceses o españoles tenían el privilegio de salir al amanecer para hacer trabajos forzados de sol a sol; durante la noche podían permanecer atados de pies y manos, pero estos tendrían el privilegio de tener los pies a nivel del suelo, también el 100 por 100 de los condenados extranjeros morían unos años más tarde pero estos víctimas del hedor y las enfermedades del lugar. Esta prisión era considerada como la mayor y más cruel forma de tortura de Marruecos.

Trabajos en cedro Salón Embajadores Meknès

En un extremo esta el Mausoleo de Mulay Ismail, se accede mediante una puerta con arco apuntado o túmido de herradura con decoración floral de estilo mudéjar, en la parte superior un mocárabe sujeta el tejado de color verde en referencia al Islam. La primera sala es de enorme sencillez donde las paredes y el suelo están decorados con azulejería tradicional, sobre estos una mayólica esmaltada con palabras del Corán, en el centro la gran fuente para las abluciones que se realizan antes de entrar a la mezquita y en el techo un artesonado de madera con decoraciones geométricas de colores negro, amarillo, verde y rojo, confieren una especie de damero. Una escalera y un pasillo nos conduce a una gran puerta con arco de herradura donde se encuentra el patio descubierto como si se tratase de una madrasa, en el centro una fuente octogonal combinado con la estrella del suelo imita el escudo de Marruecos.

Al fondo tres arcos de herradura apuntados nos conduce a la sala de oraciones con el nicho Mihrab que nos indica la dirección de la Meca, estamos ante una de las salas más bonitas propia de un cuento de las mil y una noches, las doce columnas de mármol sujetan los capiteles labrados con formas vegetales de palmeras a los arcos de herradura y la imponente techumbre decorada como una alfombra persa Tabriz, las yeserías de las paredes se decoran con un vibrante colorido y bordes dorados, las paredes y frisos están ornamentadas con azulejería formando formas geométricas, en el centro una pequeña fuente finamente labrada de mármol de carrara. A la derecha se abre la sala donde se depositaron los restos del rey, se decora a ambos lados con sendos relojes de pie regalo personal del rey francés Luis XIV.

La historia de este personaje esta llena de violencia, para llegar a ser rey tuvo que asesinar a todos sus hermanos varones, para festejar su ascenso al trono hizo decapitar a 700 enemigos y expuso sus cabezas en las murallas de Fez. Su ejército estaba compuesto por más de 150.000 esclavos negros y consiguió sofocar todas las revueltas de las tribus beréberes. Dicto una ley, todavía en vigor, por la cual, incluso los no musulmanes pueden visitar su sepulcro.

Mausoleo Mulay Ismail Meknes

Durante el reinado de Ismail tuvo delirios de grandeza, se hizo llamar “el Rey Sol” como su amigo Luis XIV, su harén estaba compuesto por más de 500 esposas, con las que llego a tener más de un millar de hijos. Su rostro de forma siniestra, alargado y fino, quiso pretender a la hija del soberano francés, Marie-Anne de Borbón, pero el rey le mando dos relojes para que decorase su próxima tumba.

Nos acercamos bordeando todo el Palacio Real hasta llegar al camping en sus proximidades nos deja nuestro digno acompañante, le pagamos los 200 dh. acordados, como siempre les parece poco dinero.

Después de comer nos marchamos hasta nuestro siguiente destino, la capital imperial de Fèz. Para salir de la ciudad sigo las indicaciones de los guardias apostados en cada plaza y amablemente me van marcando el camino de salida hacia Fès.

Una vez desembocamos en la nacional N-13 nos conduce directamente después de 50 Km. hasta Fèz. Un poco antes de llegar a la ciudad me acerco a una motocicleta, ¡bueno! no se si es él el que se acerca o soy yo el que me acerco, seguramente confluimos una conjunción de intereses. Le pregunto por el camping internacional de Fèz, ¡sígame! en perfecto castellano, contesta. Durante el recorrido a la vez que maneja el manillar de la motocicleta con idéntica destreza maneja el móvil anunciando, imagino, a los propietarios del camping, guías, y al comercio en general, seguro que les habla de la captura en sus redes de una caravana de incautos españoles.

En breves minutos estamos en la entrada al camping, le entrego 20 dirhams de propina por su amabilidad y nos anuncia que podemos disponer de los servicios de un hermano que es guía oficial, para el siguiente día por el módico precio de 200 dirhams nos enseñaría la ciudad, estamos de acuerdo pero ya le anticipo que nuestra visita a la ciudad es para ver los monumentos, no para hacer una peregrinación por los comercios de la zona, quedamos con su hermano al día siguiente a las 8,30 a.m.

Ciudad de Fez (Marruecos)

Es media tarde y nos ponemos en marcha, el camping se encuentra a 6 Km. del centro de la ciudad instalado en los nuevos barrios de Fèz. Tenemos que andar casi 1 Km. para coger el autobús nº 11 que nos conducirá hasta el centro de la medina (importe 3,60 dirhams), en media hora llegamos hasta la puerta de Fès El Bali. Aprovechamos el tiempo para descubrir esta inmensa medina que se abre al publico por la puerta llamada Bab Boujeloud, fue construida en 1913 en estilo hispano-morisco. La parte exterior esta decorada con azulejería esmaltada en color azul –color que se identifica con la ciudad de Fez– y en la parte interior esmaltada en verde –color del Islam– nos confiere la imagen típica de la ciudad musulmana al atardecer con el minarete en verde de la mezquita.

Esta ciudad es poco impermeable a los nuevos usos turísticos, esta cargada de ritos, misterios y prohibiciones. Durante VIII siglos las diferentes dinastía fueron moldeando el aspecto arquitectónico de la ciudad y poniendo las bases para la intrincada medina que vamos a visitar.

Entramos por un estrecho arco que nos indica que ya estamos dentro de la medina, con sus 155 hectáreas y sus 9.400 calles dicen los especialistas que es la más bonita y sorprendente de todo Marruecos.

Veníamos con la intención de ver la madarsa Bou Inania, pero al llegar a su puerta somos recibidos por el muecín que nos indica ¡fermè!, su hermosa barba blanca y su turbante a juego le hace un personaje distinguido y respetado.

Fuente en las calles de Fez

Para no perder el sentido de la orientación, nos dejamos llevar con la ayuda de los otros sentidos más primitivos. Encontramos todo tipo de comercios, las mujeres en la calle portan mayoritariamente el “Hijab” o velo femenino, los hombres llevan su tradicional traje chilaba. Es una túnica que se mete por la cabeza, con mangas largas y capucha que pretender ocultar la identidad de su ocupante. Otros hombres más refinados llevan una túnica un poco más bonita que se llama “Caftan” y sobre sus cabezas el cono rojo con un cordón terminado en borla llamado “ fez” o “tarbuch” .

Bajamos y bajamos por esta calle mayor, digo mayor por los escasos centímetros que separa de sus aledañas. Este lugar no corresponde con ningún comercio especifico que obedezca a un gremio dominante, la alternancia en las ventas marcan la calle, entremezclando las mezquitas donde la fuente de las abluciones apenas sobresalen de las fachadas. Encontramos tiendas que venden pollos vivos que una vez comprados son sacrificado “in situ” como marca el Corán, cortándoles el pescuezo y derramando la sangre como un verdadero rito. Hay tiendas donde se preparan montañas de dulces bañados en miel marcando su olor específico. Las tiendas con variedades de cuero de cordero recién trabajado impregna el ambiente de un aroma característico: Los pequeños locales donde los artesanos de la plata elaboran allí mismo sus propios diseños decorando el metal con esmaltes naturales. Una tienda insólita donde solamente se venden caracoles, toneladas de caracoles vivos conviven en un escenario donde ninguno de ellos conoce el camino de la libertad.

Estamos en una calle que no tiene fin, durante casi una hora nos dejamos llevar en nuestro fácil recorrido que de regreso se convertirá en algo más laborioso. Este es el paraíso de los burros que abastecen a la tiendas, el transporte entre estas intrincadas calles seria imposible sino fuese por estos animales, sus dueños avanzan gritando ¡ Balak , balak ! ( cuidado , cuidado ) y la multitud les abre camino como un vehículo con preferencia absoluta.

