BLOG VIAJE POR LA PROVINCIA DE PALENCIA "CONTORSIONISTAS DE PIEDRA", por A. López
PULSE PARA IMPRIMIR
 
Directorio:
Otros Blogs:

Alberca

Almagro

Arribes del Duero

Baeza

Cataluña

Córdoba

Cáceres

Cuenca la Mancha

Extremadura y Portugal

Burgos

Gibraltar y Marruecos

La Rioja

Campo de Criptana

Granada

Granada

Granátula de Calatrava

Herrera del Duero

Hoces del Duratón

Huesca y Lérida

Ibiza

La Vera

Monfragüe

Plasencia

Polientes

Pueblos de Andalucía

Río Duero

Río Lobos

Sevilla

Teruel

Valencia

Zaragoza

INTRODUCCIÓN

Contorsionistas de la piedra fue el nombre a un artículo aparecido en el periódico El País, en la sección “El Viajero” del pasado 20.08.2011. Siguiendo la confección del viaje explicado en el mencionado medio hemos trazado uno más adaptado a nuestros gustos siempre basado en la experiencia original.

Palencia piedra a piedra

La provincia de Palencia es la más desconocida dentro de la geografía española y posee tal cantidad de monumentos que situados en cualquier punto dentro Europa constituiría el verdadero motor de su economía.

El viaje original discurre por la ciudad de Palencia, Carrión de los Condes y Frómista, nosotros hemos aprovechado para añadir las poblaciones: Dueñas, Herrera del Pisuerga, Olleros del Pisuerga y Baños de Cerrato. Todas estas localidades hacen un viaje fascinante a nuestra historia que se remonta a principios de nuestra era.

Piedras éramos, piedras somos y piedras nos convertiremos, si quieres descubrir con nosotros como esta provincia ha contorsionado la piedra, acompañarnos en este relato.

Itinerario del viaje

EL VIAJE

Día 8 de septiembre (jueves)

Ruta: Madrid-Dueñas-Palencia 240 Km.

Salimos de Madrid a las 14,00 horas, aprovechamos el puente que tenemos del viernes de descanso para preparar un viaje un poco más extenso. Como siempre tengo en mi mente la previsión meteorológica, nos ofrece unos valores realmente favorables por eso elegimos como siempre viajar en verano al norte y que mejor que Palencia con unas temperaturas que rondaran los 30ª y las mínimas no superaran los 15º, ideal para viajar en autocaravana.

Claustro del Convento San Agustín, Dueñas

Hacemos una pequeña parada para comer en uno de las áreas de descanso que posee la autovía A-6 antes de llegar a Adanero, la carretera se encuentra en obras pero no hay ningún tipo de retenciones.

A las 18,30 llegamos a Dueñas, en principio había cogido por el Google Earth una zona de parking que vista, en la realidad es buena pero tiene unos árboles que dificulta nuestra maniobra de aparcamiento. Siguiendo en dirección al centro encuentro un pequeño aparcamiento que se puede utilizar como zona de pernocta, las coordenadas del lugar corresponden con N 41.87549 // W 4.54534 . Por la prensa he podido leer que el ayuntamiento esta haciendo las gestiones para la creación de un área de autocaravanas pero hasta la fecha no se ha concretado.

Dueñas es una población relativamente pequeña con 3.029 habitantes, es muy fácil de visitar, fue declarada Conjunto Histórico Artístico, se encuentra a 17 Km. al sur de la capital Palencia y muy cerca de la confluencia de los ríos Pisuerga y Carrión.

A la hora de la llegada la localidad se encuentra asumida en el letargo lógico de la siesta veraniega y más bien parece un pueblo de Castilla la Mancha.

Ábside iglesia Santa María Asunción, Dueñas

Lo primero que visitamos es la plaza de los arcos, aquí se encuentran los restos del claustro que formaba parte del anexo convento de San Agustín, solamente se conservan dos tramos de la galerías interiores. Fue construido con piedra de fabrica y con arcos de medio punto, en los dos otros tramos estas cegados por una edificación posterior.

Del antiguo convento solamente se conserva además de la iglesia de San Agustín, la portada principal, la tiene por la plaza del Campillo. Aunque la congregación llega a la localidad en el siglo XIII, la edificación del convento corresponde al siglo XVI dentro de un estilo clasicista con un porte herreriano. Tiene una portada principal renacentista con la imagen de San Agustín.

El interior la planta es de una sola nave donde las capillas laterales se encuentran embutidas dentro de los contrafuertes. Unas enormes columnas toscanas sujetan la cúpula y la bóveda.

En este convento se celebraron muchos de los capítulos de la orden como en 1541 en que intervino fray Luis de León con una oración capitular, en la que enumera los vicios de su comunidad y los abusos de los superiores dominicos. Ello causa gran revuelo entre los dominicos y a pesar de su juventud, es desterrado a Soria.

Retablo iglesia Santa María Asunción, Dueñas

Subiendo hacia la parte alta de la ciudad se encuentra la iglesia de Santa María de la Asunción, fue construida en el siglo XIII en estilo románico tardío con alguna influencia de las nuevas corrientes góticas que llegaban de Francia.

La fachada principal es de estilo prerrenacentista con un atrio abierto por medio de una rejería, tiene en el costado izquierdo una torre de la campana, de forma cuadrangular y cuatro tramos, los dos primeros ciegos, cubierta con unos pináculos, fue añadida en el siglo XVI.

El interior de la iglesia presenta una planta de tres naves que desembocan en la cabecera con dos ábsides semicirculares que aún conservan sus huellas de su pasado románico, los enormes pilares sujetan arcos apuntados góticos. El altar mayor tiene un retablo del siglo XVI con esculturas del Maestro Antonio y entallamiento de Alonso de Ampudía, tiene escenas del Nuevo Testamento bajo doselillos góticos siendo la Piedad la de más mérito, está situado en el banco y le acompañan las figuras de los Evangelistas junto a David y Salomón, a los lados se encuentran los sepulcros con las estatuas orantes de los condes de Buendía, obras de estilo gótico florido. En la sacristía se ha convertido en museo parroquial con interesantes muestras de mobiliario, sepulcros y esculturas, entre ellas: la imagen de San Antón, del siglo XVI, la de San Isidro Labrador, de Gregorio Fernández, el Ecce Homo , bellísima talla de Diego de Siloé, de 1525. A la entrada se encuentra el Baptisterio y una bonita tumba con el sepulcro que parece ser pertenecer a un hijo de Fernando III el Santo.

Ecce Homo Diego de Siloé, Dueñas

Salimos en dirección a la plaza de Trasiglesias donde se encuentra una casona nobiliaria donde se dice que estuvo alojado Napoleón, el edificio es del siglo XVI y posteriormente fue añadida la segunda planta en el siglo XVIII, en ella vivió José I nombrado rey.

Seguimos en dirección a la plaza de Santa Teresa donde los Acuña fueron los patronos del antiguo Hospital de Santiago, hoy es el colegio de la Madres Teresianas, es un edificio del siglo XVI, en el interior de la iglesia se encuentra el sepulcro de los Acuña y dos retablos barrocos, destacando el gran Retablo de la Anunciación.

Caminamos hacia la antigua judería de Dueñas, fue muy poderosa y tuvo una gran contribución económica para el nombramiento de Los Acuña. De su pasado glorioso solamente queda el nombre de algunas de sus calles que hace referencia a los oficios desempeñados por esa comunidad, tan solo se conserva la antigua Sinagoga convertida en Ermita del Cristo.

Para finalizar nos trasladamos a la puerta de la ciudad con su arco apuntado gótico, único testimonio de la antigua muralla, en su torre se encuentra la Ermita de la Virgen de los Remedios, aquí conocida como “Ojo de la Virgen”, subiendo las amplia escalera se encuentra la ermita con la imagen de la virgen dentro de un altar de mármol renacentista, en el techo una bóveda con frescos policromados.

Nos dirigimos a la abadía de San Isidro de Dueñas también conocido como Monasterio de Trapa, aparcamos en el parking habilitado. Enseguida entramos en un mundo ajeno al nuestro donde solamente se escucha el canto de los pájaros, la visita esta rodeada de un halo de misterio que no nos abandonará hasta la salida.

Portada románica de San Isidro de Dueñas

En líneas generales estamos ante un edificio de estilo herreriano, se desarrollo en España en el siglo XVI coincidiendo con el rey Felipe II y su nombre se debió al arquitecto Juan de Herrera que fue nombrado Inspector de los Monumentos de la Corona, el máximo exponente en España es el Monasterio del Escorial; la característica principal del edificio es su rigor geométrico, es una relación matemática entre los distintos elementos que en las fachadas exteriores los muros se apoderan de los vanos. El edificio se desarrolla en horizontal con tres pisos de altura y cubierto con una techumbre de pizarra. En uno de sus laterales se conserva la antigua iglesia que contiene algunos elementos de su pasado estilo románico.

El monasterio fue fundado en el siglo X por la compañía de Cluny. El abad tenía el control y transfería los diezmos a la orden de Francia, además ejercía el dominio sobre otros tres prioratos de Castilla por orden de Alfonso VI convirtiéndose en la sede de los monasterios de Cluny en España , hasta el siglo XVI en que se independizan y este entra en una espiral de abandono.

En la actualidad esta dirigido por los monjes de Trapa o Trapenses basada en las normas estrictas de San Benito, en realidad es una escisión de la orden del Cister donde se pusieron nuevas normas.

El románico de sus trazas eran tres naves que terminarían en tres ábsides semicirculares. De aquella época solamente se conserva la portada, así como el ángulo norte de la fachada, en forma de cubo, con restos de la primitiva escalera, que hace suponer que al otro lado tuvo una torre igual. De la portada se conservan los cuatro capiteles con decoraciones vegetales y entrelazadas, y en uno de ellos se representa una mujer amamantando a dos serpientes. El tramo occidental esta casi completamente perdido o recubierto de las nuevas construcciones del siglo XVI y XVII. Por similitudes constructivas se ha asemejado la edificación de esta iglesia dentro del modelo influido por San Martín de Frómista.

San Rafael Arnáiz Barón en el Monasterio de Trapa

El monasterio tiene una capilla especial dedicada a San Rafael Arnáiz Barón, este monje vivió en el monasterio durante tres años, fue canonizado en el año 2009, tiene un busto en la capilla que representa la figura del santo.

Salimos en dirección a la ciudad de Palencia y vemos enfrente la fábrica de chocolates Trapa, en su entrada hay un kiosco donde la gente se agolpa para la compra de productos de la fábrica.

La historia de la fábrica de Trapa se remonta a 1891 cuando a la llegada de monjes Trapenses al Monasterio de Dueñas traen sus propias recetas para la fabricación del chocolate, es tal el éxito que deciden abrir una pequeña fábrica. En 1960 la comunidad cisterciense decide la venta del negocio con todas sus formulas de su elaboración. Posteriormente, en los años 80 la fábrica fue comprada por Rumasa, expropiada y vuelta a comprar, en la década de los noventa, por Nueva Rumasa y en la actualidad se encuentra la empresa asumida en el concurso de acreedores.

Aprovechamos para comprar uno de los paquetes que tienen de oferta donde mezclan distintas variedades de bombones por un precio de 11 euros, también degustamos el chocolate frío que tienen preparado, por cierto de una calidad excepcional.

Seguimos nuestro viaje hacia la capital de la provincia. La distancia son escasos 21 Km., enseguida nos situamos en el área de autocaravanas que la ciudad pone a disposición de los usuarios, las coordenadas G.P.S. del lugar corresponden con: N 42.00376 // W 4.53476 .

Imagen nocturna de la Catedral de Palencia

Nos acercamos al centro de la ciudad para hacer un adelanto de lo que mañana nos espera, pasamos por la iglesia de San Miguel con su imponente portada, más adelante pasamos por la Catedral de San Antolín, siempre me he planteado que la fachada exterior no hace justicia al interior, pero eso es otra historia que mañana desvelaremos. Caminamos por su calle Mayor con sus vetustos comercios de ropa. Nos acercamos hasta la iglesia de San Francisco, destaca por su pórtico de arquería primitiva. La visita desemboca en la plaza del Ayuntamiento donde en una terraza damos cuentas de nuestra cena a base de tapas. El calor es sofocante y debemos de estar a últimas horas de la noche cerca de los 28º lo que nos hace pensar en nuestra vuelta a la autocaravana.

Iglesia San Miguel, Palencia

A nuestro regreso al área de autocaravanas se encuentra completa la zona habilitada y cuatro o cinco compañeros estacionan en las inmediaciones, la mayoría de los vehículos son matricula extranjera, lo que me indica que esta ciudad tiene un gran atractivo turístico en el extranjero.

Día 9 de septiembre (viernes)

Ruta: Palencia-Carrión de los Condes

La noche en el área es muy tranquila y la temperatura poco a poco ha ido disminuyendo hasta llegar a los 15º C en que exige echarnos el edredón para seguir durmiendo plácidamente.

Saliendo por el antiguo puente de hierro llegamos a la oficina de turismo situada en la calle Mayor 105 donde nos informan de los monumentos y los horarios para las visitas.

Seguimos por la calle Mayor de sur a norte hasta llegar a la iglesia de san Miguel, su fachada principal se enfrenta a la ribera del río Carrión, fue construida a finales de periodo románico con ligeros apuntes góticos.

La torre principal tiene el aspecto de un castillo defensivo con una torre cuadrangular de más de 70 metros. En la portada de estilo románica con un arco de medio punto, las arquivoltas apenas dejan ver la decoración por su desgastada piedra. En los laterales dos contrafuertes sube por toda la fachada, en la portada se sitúa un ventanal con traza gótica, donde el arco esta ligeramente apuntado, más arriba dos arcos gemelos románicos de medio punto sin cristales. Una nueva ventana con un carácter más gótico y las almenas coronan la torre dándola un aspecto profundamente medieval.

La iglesia esta ligada a la historia de España, aquí se casaron, Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador , y su esposa Doña Jimena Díaz, hija del conde de Asturias Diego Fernández.

El interior de la iglesia tiene una planta dividida en tres naves que desembocan en tres ábsides con ventanales románicos, la central es poligonal y las laterales son semicirculares; las naves tienen grandes columnas con enormes arcos apuntados góticos que sujetan las bóvedas de crucería.

El altar mayor tiene la imagen de cristo del siglo XIV, en los laterales hay dispuestos altares del siglo XVII y XVIII.

Gárgolas de la Catedral de Palencia

Nos desplazamos hasta la Catedral de Palencia tiene el titulo de “La Bella Desconocida” las estadísticas dicen que por sus dimensiones es la tercera catedral de España después de Toledo y Sevilla. La fachada exterior no justifica esta realidad y quien la observe pensará que la Catedral de León, Burgos o Salamanca, por poner un ejemplo, son mucho mayores.

Fachada puerta de los novios Catedral de Palencia

La fachada exterior tiene cinco portadas: Santa María o del Obispo; San Antolín o de los Descalzos; San Juan o de los Reyes; del Hospital o de los Canónigos y la del Salvador o de los Novios.

Los vestigios más antiguos de la catedral se inician en lo que hoy es la cripta de San Antolín, obedece a los restos de un templo romano que fue aprovechado por los visigodos en el siglo VII, después se amplia en tiempo prerrománicos cuando Sancho el Mayor en 1034 la ordena construir, no es hasta el reinado de Alfonso VI cuando se edifica la catedral en estilo románico. En el siglo XIV es derribada construyéndose una nueva de trazas góticas conservándose algunas zonas más antiguas.

La cripta románica fue construida para guardar los restos de San Antolín, consta de una nave de cuatro tramos que se comunica con la visigótica a través de un ábside semicircular perforado. La bóveda es de medio cañón sobre fajones que arrancan desde el suelo.

La catedral gótica se bendice el día 1 de junio de 1321 y se coloca la primera piedra, las obras progresan lentamente hasta todo el siglo XIV quedándose inacabada. Con las llegada del obispo Sancho de Rojas y posteriormente Pedro de Castilla se produce un nuevo impulso a las obras que se alargan hasta los inicios del siglo XVI en que se terminan bajo el mandato del obispo fray Diego de Deza Tavera que contrata al maestro Martín Ruiz de Solórzano para concluirla.

Cripta románica de la Catedral de Palencia

La decoración de la catedral se prolonga entre los siglos XVII al XIX en que se construyen las siete capillas adosadas.

El interior de la catedral la planta esta dividida en tres naves de nueve tramos, tiene un falso crucero que se une con la girola. Los grandes pilares donde descansan los arcos apuntados y las bóvedas de crucería, principal característica para afirmar que la construcción se produjo dentro del periodo gótico.

Se accede al templo por la puerta de de los Novios, en su interior están las imágenes talladas en piedra policromada del Ángel y la Virgen de estilo gótico, aquí se inicia el crucero mayor, donde se halla en la nave central, el coro tiene una reja de tres cuerpos construida por el maestro forjador Gaspar Rodríguez en el siglo XVI, tiene decoraciones de medallones y bustos de San Pedro y San Pablo. En su interior se encuentra la sillería capitular, fue construida en el siglo XV. La silla episcopal lleva la figura de un obispo y un relieve de San Antolín, además de esculturas de santos, profetas y la Virgen. En la pared derecha se encuentra el órgano de estilo barroco, obra del maestro fray Domingo de Aguirre del siglo XVIII.

Enfrente se encuentra la capilla Mayor, se abre a la nave central por medio de dos rejas de hierro forjado obra de Cristóbal de Andino en el siglo XVI. El retablo mayor realizado en estilo renacentista es obra de varios artistas: Pedro de Guadalupe, Pedro Manso y Juan Torres, las esculturas fueron realizadas por Felipe Vigarny, excepto la imagen de la Magdalena, obra de Alejo Vahía (escultor de origen nórdico), y la de San Antolín obra de Gregorio Fernández. Las pinturas del retablo están bajo tabla y representan la vida de Cristo, son obra de Juan de Flandes.

Retablo Mayor de la Catedral de Palencia

Atravesando el crucero llegamos a una de las capillas laterales dedicada a la veneración de San Jerónimo. Se abre al exterior mediante dos rejas del siglo XVII, tiene un retablo obra del escultor Juan de Rozadilla, construido en el siglo XVII. En la parte superior el escudo episcopal del obispo Francisco de Reinoso, familiar de San Pío V. En el centro un bajo relieve representando ‹‹La venida del Espíritu Santo›› con una escultura de San Antolín con varios relicarios que contienen sus reliquias.

La capilla de San Sebastián, tiene un retablo que se venera al santo, fue construido en el siglo XVII, tiene varias esculturas de la Inmaculada y abajo un cristo crucificado en los laterales, y también pinturas que hacen referencia al martirio de San Esteban y otros santos. Tiene un gran cuadro del santo curado por las matronas Fabiola e Inés, es copia de Diego Ribera del siglo XVII.

Se atravesamos el falso transepto camino de la girola tenemos en el centro la capilla más bonita de la catedral, se llama del Sagrario, es el corazón de la iglesia. Por su aceptación es donde se celebra el culto diario. Tiene siete aberturas cubiertas de rejas. En el centro esta el retablo de estilo plateresco realizado en el siglo XVI, obra de artistas seguidores de los maestros Vigarny y Balmaceda, esta realizado en madera dorada y policromada, donde se representa la Historia de la Salvación. Este espacio fue reservado para constituirse como capilla Mayor por este hecho se sitúan las obras procedentes de la antigua catedral románica: el sepulcro de doña Urraca, Reina de Navarra, esta dentro de un arcón en la parte superior de la capilla, decorado con pinturas románicas del siglo XII, si epitafio dice: "HIC REQUIESCIT DOPNA URRACA REGINA NAVARRE UXOR DOPNI GARSIE RAMIRI REGIS NAVARRE, QUE FUIT FILIA SERENISSIMI DOPNI ALFONSI IMPERATORIS HISPANIAE QUI ALMERIAM OBTINUIT, QUE OBIIT IIIIº YDUS OCTOBRIS ERA MªCCªXXªVIIª. Traducido: "Aquí yace Doña Urraca, reina de Navarra, esposa de Don García Ramírez, rey de Navarra, que fue hija del serenísimo Don Alfonso, emperador de España que conquistó Almería, que falleció el cuarto día de los idus de octubre de la era mil doscientos veintisiete".

Sepulcro Inés de Osorio, Catedral de Palencia

En el lateral derecho de la capilla tiene una de las rejas románicas que se conservan del siglo XIII. En el lateral izquierdo, se encuentra el sepulcro de doña Inés de Osorio, fue una de las mecenas en la construcción de la catedral, es muy conocida por lo palentinos porque acuden a tirar la de su coleta para pedir un deseo.

En la nave lateral izquierda se encuentra la capilla del Baptisterio, ocupa el espacio que une la cabecera con el falso crucero, se abre por medio de una reja de hierro forjado gótica del siglo XVI; tiene en el centro una pila bautismal de estilo plateresco del siglo XVI, además, una escasa decoración de querubines; un retablo policromado de estilo renacentista de carácter popular rematado con un Calvario obra de Manuel Álvarez, uno de los seguidores de Alonso Berruguete, lleva en el centro la imagen de San Cristóbal.

La siguiente capilla es de san Isidro, tiene un retablo dedicado a la veneración de San Jerónimo del siglo XVI con pinturas sobre tablas y esculturas de seguidores de Berruguete. También tiene otro retablo dedicado a San Roque de estilo plateresco obra de seguidores Vigarny, además de un sarcófago de piedra del siglo XV.

Capilla Baptisterio Catedral de Palencia

Más adelante esta la capilla de Nuestra Señora de la Blanca, corresponde el lugar donde arrancaron las obras de la actual catedral gótica en 1321, se abre mediante una rejería del siglo XVI, obra de Juan relojero. En su interior tres sepulcros del siglo XIV. En el centro un retablo neoclásico de la Virgen Blanca del siglo XVIII, tiene a ambos lados las figuras de Santo Toribio y San Pedro de Osma y en el centro la figura en alabastro de la Virgen Blanca o de las Nieves obra de un maestro francés del siglo XIV. Las actuales vidrieras son del siglo XIX que sustituyeron a las originales del siglo XVI.

La capilla central de la girola se llama del Monumento, primeramente se la llamaba Corpus Christi, después se llamó San Nicolás y Santa Teresa. Ahora hace referencia al Monumento porque se instala el altar de plata, obra barroca del siglo XVIII realizada por el maestro platero Andrés Espetillo. La capilla se cierra con una monumental reja de hierro forjado, obra del maestro Juan Pascual del siglo XIX.

La capilla de san José la da su nombre la gran pintura que representa al santo que se encuentra dentro del retablo de piedra de jaspe de estilo barroco, obra de Jacinto Gómez, pintor de cámara del rey, del siglo XVIII. En los laterales hay dos pinturas que representan “La Liberación de san Pedro”, obra del siglo XVII, copia de Ribera; y “El Entierro de Cristo, del siglo XVII, copia de Tiziano.

La capilla de San Pedro o de los Reyes, destaca por su construcción ojival, tiene una decoración renacentista y barroca del siglo XVI con figuras de ambos estilos. El retablo esta dedicado a la veneración de San Pedro, en el alto se representa la figura de la Virgen Sedente con el niño, de Juan de Balmaseda. Tres grandes óvalos en los altos representan a Isaías, David y Balaán, en la parte baja en tres grandes templetes, los reyes magos. En las paredes un zócalo con azulejería de Talavera y se cierra mediante una reja de dos cuerpos con cestería, obra del maestro Francisco Martínez.