Día 7 de abril (martes)

Amasando arcilla en Fez

Son las 8,30 a.m. de la mañana hemos quedado con el hermano del muchacho que nos acercó hasta el camping Internacional se llama Hassan, a la salida del camping nos esta esperando, me presento y le digo lo típico, no quiero parar en tiendas, quiero ver tal y tal….Parece entenderme pero lo que hago con eso crear una barrera de desconfianza que llevaremos conjuntamente durante todo el día, primero, nos lleva hasta el Palacio Borj Sud del siglo XIX desde donde podemos contemplar una bonita vista de la muralla y de la parte antigua de la medina de Fez. Después seguimos hasta la zona de los alfareros donde se produce el primer desencuentro, nos explican las técnicas de composición de los mosaicos cerámicos, los trabajos de amasamiento de la arcilla, son métodos rudimentarios y nos sentimos mal al contemplar como todavía se hace de forma tan tradicional y dura que nos parece de época medieval. Después nos acercamos hasta el horno árabe que de forma aún tradicional es alimentado con huesos de aceituna triturados y mezclados con serrín. Por último nos meten en una sala con bonitos ejemplares de cerámica pero los precios son 10 veces superiores a los de cualquier tienda, no compramos nada y seguramente Hassan recibe la primera frustración del día El barrio de los alfareros estuvo ubicado en una zona de la medina pero últimamente ha trasladado al barrio de Bab Ftouh en la carretera a Taza por su peligrosidad en los incendios al tener como materia prima de los hornos los huesos de aceituna.

Llevamos el coche hasta el aparcamiento que se halla en una zona privilegiada ubicado muy cerca de la medina en plena plaza de la puerta Bab Bou Jeloud.

Yesería y Trabajos en cedro Madersa Bou Inania

Visitamos la madersa Bou Inania situada en la calle Telaa Kebira. Fue edificada en el siglo XIV, se accede por un puerta decorada con madera de cedro hasta el patio central de mármol, en los laterales encontramos dos aulas, una sala de oración al fondo y el Mihrab hornacina que en la mezquita señala la orientación como es tradicional hacia la meca, en los pisos superiores se encuentran las celdas de los alumnos y profesores. Todo el conjunto esta finamente decorado con yeserías en las paredes, maderas de cedros finamente trabajados en las ventanas y azulejería con dibujos en los frisos con inscripciones sobre el Corán.

Seguimos por las intrincadas calles hasta el barrio de los curtidores de pieles, teníamos unas referencias del olor que desprende esta zona, nos suben hasta las terrazas de tiendas de artículos de piel (sus precios 4 veces mayores que en el bazar), desde allí las vistas sobre la zona de trabajo de los curtidores son excepcionales, nos dan un ramillete de hierba buena pero yo no la utilizo pues no me parece tan fuerte el hedor, simplemente huele a carne de cordero o mejor a sebo de cordero.

La tenería de Fèz es la más importante de Marruecos. Alrededor de un patio central, donde se disponen numerosas fosas de ladrillo, se sitúan los talleres donde se procesan las pieles. El trabajo de curtidor a nuestros ojos es tener una relación de trabajo de carácter feudal pero para ellos es muy apreciado, se transmite de padres a hijos pues aparte del puesto de trabajo se heredan los conocimientos necesarios para el trabajo de introducir en las fosas de diversos colores para remojar, lavar y frotar las pieles. El proceso se inicia con el baño de las pieles en una solución de guano de paloma para suavizarla, el hedor a amoníaco es insoportable, luego hay que teñirlas y se hace mediante el método tradicional con tintes naturales, la piel va adquiriendo el color deseado tras sucesivos baños y por último el secado.

Tenería en Fez (Marruecos)

La casa de Dar Adiyel esta situada en el barrio andalusí, es un verdadero palacio del siglo XVIII, se construyó por la familia Adiyel -ricos comerciantes-. Fue la residencia oficial de señor Abdelkhaleq Adiyelo, gobernador de la ciudad de Fès en la época de Moulay Abdellanh. En 1912 fue dedicado como edificio público para Inspección Regional de Artesanos Indígenas.

El Palacio es un gran exponente de la arquitectura doméstica local del siglo XVIII, es un ejemplo de lo que llego a suponer la Dar Kbira o Gran Casa marroquí.

En 1993, el Gobierno Italiano dono los fondos necesarios para la completa restauración del Palacio de Dar Adiyel, posteriormente, este lujoso palacio fue dedicado como Conservatorio de música dedicado al mantenimiento del patrimonio musical clásico andaluz-marroquí.

El interior nos descubre el clásico zaguán andaluz que nos abre paso del gran patio central, donde la fuente preside la estancia. La combinación de materiales y las yeserías bajo las grandes vigas de madera que sujetan la primera planta, donde todas las estancias desembocan en un corredor sobre el patio central, es el ejemplo vivo de la típica casa musulmán andaluza.

Continuamos hasta la Zagüia de Mulay Idris II, solamente puede contemplarse desde las afueras para los infieles. Se trata del mausoleo construido en honor del fundador de la ciudad en el siglo XVIII. El arco de acceso de herradura, en la decoración destacan las yeserías policromadas y los azulejos andalusíes de los frisos de las paredes.

La medersa Atarine es la segunda de la ciudad por su tamaño, sus trabajos sobre estucos, maderas y mármoles son de inferior calidad pero una buen exponente del arte meraní.

A la hora de la comida nos deja Hassan en uno de los palacios de la medina ahora convertido en restaurante de lujo. Los precios de la carta son desorbitados y nos impone una importante discusión para saber si nos quedamos. Hassan, visto lo visto y ante la imposibilidad de sacar más partido económico del grupo, nos deja colgados y nos dice que tiene un nuevo grupo por la tarde, le pago los 200.000 dirhams, acordados y, le damos las gracias por sus servicios prestados. A la salida nos perdemos un rato por la kasba haciendo unas pequeñas compras.

Salimos de Fès en dirección a la ciudad de Azrou, después cogemos la dirección a Ifrane por la P-24, desviándonos a los 4 Km. a la derecha donde se encuentra el Bosque de Cedros, pero se nos hace tarde y un kilómetro antes de llegar vemos un pequeño camping. El dueño es muy atento y servicial (precio 50 dh.), su situación es idónea para proseguir el viaje al día siguiente.

Ciudad de Fez (Marruecos)

Día 8 de abril (miércoles)

Estamos en el Atlas medio y la temperatura ha bajado tanto que algunas retamas se encuentran cubiertas de una ligera manta de escarcha, el lugar es bonito pues estamos rodeados por arroyos que generosamente llevan agua con una rapidez asombrosa. Partimos a primera hora de la mañana para visitar una de las atracciones naturales de la zona “El Bosque de Cedros” con su cedro grande milenario “cedro Gouraud”, se considera el mayor de la región, un poco más adelante sobre la pista de tierra se encuentran los monos macacos salvajes, dicen que es la misma especie que colonizó Gibraltar. Compramos cacahuetes en los puestos cercanos. Pronto presenciamos la primera manada donde enseguida el macho dominante se acerca para curiosear con nosotros, le ofrecemos la comida pero enseguida se cansa de nosotros, pero antes autoriza que los demás miembros de la manada puedan entrar con nuestro contacto y saborear los mismos alimentos. Los consejos generales es que se trata de animales salvajes y sus reacciones no siempre pueden ser entendidas por lo que hay que comportarse con mucha prudencia y paciencia, siempre hay que guardar las formas sobre la jerarquía de la manada y nos evitaremos muchos problemas.

Macaco en el Bosque de Cedros (Marruecos)

Continuamos nuestro viaje por la nacional 8 hasta la ciudad de Khénifra donde hacemos un alto en el camino para ver la plaza de las alfombras, es el lugar donde los pueblos beréberes de las montañas bajan para la subasta de sus manufacturas. Hoy no debe de ser el día del gran mercado y solamente quedan unos cuantas tiendas abiertas sin ningún interés.

Después de los aprovisionamientos en el mercado central seguimos por la misma nacional, poco a poco las condiciones de la carretera se ponen peor, el firme deja mucho que desear y la estabilidad del vehículo se resiente, en estos momentos debe de imperar la prudencia. Después de pasar la ciudad de Kasba Tadla hacemos otros 30 Km. más hasta Beni-Mellal, unos doce 12 km. más adelante tomamos el desvió a la izquierda por una antigua pista ahora asfaltada que nos conducirán al pueblo Gorges de l'O-el Abid, nos metemos sin querer en una zona con unos desniveles próximos al 10% con unas curvas como nunca había conducido antes con un vehículo de 7 metros, el trayecto hasta las cascadas de Ouzoud dista unos 46 Km., los paisajes rozan la maravilla más absoluta, pero era tanto el miedo que llevaba que no puede disfrutar del trayecto, en algunas curvas la carretera se estrechaba tanto que no entraban dos vehículos y el claxon era la única forma de avisar al vehículo contrario, yo solo miraba el contador parcial de la AC para saber cuanto kilómetros nos quedaba en cada momento, a mitad de camino pasamos por un paso de montaña en las gargantas del Oued el Abid, esta comunicado por medio de un puente metálico de chapas móviles, donde se limita el peso a 4 TN., el tiempo que tardamos en hacer este trayecto pudo rondar un hora y media, de vez en cuando aparecían niños que guardaban el ganado para ver pasar nuestra caravana de ACs., no nos explicábamos como estaban allí en medio de la nada.

Cuando llegamos al poblado de Tanaghmeilt un gran peso se nos quito de encima al ver que habíamos llegado a la meta sin novedad, enseguida los comisionistas nos van a buscar para que nos quedemos en uno de los muchos campings que tiene la zona, para no hacerles caso nos dirigimos al último antes de la bajada a la cascada. Tiene muy mala entrada pero haciendo un cambio de sentido en la plaza se entra más directamente. Este camping es muy básico en todos los sentidos pero no tenemos tiempo ni ganas de discutir nada, el precio que nos dan es de 100 dirhams con luz y lo pagamos sin rechistar. ¡Alá! que no me fallen las fuerzas de tanto discutir.

Día 9 de abril (jueves)

Cascada de Ouzoud

Madrugamos como todos los días, nos esta esperando el comisionista de anoche para guiarnos durante 2 horas por las cascada y las cuevas con un precio de 200 dirhams, el grupo no esta por la labor y le decimos amablemente que ¡NO!.

Este lugar se hizo famoso entre el turismo por el problema de las numerosas tiendas que te acompañan durante la visita hasta la parte media de las cascadas, alguna gente lo describe como una experiencia lamentable pues los vendedores les agobiaron gratuitamente. Nosotros hemos de decir que quizás por la hora que era cuando comenzamos la visita aún no habían abierto los puestos no sufrimos ni tan siquiera una mirada.

Las cataratas están situadas en una zona muy deprimida, parece ser un objetivo de las autoridades locales el conseguir que el turismo disfrute de la naturaleza, poco a poco están tomando medidas para evitar la suciedad, la presión humana sobre el entorno y principalmente despejar la visión de este memorable conjunto geológico. Estamos ante las cascadas más espectaculares de África después de las Cataratas Victoria en Zambia, la aportación al caudal de la cascada se hace desde el deshielo del Atlas con una caída de más de 100 metros. El acceso a la cascada se hace por la parte más alta entre una calle del Riad más lujoso de la zona que nos conduce hasta un gran mirador sobre todo el valle, allí los monos salvajes nos reciben como los primeros turistas del día y mantenemos las mismas normas que en el Bosque de Cedros, proseguimos la bajada y nos aproximamos hasta la parte más cercana a la mancha de vapor que produce el agua al caer la reflexión de la luz produce un arco iris permanente, la cascada esta dividida en tres tramos de caída y en cada uno de ellos hay una mirador donde las fotografías sin inevitables. La zona es bastante segura y sin ninguna dificultad física se puedo hacer el tramo para llegar a la parte más baja donde las barcazas te esperan para cruzar los escasos 3 metros que separan una orilla de la otra, y poder hacer un rodeo para ver las cataratas desde la otra orilla. Nos parece tan elevado el dinero que piden por salvar este trecho que iniciamos la ascensión por el mismo sitio que hemos bajado, en estos momentos el lugar esta sufriendo muchas obras de mejora del pavimento y de la seguridad de las vallas, los burros bajan por las escaleras portando los materiales de construcción y a la orden de ¡Balak, balak..! nos retiramos sin rechistar.

Camino Marrakech

Una vez llegado a la cima nos marchamos del lugar en dirección a Marrakech, lo hacemos por la R-304 es una comarcal mucho mejor que la que nos trajo hasta el lugar, incluso se puede considerar como casi una nacional, atravesamos varios pueblos donde las casas son exclusivamente de adobe y algunos están totalmente fortificados como los del desierto Tanant, Themis Majden y Attaouia Ech-Cheibiya. Tenemos tanta prisa por llegar a nuestro siguiente destino que solamente nos conformamos con disfrutar del paisaje único, las montañas son rojizas con manchas verdes de algunos árboles, las laderas están salpicadas de olivos centenarios y la mezcla de flores amarillas, violetas y rojas nos traslada al paisaje mediterráneo por excelencia, los burros y las casas de adobe rompen el equilibrio, en la parte alta del cielo se ve la cordillera del Gran Atlas que se encuentra cubierta de nieve, nos encontramos sobre a altitud de 1700 metros sobre el nivel del mar.

Salimos a la Nacional N 8 a la altura de Tamelelt y en 46 Km. más estaremos en la ciudad de los sueños, ¡Ah se me olvidaba! estamos viendo numerosos puestos de control policial, en cada pueblo una pareja nos saluda y nos desea buen viaje, en este tramo, poco antes de llegar nos paran en un control de la Policía de la Seguridad Nacional, se diferencian porque llevan pintado los rótulos en los vehículos de color verde y el uniforme es gris claro. En un perfecto francés ¡Ah, Espagnolo! ¿ point d'entrée?.. Ceuta señor ; ¿ destination?.. Marrakech señor; ¡ bon voyage! merci beaucoup.

El tema de la policía marroquí daría para hacer todo un tratado pero no creo que un blog de viajes sea el más adecuado pero intentare aclarar este aspecto tan controvertido entre los viajeros pasando por ello y tocándolo de puntillas .

La joya de Marruecos

Los consejos que nos habían dado es que tenemos que ser muy prudentes en las normas de tráfico, luego una vez allí ves que nadie las respeta y poco a poco te contagias de ello, los adelantamientos se hace casi siempre en zonas de prohibido, pues generalmente se producen con vehículos lentos o de tracción animal, solamente hay que esperar que no te vea ninguno de los miles de policías que a lo largo del viaje nos hemos cruzado. Los controles son cada 25 Km., además en la salida o la entrada de cada pueblo allí hay una pareja, en la ciudad esquina si y esquina no; más los que se dedican al trafico, mas los que no ves de paisano. Con toda esta presión sobre sus propios ciudadanos notamos como ninguno de ellos se dirige a la policía, pero yo, ejerciendo nuestra forma de vida he buscado siempre la información, la complicidad y la ayuda ante cualquier duda, siendo siempre correspondido con mucha amabilidad, ¿esto se produce solamente con el turismo?, es posible que así sea.

La fisonomía de los policías marroquíes es la misma para todos los cuerpos, yo diría que parecen hermanos o quizás todos ellos son miembros de la misma familia, son altos 1,7 m. mínimo, tienen la cabeza grande, son morenos, pero muy morenos, el bigote es igual para todos, como si se tratase de un modelo a seguir obligatorio para todos los cuerpos de la seguridad

Nada más ver los primeros asentamientos de la ciudad de Marrakech situados en un gran palmeral, con sus 150.000 palmeras, que nos conduce a la zona amurallada de la ciudad conocida como ‹‹La Joya del Magreb››.