Santa Ana Triple en la Catedral de Palencia

Pasamos por el falso transepto hasta lo que ocupa la sacristía, esta dividida en dos salas, en la primera se exponen dos sarcófagos de piedra con estatuas yacentes, reposan el maestrescuela Lope de Tamayo y el canónigo Alonso de Orihuela. En la otra sala se encuentran las cajoneras de nogal donde se guardan lo objetos de culto, están decoradas con pinturas sobre mármol.

Circulamos por la nave derecha hasta llegar al extremo donde se encuentra la entrada al Claustro, fue construido en estilo tardogótico, del siglo XV, con arco apuntado de arquivoltas decoradas por menuda hojarasca. En el tímpano aparece una Virgen en Majestad , más antigua que la propia portada, del siglo XIII. Tuvo un gran deterioro durante el terremoto de Lisboa, habiéndose cubierto con amplios ventanales, esperando una futura restauración que la devuelva a la imagen de sus orígenes. En el lateral se encuentra la sala capitular, tiene una portada de acceso de estilo gótico con un arco conopial trilobulado. La sala tiene dos tramos cubiertas con bóvedas de crucería estrelladas con combados, están decoradas con los escudos de los Fonseca y del cabildo. La sala se ilumina mediante tres ventanales con vidrieras. En ella trabajaron los maestros Bartolomé de Solórzano y Juan Gil de Hontañón. A la sala le precede una pequeña antesala. La sala capitular fue finalizada en 1516. Esta estancia estaba pensada originalmente para albergar actos del cabildo pero se ha convertido en el Museo de la Catedral, donde se exponen obras maestras, una de las más importantes, nos habla de uno de los temas medievales más recurrentes “ Santa Ana Triple” donde se representa la imagen de la abuela, la madre y el hijo, se mantiene ese tipo de iconografía en los primeros años del siglo XVI, hasta su desaparición definitiva en el Concilio de Trento, es una obra de Alejo de Vahía del siglo XVI en madera policromada. Otra de las obras importantes es el óleo “El Martirio de san Sebastián” , obra firmada de El Greco, una de sus pinturas más destacadas, y sin duda la obra maestra de cuantas guarda la catedral. También hay otra obra maestra de la pintura un Díptico del Calvario y la Piedad, excelente pintura de Pedro Berruguete. En orfebrería hay un Cáliz renacentista, siglo XVI, obra de orfebres germánicos, regalado por el emperador Carlos V a la catedral. Los Desposorios de Santa Catalina, gran cuadro de altar obra de Mateo Cerezo, siglo XVII, muy similar a uno conservado en el Museo del Prado del mismo tema y autor. El museo contiene un colección de tapices del siglo XVI. La mayoría fueron donación del obispo Juan Rodríguez de Fonseca, con temas sobre el Antiguo y Nuevo Testamento y la Salve Regina. Otros pertenecieron al Dr. Arroyo, canónigo de Palencia y magistral de Valladolid. Proceden de los talleres de Bruselas y de los de Marche-Crétif, que era el tapicero de Francisco I de Francia.

Trascoro de la Catedral de Palencia

El trascoro se encuentra situado en la zona de acceso a la cripta, cinco escaleras no conducen a esta obra maestra del renacimiento, fue financiado por el obispo Fonseca. La visión del conjunto es fascinante por la perfección en los trabajos de la piedra. En el centro un políptico de tablas flamencas, donde se representan los siete dolores de nuestra Señora de la Compasión. La magnífica tabla central representa a la Virgen de los Dolores, san Juan Evangelista y el retrato del comitente, el obispo Juan Rodríguez de Fonseca, quien compró el conjunto de pinturas mientras se encontraba en Flandes, obra de Jan Joest van Calcar, fue un pintor flamenco nacido en Alemania que permaneció hasta el siglo XIX en el anonimato. Sobre el cuadro el escudo de los Fonseca y sobre este un gran escudo de los Reyes Católicos labrados en la piedra. En los lados los relieves de san Ignacio de Antioquia y al otro lado san Bernardo arrodillado a los pies de la Virgen y otras cuatro estatuas más pequeñas de otros santos atribuidas al maestro Francisco del Rincón. También podemos ver dos puertas con arcos de medio punto con maderas de nogal, talladas en 1519 por Pedro Manso y Juan de Torres o Tures.

Ya en la catedral, adosado a una de las columnas se encuentra el púlpito llamado don Luis Cabeza de vaca, en recuerdo del obispo que mando hacer esta obra, construido en madera de nogal, donde se muestran los relieves de san Agustín, San Gregorio Papa, martirio de San Antolín, escenas de la vida de Jesús y evangelistas. En la cabecera tiene numerosas imágenes y sobre el florón una estatuilla de la Inmaculada.

Vitral de la Catedral de Palencia

En las paredes exteriores del coro esta formado por un gran altar de piedra de estilo plateresco atribuido a Diego de Siloé y su paralelo en la nave del Evangelio tiene nueve imágenes de piedra realizadas por Juan de Ruesga. El espacio contiguo al crucero está formado por un arco gótico con una decoración vegetal y figuras muy similares al del lado de la nave del Evangelio. En el centro se sitúa el Altar de la Visitación, compuesto de cinco tablas donde se representa en el centro a la Virgen con Santa Isabel, San Andrés y San Juan Bautista, a la izquierda, San Lorenzo y San Esteban, ambas obras del siglo XV, del maestro de los Reyes Católicos.

Las paredes de la capilla Mayor ocupan los tramos séptimo y octavo de la nave central. En la parte de la epístola, esta decorada con el retablo del Ecce Homo, dorado y policromado y con relieves, obra de Diego de Siloé. A su lado, un sepulcro con la escultura yaciente de Diego Guevara, arcediano de Campos, fechado en 1509. Estos muros están enriquecidos con una bella arquería del siglo XV. Las columnas que separan o unen estos dos tramos, conservan los capiteles románicos.

Seguimos nuestra visita a la catedral hasta el otro extremo donde se localiza la capilla de Santa Lucia, conserva en el centro un retablo renacentista del siglo XVI, obra de Manuel Álvarez, consta de tres cuerpos con numerosos relieves y esculturas. En esta capilla esta enterrado Francisco de Rivadeneira, arcediano de la catedral. Además hay otras lápidas y sepulcros, uno del canónigo Blas de la Rúa del siglo XVII.

Tapices Flamencos de la catedral de Palencia

La siguiente capilla es de San Gregorio, tiene un retablo de estilo plateresco del siglo XVI, fue realizado por uno de los seguidores de Juan de Balmaseda y Felipe Vigarny. Además, tiene otro retablo dedicado a la veneración de San Cosme y San Damian, esta realizado por Felipe Vigarny y su escuela, también se halla la escultura de san Matías, obra de Berruguete. Además completa la capilla un sepulcro renacentista donde reposa Juan de Arce, obra de Diego de Siloé.

Siguiendo por la misma nave encontramos la capilla de San Ildefonso, tiene un retablo dedicado a la veneración del santo, en madera y estilo plateresco, fue realizado por Juan de Balmaceda en el siglo XVI, en lo alto, se representa a “Jesús muerto en brazos de María”. En las paredes están los lienzos de la Ascensión y la Circuncisión, obra de Juan de Villoldo.

La siguiente capilla es de San Fernando, tiene un retablo de estilo barroco del siglo XVII, con la escultura de San Fernando Rey y de Santa Catalina; pinturas que hablan de la vida del santo, originales de Diego Díez Ferreras. Tiene un sepulcro de estilo plateresco bajo el arco ornamentado del siglo XVI.

La capilla de la Purísima, tiene un retablo de estilo barroco, las pinturas son obra de Díez Ferreras y en el centro la escultura de la Purísima, obra de Mateo Sedano, en el siglo XVII.

Friso del Colegio Villandrando de Palencia

Después de terminar la visita guiada a la Catedral, caminamos hacia la calle Mayor y nos tropezamos sin quererlo con la iglesia Conventual de la Agustinas Canónigas. Tiene una fachada renacentista en el siglo XVII. El proyecto de la iglesia fue realizado por los maestros de cantería Diego de Praves y Pedro de Arce, encargándose de la dirección de obra y del proyecto de la fachada el maestro Juan de la Lastra. Solamente se conserva del convento la parte de la iglesia, el edificio conventual ha sido cedido al ayuntamiento de Palencia.

En la misma calle, en el numero 36 se halla el Colegio Villandrando, edificio civil neogótico, fue construido bajo la tutela de doña Eduvigis Sanz de Sedano y Monedero, vizcondesa de Villandrando se encargaron las obras al arquitecto Jerónimo Arroyo en 1911, destaca por la galería porticada que dan a la calle Mayor con capiteles decorados. En el segundo piso se sitúan cuatro balcones con antepecho de hierro forjado, rematados en arcos carpaneles enmarcados por pináculos de estilo gótico florido, por encima de los cuales se disponen arcos conopiales, con decoración a base de temas florales. Pero lo más destacado es su estupendo friso situado en la cornisa de cerámica vidriada obra de Daniel Zuloaga que escenifica la donación de la fundadora.

Escalera del Ayuntamiento de Palencia

Caminamos hasta la plaza Mayor donde se encuentra el edificio del ayuntamiento. Construcción de estilo neoclásico civil, fue inaugurado en 1878, tiene en el remate de la fachada el escudo de Palencia, compuesto de dos castillos otorgados por Sancho III y dos cruces concedidas por Alfonso VIII, por la heroicidad de los palentinos en la Batalla de las Navas de Tolosa. En su interior hay en la escalera principal un enorme cuadro que cuenta la historia de Palencia.

En el centro de la plaza se encuentra el monumento a Alonso Berruguete, obra de Victorio Macho, representa un grupo alegórico sobre la obra de renacentista de unos de los mejores escultores.

Llegamos a la iglesia de Santa Clara, templo de estilo gótico construido en el siglo XIV y XV. La fachada exterior de fábrica de piedra con una estupenda portada gótica florida con una arco conoidal.

En el interior la planta es de tres naves, las amplias columnas sujetan los arcos y la bóveda gótica. La capilla principal esta dedicada a la veneración Santísimo Cristo de las Claras o Cristo de la Buena Muerte una figura yaciente cuya acusada expresividad atesora numerosas leyendas y milagros, hasta Felipe II cuando viajo a Palencia exclamo ante la figura:

"Si no tuviera fe, creyera que este era el mismo cuerpo de Cristo que había padecido al arbitrio de la malicia; pero sé y creo que resucitó y esta es su imagen; pero tan parecida que estando difunto le retrata al vivo" .

La capilla de Santísimo Cristo se encuentran los sepulcros de Doña María Fernández de Velasco, fundadora del Convento de Clarisas de San Bernardino, y Don Beltrán de Guevara, benefactor del antedicho convento.

Santísimo Cristo en Palencia

El retablo mayor construido en dos cuerpos y tres calles de estilo barroco muy recargado, instalado en el siglo XVIII, obra de Pedro de Correas. Contiene imágenes de san Miguel, san Rafael, la Anunciación y varios santos franciscanos. En el altar mayor se expone permanentemente el Santísimo Sacramento.

Seguimos la visita hasta el Parque de la Huerta de Guadián donde se traslado la iglesia de San Juan Bautista, procede de Villanueva de Pisuerga que se encontraba afectada por la inundación del pantano de Aguilar de Campóo, fue desmontada piedra a piedra a un almacén de Palencia y al cabo de los años ha encontrado su definitiva ubicación.

La iglesia es una pequeña obra de arte del románico del siglo XI; la portada principal con seis arquivoltas por lado y sus seis pares de columnas con su clásicos arcos de medio punto, la decoración es simétrica con bolas, puntas de diamantes y cenefas, los capiteles tiene decoraciones fitomórficos. El ábside de la cabecera se secciona en tres por dos contrafuertes escalonados con tres impostas en horizontal, tiene dos ventanales con dos pequeñas columnas, en sus capiteles se muestran figuradamente: aves y la tentación de Adán y Eva, en las arquivoltas tienen una decoración con temas geométricos. Los capiteles de la otra ventana muestran también aves y una mujer como es mordida los pechos por una serpiente y en los ojos por los pájaros.