Como en las anteriores ciudades visitadas siempre hay alguien que se acerca en el momento que te encuentras mas agobiado y tu eres el que te diriges a él y, le preguntas por el parking de la Kutubia, sígame es su contestación. Dentro de un denso tráfico poco a poco nos vamos acercando al centro de la ciudad, llegamos al parking vigilado y nos dicen que esta completamente lleno, el guía nos dice que conoce uno no tan famoso y casi con seguridad tendrá aparcamiento para todo el grupo. Enseguida llegamos al parking más céntrico de la ciudad pero poco preparado para aparcar, en estos momentos llega otro grupo de españoles con 5 vehículos, ellos están tratando de agruparse para salir por la tarde, nosotros hacemos lo propio y con un poco de buena voluntad nos acoplamos todos, en el berenjenal de suciedad que domina el suelo que pisamos. Comenzamos los tratos con el patrón del aparcamiento, fijamos el precio de un día y medio en 100 dirhams que abonamos religiosamente, las coordenadas corresponden N 31.62024 // W 7 .98737 .

Plaza Jemaa el-Fna Marrakech

No sabemos donde estamos pero nada más salir a la calle nos damos cuenta que estamos pegados “la Plaza Jemaa el-Fna”. Esta plaza es la puerta imprescindible a la medina y uno de los atractivos que convierte a Marrakech en la ‹‹La Ciudad de la Seducción››. Existe dos imágenes de la plaza, la diurna con sus dentistas ambulantes, los aguadores, los encantadores de serpientes, domesticadores de monos, narradores de cuentos, charlatanes de lo absurdo, músicos sin estudios; y la nocturna, donde toda esta especie humana tan variopinta es sustituida por un restaurante colectivo formado por más de 60 tenderetes, acompañados por un hilera de puestos donde se exprime naranjas por el módico precio de 3 dirhams. El humo y las luces unidas al jolgorio se apoderan del ambiente y impregna el lugar de un color difícil de describir, la atmósfera que contemplamos es única en el mundo.

Estamos ante una de las ciudades más interesantes de Magreb y que produce una gran controversia a los viajeros, pasa un poco como la India para una parte de los visitantes terminan prendados y otra parte no volvería por nada en el mundo. Pues hablando de la India la ciudad de Marrakech me recuerda a la ciudad de Jaipur, su fisonomía es muy parecida, el color de la ciudad construida con muros de adobe tiene un color tirando a rosáceo como la ciudad india, otra similitud que encuentro es que estamos ante una ciudad que el exterior de su arquitectura no hace referencia a lo que sucede en su interior, las calles parecen todas iguales pero ocultos hay más 3.600 riad (palacios) que solamente se pueden identificar por sus bonitas puertas lacadas y los mocárabes que dan sombra a sus arcos de herradura; la mediana es la más grande y bonita de Marruecos,, sin mencionar al hotel más lujoso del mundo “La Mamounia” –ahora en rehabilitación–, fue proyectado en 1922 por los arquitectos franceses Prosa y Marchisio, su arquitectura el una mezcla de arte mudéjar y Art Déco.

Palacio Bahía Marrakech

Nos internamos por las estrechas calles hasta llegar accidentalmente al Palacio de la Bahía, su fachada exterior no da crédito a lo que sucede en su interior, fue construido en el siglo XIX por el gran visir Si Moussa, se termino siete años después, por su hijo Ba Ahmed era un consejero durante la regencia del sultán Mulay Abdelaziz. En su interior, se mezclan gran variedad de estilos arquitectónicos inspirados en el gran conjunto de la Alhambra de Granada. El ambiente oriental domina las 150 habitaciones, todas ellas con techos de madera de cedro pintada o taraceada, los pavimentos en mármol y revestidos con mayólica de Tetuán. Del conjunto destaca el harén, con las habitaciones de las cuatro esposas y numerosas concubinas, la mezquita, la sala de recepción, la sala del consejo.

Nos internamos por la medina en dirección a la madersa Ben Youssef, cuando llegamos son las 18,10 horas y esta cerrado, intentamos hablar con el encargado para que nos permita una visita fugaz pero no nos dejan.

Nos introducimos en el corazón de la medina, es la parte más antigua del siglo XII se denomina en árabe “Souk” o “Souq”, es un lugar dedicado al comercio donde las costumbres son milenarias. El souq esta dividido en varias secciones de acuerdo con la actividad, por ejemplo: ‹‹souq el-Fakharine de la cerámica››; ‹‹souq Laghzal de la lana››; ‹‹souq el-Kèbir de la piel››; ‹‹ Souq el Attarin de la especias››; ‹‹Souq Hadadine de la herrería››, durante el recorrido pierdes la noción del tiempo y del espacio, pero desembocamos nuevamente en la plaza de Jemaa el-Fna ya ha cambiado el ambiente y se esta construyendo la nueva identidad nocturna.

Unas horas más tarde regresamos a la plaza con la intención de sumergirnos en el ambiente que también esta descrito por los documentales viajeros. Allí se mezclan a partes iguales las familias marroquíes con los grupos turísticos que disfrutan de los platos ofrecidos. Tiene dos tipos de restaurantes, según la variedad a que se dedican: carnes o pescados, los primeros ofrecen cuscús y tajines como platos principales, junto con la sopa de harina con dátiles, salchichas de cordero, bocadillos de bazo con especias y caracoles, el segundo, el que nosotros elegimos, nos sentamos en unas mesas muchas veces utilizadas y pocas veces lavadas, nos cubren el espacio en contacto con la madera con un trozo de papel de cocina que hace la doble función de posa platos y servilletas, nos traen un plato con un combinado de diferentes pescados frescos con gambas a la plancha, unos vasos prudentemente lavados al gusto del turismo, acompañado de patatas fritas mal peladas, ensaladas de pimientos y berenjenas al horno, y todo por el módico precio de 80 dirhams (7€), incluye el postre de pastelitos marroquíes. Nada más terminar nos acercamos a los puestos de zumos de naranja, si no miras el vaso te lo tomas con una pajita, esperamos con la esperanza que la mezcla de la comida y el zumo no haga mella en nuestro cuerpo.

Por hoy damos por concluido el día y nos dirigimos al aparcamiento, ya hace frió y nos tapamos como si estuviéramos en una estación de montaña.

Día 10 de abril (viernes)

Pasamos una noche fresquita y tranquila pero aquí amanece muy temprano y pronto los coches llegan al aparcamiento con la consiguiente incomodidad.

Primeramente comenzamos el día nuevamente en dirección a la Plaza de Jemaa el-Fna, en estos momentos esta totalmente vacía y los servicios de limpieza la deja limpia como la patena, para que otro día nuevo comience el espectáculo diurno y nocturno diario, que se celebra desde hace cientos de años.

Marchamos en dirección a la Puerta de Agnaou que significa en bereber como la tierra de los hombres que visten de negro, tiene una forma de herradura y su decoración floral en las esquinas contiene inscripciones del Corán, muy semejantes al modelo utilizado en la Mezquita de Córdoba.

Tumbas Saadíes Marrakech

Por el pasaje del mismo de nombre de la puerta nos conduce a las tumbas saadíes, fue el lugar elegido para venerar los restos de Ahmed el Manssur – fue sultán de la dinastía saadíes en el siglo XVI– y sus familiares más directos. Esta dinastía reino en Marruecos entre 1554-1664, destronando a la dinastía wattasíes, hasta que llego al poder de Mulay Ismail, que no se atrevió a destruir este hermoso conjunto y lo tapio. En 1917 bajo la dominación francesa y gracias a un estudio aéreo de la ciudad aparecieron.

Son tres mausoleos dotados del mayor lujo que no se dan en muchos de los palacios de la ciudad.

El sultán murió durante la epidemia de peste en Fez en 1603 y junto con sus hijos. La primera sala contiene un hermoso Mihrab, en otra sala aparte, llamada de los Tres Nichos, están enterrados los niños, entre estas hay un pequeño cementerio que perteneció a trabajadores o sirvientes de la familia real y también los descendientes de parientes cercanos a la misma. En otro mausoleo esta la tumba de la madre del Mulay bajo una cúpula de mocárabes policromados que le da al conjunto un aire orientalista y, la sala principal es la llamada de las Doce Columnas donde reposan los restos de Mulay Ahmed Al-Mansur.

Proseguimos nuestra peregrinación hasta llegar al palacio el-Badi o “el Incomparable”, fue construido entre 1578 y 1602 por Ahmed al Mansur dentro de la dinastía saadíes. Pero tras la desaparición de la dinastía cayó en desuso y abandono, siendo aprovechados los materiales para la construcción de la ciudad imperial de Mulay Ismail en Meknes.

Palacio el Badi de Marrakech

Las estancias del palacio se disponen a lo largo de un patio central de 130 metros de largo. En el interior, se emplearon materiales nobles como oro, ónix, madera de cedro y mármol.

Actualmente solamente se puede contemplar las ruinas de los muros de adobe, el amplio estanque central, algún edificio totalmente rehabilitado y el museo que alberga el mimbar o púlpito de la Mezquita de la Koutoubia, una de las piezas de arte más valiosas del país con una antigüedad del siglo XII y construida por los mejores artesanos de Córdoba.

Antes de salir subimos hasta el mirado desde donde se tiene una vista especial de la ciudad, sobre sus alturas destacan en las murallas los nidos de cigüeñas que han sido construidos dejando un espacio milimétrico de aproximadamente 2 metros entre nido y nido, estos ocupan en hilera toda la muralla exterior de esta parte del palacio y compiten en el paisaje con las antenas parabólicas de los tejados de la ciudad. En estos momentos los nidos están ocupados por parejas de cigüeñas que se están preparando para la puesta de los huevos, recolectan trapos, hojas y palos para la ampliación y consolidación de sus nidos.

Regresamos sobre nuestros pasos hasta la plaza Jemma el-Fna, son las 12,00 horas, ahora se encuentra en pleno apogeo, la gente se agolpa creando una atmósfera envolvente, creando el escenario improvisado más impactante del país, donde los artistas callejeros se hacen dueños de la plaza, me dirijo hasta los encantadores de serpientes y le ofrezco 5 dirhams porque permita fotografiarse su cobra con la familia; levanta muy despacio la mugrienta pandereta y, allí se encuentra el reptil que inmediatamente levanta su dorso y su cabeza para contemplar el espectáculo de la plaza, nos deja escasos segundos para que hagamos la fotografía, el encantador recibe la orden del patrón de ocultarla, como sí de un taxímetro se tratase. La recomendación para los viajeros que acudan a la plaza es no vulnerar las normas comerciales de esta gente pues tienen un estricto código y intentar saltárselo conduciría a una discusión sin sentido, mejor es pactar el pago como si de un servicio más se tratase.

A su lado los domesticadores de monos nos ofrecen sus proezas con la consiguiente posibilidad de dejarse fotografiar teniendo la misma salvedad en su comportamiento que los anteriores feriantes callejeros; también se encuentran domesticadores de víboras, anacondas, pitones. Podemos ver increíbles sacamuelas beréberes ataviados con sus túnicas azuladas que con solo una única pinza de extracción, tiene un negocio floreciente, según manifiesta es capaz de sacar cualquier diente o muela, incluso el tercer molar o muela del juicio por un precio muy social de 5 euros, ¡Ah y sin anestesia! para los que piensen en hacer turismo dental, mejor es que recapaciten. Sobre su mesa a modo de reclamo tiene cientos de dientes y muelas pulidos y blanqueados, algunos puentes para ser inmediatamente adaptados al primer cliente que lo solicite, sobre una servilleta tiene las piezas sacadas en el día, todas ellas negras con restos de sangre. Esperamos unos minutos para ver si algún cliente necesita de los servicios con el morbo de contemplar el espectáculo pero tardan y decidimos seguir el camino.

La plaza deberá de esperar hasta las cinco de la tarde cuando se baje el telón para que cambie radical su aspecto y vuelvan los restaurantes, los humos, los tenderetes de zumos de naranja, etc.

Nos adentramos en dirección a la medina y pasamos ante numerosos riads que pueblan la ciudad, por las estrechas calles circulan los viajeros extranjeros en dirección a los pequeños palacios que les hará sentirse sobre la alfombra mágica.

Por la puerta de la rue Mouassine nos adentramos en el zoco – souq o souk en árabe– este es mucho más pequeño que los que hemos visitado en Meknes o Fès pero no deja de ser muy espectacular y atractivo, su silueta es serpenteante con zig-zas izquierda derecha, pasamos delante de la puerta de la Mezquita y fuente Moussine, esta última destaca por su elaborada decoración con una mezcla de maderas de cedros y yeserías. Intentamos acceder hasta el patio central de la mezquita pero no es imposible al tratarnos de infieles sin derecho a la conversión. Seguimos nuestro camino atravesando los diferentes Souk como los de Tessuti, Belaárif, Cherratines, Saccotiers, hasta llegar a la plaza de Ben Youssef donde se encuentra el mayor y más importante conjunto monumental de la ciudad, compuesto por la Mezquita, el palacio Dar M'Nebhi, la madersa Ben Yusuf y la Koubba Almorávide. El precio de la visita al conjunto es de 600 dirhams, exceptuando la Mezquita que como casi siempre no se puede visitar.

Palacio Dar M'Nebhi Marrakech

El palacio Dar M'Nebhi es el primer monumento que visitamos. Se trata de un antiguo palacio que gracias al tesón rehabilitador del mecenas Omar Ben Jelloun no ha caído en el olvido de tantos monumentos. Se trata del edificio más importante levantado por la dinastía sadiana que alcanzo el poder a comienzos del siglo XVI y tuvo el empeño de convertir la ciudad de Marrakech en la capital del imperio.

En la actualidad se ha convertido en el Museo de Marrakech donde además de los fondos etnográficos se exponen numerosas exposiciones temporales relacionadas por lo general con la vida en Marrakech.

Este es un lugar que verdaderamente merece la pena abstraerse del contenido para disfrutar del continente. Desde una perspectiva artística se puede uno sumergir en un ambiente inspirador y relajado, donde las líneas, las simetrías, los colores, los arcos, las decoraciones nos abren la puerta de un edificio concebido para sumergirnos en la cuna espiritual del arte árabe, las sensaciones son similares al contemplar la Alhambra de Granada

El acceso tiene dos puertas, una principal que comunica directamente con el patio central, la otra, comunica con las antiguas cuadras, ahora, están rehabilitadas y es el lugar destinado para las exhibiciones del museo y sirve como entrada principal para los visitantes.

El patio central al aire libre –ahora cubierto con una cúpula transparente de color amarillento– inicialmente como todos los patios palaciegos además de la fuente central tenían árboles frutales. En los laterales se disponen unas galerías porticadas que simétricamente se abren cuatro estancias principales dedicadas a salones, biblioteca, y sala de espera para los visitantes

La decoración es el estilo más tradicional de los palacios marroquíes, en los suelos se mezclan las cerámicas tradicionales de pequeño tamaño con unas de gran tamaño a modo de damero. Las fuentes de mármol no pueden faltar en el patio palaciego y aquí encontramos tres de ellas la central circular y más baja, sobre un pie octogonal cerámico; en los extremos para adquirir las formas simétricas se levantan dos fuentes más alta que la central con unos pies cerámicos de menor tamaño, todo esta concebido para que el espectador tenga una sensación de felicidad gracias al uso de las simetrías y cuyas proporciones lleva a la belleza absoluta.

En este caso el diseñador del palacio ha creado una forma y una escala para hacer posible un edificio que cumpla una función urbana y tenga una estética refinada.

Sobre las paredes del palacio nuevamente se vuelve a la imitación generalizada del arte musulmán mediante el uso de alicatados en inscripciones para dinteles, en los zócalos de los patios, salas y en los suelos del palacio. Esto demuestra la gran aceptación de esta técnica que aporta una gran riqueza del ornamento con un diseño que por medio de las geometrías utilizadas ofrecen motivos de gran belleza estética.

En los laterales del salón principal se colocaron sendas fuentes elaboradas con mosaicos cerámicos tradicionales, similares a los que encuentras en muchas calles de Marruecos y principalmente como la kubba de las mezquitas.

Los arcos de herraduras apuntados se mezclan con pequeñas puertas con arcos polilobulados, sobre las paredes sirviendo de apoyos se mezclan grandes vigas de madera de cedro profusamente labradas y decoradas. La rejería de las ventanas tiene una fuerte inspiración andalusí, creando aún más un ambiente de sutileza. Sobre el centro del patio se ha colocado una gran lámpara de cobre que incorpora al escenario la lucha entre el sol y la noche.