Iglesia de San Juan Bautista de Palencia

El interior tiene una planta de una sola nave alargada que desemboca en un pequeño presbiterio abierto al ábside de menor tamaño. La bóveda de medio cañón con dos arcos fajones reforzándola se asienta sobre los muros laterales. Tiene algunos capiteles con decoraciones figuradas.

En la actualidad la iglesia esta dedicada como centro de interpretación del románico palentino, donde se muestra con imágenes la cantidad y calidad de sus monumentos, también hay una maqueta con la disposición de la iglesia en su antigua ubicación.

Desde aquí nos trasladamos hasta la Iglesia de San Lázaro, fue construida en el siglo XIV como un simple lazareto, el estilo arquitectónico corresponde con el gótico aunque tiene aspectos tardorrománicos. La fachada exterior tiene una torre de tres cuerpos, el primero ciego. Fue construida sobre una antigua leprosería fundada por el Cid Campeador. En el siglo XVI la iglesia fue reconstruida por Sancho de Castilla y dispuso su mausoleo familiar, desde entonces paso a la orden de San Juan de Dios.

Iglesia San Lázaro, Palencia

El interior la planta esta formada por dos naves, la central es la más primitiva y luego fue añadida la nave lateral con bóvedas estrelladas imitando al gótico. Es de destacar en la cabecera el retablo Mayor del siglo XVI en estilo plateresco de origen flamenco, obra de Juan de Flandes. Este retablo se deshizo llevándose cuatro de las pinturas al museo del Prado (la Resurrección de Lázaro, Cristo en el Jardín de los Olivos, la Ascensión, Pentecostés) y otras cuatro acabaron en el Museo National Gallery of Art de Washington (la Anunciación, la Natividad, la Adoración de los Reyes Magos, el Bautizo del Cristo). El retablo renacentista que puede contemplarse hoy fue colocado posteriormente y procede de la iglesia del pueblo vallisoletano de Tordehumos, fue construido en el siglo XVI, obra de Manuel Álvarez.

En conmemoración de los 500 años de la construcción de la Iglesia de San Lázaro se ha incorporado en la facha principal la escultura en bronce con la figura del santo pidiendo limosna acompañada de un perro, obra del escultor Sergio García.

Mosaico de Océano y las Nereidas, Museo de Palencia

Llegamos a la Casa del Cordón, es un edificio civil de estilo renacentista, fue construido en el siglo XVI, antigua propiedad del matrimonio Francisco Núñez de Paz y Isabel Rodríguez, tiene su nombre por el cordón franciscano que adorna su fachada de fábrica de piedra, a modo de alfiz, además, sobre el portal principal hay dos escudos de armas de la época.

Sepulcro de Carrión de los Condes, Museo de Palencia

En los años 80 se ejecuta un proyecto arquitectónico realizado por Luis Arranz Algueró, para la creación del Museo de Palencia. Creando un nuevo edificio que respetando el entorno y la fachada antigua de la Casa del Cordón pueda albergar este nuevo museo y que además no distorsione con la fisonomía de la plaza.

La configuración del edificio se realiza entorno a una plaza central donde se ha colocado el mosaico románico de Dueñas para que pueda ser contemplada desde todos los niveles.

El museo se divide en tres niveles: planta del primer sótano dedicado a la Prehistoria; planta baja dedicada a la Romanización y la planta primera dedicada a la Edad Media. La Planta del Primer Sótano se han agrupado la sección siguiendo un criterio cronológico con la división: Paleolítico, Neolítico, Calcolítico, Edad de Bronce y Primera Edad de Hierro.

La Planta Baja se exponen objetos encontrados en la civilización romana de la que ha sido protagonista de primera mano la provincia de Palencia. Especialmente se visualizan artículos encontrados que representan la vida familiar en las dependencias de las casas. También se exponen objetos encontrados en las tumbas funerarias y antigüedades de las ofrendas. Además de elementos constructivos como capiteles, columnas, lienzos, pavimentos. La obra más relevante del museo es el mosaico de Océano y las Nereidas hallado en las termas de Villa Possidica (Dueñas), datado en la primero mitad del siglo IV d.C.

Tabla medieval, Museo de Palencia

La Planta Primera se exponen los fondos de la Edad Media que se ha ido atesorando en el museo; para mejor comprensión ha sido divido en tres etapas. La etapa visigoda tiene varias piezas pertenecientes a la basílica de San Juan de Baños. La etapa medieval desde el siglo X al XIV, están el capitel mozárabe de Sahagún, la lápida con la inscripción procedente Husillos, los capiteles y canecillos románicos de Ribas de Campos, Frómista y Tamara; los sarcófagos góticos de la abadía de Benevívere y Santa María de la Vega. Una pequeña sala con el retablo del siglo XIV, procedente del Hospital de San Millán de los Palmeros (Amusco), así como un cantoral miniado del monasterio de Calabazanos de 1488.

Retablo de Nuestra Señora de la Calle, Palencia

La visita al museo de la plaza del Cordón es imprescindible para conocer y comprender como ha evolucionado el arte en la provincia de Palencia y su exportación dentro de Castilla y León, siempre hecha piedra a piedra.

A la salida visitamos la iglesia de Nuestra Señora de la Calle, templo del siglo XVI, originariamente perteneció a la orden de la Compañía de Jesús. Tiene una monumental y sobria fachada coronada por una espadaña.

El interior, la planta de una sola nave tiene las capillas laterales embutidas dentro de los contrafuertes a modo de hornacinas y provistas de altares barrocos. En el retablo mayor es de estilo barroco, en madera sin policromar, donde se venera a la Patrona de la ciudad, la Virgen de la Calle, es una talla del siglo XV, muy tosca; cuya leyenda dice que un panadero de poca fe, estaba preparando el horno de pan, se irrito ante la imposibilidad de colocar un grueso tronco de madera en el fuego ya encendido, lo cogió por un extremo y lo lanzo a la calle por una de las ventanas. El tronco ya estaba encendido por uno de los extremos y al chocar contra el suelo se escucho un trueno y una dulce voz que digo: ‹‹Mí nombre será de la Calle›› cuando salió el panadero vio como el extremo del tronco se había convertido en la escultura en madera de la Virgen, portando el niño en sus brazos.

Seguimos nuestro camino en dirección a la iglesia de San Francisco, fue construida en el siglo III, destaca por la portada con una galería porticada y la gran espadaña gótica. Después se han añadido renovaciones en estilo renacentista y barroco. Esta iglesia era una parte del antiguo convento, siendo su promotor el obispo Tello Tellez de Meneses, dejando la administración del convento en manos de la orden de los Franciscanos, tuvo una gran importancia histórica por ser la sede de las Cortes Generales de Castilla en el siglo XIII y XIV. En el siglo XX las dependencias del antiguo convento fueron derribadas quedando el claustro barroco pendiente de restauración.

Iglesia de San Francisco, Palencia

La iglesia se accede mediante un pórtico con arquería de estilo gótico primitivo carente de ningún tipo de ornamentación salvo los capiteles que toca temas vegetales,

El interior, la planta tiene una sola nave dividida en siete tramos que desemboca en un ábside de tres paños, en cada tramo y dentro de los contrafuertes se abren amplias capillas, la más importante es la capilla de San Ildefonso, fue construida en el siglo XVI. Debajo de sotacoro se encuentra un magnifico artesonado mudéjar del siglo XV, decorado con los escudos reales de León y Castilla, las llagas franciscanas y los blasones de obispos y otros personajes.

El ábside de la Capilla Mayor está cubierto por un retablo dorado de estilo barroco del siglo XVIII, obra de Pedro de Correas, destaca la calle central donde aparecen las figuras del Sagrado Corazón de Jesús, la Virgen María y el abrazo de San Francisco de Asís y Santo Domingo de Guzmán.

La antesala anterior a la sacristía se encuentra en el lado derecho la Capilla de la familia Sarmiento, fue una gran benefactora de la iglesia , en ella se encuentra el sepulcro de yeso del siglo XV, obra de Alonso Martínez de Carrión, con escultura orante de piedra de estilo gótico flamígero.

Iglesia san Pablo, Palencia

Seguimos por la calle Mayor hasta llegar a la iglesia de san Pablo, formó parte del antiguo convento, fue fundado en el siglo XIII por Santo Domingo de Guzmán, luego fue reformada en el siglo XIV y XVI en estilo gótico tardío. También fue sede durante tres veces de las Cortes Generales de Castilla y se convirtió el Convento en residencia y oratorio regio, principalmente para los reyes: Sancho III, Sancho IV y Alfonso XI.

La fachada principal exterior destaca por la enorme espadaña de la portada principal con escasa ornamentación de estilo neoclásico, solamente aparece la imagen de la Virgen de Fátima, el ábside de la capilla mayor tiene la impresión de ser de una iglesia fortaleza, esta reforzada con seis contrafuertes coronados con decorativos pináculos circulares.

El interior, la planta se divide en tres naves, la central desemboca en una imponente cabecera donde se encuentra el retablo mayor, obra plateresca del siglo XVI, ejecutada por Felipe Vigarny. El primer cuerpo se compone de las imágenes de San Juan Evangelista y San Cristóbal, y de los relieves de la Anunciación, la Visitación, la Presentación y Jesús entre los doctores. En la capilla mayor se encuentran el mausoleo D. Juan de Rojas y D. María Sarmiento, primeros Marqueses de Poza. En la primitiva cabecera se encuentra la Capilla Mayor, se halla la Capilla de la Piedad. Además contiene el sepulcro del deán Gonzalo Zapata.

Puentecillas, románico en Palencia

Enfrente se encuentra el Convento de la Piedad del siglo XVI, tiene una fachada de piedra y ladrillo de inspiración mudéjar. Fue edificado a finales del siglo XVI y principios del XVII. La iglesia tiene planta octogonal cubierta por una cúpula de media naranja con yeserías barrocas. El retablo mayor es rococó, diseñado por fray Juan Martínez y realizado por Argüelles en el siglo XVIII. En uno de los altares laterales, del siglo XVII, está la talla de un Crucificado con pinturas del XVI.

A sus pies se encuentra la pequeña iglesia de Santa Marina, fue edificada en el siglo XVIII sobre los restos otra medieval. Destaca su doble contrafuerte en la fachada principal que se eleva hasta la espadaña de doble nivel.

Bajamos hasta la rivera del río Carrión donde se hallan los dos puentes: Puentecillas y Puente Mayor, construidos con sillería de fábrica de distintos siglos, el primero de ellos de origen románico con un aspecto medieval.

Atravesamos el puente de Hierro que nos lleva hasta la otra parte de la ribera donde se encuentra el área de autocaravanas para marcharnos después de vaciar y llenar de agua.

Cigüeñas de la ciudad de Palencia

Por la tarde nos trasladamos hasta nuestro siguiente punto es Carrión de los Condes, ponemos como destino el área de autocaravanas, las coordenadas GPS N 42.33778 // W 4.60778 , cuando llegamos esta muy desangelado y preguntamos donde pasar la noche, nos informan que en el centro de la villa hay un parking donde estaremos mucho más a gusto, hacia allí nos encaminamos un poco antes de entrar en la plaza hay una calle muy estrecha con una cornisa que indica 3 metros de altura, pero echándonos hacia la izquierda lo pasamos sin ninguna dificultan, una vez en la plaza Mayor bajando hacia el río Carrión, llegamos a un parking completamente vacío, las coordenadas GPS del lugar corresponden con: N 42.33782// W 4.60598 .