Yesería Policromadas Palacio Dar M'Nebhi

El salón mayor es la sala más importante del palacio, la entrada nos indica que pudiéramos estar ante la entrada del mihrab en una mezquita, es falso, porque aunque la orientación sea hacia la Meca, pudiera ser imaginariamente el muro sagrado (quibla), pero no ha logrado confundirnos, en este caso el diseñador del palacio lo ha sustituido por una gran sillón para desde el fondo se pueda contemplar las sensaciones teatralizadas que produce el palacio. Sobre el techo se colocaron varios artesonados de distintas formas y colores como si fueran alfombras persas invertidas. Cuelgan lámparas de cobre muy trabajadas que imponen una luz mágica más propias de un mundo de cuentos y novelas. En lo alto del paramento vertical se decora con yeserías policromadas con formas de ventanas, que se vuelven a repetir sobre dinteles y arcos. Las columnas que sujetan los arcos se decoran con frisos cerámicos y dibujos geométricos que imitan a pequeñas ventanas, más dos cenefas de yeso que alberga otras serie de yeserías más grandes con forma de ventanas más grandes a las anteriores.

Desde el gran salón el palacio se abre en numerosas salas y estancias donde las decoraciones giran en las formas tradicionales. En el dormitorio principal encontramos una gran cúpula abierta al exterior como si retratase de una mezcla de linterna catedralicia y de baño árabe, decorada con una profusión de yeserías con colores azul añil y rojo fuego, del que cuelga una gran lámpara con cristales de colores a juego de las yeserías policromadas.

Continuamos el recorrido y pegado se encuentra la segundo edificio del conjunto monumental, se trata de la medersa Ben Yussef, es considerada como el monumento más importante de la ciudad de Marrakech y una de más mejores obras del legado procedente de los artesanos de España; que origino el movimiento arquitectónico “árabe andalusí”, similar y paralelo al que se formo en España bajo el desarrollo de los artesanos que se convirtieron al cristianismo y que pasaron a denominarse como arte “mudéjar”.

Madrasa Ben Yusef Marrakech

La madersa o madrasa es un edificio de carácter religioso que tuvo durante más de cuatro siglos la misión de dotar a la sociedad marroquí de unos conocimientos principalmente en estudios teológicos pero sin olvidar otras materias como las ciencias y la biología. Aquí acudían principalmente los segundos hijos varones de las familias medias marroquíes que no tenían de otra forma acceso a la cultura y al saber, similar en concepción a nuestros conventos y escuelas mayores cristianas.

La madrasa Ben Youssef llego a tener 132 celdas o habitaciones para albergar casi 900 estudiantes que llegaban desde todas las partes de Marruecos y también del mundo árabe.

Fue construida en la segunda mitad del siglo XVI sobre una antigua escuela coránica del siglo XIV. El edificio que vemos en la actualidad se debe a la rehabilitación que hizo dos siglos mas tarde Moulay Abdalah.

Destacan sus versos de la entrada:

"Me fue construido para la ciencia y la oración por el Príncipe de los creyentes, el descendiente de Abdallah sello de los profetas, el más glorioso de los califas, rezar por él. Ah, ¿que pasó mi puerta, de modo que sus expectativas son los más altos alcanzados”.

Todo el edificio se organiza en torno a un gran patio central de mármol, donde en el centro se halla un gran estanque con un fondo verde esmeralda que confiere al lugar una especial atmósfera de paz y sosiego.

Sobre ambos paramentos se levantan monumentales trabajos sobre mármol, azulejos, maderas nobles y yeserías, formando un espacio de una gran belleza arquitectónica donde la decoración geométrica crea una sensación de armonía. El patio central comunica con la sala de oraciones en la que destaca la decoración de los mocárabes del artesonado. La sala esta orientada a la meca donde se encuentra el precioso mihrab, muy sencillo, pues exteriormente solamente se decora con yeserías, ante la ausencia de las típicas y recargadas azulejerías con inscripciones del Corán, solamente destaca el interior del mihrab la hermosa cúpula.

A ambos lados del espacio central se abren pequeños patios y sus escaleras nos conducen a las 132 habitaciones destinadas a los estudiantes, cuyas pequeñas ventanas se orientan al patio central. En el piso superior las celdas se han conservado con su decoración original para que los visitantes se hagan una idea de la difícil vida de los estudiantes en la madrasa.

Junto a la escuela se levanta la Mezquita de Ben Youssef (siglo XII) que fue, hasta la construcción de la Koutoubia, la más grande de la medina. Como en todos templos de la ciudad, el acceso a los infieles no está permitido.

Cúpula de la Kubba Marrakech

El cuarto y ultimo monumento es la Kubba (Qoubba) el Baadyin, es la única construcción almorávide que se conserva en Marrakech –el resto fue destruida a la llegada de los almohades– el conjunto esta formado por la cisterna, los servicios y las letrinas, esta última era el lugar donde los musulmanes hacían las abluciones con agua. Se desencadenan en virtud de los preceptos del Corán.

“¡Oh los que creéis! Cuando os dispongáis a hacer la plegaria, lavad vuestras caras y vuestras manos hasta los codos. Pasad la mano por la cabeza y por los pies hasta los tobillos. Si estáis impuros, purificaos".

El edificio central tiene forma de una pequeña mezquita, se abre al exterior mediante unos arcos polilobulados con puertas en el centro donde esta el estanque destinado a los lavados y purificadores, pero lo más destacado es la cúpula central, donde su decoración es una simple rosa del desierto y en las yeserías contiguas se adivinan conchas de vieiras que de ser en un templo cristiano verdaderamente diríamos que se construyo bajo los hospicios de la Orden de Santiago.

Son las 14,00 horas y decidimos anticipar nuestra salida para llegar a la ciudad de Casablanca con luz solar. La salida de la ciudad de Marrakech es lenta, para empezar nos equivocamos y nos metemos en dirección a la medina pero antes de vernos envueltos en las calles estrechas demos un giro de 180º grados hasta que encontramos la salida de la ciudad.

Enseguida llegamos a la autopista de peaje A-7 durante 247 Km. nos conducirá por toda la costa. Teníamos curiosidad por saber como eran las autopistas de peaje en Marruecos, creíamos que pudieran ser como en el tercer mundo donde solamente tienen el nombre, durante el principio del recorrido discurre por zonas llanas y semidesérticas, el firme es homologable a cualquier buena autopista europea, las señalizaciones son correctas y el viaje se hace cómodo y seguro.

Entramos en la ciudad de Casablanca con la intención de dormir en el camping pero esta cerrado y pese a ser de noche continuamos el viaje en dirección a Rabat y unos kilómetros antes de llegar a la capital nos paramos en el área de servicio de la estación Afriquia donde pasamos la noche pernoctando junto con unos camiones, le damos 30 dirhams al vigilante de noche para estar bien custodiados.

Día 11 de abril (sábado)

Torre portuguesa en Asilah

A las 8,00 de la mañana repostamos, vaciamos y continuamos el camino por la autopista A-1, la distancia es de 197 Km. hasta nuestro siguiente destino Assilah o Arcila, el importe del peaje en este trayecto es 95 dh.. Durante todo el viaje unos acompañan un día desapacible con rachas de viento y agua que hace dificultoso la conducción. Este trayecto es muy recto y con pocos desniveles, también tiene poco tráfico pesado.

Poco después de las 11,00 horas llegamos a la ciudad costera de Assilah, primero intentamos acudir al camping con la intención de pasar la noche, los dos camping se encuentran cerrados por temporada baja, no dirigimos al aparcamiento situado en el borde de la muralla y el puerto pesquero, se encuentra vigilado y abarrotado de AC y autobuses, el precio para un día completo 30 dh, y unas horas 10 dh., tenemos intención de pasar la noche pero el tiempo no da tregua y sigue muy desagradable. Nuestra intención era ver la ciudad, pasear por la playa y montar en camello por la arena, todo esto queda reducido a una pequeña aproximación por el centro de la villa.

Comenzamos la visita por la puerta Bab el Bhar que corresponde con la abertura de la antigua muralla portuguesa, además de esta se abren otras dos puertas Bab el Kasba y Bab Homar.

Lo más interesante de la ciudad es el paseo por la pequeña medina, las casas son especiales con sus intrincadas puertas, sus rejerías y el color azulado de las fachadas, todo ello, le da un sabor árabe combinado con especial ambiente marinero. Caminando hasta la puerta oeste se llega hasta el mirador, desde donde se tienen unas fantásticas vistas del Océano Atlántico, de la cúpula verde pastel de la Kubba de Sidi Ahmed Manssur, que se alza junto al cementerio muyaidín cuyas tumbas son multicolores.

Todo el conjunto se encuentra bajo las atentas miradas de las antiguas murallas portuguesas, construidas por el rey Alfonso V en el siglo XIV.

Zoco Asilah

Las calles de esta ciudad tiene una mezcla de los pueblos blancos de Cádiz y la kasba de Granada, las casas están encaladas de blanco combinado con puertas azules, añil o verdes. En la plaza de la casba domina el palacio construido por los portugueses muy semejantes a la misma torre convertida en palacio en la ciudad de Estremoz (Portugal).

Intentamos comer en la Casa de los García es uno de los restaurante más famosos de la ciudad, pero tienen tantas reservas que se demoraría nuestra comida hasta las 15,50 comemos en uno de los restaurante pegados la muralla, sin hacer muchos ascos pedimos la carta, la verdad sin mirar: el suelo, las mesas, las paredes, los vasos y la propia carta. Después de comer solo nos queda la esperanza que aquello que hemos ingerido sea beneficioso para nuestro organismo.

Por la tarde nos marchamos directamente a Tánger, en pocos minutos llegamos al centro de la ciudad, con la referencia y la ayuda de un amable ciudadano localizamos el camping Miramonte precio 130 dh.

Día 12 de abril (Domingo)

Tatuaje en Asilah

Por la mañana después de hacer nuestros deberes propios de los viajeros de autocaravanas, partimos a pie para visitar la ciudad de Tánger. Ante la imposibilidad de conseguir un Taxi gran turismo para todo el grupo, llegamos hasta la parada del autobús. Decidimos coger los pequeños micro taxis que nos conducen de forma cómoda barata y segura hasta el centro de la ciudad (22 dirhams), el único problema es que solamente admiten a 3 pasajeros.

La medina amurallada de Tánger es pequeña pero contiene todos los elementos esenciales de la mayoría de ciudades de Marruecos. Nada más acercarnos a la puerta de zoco Bab el Fahs no dirigimos a un marroquí para preguntarle por los accesos a la casba, se trata de Hassan, en un perfecto castellano nos indica que nos puede enseñar gratuitamente la ciudad, ya sabemos de la gratuidad de estos voluntarios pero siempre nos fue bien y dimos con buena gente. Para ser el último día de estancia en el país no queremos complicarnos y aceptamos su ofrecimiento. Le voy indicando que es lo que nos interesa ver y que las tiendas mejor dejarlo para otra ocasión.

Nada más entrar en el gran zoco nos sorprende el tipo de edificación, parece que estemos al otro lado del mar Mediterráneo y, en cualquier pueblo de Andalucía, por la estructura de las calles, los rótulos de los comercios: “Gran Café”, “Pensión Fuentes”, “Pensión Palacio”, “Casa Nazaret”, “Buen Gusto-Café Tánger”.

Calles de Tánger

Primeramente pasamos por la Gran Mezquita de color verde oscuro, edificada por Moulay Ismail en 1684, no podemos entrar por ser infieles. Enfrente esta la entrada a la madrasa edificada en 1777 que también tiene condición de pura y no necesita miradas impuras.

Bajamos por la calle Dar Dbagh que nos conduce al Continental Hotel, construido en 1865 en una curiosa mezcla de estilos orientales, se encuentra situado muy cerca del puerto, a espaldas del barrio de Dar Barud.

La historia del hotel Continental se encuentra ligada al mito de la ciudad de Tánger, sus habitaciones sirvieron de residencia de Winston Churchill de vuelta de su experiencia como corresponsal de guerra. Además de numerosos personajes famosos que dieron con sus huesos en el hotel a su paso por la ciudad como: Antonio Gaudí, Emilio Castelar, Pío Baroja, Jacinto Benavente, William Somerset Maugham.

El olor de las calles a pan recién hecho nos conduce a un horno de panadería donde con métodos tradicionales a base de leña se elaboran aún los deliciosos panes marroquíes, compramos cuatro ejemplares de los que damos cuenta en pocos minutos.

La ciudad es una combinación de casas bajas, palacetes y riads, de diferentes formas y condiciones de mantenimiento. Visitamos el exterior del palacio “El Sidi Hosni" de estilo árabe dice en la puerta “la,la,la” , destaca sus intrincadas puertas y ventanas decoradas con maderas de cedro profusamente labradas, se trata de una de las casas con más historia de la ciudad, fue comprada en 1956 por la mujer más rica del mundo Barbara Woolworth Hutton, se casó en siete ocasiones entre una de ellas con el celebre actor de Hollywood Cary Grant. La historia de esta rica mujer ha llenado las páginas más glamurosas de los periódicos de la ciudad, creando una leyenda entorno a ella que ha sido reflejado en numerosas informaciones de prensa procedentes de Tánger, donde se la identificaba con las fiestas hippies de los años 60, con excentricidades entorno al alcohol, las drogas y el sexo.

Mezquita Tánger (Marruecos)

A través de la puerta de la marina llegamos a la plaza de la aduana, esta dentro de un conjunto amurallado, su nombre recuerda el destino que le fue asignado: allí fue donde los Umanas de la aduana guardaron los grandes cofres donde encerraban el dinero . En la plaza estuvo también la antigua cárcel, En frente y a la derecha el Mexuar adornado con dos columnas es el pretorio donde el Pachá hacia justicia. Encontramos un bonito mirador desde donde podemos contemplar una panorámica diferente de la ciudad combinado con el verde esmeralda que nos ofrece el mar, era el lugar donde se ejecutaban los reos, y a su lado se levanta el edificio árabe Bit el Mal (casa del tesoro) cuyas seis columnas de mármol soportan ojivas de un puro dibujo árabe ahora se encuentra presidida por un cuartel de la policía.

Accedemos a la Kasba por la puerta Bab el Assa o Puerta de los Centinelas, era el lugar donde se daban palizas de castigo a los reos de la cárcel.

El palacio de los Sultanes o Darle-Makhzen, fue construido en el siglo XVII. Se accede al edificio mediante una sencilla puerta con arco apuntado de herradura con una pequeña decoración de azulejerías, sobre este se construyen cinco pequeñas arcadas, las jambas carece de decoración, este tipo de arcos árabes son mucho más frecuentes en Egipto o Siria a los marroquíes. En la actualidad se denomina “Museo de la Kasba” contiene una serie de muestras de arte arqueológico sin mucha unión entre ellas.

La primera sala se presenta las cajas fuertes del sultán tenia para recaudar fondos de la aduana. La caja fuerte principal parece un bargueño castellano con decenas de pequeños cajoncitos, para conseguir abrirlos tienes que saber la combinación según la carencia del diseñador.

El patio principal construido con dieciséis columnas de mármol blanco con unos capiteles de orden corintio, propios de la arquitectura neogótica del siglo XIX. Sobre el paramento horizontal con azulejos y en el centro la fuente ornamental de mármol custodiada mediante una figura octogonal.

Mosaico El Viaje de Venus Tánger

La sala más importante del Palacio alberga el mosaico conocido con el nombre “El Viaje de Venus”. La mitología romana llamó Venus a la diosa del amor y la belleza, este mosaico muestra la diosa semidesnuda en el viaje en barco, admirada tanto por los marineros como por las sirenas del mar.

En la sala III, que está dedicada a antiguos ritos funerarios, se encuentra un modelo de tamaño natural de una tumba cartaginesa, junto con un grupo de pequeños sarcófagos de plomo y un niño sepultado en la tumba dentro de un sepulcro de arcilla.

La siguiente sala se encuentra en el primer piso habitación III donde se muestra la islamización de Tánger que comenzó con Okba ben Nafí en el 682, pero no fue hasta la llegada de Muza ben Nusayr en el 707 cuando Tánger se incorpora a la influencia musulmana.