Río Carrión

Día 10 de septiembre (sábado)

Ruta: Carrión de los Condes-Herrera del Pisuerga-Olleros del Pisuerga Km. 65

Me levanto a las 8,00 horas, cojo mi cámara de fotos y me marcho para ver que pesco. Carrión de los Condes es una villa pequeña de 2.500 habitantes, todavía conserva el sabor que le ha otorgado estar en el Camino de Santiago pero aún puedo ver en sus calles la atmósfera medieval porque permanece viva la tradición jacobea. Muchos peregrinos circulan por sus calles, los que llegan y los que parten hacia su siguiente punto de descanso. Imagino que estarán perfectamente informados de lo que se decía en el Codex Calixtinus, primera guía jacobea, describe la ciudad: ‹‹villa prospera donde abundan el pan, el vino y todo tipo de productos››, seguramente también han llegado atraídos por las dos figuras que ha dado la ciudad a la literatura, el moralista judío Dom Sem Tob y el Marques de Santillana.

Hablando de judíos, Carrión de los Condes tenía una de las cinco juderías más importantes de toda Castilla. No existen muchos vestigios de la antigua judería solamente la parte de la antigua sinagoga que es ocupada por ermita de la Vera Cruz, en su parte más antigua era una sinagoga, la zona que mejor se conserva es una especie de zaguán que forma con la actual sacristía de la ermita. Poco más encontramos en el pueblo además de la referencia a los oficios donde aparecen algunos judíos en la portada de la iglesia de Santiago.

Friso románico iglesia Santiago, Carrión de los Condes

Una de las maravillas que nos trae hasta Carrión de los Condes es la portada occidental de la Iglesia de Santiago, es una de las joyas más importantes que se conservan del románico español.

Pantocrátor de la iglesia Santiago

Esta dividida en dos: la puerta verdaderamente dicha y el friso que la corona. El cuerpo inferior que enmarca a la entrada esta construido con tres arquivoltas, solamente esta tallada la central, las otras dos, son planas. La central tiene esculpidas veintidós figuras que representan los distintos oficios que en la Edad Media formaban la vida cotidiana: alfarero, el herrero judío, músico, el pañero, fundidor, danzarina, militares, cocinero, espadero, sastre, ebanista, zapatero, cerrajero, escribano, etc. Las tallas son muy elaboradas donde se representan a los personajes con mucha dignidad y serenidad como si se tratase de verdaderos apóstoles. Esta arquivolta descansa en sendas columnas bellamente esculpidas con diversos motivos, donde se ve en la parte superior un ángel. Las demás imágenes representan al rico Epulón, al pobre Lázaro y al judío condenado por su avaricia, aferrado a su arca.

Se divide en el cuerpo superior con una imposta con forma de arco adornado con unas cenefas que le hace muy decorativo, este tipo de dibujos pareces una decoración precursora a las cuerdas tan habituales en el estilo gótico, incluso en el periodo renacentista se sigue interpretando.

El cuerpo superior es un ancho friso donde se representa el más bello Pantocrátor del románico español, rodeado de la almendra mística y de cuatro tetramorfos. A cada lado se dispone de los apóstoles bajo arcos polilobulados que sostienen construcciones. Nunca hasta ahora una figura de Dios se había ejecutado de esa forma como aquí en la iglesia de Santiago, tratar de representar lo que para un hombre Medieval debía de suponer la palabra Dios, en esta figura se aprecia todos los adjetivos supremos: fuerza, serenidad, divino, humano, inteligencia, ser superior, bondad, acogimiento, majestuosidad, entendimiento, complacencia, etc. Debió de tener tanta fuerza la contemplación de esta figura que unía a los peregrinos entre lo humano y lo divino y que les daba fuerza para proseguir en el viaje más importante de sus vidas. Se han investigado antecedentes o similitudes del Maestro Cantero que pudo ejecutar esta portada sin encontrarse nada parecido, lo que hace indicar que debió de morir después de ejecutar esta obra porque de haber seguido vivo se hubiera convertido en el Miguel Ángel del medioevo. Quizás fue el mismo Dios quien realizo su propio autorretrato consiguiendo dejar esta portada para la inmortalidad. Contemplando “in situ” la imagen del Pantocrátor comprendes la siguiente frase:

Dios es el águila que cubre el mundo con sus alas y mira a los hombres bondadosamente.

 

Representación de los oficios iglesia Santiago, Carrión de los Condes

En general es un sentimiento de optimismo colectivo que tiene la sociedad medieval geocéntrica, aunque otra corriente piensa que se encuentran agotados, viejos e incapaces de dar respuesta a todas las preguntas sobre la vida se plantean. El cambio radical que la sociedad vive, es el salto en varias décadas que abarcan desde la Alta Edad Media y pasa a la Plena Edad Media. Los sentimientos de confianza con el paso del milenio se apodera de la gente, además se acompaña con los grandes descubrimientos en la arquitectura y en la agricultura, las epidemias se mitigan, las hambrunas desaparecen.

Los tetramorfos que rodean al Pantocrátor representan a los cuatro evangelistas, dentro de la iconografía cristiana comienza cuando el profeta Ezequiel describe en el Antiguo Testamento a cuatro criaturas que en su profética visión tienen de frente rostro humano, y de espaldas, rostro de animal. Este conjunto del Pantocrátor y los cuatro tetramorfos unidos simbolizan toda la vida humana pendiente de la Divinidad. Bajo ellos, en la portada, se representan los hombres que viven esa aventura y se ganan su vida por medio de sus trabajos, quizás en el mundo medieval están inspirados la posibilidad de llegar a los cielos por medio de los trabajos terrenales, tan comunes en la filosofía hindú.

Cristo yacente Iglesia de Santiago, Carrión de los Condes

El interior de la iglesia la planta era de tres naves, pero, tras el incendio sufrido en el siglo XIX, solamente quedaron en pie los ábsides laterales. En la actualidad se ha levantado una techumbre que garantiza poder ver el interior como un verdadero Museo.

La sacristía es hoy la Sala del Tesoro , contiene la selección de piezas de orfebrería y objetos de culto como: ánforas, incensarios, cálices, candelabros, vinajeras, custodias, cetros, relicarios, cruces, llaves de distintos sagrarios.

Dentro del museo podemos destacar las siguientes obras de arte: La escultura en madera policromada de San Francisco de Asís, situada sobre una columna románica que procede de la fachada de la iglesia de Santa María. Las esculturas de los santos de Crispín y Crispiniano del siglo XVII, el autor realizó dos figuras casi idénticas que se diferencian en la policromía. El lienzo que representa a Nuestra Señora de la Piedad del siglo XVII, procede de la iglesia de Santa María. Dos capiteles románicos con figuras geométricas sencillas del siglo XII, encontrados en la restauración de 1978. El Cristo Yaciente en madera policromada, que estuvo en la ermita de la Piedad del siglo XV. En origen era un crucifijo gótico como muestra la disposición de los pies. La imagen del dominico palentino San Pedro González Telmo del siglo XIII, se guardaba en la iglesia de Santa María. Una talla del Niño Jesús del siglo XVII propiedad del Ayuntamiento de Carrión. El retablo mayor de la ermita de San Juan de Cestillos de siglo XVII. Tiene en el centro una escultura de San Juan, una de la Inmaculada en el ático y cuatro pinturas sobre tabla, que cuentan la famosa danza de Salomé y el martirio del Bautista. La imagen de Nuestra Señora de la Piedad del siglo XV. Es una talla de piedra caliza, que fue policromada posteriormente. El calvario procedente de la ermita de Nuestra Señora de la Piedad del siglo XVI, se trata de un óleo sobre tabla, donde se representa la imagen de Jesucristo en la Cruz, la Virgen María, San Juan y la Magdalena, con la calavera de Adán. La talla del Santo Cristo de la Cepa y la Salud del siglo XVI, que muestra al Salvador crucificado en un árbol nudoso evocando a la Cruz como árbol. La talla de San Miguel Arcángel del siglo XVIII, que lo representa como capitán del ejército celestial frente al Demonio. La imagen de San Juan Bautista del siglo XV, confeccionada en madera, procede de la ermita de San Juan de Cestillos, donde apareció casi enterrada en sus muros, pintada totalmente de verde. El retablo del siglo XVII, en la hornacina central, enmarcada por dos columnas entorchadas, se guarda la imagen de San Basilio el Grande.

Sor Luisa de la Ascensión, Monasterio Santa Clara

Seguimos la visita hasta el extremo de la villa donde se encuentra el Real Monasterio de Santa Clara, de la orden de las clarisas, fue construido en 1231 aunque la obra actual corresponde mayoritariamente al siglo XVII. La entrada al monasterio se hace a través de un patio soportado con mezcla de sillería de piedra en los bajos y ladrillos que le da un aspecto mudéjar.

Una de las dependencias es el museo que alberga una colección de belenes que abarca desde el siglo XVI hasta nuestros días, entre otras obras de arte que expone esta el retrato en óleo de la monja Sor Luisa de la Ascensión, fue abadesa del monasterio en el siglo XVII, fue denunciada ante el Santo Oficio y sometida a proceso. Las acusaciones se basaron en los escritos de sus confesores en los que aparecían sus milagros de difícil compresión para el clero. El tribunal del Santo Oficio decidió, mientras siguiera el proceso, apartar a Sor Luisa de su comunidad y recluirla en el convento de las Agustinas Recoletas de Valladolid. Falleció un año después de su ingreso, el tribunal decidió rehabilitarla en 1648 y un año después sus restos fueron trasladados al monasterio. Además podemos ver una curiosa talla del Niño Jesús con dolor de muelas del siglo XVII. Un tríptico del Ecce Homo del siglo XVI sobre tabla. Antes del museo se guardaba en la ermita de Sor Luisa. Una talla de San Francisco estigmatizado del siglo XVI, de la escuela palentina.

Aldonza Manrique, condesa de Castañeda, Monasterio Clarisas

La fachada de la iglesia es renacentista con dos niveles y tres puertas, toda ella en fábrica de piedra. Fue construida entre 1614 y 1621 por Sor Luisa de la Ascensión mediante un donativo de Felipe III.

El interior la planta es de una sola nave, la bóveda es de cañón con lunetos, en los laterales de los contrafuertes alberga unas pequeñas capillas. En la cabecera esta el retablo mayor de estilo barroco, lo preside la imagen gótica de la Inmaculada del siglo XV, sobre la predela de ocho pequeñas tallas con relicarios. En el crucero hay un mausoleo de alabastro que contiene los restos de Aldonza Manrique, condesa de Castañeda, quien hizo varias donaciones al monasterio y se garantizo de esta forma su reposo eterno. En el muro del coro que separa la iglesia del interior del monasterio se encuentra un panel decorado con azulejos de Talavera realizado entre 1614 y 1619. Las obras de arte más importantes de la iglesia son: Crucifijo y una Piedad, obras de Gregorio Fernández. El Crucifijo, esculpido en 1627 para la condesa de Triviana, se lo regaló ésta a las clarisas de Carrión. La Piedad es de 1620, se la regaló Felipe III. Estuvo dentro de la clausura, en la ermita de Sor Luisa, hasta 1945.

Iglesia de Santa María del Camino o de la Victoria

Volvemos hacia el centro por el camino que hacen los peregrinos y llegamos a la iglesia de Santa María del Camino o de la Victoria, templo románico del siglo XII, aunque lleva algunos añadidos góticos y barrocos.

La influencia del románico en la construcción de la iglesia se producía por la inercia de la peregrinación del camino a Santiago de Compostela, tiene muchos parecidos en su arquitectura con San Saturnino de Toulouse. La puerta principal tiene unas dobles columnas rematadas donde las tallas tienen representaciones muy toscas, que personifican animales afrontados. Las arquivoltas se decoran con tacos o billetes.

La puerta lateral del muro sur se encuentra dentro de una galería porticada, tiene tres columnas, a cada lado, rematadas con capiteles, las de la derecha tiene figuras toscas y las de la izquierda toca temas vegetales. Los arcos están adornados con billetes, las cuatro arquivoltas, una de ellas tiene 37 figuras que representan los ancianos del Apocalipsis con acompañamiento de músicos. Tiene unas mochetas donde se representan pares de cabezas de toros (hace alusión al tributo de las cien doncellas que cada año debían de pagar los cristianos a los moros hasta que una manada de toros bravos espantó a los agarenos).

En lo alto de la portada hay un gran friso que representa la adoración de los reyes Magos ante la Virgen y el Niño, aquellos a caballo, también se representa a Herodes y los Magos y la matanza de los inocentes. A sus lados dos relieves de mayor tamaño, un poco mutilados, el de la izquierda representa a Sansón luchando con el león, y el de la derecha una figura de un caballero que puede representar al Apóstol Santiago.

Cabezas de toros de la Iglesia de Santa María del Camino o de la Victoria

El interior, la planta tiene tres naves divididas en cuatro tramos, más ancha la central, que debieron de terminar en tres ábsides semicirculares, el central debió de ser más grande. En la actualidad este ábside central ha desaparecido pero se conservan de forma primitiva los dos laterales. La cubierta actual es gótica con arcos apuntados, pero subsisten los arcos fajones románicos que ciñen la bóveda, como muestra la bóveda las naves laterales con su arco de cañón. El retablo mayor, fue construido en 1684 en madera dorada, de estilo plateresco, y consta de banco, un solo cuerpo y ático, dispuestos en tres calles. En el banco, dos relicarios enmarcan el sagrario. En el lado de la Epístola se encuentra una de las mejores obras de arte de la iglesia es la imagen en piedra de Nuestra Señora de las Victorias o del Camino, sedente, de finales del siglo XIII su estilo es románico en transición al gótico, la policromía fue añadida en el siglo del siglo XV. En el lado del Evangelio está la Capilla del Santo Cristo del Amparo, con su estupenda talla gótica del siglo XIV con forma de “Y”, también llamada de los Calderones, familia donante a la iglesia, y se conoce por la representación de los escudos de sus apellidos. Este tipo de tallas eran de procedencia alemana y llegaban con la influencia del Camino de Santiago. El rostro es impresionante, más que por el dolor que refleja, por la bondad y serenidad que transmite: se ve dolor, pero muy bien asumido.

Portada del Monasterio de Zoilo

Por la tarde nos marchamos hasta el Real Monasterio Benedictino de San Zoilo, ahora transformado la parte conventual en la Hospedería San Zoilo, en el mismo parking dejamos el vehículo, las coordenadas GPS del lugar corresponden con: N42.33899 // W 4.61059 .

El actual Monasterio de San Zoilo se encuentra a escasos 2 Km. de Carrión de los Condes, fue construido sobre los cimientos de la primitiva edificación románica. Históricamente uno de los monasterios de mayor importancia en la Castilla medieval. Lugar de reunión histórica para las importantes cortes de Castilla y de León.

El Monasterio fue un centro de peregrinación dentro del Camino de Santiago donde se conservaba la cabeza de Santiago el Menor, el apóstol obispo de Jerusalén, traída en 1108 por don Gregorio Burdino, ahora el relicario esta en la catedral de Santiago.

El monasterio se funda en el año 940 por el abad Teodomiro, aunque la actual iglesia se construyo entre el siglo XVII y XVIII, aunque aprovechando la forma y parte de las tres naves de la antigua iglesia románica

Retablo Mayor del Monasterio de Zoilo

La iglesia tiene una planta de una sola nave donde las capillas laterales se han embutido dentro los huecos de los contrafuertes. En el primer altar de la izquierda encontramos una talla de Santa Gertrudis con un relicario y a la derecha una talla de Cristo en la Cruz, ambas del siglo XVII

En el coro alto, al lado del órgano, una sillería de dos pisos en madera de nogal con columnas griegas, donde los monjes del monasterio extendían su liturgia, enfrente del órgano barroco hay un coro más pequeño destinado a los monjes enfermos para que pudieran asistir a la liturgia.

El retablo mayor fue destruido y el que ha llegado hasta nuestro días pertenecía a la iglesia de Baquerín de Campos, esta dedicado a la veneración de Nuestra Señora de la Asunción. El sagrario imita a la portada renacentista de una iglesia y la cúpula a la Basílica de San Pedro en Roma. En la predela aparecen pintadas las cuatro virtudes cardinales: Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza.

En la parte izquierda del presbiterio se encuentran en una urna los restos de la Condesa Teresa fallecida en 1092, era esposa del conde Gómez Díaz, fueron los fundadores de este monasterio y sus restos descansan en lugar preferente. Enfrente se encuentra los resto de San Félix y San Agapio y la urna con las reliquias de San Zoilo, mártir del siglo III.

La sacristía conserva los muebles de nogal donde se guardaban los ornamentos litúrgicos. Una mesa de mármol roja con incrustaciones de otros tipos de mármoles de otros colores.

El acceso al claustro se hace por la puerta de la Sacristía, es la última gran obra de la orden de los benedictinos antes de perder todo el poder con el cambio de era y pasar de la Edad Media al Renacimiento Esta nueva situación política se ve reflejada en la construcción de este nuevo claustro de estilo renacentista que sustituye al antiguo románico, obra de Juan de Badajoz, maestro que trabajo en la catedral de León.

Decoración de San Zoilo, Carrión de los Condes

Destaca la decoración de las galerías en los capiteles y en las bóvedas, una parte ocupada en la genealogía de Jesucristo según el Evangelio de San Benito, otra parte, esta ocupada por los patriarcas que vivieron antes del diluvio, que fueron por cierto muy longevos: Set vivió novecientos doce; Enós, novecientos cinco; Cainán, novecientos diez; Mahalalel, ochocientos noventa y cinco; Jared, novecientos sesenta y dos años; Enoc, que no murió, sino fue arrebatado vivo por Dios, trescientos sesenta y cinco años; Matusalén, novecientos sesenta y nueve; Lamec, setecientos setenta y siete; Noé, novecientos cincuenta años, estos representan los primeros personajes de la Biblia y con ellos comenzaron a grabarse la historia de la Biblia en la piedra del claustro. La bóveda de la puerta de la iglesia esta dedicada a los refundadores del Monasterio, San Zoilo, San Benito, San Félix; el medallón central tiene los escudos de armas de los Condes de Carrión y de los mártires San Zoilo y San Félix, además de los escudos de los Condes Gómez y Teresa. La puerta de la iglesia tiene el medallón de la izquierda que representa la profeta Daniel constituye el profetismo cristiano y a su lado, a la derecha el medallón la Sibila Europa representa la profetismo pagano en Grecia. En el frontón un pelicano (representación de la Eucaristía) en su nido y coronado con Cristo en la cruz.
Hay una imagen muy viva de Cristo atado a una columna tallada en un solo bloque de piedra, obra de Antonio Morante.

Cristo atado Monasterio San Zoilo

Sobre las mensuras se representan Adán y Eva, después los grandes Patriarcas del Antiguo Testamento Arpaksad, Salah o Sélaj, Eber o Héber, Péleg, Reú, Serug, Nakor, Tarah o Taré o Téraj, Abraham. En las pilastras de los arcos se representan cráneos casi reales sostenidos por ángeles.

La puerta de la Sala Capitular divide la zona donde trabajo Juan de Badajoz, a partir de aquí continuo la obra Pedro de Castrillo y habla en sus imágenes de Rebeca en el pozo; la virgen María y sus padres Joaquín y Ana y sus abuelos Isaac y Emerencia.

La puerta que da acceso al refectorio tiene las imágenes de San Gregorio y San Benito, el interior que se conserva intacto con su enorme artesonado.

En una de las galerías del muro encontraremos la fecha “19 de febrero de 1575”, corresponde el lugar donde Juan de Celaya se hace cargo de las obras hasta la conclusión, el 27 de marzo de 1604. Aquí se representa a Ana, madre de Samuel y San Matias, El medallón central lo ocupa San Benito y el resto dedicado a los Papas que han pertenecido a la orden benedictina.

Toda la decoración del claustro dispone lo que supuso la orden benedictina dentro de la iglesia católica y se enumeran sin ningún rubor: Santos canonizados 15.600, doctores 15.700, Emperatrices 10, Reinas 12, Reyes 79, Cardenales 700, Papas 46, Emperadores 16.

Los sepulcros del monasterio ahora están colocados provisionalmente en los pies del coro de la iglesia y se tratan de: los Condes de Carrión. Son tallados y alguno de ellos del siglo XI como el Conde Gómez obra de Pedro Pintor, esta labrado en tres caras. En la parte central hay un Pantocrátor con el apostolado. En la cabecera la escena del calvario y a los pies la visita de María a su prima Isabel, la estatua yaciente representa al Conde sujetando con su mano derecha el fulard de su capa. A sus pies un perro, símbolo la fidelidad.

Sepulcro del Monasterio de Zoilo

También se halla el sepulcro de la Condesa Teresa, tiene una lápida con una figura femenina en actitud orante, En los laterales un Pantocrátor con el apostolado, en lado opuesto la adoración de los reyes Magos con María y el Niño en el centro y a su lado San José, en los pies el Arcángel San Miguel.

Además podemos ver el sepulcro de los hijos de los Condes García Gómez. El otro sepulcro Diego Gómez, fallecido 1107. Fernando Gómez, murió en 1083, la condesa Sancha Gómez, fallecida en 1084.

Después de visitar Carrión nos marchamos hasta Herrera del Pisuerga para hacer el viaje por el barco del Canal de Castilla. Llegamos a las 16,00 horas, las coordenadas GPS del parking corresponden con: N 42.57636 // W 4.31928.

La entrada tiene un pequeño Centro de Interpretación donde tomamos contacto de lo que ha supuesto el Canal de Castilla en la comarca de Tierra de Campos. El barco Marqués de la Ensenada será el encargado de acercarnos a la obra de ingeniería hidráulica del siglo XVIII, encaminada a la unión de Castilla con el mar Cantábrico y la exportación de los cereales a América.

Canal de Pisuerga

La verdad es que no quedamos muy complacidos de este tipo de actividad turística que se limita a un mero viaje testimonial de 30 minutos por las aguas de río Pisuerga y no cumple con las expectativas que nos habíamos imaginado en el conocimiento de la obra del Canal de Castilla.

Después del viaje de media hora nos dirigimos hacia el centro de la población de Herrera del Pisuerga, dejamos el vehículo en un amplio aparcamiento situado a unos 300 metros del centro de la villa, las coordenadas GPS del lugar corresponden con: N 42.50713 // W 4.33338 .

Nos acercamos hasta la puerta de entrada a la ciudad, es llamada Puerta Nueva, un bonito trabajo de cantería, fue construida en el siglo XVI por el maestro cantero Hernando de Valdelastras. La decoración exterior muestra el escudo del Condestable de Castilla en medio de los escudos de la villa. En la cara interior tiene una hornacina con la imagen en piedra de la Virgen de la Piedad.

Un poco más abajo se encuentra la plaza Mayor es el tipo de plaza castellana, los edificios que la rodean tiene soportales para la instalación del mercado semanal. Las galerías de los soportales están construidas con columnas de piedra extraídas de otros monumentos y no guardan ninguna relación unas con otras. En el centro de la plaza hay una fuente de hierro construida en el siglo XIX, con una decoración de cuatro niños que sujetan unas ánforas de las que desde sus caños mana el agua. El edificio más destacado del conjunto corresponde con el ayuntamiento, ha perdido su original fisonomía pero aún se conservan los escudos de la villa fechados en el siglo XVIII.

Iglesia Santa Ana, Herrera del Pisuerga

La iglesia parroquial esta dedicada a la veneración de Santa Ana, fue construida en el siglo XV por los arquitectos Lorenzo Vélez y Pedro Solano, las esculturas son obra de Andrés de Monasterio.

En el exterior destaca la torre de la campana, fue añadida en el siglo XVII, obra de los canteros Andrés de Carandil y Andrés Prieto

El interior, la planta tiene tres naves, las columnas sujetan una bóveda de arista, salvo el presbiterio que lo hace con bóveda de crucería.