Desde la ciudad se planifico el desembarco en la Península Ibérica con hombre reclutados en la región de Tánger bajo las ordenes de Tarik ben Ziyad en el 711 se conquisto la zona más pobre de Andalucía y duró la ocupación hasta 1492, que finalizó con la conquista de Granada por los reyes católicos .

Una de las zonas de gran interés en la visita a dicho palacio donde pueden admirarse sus patios con el jardín típico andaluz decorado con cañones antiguos, además de la multitud de estancias donde se muestra el mejor estilo marroquí.

No se puedes ir de la ciudad de Tánger sin conocer el “Café Al Hafa”, estamos ante uno de los locales con más glamour de toda África, tiene mucho de mito y también de leyenda urbana, fue el refugio de escritores, poetas, músicos, soñadores, artistas, locos y cuerdos.

Son innumerables los famosos que pasaron por sus humildes sillas desde Los Beatles, Randy Weston, Sean Connery, Paul Bowles , André Guide, Tennessee Williams, Paul Bowles, Truman Capote, Luis Eduardo Aute, Rolings Stones, incluso el príncipe (ahora Rey de España) Juan Carlos I paso por allí para ver con sus ojos si era cierto lo que los poetas contaban.

No hay nadie que describa mejor el espíritu del café como el cantautor español Luis Eduardo Aute en su disco Autorretratos Volumen I , titulada Hafa Café, que decía:

Mirador del Café de Hafa (Marruecos)

“La luna sobre Tánger
velaba la noche de Alá
cuando nos encontramos
en el cabaret del Chellah
Cruzamos las miradas,
te dije: "Salam malekom",
pero el recepcionista
nos dijo: "At this moment no room"...

Te recordé,
desnuda bajo el cielo protector,
tomando té
adormecida sobre tu chador
cuando te amé
en las terrazas del Hafa Café
Hafa Café

¡Hafa Café!.

No había ningún taxi,
la Kasbah olía a el m'ra
y un par de policías
corrían tras Alí Babá.
Subimos monte arriba
por sendas de flores de azahar...
el Hafa, en la colina,
miraba, a lo lejos, el mar

Te recordé,
desnuda bajo el cielo protector,
tomando té
adormecida sobre tu chador
cuando te amé
en las terrazas del Hafa Café
Hafa Café

¡Hafa Caféeee!

El Hafa era un aroma
de cuero a la menta con hasch
en un rincón, Míck Jagger
te vio y su mirada fue un flash!
Se acerco a nuestra mesa
con ojos de vil seductor
y te cantó: "Marhaba,
We'll do it right here on the floor".

Te recordé,
desnuda bajo el cielo protector,
tomando té
adormecida sobre tu chador
cuando te amé
en las terrazas del Hafa Café
Hafa Café

¡Hafa Café!.

Podéis escuchar la canción completa en:

http://www.los40.com/musica/artista/luis-eduardo-aute/hafa-cafe-directo-cordoba/1199628/19981011l40l40mus_15.Yes

También el poeta Lorenzo Vidal tuvo su momento de gloria visitando el Café Hafa y escribió:

Interior de Café de Hafa

ZÉJEL - PAUNTE DESDE EL CAFÉ HANFA (TÁNGER)
Tánger se asoma a la mar
desde el mirador del Hafa...

Terrazas de blanco y verde
que descienden en cascada...
¡Fantasía de la luz
sobre el milagro del agua!

Tánger se asoma a la mar
desde el mirador del Hafa...

Tatuaje Tánger

Bajando por las callejuelas de los contrafuertes de la Alcazaba y atravesando el barrio populoso de la Fuente Nueva antaño habitado por las familias ricas, se llega a la Calle Siaghins (de los joyeros) y más allá al Zoco Grande.

Hoy domingo, se encuentra la plaza llena de campesinos venidos desde tierras del Riff, para vender sus productos gallinas, frutas, huevos u hortalizas y adquirir lo necesario para vestirse y volverse con materiales comprados en la ciudad.

No queremos abandonar Marruecos sin contemplar una sesión de tatuaje. En este país el tatuaje está presente entre las mujeres y sobre todo en la etnia bereber. La gente reconoce a éstas por llevar tatuadas manos, mentón y frente, además de que algunas pueden tener tatuadas las piernas y el cuello. Lo que resulta muy particular ya que en el Corán se prohíbe la práctica del tatuaje, y sin embargo, en la comunidad bereber se justifica la práctica de tatuarse en base a que Fátima, hija de Mahoma, llevaba tatuajes en su barba. Esto, además del uso que el tatuaje tiene dentro de este grupo étnico. Existe un tatuaje mágico protector y curativo, que se practica en la zona del Rif en Marruecos. El tatuaje en algunas ocasiones tiene un marcado acento social, siendo incluso en algunos casos requisito prematrimonial y reflejan el arraigado del espíritu tribal.

Aquí ponemos fin a nuestro recorrido marroquí tan solo nos queda partir con destino a Ceuta. Son las 16,00, la salida de Tánger la hacemos ordenadamente pero nos equivocamos de carretera y desembocamos en la N-2 y cuando nos queremos dar cuenta estamos tan cerca de la ciudad de Tetuán que no compensa volver atrás para seguir por la costa, una vez en la ciudad de Tetuán cogemos la N-2 y llegamos por la autopista hasta la frontera, son las 18.00 horas nada más llegar a la parte marroquí nos ponen las autocaravanas en un carril especial, lo que nos parece una verdadera encerrona por parte de la policía. Nada de esto sucede, tratan de facilitarnos la salida ordenada del país, me dirijo a la caseta de la policía para sellar el pasaporte, lo que se demora 10 minutos; 5 minutos más en pasar el control de importación temporal de vehículos en Marruecos; dos más para el registro físico que no se produce, total en 17 minutos hemos pasado la frontera, todo un record. Quizás el desastre de la entrada a Marruecos, la noticia haya dado la vuelta al mundo y traten de compensarnos de esta forma.

Nada más pasar la frontera nos paramos para cargar el combustible, barato y homologado de la estación B.P., allí mismo a un cambista, le devuelvo los maltrechos dirhams que me sobran, todo ello con un beneficio asombroso pero él, ¿para que queremos esa moneda sin saber cuando volveremos?.

Puerto de Ceuta

Nos dirigimos directamente a la estación portuaria para el embarque en el ferry de la compañía Balearía, antes tenemos que pasar entre el control de la Guardia Civil, los perros al pasar nuestro vehículo no mueven ni las orejas, esto parece suficiente para saber que somos personas dedicadas a descubrir mundo y no nos gusta probar los vegetales, nuestras sensaciones discurren por otros planos de la vida.

La hora de salida en nuestros billetes decía a las 23,30 horas. La compañía nos informa que harán lo posible para adelantar nuestro embarque y casi con toda seguridad si queda un hueco, trataran de embarcarnos en el siguiente ferry. Se produce el mismo ritual que a la salida, los vehículos todo terreno son mayoría, la diferencia es que a la ida exhibían todos ellos una limpieza impoluta y ahora todos venían con un color rojizo desierto sahara. La compañía parece que ha aprendido como se deben de colocar y antes de que suban todos nos ubican a nosotros, esto nos permite el regreso anticipado, gracias a ello, compensan los malos sabores de boca que se produjo en el embarque de Algeciras.

A las 21,00 horas llegamos al otro lado del estrecho, nada más salir del puerto tomamos la autopista para alcanzar la ciudad de Málaga, antes de que nos pueda el sueño, pero el día ha sido muy duro y completo; decidimos parar para dormir en Benalmadena en una zona buena para designarla como “AC perfecto” cuyas coordenadas corresponden con: N 36.59422 // W 4.53162.

Ferry de regreso a España

 

Lunes 13 de abril (lunes)

Directamente y haciendo las paradas mínimas para repostar y comer, llegamos sin novedad a Madrid.

El marcador parcial del vehículo indica 3.071 km., lo doy por bien aprovechados.

 

by

Ángel López

© Fotografías y textos son propiedad:

www.viajeuniversal.com

   
PULSE PARA IR AL COMIENZO