El edificio civil más importante de la ciudad es la Casa de Jacinto Salazar, señor de Nogales de Pisuerga. La casa que tiene en su fachada el escudo de la familia del siglo XVIII, fue realizado por Manuel Cortés del Valle. Muestra las trece estrellas de seis puntas del apellido Salazar, dos leones tenantes, coronados, sujetan con sus patas delanteras y sobre una de las traseras una cabeza masculina. Sobre el escudo se encuentra una celada coronada por un penacho con plumas; a ambos lados, se representan: escudos, picas y lanzas, aluden al oficio militar del dueño. En la parte inferior hay un águila afrontada con las alas desplegadas completa el conjunto el escudo heráldico.

Partimos en dirección de Olleros del Pisuerga para hacer la última visita del día, aparcamos en el centro del pueblo enfrente del bar Feli, según indican las guías es el lugar para preguntar por el guía de la iglesia Rupestre. Las coordenadas GPS del lugar corresponden con N 42.74347 // E 4.28703 .

El templo se adivina desde cualquier parte del pueblo por su balconada y la coronación de su espadaña que hace fácil su localización. Es la iglesia parroquial dedicada a los Santos Justo y Pastor.

Complejo rupestre Olleros del Pisuerga

El tipo de construcciones bajo tierra tienen su origen en los movimientos migratorios producidos por la dominación de los musulmanes, los cristianos se refugian en zonas de difícil acceso entre las montañas de La Rioja hasta Galicia.

El eremitismo rupestre tiene en todos los casos unas características comunes en su forma de edificación, son cavidades de piedra blanda que poco a poco son excavadas por la mano del hombre, se encuentran situadas en parajes donde la naturaleza es rica por su alta calidad ecológica. Se esconden en los valles o faldas de montes, donde el agua tiene un fácil acceso y en casi todos los casos tiene adosados una necrópolis con tumbas antropomorfas excavadas por los propios eremitas. Los hipogeos tienen primeramente una simple caverna que se va expandiendo hasta parecer en lo máximo posible la concepción de una verdadera iglesia construida de fábrica de piedra y lograr una ambiente agradable.

El templo rupestre de Olleros de Pisuerga es uno de los mejores conjuntos de eremitismo de toda la Península Ibérica, muy similar al de Santa María de Valverde (Valderredible en Cantabria). El conjunto eremítico data del siglo VII de origen visigodo, esta formado por un verdadero Templo y dos celdas próximas excavadas en las cercanías, una de ellas se añadió una espadaña de sillería en el siglo XVII y una necrópolis de tumbas antropomorfas excavadas en la montaña del Templo.

Iglesia de Olleros del Pisuerga

El interior de la cueva tiene una planta divida en dos naves con sus capillas absidales, abriéndose a la derecha una estrecha galería (era la parte más antigua) tenia la entrada a la caverna, ahora esta tapiada, en la actualidad se utilizo como Sacristía, y en la izquierda, tiene otra capilla con su primitivo altar. El retablo mayor destaca el retablo plateresco del siglo XVI. La obra fue tallada en madera y posteriormente policromada y dorada. En los diferentes espacios del retablo se ha desarrollado un programa iconográfico formado por figuras de santos del Nuevo Testamento y de los Evangelios Apócrifos. Además del retablo hay otros elementos en madera policromada muy interesantes: un Crucificado del siglo XVII, un Padre Eterno del siglo XVI, etc. También es de destacar la pila bautismal de tipo pozo, labrada en único bloque de roca arenisca, del siglo XVI.

Durante la historia de la iglesia se fue acondicionando para mejorar su interior desde el siglo X y hasta el siglo XII se sigue trabajando en su ampliación de acuerdo con la concepción románica del templo. Se dispone una falsa bóveda de cañón, es apuntada con arcos fajones. Loa ábsides se cubre con una bóveda de cascarón. El coro se sujeta con una pilastra única, ya que las otras tres son columnas, dos de ellas colocadas en el siglo XVIII para sustituir a las originales deterioradas. La decoración es muy escasa, sobre el coro se ven capiteles dobles, muy toscos.

Portada de la iglesia de Olleros del Pisuerga

Nada más terminar nos marchamos hasta Frómista, son 16 Km. por autopista. Después de hacer una panorámica de la villa y ver las posibles alternativas para la pernocta y la posterior visita a la ciudad, nos decidimos para pasar la noche en el área de autocaravanas de Frómista, las coordenadas GPS del lugar corresponden con: N 42.26473 // W 4.41212 . Aquí pasamos la noche acompañados de otra autocaravana y a lo largo de la noche de se incorpora una camper. Durante la noche sentimos la visita de un coche de la Guardia Civil que hace una ronda viendo que todos los que estamos en el área somos gente de bien.

Día 11 de septiembre (domingo)

Ruta: Frómista-Baños de Cerrato-Madrid

Por la mañana hacemos nuestras labores de vaciado y llenado y nos aproximamos un poco hacia el pueblo, el área esta a unos 800 metros de la iglesia románica pero habíamos visto un aparcamiento mucho más cerca del centro urbano. Las coordenadas del parking donde dejamos el vehículo para la visita corresponden con N 42º16'11.51// W 4º24'15.11 , se encuentra situada en la avenida del Ejército.

Iglesia de San Pedro en Frómista

La primera iglesia que visitamos por proximidad al aparcamiento es la iglesia de San Pedro. Construida en el siglo XV, no obstante, no fue hasta el siglo siguiente cuando recibe su forma definitiva. Posee una torre de cuatro cuerpos, de aspecto rotundo y macizo, tiene una portada con un arco de media punta y esta coronada por una pequeña espadaña.

Uno de los elementos más interesantes del exterior es la portada renacentista, trazada por Juan de Escalante hacia 1560, forma parte del atrio y se encuentra abierta dentro de los contrafuertes formando ángulos imposibles, tiene como decoración interior con cuatro columnas jónicas sobre un alto podio, enmarcando un arco con casetones y figuras alegóricas en las enjutas y sobre la bóveda con estucos. El exterior de la portada se repiten el tipo de columnas y denota claramente que fue un añadido posterior en el siglo XVIII.

En el interior, el templo tiene una planta dividida en tres naves y cinco tramos por pilares fasciculados, que soportan bóvedas de crucería estrellada con combados. El ultimo tramo de la nave se encuentra el coro, al que se accede por la escalera de dos tiros con balaustres adosados. Preside la nave central el presbiterio donde se alza el retablo mayor, diseñado por Francisco Trejo en 1636. Sigue el esquema clasicista, ordenado y monumental que caracteriza a los retablos del momento, inspirados en motivos herrerianos, de tres a cinco calles y tres niveles, en las esquinas hay cuatro lienzos pintados por Gaspar del Pozo, pintados en 1643; representan en el banco a los cuatro Doctores de la Iglesia, en las calles laterales, a la izquierda la Vocación y el Martirio de San Pedro, a la derecha la Conversión y la Degollación de San Pablo. Culmina el conjunto la visión celestial de la Santísima Trinidad.

Retablo mayor de la Iglesia de san Pedro

Las esculturas del retablo, tiene imágenes como la de San Pedro del siglo III, San Pablo del siglo XV, el centro, las imágenes con el descendimiento de Cristo en la cruz realizada por seguidores de Balmaceda en el siglo XVI y preside el retablo la figura de San Telmo con su barca en sus manos, obra del taller de Tomás de Sierra, esta imagen ofrece un estilo tardobarroco.

En las cabeceras de ambas naves laterales están presididas por sendos retablos neoclásicos, con pinturas de Gregorio Ferro del siglo XVIII, obra del maestro Mengs, aunque la imagen de Cristo Crucificado tiene un origen barroco de Alonso Cano.

En la nave del Evangelio se han habilitado tres capillas laterales para acoger el Museo de Frómista con las mejores obras de arte de la zona.

Las obras más importantes son las veintinueve tablas procedentes del retablo de Santa María del Castillo, cuadro destacado de la pintura hispano flamenca del último cuarto del siglo XV. El robo de algunas tablas en 1980 obligo a desmontar el retablo, después de recuperarse ha sido instalado como museo.

Esculturas del Museo de la iglesia de san Pedro

El conjunto reproduce varios ciclos de la Historia de la Salvación: comienza con la tentación de Adán y Eva, enlaza con la historia de María y recorre los principales momentos de la infancia de Cristo. Sigue especialmente en las escenas de la Pasión, seguir con la Resurrección, Ascensión y Pentecostés. El programa de imágenes se cierra con la muerte de la Virgen y su glorificación. En la parte central del piso inferior se sitúa la imagen de Cristo como Varón de Dolores, flanqueado por los reyes David y Salomón, anunciadores de la Pasión.

Tablas del retablo de Santa María del Castillo

Las escenas del retablo era la forma de transmisión de la Biblia con la sociedad del momento, seguía las doctrinas comunes de la iglesia católica en la Edad Media, en la que el relato bíblico se completa con las leyendas y comentarios de la vida de Cristo. Se crea una combinación de imágenes y símbolos cercanos a la devoción del momento gracias al nuevo estilo de pintura que procede de los Países Bajos y que en España pretendemos imitar. El color y las nuevas formas tienen como objeto trasmitir el mensaje con vigor y energía.

Todos los rasgos del retablo indican que han sido pintados por varios artistas de lo que se llamo la escuela Burgalesa. El maestro Celedonio Salomón recibió su nombre de la figura del rey en la parte baja del retablo, con la que conectan las primeras y las últimas escenas del retablo. El resto de las obras se atribuyen al Maestro de los Balbases.

El conjunto se completa con la talla de la Virgen con el Niño, obra del tríptico de Covarrubias. Las figuras de la Madre y del Hijo se funden de forma natural con una actitud cotidiana y entrañable. Sus delicadas facciones contrastan con los pliegues duros y aristados de los ropajes que nos presentan la estética flamenca.

Otras tallas de interés es la de la Virgen Panadera es una obra gótica del siglo XIII, procedente de la iglesia de Santa María. Su disposición frontal no la priva de ofrecer unos rasgos humanizados, en el camino hacia el naturalismo.

Del escultor Alejo de Vahía hay dos obras: la Piedad y el Ecce homo, autor de Tierra de Campos del siglo XV. Reflejan el semblante dulce y ensimismado que caracteriza la obra de este maestro.

Ecce homo Museo iglesia de San Pedro

Otras imágenes del museo hacen el recorrido por la escultura de la zona desde el siglo XVI y XVIII. Esta la virgen María representada como una matrona romana, una talla del siglo XVI; la talla una doncella orante, obra de Gregorio Fernández en el siglo XVII; las imágenes de Santos con capacidades curativas, muy de devoción en el Camino de Santiago: Santa Lucia, San Roque, Santa Ageda, San Agustín o San Benito.

Además se exponen una amplia colección de piezas de orfebrería de usos litúrgicos como custodias, copas, etc.

Siguiendo por la amplia avenida llegamos a una plaza que esta dedicada a la nominación de Frómista como Patrimonio de la Humanidad, en el centro de la fuente se encuentra el logotipo que nos recuerdo la designación por parte de la UNESCO.

La siguiente visita es la joya estrella de nuestro viaje a Frómista. La iglesia de San Martín pertenece a lo que fue el monasterio, fundado en 1066 por la viuda del rey Sancho, doña Mayor o doña Duña, según consta en su testamento llamado ‹‹ancilla Christi››, como se llamaba monjas o las señoras que se retiraban a los monasterios.

Esta iglesia representa una bella lección del arte románico en España, es el momento en que este movimiento llega a fijar sus definitivas formas constructivas, junto a la Seo de Jaca y la Catedral de Santiago de Compostela forman las obras más importantes de la época.

El románico en España se inicia en Cataluña en la 1ª mitad del siglo XI. Hacia mediados de siglo se encuentran ya construcciones en Aragón y Navarra. En la década de los 60 las primeras construcciones en Castilla y en León, y todo este proceso se culmina con la más importante en 1075 se inician las obras de la catedral de Santiago de Compostela.

Ábsides de la iglesia san Martín (Frómista)

La geometría es la base de la belleza de San Martín. Todo el edificio está determinado partiendo de la estructura interna de su planta para conseguir que el hombre se sienta como accediendo al cielo y mucho más cerca de Dios.

El exterior siguiendo por la cabecera, esta compuesta por tres ábsides, el central, de gran tamaño y los dos laterales de menor volumen. Destaca el gusto que emplearon los maestros en el diseño de estos tres ábsides, pues en lugar de dejar la superficie lisa, se colocó una serie de columnas y impostas de ajedrezado que contribuyen a enriquecer la estética exterior de la cabecera.

En cada una de las fachadas hay una portada simple, pues tienen como única decoración una imposta ajedrezada. La que rompe esta estética es la norte, que aparece flanqueada por sendas columnas con capiteles.

La horizontalidad del edifico se rompe con la construcción de las dos pequeñas torres laterales, no muy comunes en las iglesias románicas. Su construcción no fue un añadido posterior, fueron construidas a la vez que el resto de la fachada, aunque revela una clara influencia de las iglesias alemanas de la época. Por encima destaca la construcción del cimborrio octogonal, también ofrece un cambio con el cuadrado en las iglesias palentinas.

Canecillos de la iglesia de san Martín de Frómista

Otro de los elementos que convierten esta iglesia en la joya del románico por su elevada elaboración son sus abundantes elementos decorativos como el ajedrezado de la moldura que recorre toda la superficie de la iglesia a diferentes alturas, sobre todo, en el arranque de las ventanas, en el alero de los tejados, o sobre los arcos de las portadas, etc.; los canecillos o modillones, este elemento casi siempre se encuentran en las iglesia románicas pero nunca con la calidad y cantidad de San Martín. En total hay 309 figuritas donde se representan diferentes temáticas: animales, monstruos, humanos, vegetales, geométricas. Muchas de las veces es fácil su lectura pero otras veces no es conocida su lectura porque solamente es conocida por el hombre del medioevo que obedecen a leyendas y cuentos de tradición oral que se ha perdido su significado.

Decoración exterior de la iglesia de san Martín de Frómista

El interior, la planta del tipo basilical obedece al esquema perfecto de la concepción románica de tres naves longitudinales, divididos en cinco tramos que terminan en la cabecera por tres ábsides, se aprecia el transito hacia la concepción gótica de la planta de cruz latina. Carecen de decoración excepto las ventanas. Esta presididos en el central por el Cristo crucificado del siglo XIII; a la izquierda San Martín del siglo XIV; a la derecha, Santiago del siglo XVI. Los ábsides tienen una cubierta de cuarto de esfera llamada de cascarón. También en esta zona de la iglesia se ve la calidad piedra y de la excelencia de los trabajos en la sillería cortada.

Las naves tienen ocho grandes columnas con capiteles que ofrecen una rica temática basada en tres variantes principales: vegetal, animal y humana, que tiene el significado de explicar a modo de retablo el mensaje de la doctrina cristiana. Sujetan la cubierta de cañón dividida en varios tramos por arcos fajones, cuya función es recibir el peso y trasmitirlo a los pilares y a los muros laterales.

El punto donde las naves se cortan, se forma el espacio cuadrado denominado crucero, sobre el que se levanta el cimborrio octogonal que constituye una verdadera linterna y el conjunto aparece culminado por una cúpula semiesférica.

Capiteles románicos de San Martín de Frómista

El elemento que marca la refinación de los canteros que trabajaron en esta obra es la consecución de los capiteles, que no tenía una función decorativa, sino servia para mostrar a los fieles las escrituras y los preceptos de la iglesia cristiana. Los fieles miraban al cielo de la iglesia y les leían las imágenes como si de Dios se tratase. Hay tres tipos dependiendo de la temática: los capiteles vegetales son los más abundantes y su función es meramente decorativa y obedece a motivos ornamentales muchas de las veces con gran detalle y profundidad; los capiteles de animales, tienen una función doctrinal y reflejan aspectos positivos que el hombre medieval veía en la propia naturaleza reflejado en cierto animales: águilas, palomas, pelícanos o bien temas negativos relacionados con el mal o el pecado: lechuzas, serpientes, lobos y animales mitológicos; los capiteles historiados, la mayor parte nos cuentas historias narradas en la Biblia. Para la realización de estos trabajos por lo menos se ven las manos de diez escultores distintos.

Decoración san Martín de Frómista

En total 50 capiteles armonizan el estilo románico de la iglesia de San Martín con una grandiosidad que pocas veces se vuelve a dar en el románico, los títulos según cuadro adjunto:

01

Cesta con entrelazos gruesos

02

Piñas y hojas

03

Piñas y bolas

04

El avaro

05

Cesta con entrelazos gruesos

06

Animales enfrentados

07

(sin identificar)

08

Mujer entre figuras

09

Bolas

10

Bolas

11

Vegetal

12

Obreros con calderos y otros oficios

13

Vegetal

14

Bolas con palmas estriadas

15

Bolas

16

Mujer con báculo entre leones

17

La fábula de la zorra y el cuervo

18

Adoración de los Reyes Magos

19

Luchadores

20

Bolas

21

Piñas

22

Bolas y palmas estriadas

23

Bolas y palmas lisas

24

Hojas entre tallos

25

Vegetal con bolas

26

Cabeza humana entre leones

27

Hojas entre tallos

28

Pelícanos y serpientes

29

Hombres cabalgando sobre leones

30

Bolas y palmas lisas

31

Escena de matrimonio

32

Bolas y palmas lisas

33

Vegetal con piñas (doble)

34

Bolas y palmas

35

Vegetal

36

Escena de Adán y Eva

37

Piñas y palmas

38

Escena de Adán y Eva

39

Leones

40

Piñas y palmas

41

Pelícanos

42

Piñas (doble)

43

Hojas de pétalos con zarcillos

44

Cordones y palmas. Escenas figuradas

45

Geométrico

46

Pelícanos

47

Niños desnudos

48

Niños entre leones

49

Bolas y palmas lisas

50

Bolas y entrelazo

 

 

 

Portada principal de san Martín de Frómista

Seguimos la visita a la ciudad en dirección de la iglesia Santa María del Castillo, fue construida en el siglo XVI. Destaca su torre de tres cuerpos. La iglesia se halla en la parte más elevada de la villa, es de estilo ojival tardío. La portada es de estilo renacentista.

El interior, la planta tiene tres naves separadas por pilares con sendas bóvedas. El retablo mayor estaba instalado el famoso el retablo políptico, formado por 29 tablas castellanas de marcada influencia flamenca, pintadas bajo doseletes góticos. Narran escenas de la Virgen y Jesús y episodios del Antiguo Testamento, todas ellas marcadas por la influencia de los pintores Fernando Gallego y Pedro Berruguete.

Fue robado en 1980 y recuperado en Bruselas en julio de 1981. A raíz de estos sucesos surgió la idea de instalar un museo en la iglesia de Santa María, pero hasta entonces están depositadas como hemos visto en el Museo de la Iglesia de San Pedro.

En la actualidad la iglesia no ofrece culto pero se ha instalado Vestigia “La Leyenda del Camino” es un montaje multimedia en tres dimensiones, en el que a través de un recorrido por distintas zonas de la iglesia se pueden descubrir los orígenes y la historia de Frómista, también se hace referencia a las leyendas más importantes del Camino de Santiago y los tesoros que guardaba el templo.

Santa María del Castillo, Frómista

Después de visitar Frómista nos marchamos hacia el último punto de nuestro viaje y es Baños de Cerrato, se encuentra nada más pasar Palencia y tomar la dirección hacia Burgos. Llegamos enseguida y aparcamos en la calle lateral de la Basilea de San Juan, las coordenadas GPS del lugar corresponden con N 41.92059 // W 4. 47212 ; unos metros más adelante hay un amplio parking que corresponde con el cementerio de la localidad, un buen sitio para pasar la noche.

A las 17,00 horas comienzan las visitas a la Basílica de San Juan de Baños, se trata del edificio más importante de la arquitectura religiosa de la época de los visigodos, es un claro exponente de construcción con la arquitectura de finales del Imperio Romano.

Fue mando construir con el rey Recesvindo, la leyenda cuenta que a su paso por el lugar tenia una grave dolencia por cálculos renales, bebió agua en el manantial romano que servia para el bautismo cristiano y sano de su dolencia. Como agradecimiento mando construir la iglesia al lado del manantial.

Los muros fueron construidos con grandes sillares a hueso (sin argamasa). Cuatro enormes columnas a cada lado sostienen los arcos de separación de naves. El apoyo de los arcos esta construido con los elementos constructivos elementales en la arquitectura: Basa, Columnas y Capitel. El arco exterior del pórtico fue construido en el siglo XVIII terminándose en la espadaña.

El interior la planta esta dividida por tres naves con arcos de herradura, del mismo tipo que el que encontramos en el pórtico, es el tipo de arco más utilizado por los visigodos.

Iglesia de San Juan de Baños (Palencia)

El presbiterio es de época visigodo, pero la cubierta a dos aguas y el muro fueron levantados posteriormente.

La decoración es otro de los elementos de la época, basados en la austeridad. Los ocho capiteles corintios que soportan los arcos de separación de las naves, seis de ellos, están esculpidos siguiendo la tradición romana corintia.

Las columnas fueron aprovechadas de alguna de las villas romanas de los alrededores; son de mármol aunque tienen algunos fragmentos de piedra. El resto de la decoración esta compuesta por frisos con dibujos geométricos.

La iglesia representa un perfecto reflejo de lo que fue la vida en el periodo visigodo dentro de lo que representa en la penínsulas ibérica, quedando patente de la grandeza de sus construcciones en la evolución hacia el románico.

Los muros y las capillas interiores fueron construidos con sillería de fábrica y también el testero de la nave mayor donde se halla empotrada la lápida de consagración, que dice:

Interior de San Juan de Baños (Palencia)

“Precursor del Señor, mártir Juan Bautista posee esta casa, construida como don eterno, la cual yo mismo, Recesvinto rey, devoto y amador de tu nombre, te dediqué por derecho propio, en el año tercero, después del décimo, como compañero ínclito del reino. En la Era seiscientos noventa y nueve.”

La fecha, de la Era hispánica, de 699, corresponde con el año 661, al retardar los 38 años que la hispánica tiene diferencia con la actual, El 1 de enero del 38 a. C., tras la pacificación oficial de toda Hispania, Octavio Augusto decretó la Aera Hispanica , que se empleó para datar el tiempo en Hispania, esta forma de contar los años se siguió usando hasta bien entrado el siglo XIV.

Cerca de la iglesia se encuentra la fuente visigoda, con dos arcos de herradura, tuvo antecedentes en un manantial sagrado de la época de los ibéricos; los romanos construyeron un templo dedicado a Esculapio y también pudo ser utilizada para hacer el bautismo los primeros cristianos por inmersión.

Fuente visigoda Baños del Cerrato (Palencia)

En sus inmediaciones hay los restos de una antigua fábrica de gaseosas que se dedicaba a la venta de esta agua por temas terapéuticos en provincia de Palencia. En la actualidad tan solo figura una leyenda en el manantial que indica: “Agua sin Garantías Sanitarias”, aunque según indican los lugareños es un agua que garantiza al menos no tener cálculos en el riñón como los reyes visigodos.

En la misma plaza se encuentra el monumento al poeta Andrés Quintanilla Buey, fundador de la revista “Juan de Baños” origen de la Academia de Castellano-Leonesa de poesía.

Aquí damos por terminado nuestro viaje, continuamos hasta Madrid; el indicador parcial del cuenta kilómetros marca que hemos recorrido 790 Km. Los doy por bien aprovechados.

 

-FIN-

Paisaje de Tierra de Campos (Palencia)

by

Ángel López

© Fotografías y textos son propiedad:

www.viajeuniversal.com

   
PULSE PARA IR AL COMIENZO